Corrección política

De Metapedia

Imagen en la que se compara la corrección política con las posturas extremistas del cristianismo y del islam.
Artículo principal: Marxismo cultural

La corrección política o lo políticamente correcto es un término utilizado en sentido irónico para describir lenguaje, ideas, políticas, actitudes o comportamientos que, por medio de eufemismos y disfemismos principalmente, buscan disfrazar, enmascarar, maquillar o negar la realidad por considerarla "incómoda", "cruel", "inhumana" o hasta "ofensiva", y que incluso construye narrativas y teorías falsas que encajen bien con una propia y distorsionada visión del mundo.

En forma similar, el término políticamente incorrecto describe a aquello que podría causar ofensa o ser rechazado sólo porque no coincide con esta visión del mundo.

Un ejemplo de corrección política es utilizar estas actitudes para minimizar las ofensas a grupos étnicos, culturales, religiosos o de cualquier otra índole.

Contenido

Moralismo

La corrección política posee un carácter moralista, presentándose como una supuesta autoridad moral que se cree con derecho de establecer "lo que es bueno y lo que es malo", por lo que reivindica para sí el control exclusivo de la opinión pública buscando influir en el pensamiento y comportamiento de las personas acorde a dicha visión del mundo.

La corrección política requiere un activo sistema de censura que establece dogmas cuasirreligiosos incuestionables abriendo camino a una restricción progresiva de la libertad de expresión.

Este comportamiento siempre se caracteriza por demandar activamente tolerancia hacia las ideas que predica, y por otro lado toma una actitud intolerante hacia las visiones del mundo no conformistas, principalmente en política, cultura y vida pública.

Como lo explica el periodista y escritor alemán, Dieter E. Zimmer:

La corrección política es implacablemente dicotómica: lo que no es políticamente correcto es simplemente incorrecto. Las zonas grises de la duda no conceden, los perfiles en zigzag van más allá de su horizonte: quien abandona el campo de la corrección política en un punto, se asigna inmediatamente al del enemigo. Es moralmente moral: lo incorrecto no solo es incorrecto, es malvado.

La ortodoxia política o cultural

El término se usa también en un sentido más amplio para describir la afiliación con la ortodoxia política o cultural, o a la orientación del espíritu de la época imperante.

En este sentido, se trata de aquellos puntos de vista hegemónicos o predominantes que son difundidos, promovidos o apoyados por los medios masivos de información oficiales. Estos puntos de vista pueden no ser compartidos por las personas en general y pueden no ser las posturas científicamente correctas. Pero, por lo general, no es políticamente aconsejable desviarse mucho de la visión mediática dominante por el temor a la marginación social y a la persecución política.

El término y su uso es altamente polémico. Suele utilizarse con un significado peyorativo o irónico por quienes expresan preocupación porque el discurso público, la ciencia o los ámbitos académicos puedan estar dominados por puntos de vista excesivamente acríticos con determinados postulados. En el mundo occidental de hoy, tales postulados incluirían el homosexualismo, la negación de las razas humanas y el Holocausto, entre otras muchas cosas.

Orígenes

Se considera fundadores de la corrección política moderna, es decir, quienes promovieron la adherencia a la ortodoxia política y la oficialidad actuales, a los judeomarxistas de la Escuela de Frankfurt, cuyos "intelectuales" del movimiento marxista del 68, instigaron contra fundamentos básicos de la sociedad europea como la familia y el amor a la herencia cultural y genética. Sus principales artífices fueron los judíos Georg Lukács, Félix Weil, Max Horkheimer, Herbert Marcuse, Erich Fromm y Theodor Adorno. La corrección política utiliza los trabajos de los hebreos Karl Marx y Sigmund Freud para crear lenguaje, ideas, políticas o comportamientos sociales que buscan destruir las bases de la cultura occidental, so pretexto de minimizar las ofensas a grupos raciales, sexuales, étnicos, culturales o religiosos. En palabras del judío húngaro Georg Lukács, uno de los principales teóricos de la corrección política, "El marxismo solo triunfará si se derrumban los valores de la civilización occidental". En síntesis, se trata de la revisión del marxismo, llevado de los términos económicos a términos culturales, por lo que es llamado como marxismo cultural. La corrección política es el medio para lograr dichos objetivos. Los trabajos del comunista italiano Antonio Gramsci tuvieron también un aporte fundamental para la corrección política.

En su obra The Death of the West, Patrick Buchanan identifica la corrección política con el marxismo cultural:

La corrección política es marxismo cultural, un régimen para castigar a los disidentes y para estigmatizar las herejías sociales justo como la Inquisición castigó las herejías religiosas. Su sello es la intolerancia.[1]

La Nueva Inquisición

Lo "políticamente incorrecto" es el término moderno equivalente a lo que se consideraba "hereje" por la Iglesia la cual era la principal institución política durante la Edad Media y que mediante la Inquisición se dedicaba a desarticular dichas herejías. En la corrección política moderna se pueden identificar varios elementos homólogos a los de la antigua Inquisición eclesiástica:

  • Una nueva Iglesia: el Sistema.
  • Nuevos inquisidores: los medios de comunicación, la prensa, las ONGs, los lobbies judíos, homosexuales, feministas, democristianos, magnates de las finanzas, científicos corruptos, burócratas, progresistas, políticos de izquierda y de derecha, parásitos decadentes, y demás siervos del Sistema.
  • Nuevos templos: las universidades, las instituciones internacionales y los "museos de la tolerancia".
  • Nuevas hogueras: el ostracismo, la difamación, la condena, el encarcelamiento, el boicot e incluso la agresión física directa.
  • Nuevos pioneros arrepentidos "al estilo de Galileo", como el científico y superdotado inglés James Watson, quien se retractó de su frase "racista" en 2007, so pena de ser quemado en la hoguera de los medios de comunicación.

Etiquetas de corrección política

Artículo principal: Palabras-policía


Antiguamente, el poder político dominante perseguía y silenciaba a toda oposición calificándola con las etiquetas ad hominem de "hereje", "bruja", "blasfemo", "adorador de Satanás", etc. Con el pasar del tiempo el poder político se transfirió a los beneficiarios de las últimas guerras mundiales y, en consecuencia, para desacreditar a toda oposición, ahora las etiquetas usadas son "racista", "intolerante", "extremista", "xenófobo", "homófobo", "machista", "sexista", "nazi", "facha", "fascista", "nazifascista", "supremacista", "antisemita", "ultraderechista", "ultra", etc.

Referencias

  1. Buchanan, Patrick The Death of the West, p.89

Artículos relacionados

Enlaces externos

Videos

Historia de la corrección política (subtitulado)

Video 1 Video 2
Herramientas personales