Umbanda

De Metapedia
(Redirigido desde «Umbandista»)
Saltar a: navegación, buscar
Umbandistas brasileños practicando el sacrificio de un gallo como ofrenda a una de sus deidades.

La Umbanda (de las lenguas bantú, ymbanda, que significa hechicero o jefe de culto de la tribu) es una religión brasileña con raíces africanas que incorpora elementos cristianos y amerindios. Fue creada alrededor de 1930, en la localidad de Niteroi, frente a Río de Janeiro.

Estos cultos surgen con la llegada de los esclavos quienes, por las dificultades para mantener vivas sus costumbres y en su contacto con culturas distintas, asimilaron elementos de origen amerindio y cristiano, conformando un fenómeno sincretista. En el caso de la Umbanda, deben agregarse también elementos de origen espiritista, ya que su fundador, el capitán José Pesoa, se dedicaba al espiritismo kardecista.

Creencias

Al igual que en los restantes cultos afrobrasileños, la Umbanda sostiene la creencia en un ser superior y en una serie de entidades intermedias que denominan orixás. Estos orixás son antiguas divinidades africanas o fuerzas de la naturaleza divinizadas (v.gr: el rayo, las aguas, etc.), y son los que homologan a las figuras cristianas:

  1. Ogum - Orixá o Dios de la Guerra - San Jorge
  2. Xango - Orixá o Dios del Rayo - San Jerónimo
  3. Iemanjá - Orixá o Diosa de las Aguas - Virgen María
  4. Ibeji - Orixá o Dios de los Mellizos - Stos. Cosme y Damián
  5. Oxalá - el más importante de los orixá - Jesucristo

También cuentan con otra entidad, intermedia entre los Orixá y los hombres, conocida como Exú, y es la que homologan a la figura cristiana del demonio.

En sus cultos, sostienen que estos Orixá, incorporan o poseen a los feligreses en medio de la liturgia. Este fenómeno, lejos de ser una verdadera posesión, se produce merced a una técnica de inducción al trance, donde el feligrés disocia su personalidad liberando el inconsciente.

Desarrollan también diversas prácticas adivinatorias y, por los elementos de origen espiritista, creen en la reencarnación, la ley del Karma, los fluídos, etc.

Cabe destacar que al ser estos cultos autocéfalos, dentro de la Umbanda se pueden encontrar no sólo grandes diferencias cultuales, sino también doctrinales de un terreiro (designación del lugar donde desarrollan el culto), a otro.

Estrategias proselitistas

El proselitismo, tanto en la Umbanda como en los demás cultos afrobrasileños se da principalmente a través de dos vías. La primera de ellas es personalizada, por invitación de un integrante a participar de las ceremonias para solución de diversos problemas. Por su parte, la segunda vía que favorece el acercamiento de muchas personas, obedece a la propaganda que estos grupos suelen hacer en los avisos clasificados, aprovechándose de creencias supersticiosas y prometiendo la solución de problemas laborales, sentimentales, adivinación del futuro, anulación de supuestos maleficios, etc., a través de la magia o invocación de los orixás.

Una nueva religión

La Umbanda y los demás cultos afrobrasileños son concepciones religiosas cósmicas que desarrollan una acción cultual a las fuerzas de la naturaleza. No pueden ser considerados cristianos, ya que si bien utilizan la figura de Cristo, éste no es considerado como el Hijo de Dios y Redentor, sino tan sólo como el más importante de los orixá. Los elementos aparentemente cristianos, son sólo elementos mezclados en forma sincrética, con otros de orígenes diversos.

Sus creencias en la reencarnación y la ley del Karma, que niega el concepto cristiano de la redención, las supuestas consultas a los muertos y presuntas posesiones, la prácticas de tipo mágicas y adivinatorias, son incompatibles con la fe cristiana[1][2][3][4][5][6][7]

A la hechicera no dejarás que viva.
Exodo 22,18
No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios.
Levítico 19,31
Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quién consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti.
Deuteronomio 18, 9-12
idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
Gálatas 5,20
Y habiendo atravesado toda la isla hasta Pafos, hallaron a cierto mago, falso profeta, judío, llamado Barjesús, que estaba con el procónsul Sergio Paulo, varón prudente. Este, llamando a Bernabé y a Saulo, deseaba oír la palabra de Dios. Pero les resistía Elimas, el mago (pues así se traduce su nombre), procurando apartar de la fe al procónsul. Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos, dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor? Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano. Entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.
Hechos 13, 6-12
Y muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. Asimismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos; y hecha la cuenta de su precio, hallaron que era cincuenta mil piezas de plata. Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor.
Hechos 19, 18-20

Referencias

  1. Exodo 22,18
  2. Levítico 19,31 y 6,27
  3. Deuteronomio 18, 9-12; 1
  4. Reyes 28,5-25
  5. Gálatas 5,20
  6. Hechos 9, 9-12; 13, 6-12; 16, 16-18 y 19, 11-20
  7. Cristo verdadero Dios 151ss. y 461

Artículos relacionados

Bibliografía

  • Los Cultos Afrobrasileños, Ed. Paulinas.
  • Ocultismo, Magia y Hechicerías, Ed. CCS.
  • Macumba y Brujerías, Ed. Paulinas.
  • Sanaciones, Posesiones y Exorcismos, Ed. Fundación Spes.