Marcos Ghio

De Metapedia

Marcos Ghio

El profesor Marcos Ghio es presidente del Centro Evoliano de América. Cursó estudios en Filosofía siendo docente en la Universidad de Buenos Aires entre 1975 y 1978.

Contenido

Biografía

En 1979, disgustado con el curso de los acontecimientos que tomaba el país y con la orientación dogmática asumida por la Facultad de Filosofía y Letras de la cual era docente, emigró a la Patagonia, radicándose en la localidad de El Bolsón (Río Negro), fundando allí un profesorado de Enseñanza Primaria a cargo de la Orden de los Franciscanos Descalzos en donde se desempeñó hasta 1982, año en el cual entró en conflicto con dicha congregación religiosa, orientada hacia el Tercermundismo, en la medida que la misma sostenía un repudio manifiesto hacia nuestra heroica gesta de Malvinas y se encuadraba entre los sectores más derrotistas y pacifistas del clero católico, lo cual se coronará con la nefasta actitud del papa Juan Pablo II en su visita a la Argentina instando a la rendición en dicha guerra.

Es en esa época que empieza a colaborar con publicaciones del nacionalismo católico como la revista Verbo y la Revista Cabildo. En 1985, ya radicado en la localidad de Cipolletti, participa con un grupo de patriotas de la fundación del periódico El Fortín encargado en ese entonces de denunciar los intentos secesionistas que se estaban gestando en la Patagonia, lo cual pasaba en primer término por la provincialización de los recursos energéticos de la Argentina, cosa que, a pesar de tal prédica, se consumará en 1994 con la reforma de la Constitución Nacional gestada por los dos partidos mayoritarios y con el resto de la partidocracia.

Es también en aquel año que tomará conocimiento de la obra de Julius Evola, la que será definitoria en su posterior formación. En la década del 90 tomará a su cargo la dirección de El Fortín, siendo director de escuela secundaria.

Persecución

En el mismo año de la reforma constitucional sufrirá una persecución periodística regional y nacional acusándoselo falsamente de haber reivindicado la matanza de 30.000 personas. Obligado a reivindicarse judicialmente por tal acusación de apología de delito por su condición de funcionario público, en un inverosímil fallo conocido mundialmente como la "sentencia Aldana" (por el nombre del juez) fue considerado inocente de tal falsa acusación, pero condenado a pagar las costas del juicio debido a que el padre que lo acusaba (activista de izquierda) había creído en lo que le decía el hijo.

Dicha condena le significó la confiscación de todo su patrimonio. Sin embargo en una lucha judicial que duró seis años logró hacer anular esa sentencia y obtener la condena del calumniador demostrándose en el juicio, por los mismos dichos de su hijo, que solamente había manifestado en clase lo que se decía en el libro Nunca más de que los desaparecidos no eran 30.000, sino 8.900. No obstante ello nunca pudo lograr ser reasumido en sus funciones debido a que la justicia de Neuquén se lo impidió.

Julius Evola

A partir de 1994 se dedicó a traducir la obra de Julius Evola, de la cual lleva ya editados unos 30 textos. Asimismo para esa misma fecha, luego de romper todo lazo con el nacionalismo católico al cual responsabilizó de las fallidas rebeliones carapintadas y del apoyo al gobierno de Menem en la mayoría de sus representantes, volvió a editar El Fortín al que transformó en expresión del tradicionalismo alternativo. Fundó también el Centro Evoliano de América del cual es actualmente presidente.

En 1995 su publicación fue denunciada por el embajador de la República de Israel y por la DAIA, de violar la ley antidiscriminatoria contra su colectividad. El fiscal Stornelli, a cargo de tal investigación, luego de secuestrar ejemplarles de El Fortín de una librería, asignó el análisis de los mismos a tres peritos, dos de los cuales eran de origen judío y el restante miembro de la cátedra Che Guevara de la Universidad de Buenos Aires, es decir enemigos manifiestos del suscripto. Luego de dos años de investigación tuvieron que reconocer que solamente podían encontrar en los mismos ‘prejuicios’, pero no actos de ‘discriminación’ como castiga la ley. A pesar de ello el fiscal pidió igualmente la indagatoria de Ghio obteniendo luego su procesamiento, el cual tuvo que ser desechado por haber transgredido los plazos legales. Gracias a tal servicio efectuado hacia tal importante colectividad, el fiscal Stornelli fue premiado con el cargo de ministro en la provincia de Buenos Aires.

Acusaciones

Pero no cesaron los ataques en su contra. En el 2001, posiblemente debido a su reivindicación de las acciones efectuadas el 11S, el periodista de Página 12, Raúl Kollmann, publicó un libro titulado "Sombras de Hitler" en el que se lo reputaba como el principal ideólogo inspirador de las acciones efectuadas por grupos nazis que profanaban tumbas en cementerios judíos. Le achacó haber manifestado en una conferencia, de la cual decía en el libro tener su grabación, que mientras la raza aria derivaba de los dioses, la judía en cambio de los animales, dando así un fundamento doctrinario a quienes profanaban.

Llevado ante la justicia para que demostrara lo manifestado, tuvo que reconocer no tener esa grabación. Sin embargo, a pesar de ello, debido a su condición especial, logró una importante modificación de la Constitución Nacional donde dice que todos somos iguales ante la ley. Según la nueva "doctrina Christello" (el nombre del juez que falló en la causa), un periodista no está obligado a decir la verdad como los demás, por lo que no tiene necesidad de demostrar lo que dice. Es decir hay algunos que son más iguales que otros.

Pero no solamente el periodista Kollman y la DAIA lo han atacado, sino también otros escritores como el best seller Juan Sebreli quien en su libro Crónica de las ideas políticas en la Argentina lo acusa de haber convencido a los principales líderes nazis locales de ser la reencarnación de grandes figuras de su pasado, así como de "rendir culto a Thor y la los dioses del Olimpo", entre otras barbaridades. Asimismo el periodista Sergio Kiernan, también de Página 12, escribió recientemente un libro titulado "Historia de los delirios argentinos" en el cual lo pone como a uno de los más peligrosos delirantes que tiene nuestro país, poniendo expresamente en su prólogo que personas como el aludido en países normales deberían estar recluidos en islas a fin de no contaminar al resto de las personas perturbándolas en sus buenos pensamientos.

Es indudable que el sionismo lo tiene a Ghio como uno de sus principales rivales en tanto que éste sabe distinguir con precisión entre una actitud que repudia únicamente al judaísmo en su expresión secular, de la cual el sionismo es su más importante manifestación, y aquellas posturas racistas que rechazan lo judaico en su totalidad y desde una perspectiva física, dándole así excusas para victimizarse. Ghio considera que hay un judaísmo que se puede rescatar que es aquel que se ha mantenido fiel a su propia tradición y que hoy en día, en grupos tales como Naturei Karta, es perseguido duramente por el sionismo. Es tal actitud peligrosa para sus intereses que lleve con el tiempo a desnudar la esencia mafiosa del sionismo, totalmente a ajena a los intereses del judaísmo auténtico, que aquel movimiento lo ha acusado a Ghio de nazi y ha emprendido en su contra una persecución que no conoce antecedentes. Fue así como en 2009 cuando fue a Perú en una visita académica en la ciudad de Cusco fue víctima de una furiosa campaña periodística en la que se lo acusaba de ser el principal líder nazi sudamericano e incluso se pedía que se prohibiera su ingreso al país. Los buscadores Google y Yahoo, instituciones que responden a intereses sionistas, han dado amplia difusión a tales noticias y no así a las rectificaciones solicitadas por Ghio, con la finalidad mafiosa de convertirlo a éste ante la opinión pública como un nazi, cuando él ha manifestado varias veces que no lo es y que solamente combate al judaísmo en su expresión sionista y secular, tal como hacen a su manera otras figuras, tales como Chávez o el piquetero D’Elia, sin que por ello nadie los acuse de nazis.

A pesar de todos estos acosos y de otros por parte del sistema, la actividad de Ghio no ha menguado en lo más mínimo y ha continuado editando El Fortín por internet así como múltiples libros a través de Ediciones Heracles. También colabora con la Agencia de noticias Kali-yuga, junto al importante especialista Walter Preziosi entre otros, difundiendo partes diarios relativos a la guerra de civilizaciones que se desarrolla actualmente en Irak, Afganistán, Pakistán, Somalia, Cáucaso y Magreb, entre los principales lugares, rompiendo así con la confabulación de silencio que existe respecto a dicho fundamental hecho.

Libros

Entre 1985 y el día de la fecha ha publicado las siguientes obras de su autoría:

  • Los ciclos de la Decadencia Argentina
  • El Espíritu Legionario
  • Julius Evola en el mundo de habla hispana
  • El rito y la guerra
  • La Argentina y el Grial
  • Rebelión Fundamentalista
  • En la era del paria
  • La superación del nacionalismo, junto a Jorge Camacho.
  • El héroe y la magia, junto a Francisco García Bazán

Charlas y conferencias

El 10 de octubre de 2008 el licenciado Ghio disertó en Casa Patria sobre "Evola, Guénon y el pensamiento Tradicional alternativo".

El 11 de noviembre tuvo lugar un reportaje radial a Ghio en el Programa de Radio "Alerta Nacional".

Artículos relacionados

Enlaces externos

</div>

Herramientas personales