Indra

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Indra sobre su elefante blanco Airavata luchando contra un asura

En la mitología védica e hindú, Indra es el rey de los dioses o devas y señor del Cielo (Svarga) y dios principal de la religión védica (previa al hinduismo) en la India.

Aparece como héroe, deidad y figura central en el libro Rig-veda (mediados del II milenio a. C.). Es considerado el dios de la guerra, la atmósfera, el cielo visible, la tormenta, el trueno y el rayo (vajrin), que era representado como una espada con ondulaciones (como un rayo).

En el Rig-Veda Le están dedicados unos doscientos cincuenta himnos, cantidad elevadísima en comparación con los diez dirigidos a Varuna y treinta y cinco a Mitra. Es el héroe por excelencia, modelo ejemplar de los guerreros, temible adversario de los dasyus o dasas ('enemigos') como se les llamaba a los aborígenes dravídicos de la India, "los de piel negra" (krishnam vacham) a quienes los invasores indoarios sometieron alrededor del año 1500 AEC. estableciendo la cultura védica.

Los acólitos de Indra son los maruts, que reflejan a nivel mitológico las sociedades indoiranias de jóvenes guerreros (maiya). Indra es al mismo tiempo demiurgo y fecundador, personificación de la vida exuberante, de la energía cósmica y biológica. Bebedor insaciable de soma, arquetipo de las fuerzas genesíacas, desencadena las tempestades, hace caer las lluvias y es señor de todo lo húmedo.

Su arma es el relámpago (vashra)[1]. Su vajana (vahana: 'vehículo', 'montura') es el elefante blanco con siete trompas Airavata, que representa la nube de la cual Indra hace descargar su lluvia.

Entre otras cosas es el dios regente de la pupila del ojo derecho (mientras que la del izquierdo es representada por su esposa, la diosa Indrānī) o Sachi.

Su piel es blanca, sus cabellos y barbas son descritos como "amarillos" o dorados y su cuerpo está cubierto de ojos con párpados que le permiten ver todo lo que sucede en el mundo.

En realidad esos ojos fueron una maldición-bendición de sabio Gótama. Indra había seducido a la esposa del sabio, Ajalia (Ahalya). Al enterarse el asceta del adulterio, hizo que el cuerpo de Indra se llenara de decenas de vulvas. Indra hizo penitencias para pedir perdón, y el sabio terminó accediendo a convertir las vulvas en ojos.

Posteriormente, el hinduismo lo convirtió en el rey de todos los semidioses (dioses inferiores) y colocado por debajo de los dioses Brahmá, Vishnú y Shivá.

En las escrituras hinduistas, Indra es un dios temeroso de perder su puesto como dios principal. Por eso, cuando se entera de que algún humano (como Vishuámitra) realiza muchas austeridades para ganar karma que le permita ascender en una siguiente encarnación y ocupar el puesto de Indra, éste envía a las prostitutas celestiales, las apsaras (como Urvashí, Rambhá o Menaká) para que lo seduzcan y le hagan perder todo avance místico.

Orígenes

Indra es una deidad equivalente a otros dioses indoeuropeos, como el nórdico Thor, el celta Taranis, el eslavo Perún el griego Zeus, el romano Júpiter y el hitita-anatolio Tarhun, también con otros dioses de las bebidas alcohólicas como Dionisos. El nombre de Indra también se menciona entre los dioses de los mitanni, un pueblo hurrita indoario-hablante que gobernó el norte de Siria entre el 1500 y el 1270 AEC.

En el «Rig-veda»

Una ilustración de Indra

El Rigveda es el texto indoeuropeo más antiguo que se conoce y se suele aceptar que procede de la época de la invasión indoaria de India. Según este texto, el líder de la invasión de los aryas fue el dios Indra (igual que la invasión doria de Grecia tuvo como patrón a Apolo).

Indra, junto a Váruna y Mitra, es uno de los Aditias, los dioses principales del 'Rig-veda' (además del dios del fuego Agní y de los Ashvins). Él se deleita en el consumo de soma, y el mito védico central es su heroica victoria sobre el asura Vritrá, liberando los ríos, o, alternativamente, su destrucción del asura Valá, un demonio con forma de caverna en la montaña, donde los Panis habían encerrado a las vacas y a Ushas. Indra es el dios de la guerra, rompiendo las fortalezas de piedra de los Dasius, e invocado por los combatientes de ambos bandos en la batalla de los Diez Reyes.

El Rig-veda frecuentemente se refiere a él como Shakrá (‘poderoso’). En el período védico (entre los siglos XV y VII a. C., se suponía que el número de dioses era de 33, y que Indra era su señor (Traias-triṁśa-pati). El Brijad-araniaka-upanishad enumera los dioses como los ocho Vasus, los once Rudras, los doce Aditias, Indra y Prayapati Brahmá). Indra también es mencionado bajo el nombre de Vasavá (‘señor de los dioses Vasus’).

El texto también relata la invasión de los aryas, su aspecto físico y la aniquilación de los dasyus, de piel oscura (krishnam vacham) la cual es descrita con aborrecimiento. Así, mientras que el dios indo-ario Vishnu ostenta el título de Hari ("Rubio", "Dorado"), los dasyu no estaban en buena estima. El mismo Indra recibe el titulo de Dasyushatya ("Matador de dasyus").

Así lo honran varios himnos del Rig-Veda:

Tú, Indra, eres el destructor de todas las ciudades, el matador de los dasyu, el prosperador del hombre, el señor del cielo.
8.87.6
El dios que destruyó a los dasyu y protegió al color ario (aryavarna)[2].
3.34.9
El poderoso Atronador, con sus blancos amigos, ganó la Tierra, la luz del Sol y las aguas.
1.100.18.
Sobre Padre y Madre han rugido en unísono, brillantes con el verso de las alabanzas, quemando a los sin-rito[3], arrasando de la Tierra y de los cielos, con fuerza sobrenatural, a la piel oscura, odiada por Indra.
9.73.5.
Tú mataste a los dasyu sin nariz[4] con tu arma y en su casa derrocaste a habladores hostiles.
5.29.10.
Indra protegió en batalla al devoto arya, subyugó para Manú a los sin-ley y conquistó a la piel negra.
1.130.8.
Indra, el matador de Vritra, el destructor de las ciudades, ha dispersado a los dasyu nacidos de oscura ascendencia.
2.20.6
Indra expulsó a la vil prole de los dasyu.
2.12.4.
Los Dioses tempestuosos Llegaron activos y brillantes, impetuosos en velocidad como toros, dispersando a la piel oscura.
9.41.1.
Indra tira gotas de humedad sobre su barba amarilla.
10.23.4.
Con la rápida bebida, el bebedor del Soma creció en poder, el dios del hierro, con barba amarilla y cabello amarillo.
10.96.8.
Oh, señor de todos los hombres, de mejilla clara.
1.9.3.
Tira tu dardo contra los dasyu, sabiendo, Atronador; aumenta el poder y la gloria de los arya, Indra.
1.103.3.

En la edad del Vedanta (hacia el siglo III a. C.), Indra se convirtió en el prototipo de todos los dioses y por lo tanto como rey que podía llamarse Mānavendra (Mánava-Indra, ‘señor de los hombres’). El dios Rama (el héroe del Ramaiana) fue citado bajo el nombre de Raghavendra (Rághava-Indra, ‘señor de los Rághavas’). Por lo tanto el Indra original fue llamado también Devendra (Devá-Indra, señor de los dioses). Sin embargo, los nombres Shakrá y Vasavá fueron utilizados exclusivamente por el Indra original. Aunque los textos modernos por lo general se adhieren al nombre de Indra, los textos hinduistas tradicionales (los Vedas, las Epopeyas y los Puranas) usan Indra, Śakrá y Vasavá indistintamente y con la misma frecuencia.

De los Vedas soy el Sama-veda; de los semidioses soy Indra, el rey de los cielos; de los sentidos soy la mente; y en los seres vivos yo soy la conciencia de la fuerza viviente.
Krishná, en el Bhagavad-guitá 10: 22[5]

Batalla contra Vritra

Indra contra la Serpiente Cósmica Vritra.

Vritra era una serpiente gigante que en los comienzos del mundo abarcó las Aguas Primordiales del Caos impidíendo que fluyeran los siete ríos y la lluvia. Era hijo de Danu, madre de los Danavas, como se les llamaba a veces a los demonios (asuras). De acuerdo con el Taittiriya Sanhita y el Catapatha-Brahmana, fue creado por Tvashtri, el divino artesano y herrero, de algunas gotas de soma fundido sobre fuego; a partir de entonces surgió una flecha que se disparó en todas direcciones, hasta que el monstruo fuese forzado a regresar a los océanos.

Vritra era tramposo (mayin), ateo (adeva), burlón y prepotente (piyaru), malicioso (arcasana) y un demonio insultante (atra mrdhavac). Consumió enormes cantidades de comida, creció en tamaño y no dejó que drenaran libremente las aguas cósmicas de los ríos.

Indra mató a la serpiente Vritra a temprana edad, de hecho, algunos himnos refieren que fue en búsqueda del dragón para combatirlo cuando tenía solamente unos días de haber nacido. Para ello, había bebido una gran cantidad de soma en casa del sabio Tvashtri con el fin de empoderarlo antes de enfrentarse al monstruo. Tvashtri forjó los rayos (vashra) para armar a Indra, y cuando Indra se lo pidió, el dios Vishnú hizo espacio para la batalla.

Fue una cruenta batalla la que se libró entre ambos: Vritra le rompió la mandíbula a Indra, y éste lanzó sus rayos, de los cuales muchos de ellos dieron en la espalda, cara y otras partes vulnerables del dragón quien finalmente fue derribado. De acuerdo con algunos himnos védicos, Indra también usó arco y flechas, aunque estas mismas flechas no eran más que sus mismos rayos.

Indra destruyó sus noventa y nueve fortalezas y liberó al fin las aguas y el Sol que hasta entonces estaban confinados en la oscuridad del Caos Primigenio. Vritra fue arrojado a las tinieblas del Inframundo y el Caos permanente que rodea o delimita el Cosmos, y donde permanece.

Como sucede en los mitos cananeo, babilónico y egipcio, la recompensa por su victoria fue el reinado del mundo. Por esta hazaña, Indra fue conocido como Vritrahan ('Asesino de Vritra') y también como "Asesino del primogénito de los dragones". Después Indra atacó nuevamente con su rayo y derrotó a Danu, la madre de Vritra. Vritra yace bajo la tierra y las montañas en los bordes de la oscuridad.

Relaciones con otros dioses

Indra está casado con Indrani (cuyo padre, Puloman, él había matado). Fue padre —con distintas mujeres— de Áryuna, Yaianta, Midhusa, Nilambara, Kamla, Bhus y Rishabha, entre otros. Indra es uno de los hermanos del dios del Sol Suria. Indra mató a los hijos de Diti, así que ella esperaba un hijo que fuera más poderoso que Indra y le vengara. Para ello se mantuvo embarazada durante un siglo, mediante la práctica de la magia. Pero cuando Indra la descubrió, le arrojó su rayo, que destrozó el feto en 7 (o 49) partes. Cada parte se regeneró como un individuo, y se convirtieron en los Maruts, un grupo de dioses de la tormenta menos potentes que Indra.

Notas

  1. En las transliteraciones inglesas se escribe vajra (cuya jota se pronuncia como la jota inglesa en la palabra John).
  2. N. En sánscrito, la palabra aryavarna se refiere a una tez blanca, a menudo pálida, sonrosada y rubicunda, en contraste con el oscuro dasavarna del pueblo dasyu aborigen.
  3. N. Los "sin-rito" eran así llamados en contraposición a los invasores europeos, que se caracterizaban por un rígido y estricto ritualismo religioso.
  4. N. Los "sin nariz" es una referencia a un rasgo característico de los australoides y negroides más puros que tienen nariz chata y carecen de puente nasal.
  5. Bhagavad-gita.us (capítulo 10 del Bhágavad-guitá; en inglés).