Astrología

De Metapedia
(Redirigido desde «Astrólogo»)
Saltar a: navegación, buscar
Pintura que representa el Zodiaco.

La astrología (del griego: αστρολογία, (astrologuía); de άστρον (ástron): 'estrella'; y λόγος (logos): 'palabra', 'estudio': "estudio de los astros") es una antigua doctrina y práctica esotérica que establece una relación filosófica, simbólica y espiritual entre los fenómenos celestes y los terrestres[1]. Combina elementos de la astronomía, la meteorología, la vulcanología, la adivinación, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte. Está estrechamente relacionada con la alquimia. Como doctrina antigua, continúa observando los cuerpos celestes que integran el sistema solar y su movimiento aparente desde una perspectiva geocéntrica, sin importar los actuales conocimientos astronómicos basados en la teoría heliocéntrica. Se considera pseudociencia pues no cumple el método científico, sin embargo, ha merecido cierto mérito como protociencia por haber proporcionado los instrumentos de cálculo y las bases de la astronomía, así como haber influido en estudios como la meteorología y la medicina.[2] Asimismo, no se trata de una práctica que reclame la categoría formal de ciencia.

A menudo la astrología viene acompañada de la horoscopía que es un método no científico de predicción basado en la posición de los astros en el momento del nacimiento de un individuo, ya que considera que los astros tienen una influencia decisiva sobre los hechos terrestres y humanos, o bien que los astros, en lugar de poseer una influencia directa, sólo son indicadores de estos hechos que intentan predecirse mediante una interpretación simbólica. Esta posición astrológica en el momento del nacimiento se denomina horóscopo, el cual se representa en la carta natal o carta astral, la cual pretende también definir la personalidad de una persona, pero cuyo método no supera las pruebas científicas y la creencia en su supuesta efectividad, tal como en otros métodos adivinatorios, corresponde con el efecto Forer. La adivinación por medio de los astros también se conoce como astromancia, y a diferencia de lo que se piensa habitualmente, la astrología no se reduce a los métodos adivinatorios.

Historia

Todas las culturas y pueblos han sentido fascinación por los astros y han intentado integrar su observación a su particular sistema de creencias. La astrología fue practicada en el mundo antiguo en Mesopotamia, el Antiguo Egipto, Persia, la India, China, la Antigua Grecia y la Antigua Roma y en el mundo musulmán. A través de su historia, la astrología fue considerada una tradición académica siendo aceptada en contextos políticos y académicos teniendo su apogeo en el siglo XVI. En la antigüedad, la astrología concurría con la astronomía (estudio científico de los astros), pero ambas se fueron separando después del Renacimiento a raíz del racionalismo (al igual que la alquimia se separó de la química), produciéndose en el siglo XVIII una completa dicotomía entre ambas.

Las raíces de la astrología comienzan con la elaboración de los primeros sistemas de calendarios, que permitían predecir los cambios estacionales e interpretar los ciclos de la naturaleza. Una forma de astrología ya se practicaba en la primera dinastía de Mesopotamia (1950-1651 AEC.). La astrología china fue elaborada durante la dinastía Zhou (1046-256 AEC.). La astrología helenística (hacia el 332 a. C.) unida a la astrología babilónica y egipcia, y la astrología decánica de Alejandría dio lugar a la astrología horoscópica. Con las conquistas de Alejandro Magno en Asia, la astrología se difundió en la Antigua Grecia y en la Antigua Roma, donde se asociaba a la sabiduría de Caldea. Después de la caída de Alejandría en el siglo VII, la astrología fue adoptada por los eruditos persas (conversos al islam pero que seguían en secreto el zoroastrismo), y los textos helenísticos, como el Almagesto de Tolomeo, fueron traducidos al árabe y al persa, preservándose así de la destrucción cristiana. En el siglo XII los textos arábigos fueron traducidos al latín, por lo que Europa redescubrió partes olvidadas de su cultura y ayudando así al inicio del Renacimiento europeo, cuando los mayores astrónomos como Tycho Brahe, Johannes Kepler y Galileo la practicaron como astrólogos de la corte.

El cristianismo repudió la astrología basándose en las escrituras judías que condenan tanto la astrología como la adivinación (Deuteronomio 18:9 e Isaías 47:13-14). Durante la Edad Media la astrología se sumió en el mayor secretismo, pese a ello, subsistió con mejor suerte que el resto de tradiciones paganas. La Iglesia católica se opone a la práctica de la astrología considerándola "supersticiosa", en 1586 el papa Sixto V emitió una bula: Coeli et terrae creator, por la que se condena oficialmente la astrología, posteriormente el papa Urbano VIII condenó la astrología como herética en otro documento en 1631.

Existen numerosas referencias literarias a la astrología en trabajos de poetas como Dante Alighieri (1265-1321) y Geoffrey Chaucer (1343-1400), y en las obras de dramaturgos como Christopher Marlowe (1564-1593) y William Shakespeare (1564-1616).

Astrología occidental

División

Desde los tiempos de Tolomeo, la astrología occidental se ha dividido en cinco ramas, que, pese al paso del tiempo, aún hoy componen una clasificación vigente:

Ramas no adivinatorias de la astrología:

  • Astrología esférica. Se dedica al estudio del movimiento de los planetas y las estrellas. Se puede identificar con la actual astronomía, excepto en el hecho de que la astrología esférica percibe una dimensión sagrada del Cosmos en su ordenamiento matemático, por lo que puede denominarse también como "astronomía sagrada" o "astronomía hermética" como fue llamada por Paracelso en una obra del mismo nombre.
  • Astrología natural. Estudia la acción de los astros sobre el tiempo, los climas, las mareas, los temblores de la tierra. Se puede identificar con las actuales meteorología y vulcanología.

Astromancias:

  • Astrología judicial o genetlíaca. Emite juicios adivinatorios en función de los horóscopos.
  • Astrología mundana o mundial. Intenta prever eventos o acontecimientos históricos en función de la posición de los astros en determinado tiempo.
  • Astrología horaria. Forma de astromancia según el aspecto del cielo en el instante en que se produce una consulta.

Planetas

El concepto de planeta en astrología es distinto que en astronomía. Astrológicamente se considera "planeta" a todo aquel cuerpo celeste visto desde la tierra con movimiento periódico con respecto a las estrellas, lo que incluye al Sol y la Luna, y en la antigüedad se incluían únicamente los cuerpos celestes móviles capaces de ser vistos a simple vista, lo que excluía a planetas como Urano (descubierto en 1781) y Neptuno (descubierto en 1846) así como al planeta enano Plutón (descubierto en 1930), si bien existen sistemas modernos que los incluyen. A los planetas clásicos se les asociaba a un día de la semana, a un metal y a una cualidad benéfica o maléfica:

Planeta Símbolo Día Metal Cualidad
1. Sol Domingo Oro Benéfico
2. Luna Lunes Plata Benéfica
3. Mercurio Miércoles Azogue Benéfico
4. Venus Viernes Cobre Benéfico menor
5. Marte Martes Hierro Maléfico menor
6. Júpiter Jueves Estaño Benéfico mayor
7. Saturno Sábado Plomo Maléfico mayor

El Zodiaco y la eclíptica

Diagrama de la órbita aparente del Sol vista desde la Tierra o eclíptica, atravesando el Zodiaco.
Cada signo del zodiaco tiene un regente planetario: un planeta que se cree que corresponde simbólicamente con un signo. Los regentes planetarios de los signos fueron asignados por los griegos en una proporción simétrica y equilibrada. Cada planeta regía dos signos, uno positivo y otro negativo, a excepción del Sol y la Luna, que regían solo un signo. Los regentes planetarios se distribuyen entre los signos según el orden de su distancia observada desde la Tierra, como se ve en el diagrama.

La eclíptica es una línea imaginaria por la que el Sol, visto desde la Tierra, aparenta desplazarse en el transcurso del año. Esta línea atraviesa longitudinalmente una banda circular, que se extiende aproximadamente 18° grados a lo ancho, conocida como Zodiaco, un término que deriva del griego zώον (zóon), 'animal' y διάκος (diákos), 'rueda'; literalmente, "rueda de los animales", en alusión a las figuras animales con las que se simboliza a algunas de las constelaciones que lo conforman. Esta banda está tradicionalmente dividida desde los babilonios y griegos en doce partes iguales de 30°, llamadas signos, que llevan el nombre de las doce constelaciones más destacadas de dicha zona. Los nombres de los signos del zodíaco derivan de figuras paganas de la antigüedad.

Los signos se clasifican en primer lugar, de dos en dos, formando las duplicidades, en las que cada signo se divide en positivos o masculinos y negativos o femeninos, comenzando por Aries, que es positivo, y se van alternando. Básicamente, a los positivos se les atribuye extroversión y acción, mientras que a los negativos se les atribuye introversión y pasividad.

Agrupados de tres en tres, se forman las triplicidades, en las que cada signo está representado por un elemento: Fuego, Tierra, Aire o Agua.

Agrupados de cuatro en cuatro, se forman las cuadruplicidades. Según estas, los signos pueden ser: cardinales, fijos o mutables.

Signo Símbolo Duración tropical Elemento Modalidad Planeta regente
1. Aries 21 mar - 20 abr Fuego Cardinal Marte
2. Taurus 21 abr - 21 may Tierra Fijo Venus
3. Gemini 22 may - 21 jun Aire Mutable Mercurio
4. Cancer 22 jun - 22 jul Agua Cardinal Luna
5. Leo 23 jul - 22 ago Fuego Fijo Sol
6. Virgo 23 ago - 22 sep Tierra Mutable Mercurio
7. Libra 23 sep - 22 oct Aire Cardinal Venus
8. Scorpio 23 oct - 21 nov Agua Fijo Marte
9. Sagittarius 22 nov - 21 dic Fuego Mutable Júpiter
10. Capricornus 22 dic - 20 ene Tierra Cardinal Saturno
11. Aquarius 22 ene - 19 feb Aire Fijo Saturno
12. Piscis 20 feb - 20 mar Agua Mutable Júpiter

Las constelaciones son agrupaciones convencionales de las estrellas y la eclíptica no atraviesa las constelaciones zodiacales con la misma duración de tiempo en cada una, ya que estas constelaciones tienen diferente extensión en el Zodiaco. Asimismo, la eclíptica atraviesa más constelaciones que las doce que constituyen el zodiaco, incluyendo a Ophiuchus y Cetus. Sin embargo, la astrología occidental no usa el fondo de las estrellas fijas de las constelaciones como referencia, sino que divide la eclíptica en doce segmentos iguales, de 30 grados cada uno y asigna los nombres de las antiguas constelaciones zodiacales que quedaban más o menos encuadradas por estas zonas, empezando por Aries. Es importante distinguir estos segmentos de 30° (conocidos como signos del zodíaco), de las constelaciones zodiacales de las que tomaron su nombre, y que, a diferencia de los signos del zodiaco, no corresponden a segmentos iguales en la esfera celeste.

Punto vernal y precesión de los equinoccios

La astrología occidental toma como base el punto en el cual el ecuador terrestre corta la eclíptica, llamado Punto Vernal o Punto Aries, es decir, el equinoccio de primavera (aproximadamente el 21 de marzo) y a partir de allí considera que comienza el Zodiaco. Este punto se situó en la constelación de Aries cuando la astronomía alcanzó un alto desarrollo durante la época helenística entre el 200 AEC. y el 200 EC. y es el punto de referencia a partir del cual se realizan medidas sobre la eclíptica y sobre el ecuador celeste.

A diferencia del zodiaco sideral, el zodiaco tropical ―en el que se basa la astrología occidental― no considera el desplazamiento lento, gradual y continuo de las constelaciones zodiacales vistas desde la tierra y que ocurre debido a la precesión de los equinoccios, un fenómeno descubierto en el s. II AEC. por Hiparco de Nicea, por el cual el punto vernal retrocede aproximadamente 50.25'' por año, y con un ciclo completo de aproximadamente 25.920 años. De modo que actualmente el punto vernal ya no se halla en la constelación de Aries sino en su vecina Psicis, y si se toma en cuenta el zodiaco sideral en lugar del tropical, la mayor parte de las personas pertenecerían al signo anterior inmediato.

Solo en algunas áreas específicas de la astrología ―como la astrología mundana que se ocupa de los grandes cambios de época― se toma en consideración la precesión de los equinoccios y el desplazamiento de las constelaciones. De esta manera, se hace referencia a las grandes Eras Zodiacales (de Piscis, de Acuario, etc.).Sin embargo, debido a que las constelaciones carecen de límites claros, es difícil definir exactamente cuándo el equinoccio vernal pasará de la constelación de Piscis a la de Acuario, es decir cuándo comenzará la llamada Era de Acuario. Dependiendo dónde se dibuje este límite, ocurrirá en algún momento entre 2100 y 2500 d. C.

Carta astral y aspectos planetarios

La carta astral es un diagrama geocéntrico que representa las posiciones del cielo (planetas, estrellas fijas y algunos otros cuerpos) y la tierra (horizonte y meridiano) desde un lugar (latitud y longitud) y a una hora (Hora sidérea local). Es usado generalmente por los astrólogos como base para realizar la interpretación psicológica y las técnicas de predicción: tránsitos, progresiones, etc.

Se conoce como aspecto a los ángulos de separación entre dos puntos en una carta astral. Los aspectos se clasifican en mayores y menores; los mayores resultan de dividir el círculo entre 1 (conjunción), entre 2 (oposición), entre 3 (trígono) y entre 4 (cuadratura), mientras que entre los menores están los que resultan de dividir el círculo entre 5 (quintil), entre 6 (sextil), etc. y los que son subdivisiones de estos ángulos. Estas relaciones angulares se aplican a los planetas, a ángulos como el ascendente, el mediocielo y las cúspides de las casas determinadas en un horóscopo, y hasta a los puntos arábigos y a algunos objetos menores como los asteroides.

También se clasifican entre benéficos, estáticos o armónicos y maléficos, dinámicos o inarmónicos. La primera nomenclatura es arcaica y actualmente se considera en desuso por la mayoría de los astrólogos. La escuela dominante hoy día aboga por considerar que los aspectos inarmónicos (normalmente los derivados de divisiones pares del círculo) son los que provocan más tensión.

El orbe es un valor de tolerancia usado muy frecuentemente en los aspectos planetarios al no poder obtener casi siempre un aspecto completamente exacto. Por ejemplo, si un aspecto puede tener hasta 4 grados de orbe significa que si el valor angular de dicho aspecto equivalía a 45 grados, entonces ahora, gracias a este margen de tolerancia, se puede decir que el valor angular de dicho aspecto puede oscilar entre los 41 y los 49 grados.

Aspectos mayores

Los aspectos mayores son los más utilizados en la carta astral:

Aspecto Símbolo Grados Orbe Cualidad
Conjunción Conjunción armónico
Oposición Oposición 180° inarmónico
Trígono Trígono 120° armónico
Cuadratura Cuadratura 90° inarmónico

Aspectos menores

Existe un número considerable de aspectos menores. La mayoría de estos son subdivisiones de los aspectos mayores. Los aspectos menores agregan profundidad y detalle al cuadro general. El orbe permitido para los aspectos menores es mucho más pequeño que aquel utilizado en los aspectos mayores. Los aspectos menores más comunes son:

Aspecto Símbolo Grados Orbe Cualidad
Quintil Quintil 72° armónico
Biquintil Biquintil 144° armónico
Sextil Sextil 60° armónico
Semisextil Semisextil 30° neutral
Semicuadratura Semicuadratura 45° inarmónico
Sesquicuadratura Sesquicuadratura 135° inarmónico
Quincuncio Quincuncio 150° neutral

Referencias

  1. J. Felipe Alonso, Diccionario Espasa Ciencias Ocultas, Ed. Espasa.
  2. Kassell, Lauren, Stars, spirits, signs: towards a history of astrology 1100–1800. Studies in History and Philosophy of Science Part C: Studies in History and Philosophy of Biological and Biomedical Sciences.

Artículos relacionados