Creacionismo

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
El creacionismo es la idea, de inspiración religiosa, de que la tierra, el universo y los seres vivos provienen de un acto de creación por uno o varios seres divinos. Aquellos que sostienen las opiniones del creacionismo son denominados creacionistas.

Las cosmogonías y mitos de carácter creacionista han estado y permanecen presentes en muy distintos sistemas de creencias, tanto monoteístas, como politeístas o animistas. El movimiento creacionista políticamente más activo y conocido es de origen cristiano protestante y está implantado, principalmente, en los Estados Unidos.

Existen creacionismos asociados a muy distintos credos: el cristianismo en sus diversas variantes, el islamismo, el judaísmo, ciertas religiones indígenas americanas, etcétera.

Tipos de creacionismo

Creacionismo especial o clásico

Los creacionistas clásicos niegan completamente la evolución biológica incluyendo lo referido a la evolución humana, además de las explicaciones científicas sobre el origen de la vida. Rechazan las evidencias científicas (fósiles, geológicas, genéticas, etc.) El creacionismo clásico se basa en una interpretación literal de la Biblia y sostiene que Dios creó al mundo en un período de seis días (de veinticuatro horas cada uno), con todos sus seres vivientes, incluyendo al hombre que lo creó a partir del barro en el sexto día y a la mujer, a partir de la costilla del hombre; y que Dios colocó a la Tierra en el centro del universo, fija e inmóvil, y que la misma tiene una edad aproximada de 6000 años. Esta creencia también sostiene que hace miles de años ocurrió un cataclismo mundial, llamado Diluvio Universal, cuyas aguas cubrieron a la totalidad del planeta hasta por siete metros por encima de la montaña más alta del mundo y que Noé y su familia salvó a todos las especies de animales en su Arca. El creacionismo especial, a diferencia del evolucionismo, tiene un concepto diferente de especie, en el cual es posible la micro-evolución dentro de una misma especie (por ejemplo considera que los felinos son una "especie" que se ha diversificado en muchas "subespecies" como gato, león, tigre, etcétera), en períodos de cientos o miles de años y no millones como la macro-evolución, algo totalmente negado por la teoría del creacionismo especial.

Diseño inteligente

Otra forma más sutil de este tipo de creacionismo es el diseño inteligente. El diseño inteligente es presentado por sus seguidores como una alternativa al neodarwinismo, pero la diferencia con el creacionismo especial es que no hace explícita su relación con la religión.

Creacionismo pro-evolución

Las formas de creacionismo nombradas anteriormente son consideradas formas de «creacionismos anti-evolución» porque requieren la intervención directa de un creador. Además de este tipo de creacionismo, existe el «creacionismo pro-evolución» expresado en el creacionismo evolutivo y en una postura filosófica llamada evolución teísta; el creacionismo pro-evolución cree en la existencia de un creador y un propósito, pero sí acepta que los seres vivos se han formado a través de un proceso de evolución natural. Esta forma de creacionismo no interfiere con la práctica de la ciencia, ni es presentada como una alternativa al neodarwinismo, sino como un complemento filosófico o religioso a la teoría de la evolución [1]. La Iglesia Católica se caracteriza por esta postura.

Artículos relacionados

Referencias