Fósforo blanco

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Ataque con fósforo blanco contra civiles y personal médico palestino en Gaza[1]
El fósforo blanco es un derivado del fósforo que ha tenido un uso militar extenso para crear cortinas de humo que encubran el avance de las tropas, como agente incendiario y como componente flamígero antipersonal capaz de causar quemaduras graves. Ante la presencia de oxígeno produce una llama inextinguible hasta que el agente se consume por completo. Está clasificada como arma química por muchas personas y organizaciones. En jerga militar se le refiere como "WP" (White phosphorus); y durante la Guerra de Vietnam tenía como alias "Willy Pete" o "Willy Peter".

El fósforo blanco fue utilizado por los Estados Unidos contra la población irakuí en Faluya. Y recientemente como arma química por el ejército israelí en la mundialmente conocida Masacre de Gaza contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza.

Aplicaciones

Agente para pantallas de humo

A relación de su peso, el fósforo blanco es el más efectivo agente para crear pantallas de humo por dos razones:

  1. Absorbe la mayoría del área de apantallamiento de la atmósfera circundante.
  2. Las partículas de humo son como un aerosol, una niebla de gotitas líquidas que están cerca del tamaño ideal para la dispersión Mie de la luz visible. Este efecto ha sido comparado con el de un vidrio translúcido: la nube de humo no oculta la imagen sino que la distorsiona. También absorbe la radiación infrarroja.

Efectos en los seres humanos

Efectos a la exposición de armas de fósforo blanco

Las partículas incandescentes del fósforo blanco que se producen en la explosión inicial pueden producir profundas, extensas y dolorosas quemaduras de segundo y tercer grado. Las quemaduras de fósforo conllevan una mortalidad mayor que otros tipos de quemaduras debido a la absorbción del fósforo en el cuerpo a través de las áreas alcanzadas, resultando dañados órganos internos como el corazón, el hígado o el riñón.

Estas armas son particularmente peligrosas al personal debido a que el fósforo blanco arde a menos que esté privado de oxígeno o hasta que este se consume totalmente, en algunos casos llegando la quemadura hasta el hueso. En algunos casos, las quemaduras pueden ser limitadas a las áreas donde la piel está expuesta porque las partículas del fósforo no arden completamente a través de la ropa. De acuerdo con GlobalSecurity.org, citado por The Guardian, "El fósforo blanco provoca daños por quemadura química dolorosos".

Caso estudiado por los médicos palestinos

Quemadura por fósforo blanco: Lesiones múltiples con intensa destrucción subcutánea y necrosis en hombro derecho (A) y pierna izquierda (B). Después de 16 meses de seguimiento (C, D)[2]

En enero de 2009, un varón de 18 años fue ingresado en el departamento de urgencias tras sufrir un ataque con un obús incendiario. Presentaba quemaduras profundas en diversas zonas de la piel, rodeadas de tejido despedazado. Sus heridas abarcaban el 30% de la superficie corporal y estaban distribuidas en brazos y piernas, así como en el hombro derecho. No había signos de quemaduras por inhalación.

Un día después de que la víctima fuera transferida a la unidad de quemados, se observó la aparición de humo blanco que emanaba de las heridas, las cuales contenían abundante tejido muerto y se habían extendido por debajo de la piel (Figuras A y B). Se transfirió a la víctima de inmediato al quirófano para la eliminación del tejido muerto, así como para la extracción de las partículas de fósforo blanco. Durante la eliminación de los tejidos muertos, una partícula de fósforo blanco se desprendió de forma accidental y causó una quemadura superficial en el cuello de una enfermera. El paciente fue transferido a la unidad de cuidados intensivos para asegurar la monitorización continua de las constantes vitales y supervisar la posible aparición de trastornos en la sangre. Al cabo de 8 días de hospitalización, el paciente había evolucionado relativamente bien y fue dado de alta sin complicaciones sistémicas. Al cabo de 16 meses de seguimiento se encontraba bien, aunque presentaba cicatrices importantes ligeramente sensibles en tórax, brazo y muslo (Figuras C y D).

El fósforo blanco en presencia de oxígeno se inflama espontáneamente y da una llama amarilla con humo denso. Sólo se extingue en ausencia de oxígeno o una vez que se consume por completo.

Dado que el fósforo blanco posee una elevada solubilidad en la grasa corporal, las heridas que produce a menudo se extienden profundamente en el tejido subcutáneo, lo cual da lugar a una demora en la cicatrización. El fósforo blanco puede asimismo absorberse en el cuerpo, en cuyo caso provoca un síndrome de disminución en las funciones de los riñones, el hígado y el corazón.

Exposición e inhalación del humo

La combustión del fósforo blanco crea una nube blanca densa y caliente. La mayoría de las formas de humo no son peligrosas en las concentraciones producidas por algún tipo de estas armas. Sin embargo, la exposición a concentraciones altas de cualquier tipo durante un período largo (especialmente si es cerca de la fuente de emisión) tiene el potencial de causar daño e incluso la muerte.

El humo del fósforo blanco irrita los ojos y nariz en concentraciones moderadas. Con exposiciones largas, una tos crónica puede ocurrir. Sin embargo, no hay muertes registradas por los efectos del humo únicamente durante operaciones de combate y hasta la fecha no hay muertes confirmadas por el resultado de la exposición al humo del fósforo blanco.

La Agencia para sustancias tóxicas y registro de enfermedades ha fijado el nivel de riesgo mínimo (MRL) para el humo de fósforo blanco en 0,02 mg/m³, la misma que los humos de fuel-oil. Como contraste, el gas mostaza es 30 veces más potente: 0,0007 mg/m³.

Ingestión oral

La dosis letal aceptada cuando el fósforo blanco es ingerido es de 1 mg/kg, aunque la ingestión de 15 mg puede ya ser mortal. También puede dañar el hígado, el corazón o el riñón.

Estado de control de las armas

El uso del fósforo blanco contra objetivo militares (fuera de áreas de civiles) no está específicamente prohíbido por ningún tratado internacional. Sin embargo, hay un debate de si debería ser considerado el fósforo blanco como una arma química y por tanto ser ilegal por la Convención de Armas Químicas (CWC, en inglés) que tuvo lugar en abril de 1997. La Convención significaba la prohibición de arma que fueran "dependientes del uso de propiedades tóxicas de sustancias químicas como un método de combate" (Artículo II, Definiciones, 9). La Convención define una "sustancia química tóxica" como aquella que "a través de su acción química en los procesos vitales pueda causar la muerte, la incapacitación temporal o permanente para seres humanos o animales". El fósforo blanco no ha sido incluido en el anexo original de la CWC que listaba las sustancias químicas bajo esta definición para propósitos de verificación.

Sin embargo, en 2005, entrevistado por la RAI (Radio Audizioni Italiane), Peter Kaiser, portavoz de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW), organización cooperante con la ONU, que supervisa la CWC, cuestionó públicamente si esta arma debía entrar dentro de las estipulaciones de la convención: "No está prohibida por la CWC si es usada dentro de un contexto de una aplicación militar que no requiere o no tiene intención de usar las propiedades tóxicas del fósforo blanco. El fósforo blanco es utilizado generalmente para producir humo, para movimientos de camuflaje. Si este es el propósito por el cual el fósforo blanco ha sido usado, entonces está considerado uso legítimo dentro de la Convención. Si, por otro lado, las propiedades tóxicas del fósforo blanco... se piensan específicamente para ser utilizadas como arma, esto está por supuesto prohibido, porque el modo de que la Convención se estructura o la manera de que sea de hecho aplicada, cualquier sustancia química utilizada contra humanos o animales que cause daño o la muerte a través de sus propiedades tóxicas de la sustancia son consideradas armas químicas."

Algunos opositores han discutido que debido a los efectos incendiarios, el fósforo blanco está potencialmente restringido por la Convención de Armas Convencionales de 1980 (Protocolo III), el cual prohíbe el uso de armas incendiarias liberadas por aire contra poblaciones civiles o ataques incendiarios indiscriminados contra fuerzas militares localizadas junto a civiles. Sin embargo, este protocolo también excluye específicamente las armas cuyos efectos incendiarios sean secundarios, como las granadas de humo. Esto ha sido tomado a menudo como la exclusión del fósforo blanco dentro de este protocolo. En cualquier caso, el tercer protocolo no ha sido firmado por Estados Unidos.

Regulaciones militares

De acuerdo con el manual de campo del Ejército de los Estados Unidos en el Rule of Land Warfare (Reglas de la guerra terrestre), "El uso de armas que empleen fuego, como munición trazadora (consiste en balas normales a las que se ha agregado alguna sustancia, como fósforo o magnesio, que brille en la parte trasera para ver hacia donde se dirige), lanzallamas, napalm (gasolina gelatinosa) y otros agentes incendiarios, contra objetivos que requiera su uso no es una violación de las leyes internacionales". Sin embargo, hay algún tipo de conflicto con las normas dadas por el US Command and General Staff College de Fort Leavenworth. En el "ST 100-3 Battle Book", un texto para estudiantes, indica que "está contra la ley de la guerra terrestre el uso de fósforo blanco contra objetivos personales". Este parece estar en desacuerdo con otros manuales de campo que discuten el uso del fósforo blanco contra personas. Un blog ha divulgado que el cuerpo de Marine ha publicado recientemente contra el uso de "armas de llamas" (incluyendo el fósforo blanco).

Lo cierto es que en los criminales bombardeos de Gaza perpetrados por Israel en enero de 2009 (Ver: Masacre de Gaza), el uso del fósforo blanco contribuyó decisivamente a aumentar el número de muertos palestinos, y que la comunidad internacional apenas condenó este uso.

Historia

Se cree que el primer uso del fósforo blanco fue en el siglo XIX, en una disolución de fósforo con disulfuro de carbono. Cuando el disulfuro se había evaporado, el fósforo blanco ardía, y probablemente también quemaba el disulfuro, altamente inflamable, creando humos. Esta mezcla era conocida como "fuego feniano" y se afirma que fue utilizada en la Primera Guerra Mundial.

El ejército británico introdujo las primeras granadas de fósforo blanco a finales de 1916. En la Segunda Guerra Mundial, bombas, cohetes y granadas de fósforo blanco fueron utilizadas intensivamente por fuerzas estadounidenses (Ver: Masacre de Dresde), del Commonwealth, tanto para crear pantallas de humo como contra objetivos humanos.

Durante la campaña de Normandía, el 20% de las cargas de los morteros de 81 mm eran de fósforo blanco. Al menos hay cinco citaciones a la Medalla de Honor donde se menciona el uso de granadas de fósforo para limpiar posiciones enemigas. Durante la liberación de Cherburgo en 1944, el batallón de morteros lanzó 11.899 proyectiles de fósforo blanco a la ciudad.

Las municiones de fósforo blanco han sido utilizadas en otros conflictos como la Guerra de Corea y la de Vietnam. También ha sido empleado por Marruecos contra el pueblo saharaui. Según GlobalSecurity.org, "en diciembre de 1994, en la batalla de Grozny en Chechenia, entre una cuarta y quinta parte de los proyectiles por la artillería o morteros rusos era de humo o de fósforo blanco."

Uso en Irak

Niño iraquí con quemaduras por fósforo blanco
  • En abril de 2004. En el primer gran asalto a Faluya por el ejército estadounidenses tras la caída del gobierno de Saddam Hussein en la Guerra de Irak. Darrin Morteson del North County Times de California informó que se usó fósforo blanco como arma.[3] El periódico londinense The Guardian junto con otros informó que los militares estadounidenses rehusaron permitir a muchos civiles dejar la ciudad antes del asalto.
  • En noviembre de 2004. Durante la operación Phantom Fury (el segundo asalto importante a Faluya), periodistas del Washington Post unidos a la fuerza 2-2, del equipo 7, escribieron el 9 de noviembre de 2004 que "algunos cañones de artillería realizaron disparos con fósforo blanco que crearon una pantalla de fuego que no podía apagarse con agua".

Esta afirmación fue confirmada por miembros del equipo militar en la edición de marzo-abril de 2005 del Field Artillery, una revista publicada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, en el artículo "TF 2-2 in FSE AAR: Indirect Fires in the Battle for Fallujah".

En Faluya: La Masacre Escondida, un documental de Sigfrido Ranucci, emitido por RaiNews24 de Italia el 8 de noviembre de 2005, afirmaba que los soldados estadounidenses mataban a civiles en Faluya utilizando fósforo blanco y MK-77 (una versión moderna del napalm). El documental incluía numerosas fotografías de cuerpos afirmando que sus heridas mortales estaban causadas por el fósforo blanco.[4]

El 14 de noviembre de 2005, The Guardian informó que entre 30.000 y 50.000 civiles continuaban en la ciudad cuando el asalto comenzó.

El 15 de noviembre de 2005, el portavoz del Departamento de Defensa, el Teniente Coronel Barry Venable confirmó a la BBC que el fósforo blanco había sido utilizado como arma antipersonal en Faluya.

El 30 de noviembre de 2005, el General Peter Pace justificó el uso del fósforo blanco, declarando que las municiones de fósforo blanco eran una "herramienta legítima del ejército", utilizados para iluminar objetivos y crear pantallas de humo, añadiendo: "No es una arma química. Es una incendiaria. Y está dentro de la ley de la guerra para utilizar estas armas como han sido utilizadas, para marcar y crear empantallamiento". Pace apuntó que las armas convencionales pueden ser más peligrosas que las no convencionales: "Una bala va a través de la piel incluso más rápido que el fósforo blanco".

Referencias

Artículos relacionados

Enlaces externos