Institute for Historical Review

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Artículo destacado
Logo del Institute for Historical Review

El Institute for Historical Review (Instituto para la revisión histórica), conocido por sus siglas IHR, es una asociación académica con sede en Los Ángeles, California; constituye el principal centro dedicado al revisionismo histórico. Desde el año 2000 parte de su comité editorial ha sido renovado, saliendo del mismo algunos de sus miembros más conocidos, como en el caso de Arthur R. Butz. Actualmente bajo la dirección de Mark Weber, el instituto se ha constituido en una organización que se declara no comprometida con corrientes partidistas, ideológicas ni sectarias[1].

Revisionismo histórico

El IHR fue creado en 1978 por uno de los primeros miembros del British National Party, David McCalden en colaboración con Willis Carto del Liberty Lobby, Harry Elmer Barnes y A. J. Taylor, el IHR fue el principal portavoz de Carto. Por su parte, McCalden, usando el seudónimo de Lewis Brandon, fue el primer director del IHR. Posteriormente ocupó su lugar Tom Marcellus.

Holocausto

En sus congresos, conocidos como "International Revisionist Conferences", celebrados desde 1979, han participado desde miembros del Círculo Español de Amigos de Europa (Cedade) a militantes de la World Anti Communist League (WACL). Así, en su primera convención, celebrada en 1980, el IHR sirvió de tribuna para hacer conocer al público en general la falsedad del supuesto Holocausto judío.

Además de sus libros, el IHR publica las revistas "IHR Newsletter", "IHR Update" y Journal of Historical Review a través de Noontide Press, parte de Legion for Survival of Freedom Inc. A partir de 1994, año en que Willis Carto salió, la continuidad del "Journal" ha sido varias veces puesta en entredicho por problemas económicos.

A pesar de ello, aún sin el apoyo financiero de Carto, el IHR todavía cuenta con diferentes medios y muy eficaces de distribución en todo el mundo con los que facilita su propaganda a prácticamente todos los grupos nacionalistas relevantes.

El IHR llevó adelante una intensa campaña en favor de la liberación de Ernst Zündel, cuando detenido en Estados Unidos, fue deportado a Canadá, país que optó por extraditarlo rápidamente a Alemania, donde en la actualidad cumple su condena por crímenes de pensamiento.

Entre las publicaciones periódicas del Instituto deben destacarse varios autores por su trascendencia en la negación del fraudulento Holocausto judío. Esenciales por su implicación en la defensa de Ernst Zündel son Robert Faurisson, profesor de lingüística expulsado de la Universidad de Lyon, William Lindsay, Ditlieb Felderer, ciudadano sueco emigrado tras su condena por "incitación al odio racial", y Mark Weber, graduado en Historia en la Universidad de Indiana. Weber es el actual editor del "Journal" del IHR y anterior responsable de la revista National Vanguard de la National Alliance. El IHR cuenta también con Theodore J. O'Keefe, Henri Roques, Greg Raven y Udo Walendy.

El caso Mermelstein

En 1981, el IHR ofreció una recompensa de 50.000 dólares a la persona que presentara pruebas verificables y aceptables de que las supuestas cámaras de gas fueron utilizadas realmente en el campo de concentración de Auschwitz con el propósito de matar a sus prisioneros. La recompensa fue reclamada por un judío llamado Mel Mermelstein que alegaba ser sobreviviente de Auschwitz y que presentó como prueba un documento certificado ante el notario de su internación en Auschwitz, pero en relación a las cámaras de gas sólo testificó que los nazis llevaron a su madre y dos hermanas hacia las cámaras de gas. Cuando el IHR se negó a pagar el dinero (porque lo que pudo comprobar fue sólo su internación en Auschwitz, pero no así el asesinato de personas en cámaras de gas) Mermelstein demandó al instituto y lo llevó a un proceso judicial.

En julio de 1985, Robert Wenke, juez de la Corte Superior de Los Angeles, dictaminó que el IRH tenía que pagar la "recompensa" a Mermelstein además de 40.000 dólares por supuestos "daños ocasionados", lo que en suma fueron 90.000 dólares.

Ésta es la sentencia del tribunal:

El Honorable Thomas T. Johnson, dictó la siguiente sentencia el 9 de octubre de 1981: Según la Sección 452(h) del Código de Evidencias, este tribunal dicta sentencia y afirma que se gaseó a judíos hasta la muerte en el Campo de Concentración de Auschwitz, en Polonia, durante el verano de 1944 y que es un hecho que entra en la definición de la Sección 452(h) del Código de Evidencias. No es un asunto que pueda discutirse razonablemente. Y puede demostrarse inmediatamente y con precisión recurriendo a fuentes de una fidelidad razonablemente indiscutible. Simplemente, es un hecho.

El Código de Evidencias de California dictamina que los "hechos establecidos de conocimiento generalizado y universal no pueden ser objeto de un debate razonable".[2] (Ver: Argumentum ad populum) Por eso fue que el IHR fue obligado a pagar la "recompensa" y no porque se haya logrado probar ningún hecho. Al IHR no se le dio oportunidad de defenderse ni de discutir nada porque el sistema judicial americano no lo permite. No se presentaron evidencias aceptables porque no había lugar para ello, y en este caso cualquier persona, aunque no poseyera ninguna prueba, hubiese podido reclamar la recompensa y hacer que la corte falle a su favor. Esta fue la primera vez que una corte en los EE.UU. llevó un proceso judicial sobre el Holocausto.

A pesar de estos hechos, y fuera de toda razón y lógica, sitios antirrevisionistas como Nizkor continúan citando el caso Mermelstein como un acto probatorio de que el IHR carece de fundamentos para sostener sus tesis, y por lo tanto, como "una prueba más" de la existencia de las cámaras de exterminio.[3]

Respecto a la recompensa de 50.000 dólares, se pagó, hasta el último centavo (en realidad, 90.000 dólares), a Mel Mermelstein, un superviviente de Auschwitz que llevó a juicio al IHR... El IHR se queja de que no se les dio una oportunidad de discutir este hecho, pero el sistema judicial americano no está destinado a ser un lugar en el que la gente trate de demostrar teorías descabelladas. No se presentaron "evidencias creíbles" porque no había lugar para ello - un tribunal no es el lugar para atacar el trabajo de los historiadores durante los últimos cincuenta años.

Fallo contra Mermelstein por fraude

En 1991, Mermelstein volvió a demandar al IHR por permitirle al revisionista Bradley Smith publicar un artículo donde presenta evidencia de que la historia contada por Mermelstein era un fraude. Esta vez exigió una reparación de 17 millones de dólares estadounidenses. El IHR contó con la colaboración del historiador Theodore O'Keefe quién respaldó con documentos, referencias y fuentes históricas, lo expresado por Smith. En 1994 una corte de California falló en contra de Mermelstein, lo que además permitiría al IHR iniciarle un juicio por difamación[4]. Aunque los medios difundieron ampliamente el resultado del juicio de 1985 que fuera favorable a la acusación (se llegó incluso a hacer una película), no ocurrió lo mismo con el resultado del juicio de 1991 al que reaccionaron con absoluto silencio.

Campaña de atentados

Thomas Marcellus, entonces director del instituto en 1984, contempla los daños producidos por el atentado con bombas incendiarias del que fueron objeto las instalaciones del centro.
Montaña de miles de libros destruidos por el incendio de 1984.

En julio de 1984, el instituto fue blanco de auténticos grupos de odio. Según el sitio web del IHR, la Liga de Defensa Judía que ha sido identificada como grupo "terrorista" por el FBI, destruyó sus oficinas y depósito mediante un gran incendio provocado[1]. Las pérdidas fueron estimadas en u$s 400.000, incluyendo decenas de miles de libros, documentos inéditos, archivos irremplazables y costoso equipamiento.

Esa bomba incendiaria fue el punto culminante de una campaña de acoso por parte de la organización judía a lo largo de meses, incluyendo numerosas amenazas de muerte a través de llamadas telefónicas y correos electrónicos, importantes daños materiales, otras cinco bombas incendiarias de menor poder, disparos desde un vehículo en movimiento y dos ataques físicos[1].

Referencias

Artículos relacionados

Vídeos

Enlaces externos