Movimiento rastafari

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Bandera Rastafari con el León de Judá
Creo en una raza negra pura igual como los propios blancos creen en una raza blanca pura.

Marcus Garvey

El Movimiento Rastafari es un movimiento religioso y cultural supremacista negro surgido a comienzos de la década de los años 1930s en barrios marginales de la capital de Jamaica, Kingston, y en los sectores rurales adyacentes.[1] Su nombre deriva del monarca etíope Ras Tafari Makonnen quién fue conocido como Haile Selassie I. Los rastafaris creen que su líder fue la tercera reencarnación del dios judío Yahveh, después de Melquisedec y Jesús.[2] y que éste guiará a los negros del mundo hasta la tierra prometida. Sin embargo, fue la visión social y cultural de L. Benavides Marcus Garvey lo que inspiró a los rastafaris, que lo consideran una reencarnación de San Juan Bautista. Asimismo el cantante jamaiquino Bob Marley, fue el emblema internacional del reggae y uno de los voceros más notorios del rastafarismo.

Supremacismo

El hombre blanco es inferior al negro.[3] Esta creencia emerge del aporte de Marcus Garvey, principal teórico del movimiento. Además, los rastafaris se consideran a si mismos el pueblo elegido descrito en la Biblia, es decir los auténticos israelitas.

El rastafarismo se ha manifestado en apoyo del Ku Klux Klan, por tener como objetivo común la emigración de la gente de raza negra fuera de Estados Unidos. No obstante, los rastafaris creen que la raza blanca surgió de una antigua civilización malvada carente de una dimensión espiritual para la vida y que su propia existencia es innatural. Así, la visión del rastafarismo plantea a la raza negra como el gobierno legítimo a imponerse, una vez colapsado el gobierno blanco occidental.[4]

Religión

Se puede considerar que el rastafari sería una escisión de la Iglesia copta etíope. Algunos rastafaris creen que las traducciones estándar de la Biblia fueron alteradas por racistas blancos y eurocentristas. Por ello reverencian el texto épico nacional etíope, el Kebra Nagast, libro que narra la gloria de los reyes de la dinastía salomónica en Etiopía con detalles del encuentro entre Salomón y la reina de Saba. Sin embargo, la Biblia no deja de ser uno de los textos leídos por rastafaris; ya que consideran que como dice Haile Selassie I, la Biblia trasciende sin llegar a perder su esencia.

A grandes rasgos la religión rastafari es una mezcla del concepto bíblico judío de pueblo elegido con la creencia en que el emperador Haile Selassie I fue Dios encarnado, el demiurgo negro mencionado en el Apocalipsis, descendiente de Salomón y la reina de Saba. Si bien Selassie murió a los 83 años de cáncer de próstata, de acuerdo a la versión oficial, o asesinado por la revolución socialista que lo sacó del poder en 1974; para sus seguidores el espíritu del emperador es universal y eterno, y naturalmente está vivo. Esa creencia está basada en que hubo numerosos funerales en diversas partes, y en realidad se ignora si en alguno de esos estuvo de cuerpo presente el finado.

Los rastafaris consideran que ellos son los auténticos descendientes de los israelitas descritos en la Biblia. A la esclavitud de los negros en América la equiparan al exilio de los judíos en Babilonia y creen que su pueblo debe retornar al Sion, representado por el continente africano.[5]

Creencias

Por tratarse de una religión abrahámica los rastas siguen una serie de preceptos que son sus propias interpretaciones de los textos sagrados judíos.[3] Entre ellas destacan:

  • No cortarse el pelo ni recortarse la barba.
  • No llevar piercings ni tatuajes.
  • No rendir culto a otros dioses u entidades paganas.
  • Seguir una dieta en la que se evita el consumo de carne, en especial la carne de cerdo e incluso los mariscos y algunos tipos de pescados.
  • Respetar las antiguas leyes de Etiopía.

Referencias