Raza e inteligencia

De Metapedia

Mapa de distribución del coeficiente intelectual en la población mundial, considerando las poblaciones nativas.
Mapa de distribución considerando las poblaciones dominantes.

Estadísticamente se ha probado que no todas las razas tienen la misma inteligencia y esto es independiente del método utilizado para medir el coeficiente intelectual. Todos los métodos llegan a la misma conclusión. Sin embargo esta declaración no es políticamente aceptable y se interpreta como "racismo". Por ejemplo el descubridor de la estructura del ADN y premio Nobel en genética James Watson sufre las consecuencias de la censura política en la ciencia:

Todas nuestras políticas sociales están basadas en el hecho de que su inteligencia es la misma que la nuestra, mientras todas las pruebas muestran que no es realmente así.
James Watson[1].
No hay ninguna razón para creer que las capacidades intelectuales de las poblaciones separadas geográficamente evolucionaron de forma idéntica. Nuestro deseo de reservar iguales capacidades de inteligencia, como una especie de "herencia universal de la humanidad", no es suficiente para hacer eso.
James Watson.

Contenido

Historia

Las diferencias de las raza en inteligencia fueron históricamente una visión común. Por ejemplo, los escritores musulmanes declararon poca inteligencia entre los negros.

La investigación científica temprana comenzó en el siglo diecinueve e incluyó métodos tales como las mediciones de cráneo y cerebro.

Francis Galton, medio primo de Charles Darwin y un importante psicólogo eugenista y diferencial, también fue un importante pionero temprano en investigación de inteligencia, así como en investigación de raza e inteligencia. Arthur Jensen ha declarado que "aunque las conclusiones que Galton sacó de sus estudios empíricos rara vez eran convincentes por falta de la tecnología necesaria y los métodos de inferencia estadística en su época, la investigación contemporánea generalmente confirma la mayoría de las ideas originales e intuitivas de Galton".

La primera prueba de cociente intelectual se creó en 1905. Hacia el final del siglo XX, se habían publicado cientos de estudios que miden los coeficientes de inteligencia de los grupos raciales o étnicos. La cantidad de estudios que analizan estos resultados es mucho mayor.

La investigación racial en general, incluida la investigación de raza e inteligencia, se convirtió cada vez más en un tema tabú después de la Segunda Guerra Mundial. Durante este tiempo, el Fondo Pioneer fue influyente para mantener viva la investigación y el debate.

En 1969, Arthur Jensen causó gran controversia pública con el artículo "¿Cuánto podemos aumentar el coeficiente de inteligencia y el rendimiento escolar?" en la que defendió que la genética sea una explicación importante para las diferencias medidas.

En 1987 se publicó una encuesta de la opinión de los expertos en IQ. Una pregunta se refería a lo que causó la brecha de IQ negro-blanco de Estados Unidos. La encuesta encontró un gran apoyo para una explicación parcialmente genética y parcialemtne ambiental. La encuesta fue luego utilizada en el libro The IQ Controversy, the Media and Public Policy (1988), que argumentaba que el público en general fue engañado por los medios con respecto a la opinión de los expertos.

Después de la publicación en 1994 de The Bell Curve, que abogó por la existencia de diferencias raciales en IQ, se siguió un debate público adicional y se afirmó que esta es una explicación importante de muchas diferencias sociales entre las razas, como el crimen, la educación, el desempleo, etc.

En respuesta al debate de Bell Curve y puntos de vista percibidos falsos y altamente engañosos en el debate público, la declaración "Mainstream Science on Intelligence" fue firmada por 52 profesores.

La American Psychological Association también respondió al debate creando un comité que en 1995 publicó el informe "Intelligence: Knowns and Unknowns" que reconocía la brecha entre los puntajes promedio de IQ de blancos y negros, la importancia del coeficiente intelectual, y declaraba que tanto genética y las explicaciones ambientales tenían un apoyo inadecuado. Llegó a la conclusión "En resumen, no hay una explicación adecuada de la diferencia entre los medios de cociente intelectual de los negros y blancos está disponible actualmente".

Jensen comentó que "al leer la declaración de la APA, [...] no sentí que estaba contradiciendo mi posición, sino que simplemente la esquivé. Parece más evasivo de mi posición que contradictorio. El comité sí reconoció el estado de los hechos. de lo que he denominado el Efecto Spearman, la realidad de g, la inadecuación del sesgo de la prueba y el estatus socioeconómico como explicaciones causales, y muchas otras conclusiones que no difieren en absoluto de mi propia posición. [...] Considerando que la La APA encargó un informe, me sorprendió que llegara tan lejos. Visto desde esa perspectiva, no estoy especialmente disgustado por ello ".

El debate también causó otras respuestas, como los libros de divulgación científica dirigidos al público en general. El judío Stephen Jay Gould publicó una segunda edición de The Mismeasure of Man (originalmente publicado en 1983) y el judío Jared Diamond publicó Guns, Germs and Steel en 1997. Ambos negaron las diferencias genéticas causadas por el IQ racial, ambos se convirtieron en best-sellers internacionales entre el público general, y ambos fueron traducidos a numerosos idiomas. Sus impactos en el debate académico entre los investigadores de CI fueron mucho menores. (En términos más generales, con respecto a las opiniones de los científicos judíos sobre las diferencias genéticas de raza, véanse Argumentos sobre la existencia de razas: opiniones de científicos).

La década de 2000 vio una ampliación del debate principalmente sobre las diferencias raciales de EE. UU. Para incluir de manera más sistemática las diferencias raciales en todo el mundo. Richard Lynn publicó varios libros que sistemáticamente revisaban las pruebas de CI anteriores a nivel mundial. Estimó el coeficiente de inteligencia promedio de las razas y el coeficiente de inteligencia promedio de los países, y abogó por muchos e importantes efectos prácticos debido a las diferencias de coeficiente de inteligencia. Muchos otros investigadores han publicado más estudios sobre estos temas.

Otra tendencia es el avance rápido y continuo en la investigación genética que puede resolver en un futuro cercano el debate sobre si las diferencias de coeficiente de inteligencia racial son parcialmente genéticas o no.

J. Philippe Rushton

El profesor J. Philippe Rushton de la Universidad de Ontario del Oeste, publicó en el año 2000 un estudio científico sobre las diferencias intelectuales entre tres razas genéricas, midiendo el promedio tanto de la capacidad craneana, como el número de neuronas corticales y el coeficiente intelectual (IQ)[2]. A continuación se muestran sus resultados:

Raza africana o negra Raza europea o blanca Raza asiática o amarilla
Capacidad craneal (cm³) 1267 1347 1364
Número de neuronas corticales

(en millones)

13185 13665 13767
Coeficiente Intelectual (IQ) 85 100 106

Aunque tanto la inteligencia como el comportamiento característico de los grupos raciales en gran parte están determinados genéticamente (otros factores de menor importancia son los sociales), se sabe que la inteligencia individual no es una condición inmutable y que puede incrementarse según el entrenamiento intelectual al que sea sometida y diversas habilidades intelectuales pueden ser ciertamente adquiridas.

Una cosa a tener en cuenta, es que el volumen cerebral, por sí solo, no siempre dice mucho acerca la inteligencia del individuo. Así pues, el animal con el cerebro más grande que existe, el cachalote, no es el más inteligente. Para hacerse una idea más adecuada sobre la inteligencia de un animal, debe hacerse el cálculo de un número llamado cociente de encefalización.

Richard Lynn

Por su parte el profesor inglés Richard Lynn[3], establece la siguiente relación de coeficiente intelectual por regiones:

Tabla de estudios científicos donde se demuestra estadísticamente la escala de promedio de inteligencia según la raza, con los asiáticos en el tope y los bosquimanos en el fondo.
Poblaciones nativas Promedio de IQ estimado
Asiáticos del Este105
Europeos100
Gente del Ártico91
Asiáticos del Sudeste87
Amerindios86
Islas del Pacífico85
Sur de Asia y Noráfrica84
África subsahariana67
Nativos australianos62
Bosquimanos (Sur de África)54

Otros

Los investigadores han informado de diferencias significativas en la puntuación media de Cociente intelectual en los test de varios grupos étnicos.

El Dr. Audrey Shuey, en su exhaustivo trabajo The Testing of Negro Intelligence, recopiló 384 estudios científicos independientes sobre la inteligencia y raza.[4] Todos ellos mostraban una marcada diferencia intelectual entre las distintas razas y concluían por ejemplo, que los puntajes promedio de CI negros son entre 15 y 20 puntos más bajos que el promedio de los blancos, en términos científicos, varían entre uno y uno y medio de desviaciones estándar [DE] por debajo de los blancos.

El estudio realizado por Charles Murray y Richard Herrnstein en su libro The Bell Curve donde analizan estadísticamente el promedio de coeficiente intelectual de distintas razas colocó al tope a los asiáticos del Noreste, seguidos por los blancos europeos, norafricanos, sur-asiáticos y nativos americanos, y en el fondo los africanos subsaharianos y aborígenes australianos. Asimismo, el estudio apunta que las desigualdades sociales entre los grupos raciales han sido resultado de las diferencias entre el coeficiente intelectual, en lugar de ser su causa.

Un estudio entre niños en Eslovenia demostró que los gitanos tienen un coeficiente intelectual considerablemente más bajo que el de los blancos oscilando entre 70 y 80 puntos (similar al de los afroamericanos) que por lo general es considerado por debajo de lo normal, es decir, subnormal. 21% de niños gitanos son retardados respecto al 2% de niños blancos.

Otros estudios establecen que el coeficiente intelectual promedio de los asiáticos orientales es 105, blancos europeos 100, pueblos árticos 90, asiáticos del sudeste 87, amerindios 86, isleños del Pacífico 85, asiáticos del sur y norafricanos (árabes) 84, africanos o negros 67, nativos australianos 62 y bosquimanos 54.

Corrección política

La interpretación y causas de estas diferencias han generado varias hipotesis, algunas de ellas han resultado altamente controvertidas debido al ambiente actual de corrección política. Algunos investigadores, como Arthur Jensen, Richard Herrnstein, y Richard Lynn han sostenido que estas diferencias están determinadas genéticamente.

Contra los estudios citados, se les critica argumentando generalmente que hay factores ambientales (calidad en la educación, salud, nutrición) que causan las diferencias en inteligencia, sin embargo, aunque se han mostrado varios factores ambientales que afectan las diferencias en inteligencia entre grupos (como por ejemplo los niveles de plomo en la sangre), no ha sido demostrado que puedan explicar toda la disparidad. En pruebas sobre individuos de la misma clase social, misma educación y en las mismas condiciones ambientales, los resultados continúan siendo los mismos.

Otro argumento afirma que los resultados están condicionados por los prejuicios de quienes hacen las pruebas, es decir, que los blancos puntúan mejor en los tests porque éstos fueron diseñados por blancos, para blancos, y no se adaptan bien a otras razas. Sin embargo, estos estudios generalmente demuestran que la raza más inteligente es la asiática y no la blanca europea.

Aceptar que existen diferencias de inteligencia entre razas no es "racismo", las diferentes razas tienen capacidades y talentos propios con los que superan a otras pero que son distintivos de su propio entorno y contexto natural, así por ejemplo, los negros suelen ser mejores en deportes de velocidad que los blancos y mucho mejores que los amarillos, los blancos, en cambio, destacan en gimnasia, levantamiento de pesas y natación, lo que se conoce como inteligencia deportiva, etc.

Referencias

  1. El genetista James Watson afirma que la inteligencia no es igual en todas las razas
  2. J. Philippe Rushton, Raza, Evolución y Comportamiento
  3. Richard Lynn, Race Differences in Intelligence: An Evolutionary Analysis 2006. Table 16.2
  4. Shuey, A. M. (1958/1966). The Testing Of Negro Intelligence. Lynchburg, Virginia: Bell Edition, New York: Social Science Press.

Artículos relacionados

Herramientas personales