Lebensborn

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Programa Lebensborn

Lebensborn ('fuente de vida'), fue el nombre de una organización nacionalsocialista durante el Tercer Reich que proporcionaba casas de maternidad y asistencia financiera a madres solteras y familias con muchos hijos. También administró orfanatos y programas de reubicación para los niños. Fundada en 1935 por la SS de Heinrich Himmler, su programa trabajaba con el objetivo de garantizar el nacimiento y la buena crianza (en adopción) de niños de la mejor estirpe aria sin importar su origen geográfico. La mayoría de los niños y madres del Lebensborn fueron elegidos de los países escandinavos y germánicos como Alemania, Austria y Holanda; los países eslavos como Rusia, Ucrania y Polonia; y los países bálticos. La mejor estirpe aria era considerada la nórdica, poseedora del físico ideal ario y de la sangre más pura.

Inicialmente creado en Alemania, Lebensborn se expandió a los países ocupados, en el oeste y norte de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. En consonancia con las biopolíticas eugenésicas y raciales del Tercer Reich, el programa Lebensborn no sólo se restringió a personas exclusivamente de raza aria, sino que a su vez, a las que se consideraran biológicamente aptas para tener descendencia. Estos requisitos eran los mismos para todo sujeto que aspirara a entrar a la SS.

Fundación

Para el nacionalsocialismo, es de suma importancia la buena crianza de los niños para preservar la existencia del pueblo y asegurar el futuro de una nación fuerte y sana

(Texto sacado de unos extractos informativos para los soldados de la Waffen SS, preparados por la Oficina Central de la SS)

Fundación de la organización Lebensborn e. V, 9/13/1936

Tan tempranamente como el 13/12/1934, escribí a todos los líderes de la SS y declaré que hemos luchado en vano si la victoria política no debiera ser seguida de una victoria en los nacimientos de buena sangre. La cuestión de la multiplicidad de niños no es un asunto privado de los individuos, sino su obligación hacia sus ancestros y su pueblo.

La SS ha dado el primer paso en esta dirección hace tiempo con el decreto de contrato y matrimonio de 12/1931. Sin embargo, la existencia del sano matrimonio es vana si no resulta en la creación de numerosos descendientes.

Yo espero que aquí, la SS y en especial el cuerpo de líderes SS, sirvan como ejemplo guía. La cantidad mínima de niños para un buen matrimonio sano es de cuatro. Si circunstancias desafortunadas niegan a un matrimonio sus propios niños, entonces cada líder SS debería adoptar niños valiosos racial y hereditariamente, educarlos en el espíritu del nacionalsocialismo, dejarles tener la educación correspondiente a sus capacidades.

La organización Lebensborn e.V. sirve a los líderes de la SS en la selección y adopción de niños cualificados. La organización Lebensborn e. V. está bajo mi dirección personal, es parte de la oficina central de la SS para la raza y asentamiento, y tiene las siguientes obligaciones:

  • 1. Apoyar a las familias con muchos hijos racial, biológica, y hereditariamente valiosas.
  • 2. Alojar y cuidar de mujeres embarazadas racial y biológica y hereditariamente valiosas, que, tras cuidadoso examen de sus familias y las de su progenitor por la oficina para la raza y asentamiento de la SS, puede esperarse que produzcan igualmente niños valiosos.
  • 3. Cuidar de los niños.
  • 4. Cuidar de las madres de los niños.

Este es el honorable deber de todos los líderes de la oficina central para convertirse en miembros de la organización Lebensborn a. V. La solicitud de admisión ha de ser rellenada antes del 23/9/1936

Las contribuciones económicas de los líderes de la oficina central, a partir de Hauptsturmführer están determinados en las tablas adjuntas.

Me mantendré informado personalmente del éxito de mi apelación.

Permítanme recordar a cada líder de la SS una vez más que solo sacrificios de naturaleza personal y material nos han traído éxito en los tiempos de lucha, y que la futura construcción de Alemania, al menos cientos y miles de años, no será posible a no ser que todos y cada uno de nosotros esté listo para seguir haciendo su parte en el cumplimiento de su obvio deber.

Reichsführer SS
Firmado Heinrich Himmler

Historia

Casa de maternidad

Rápidamente se establecieron maternidades en Hohehorst, Klosterheide, Polzin, Steinhoring y Wienerwald, en las que Himmler depositaba un gran interés personal.

En los hogares de la Lebensborn se aceptaba a niños extranjeros adecuados, por lo general huérfanos de guerra e incluso niños muy pequeños que habían sido separados de sus familias polacas, checas o rusas por oficiales del VOMI, porque sabían que eran de ascendencia nórdica, para ser adoptados por parejas de las SS que no tenían hijos. En total las SS germanizaron de ese modo a mas de 80.000 niños no alemanes.

Lumsden hace referencia a que en 1931 Himmler anuncia que las parejas SS tenían el deber de engendrar al menos 4 hijos o en su defecto adoptarlos. Conforme la guerra va avanzando Himmler va dando cada vez más importancia al hecho de cuantos hijos tenía cada pareja y se rechazan promociones de miembros de las SS, si los informes sobre esta cuestión no eran satisfactorios. También hace referencia a un caso curioso, cuando en 1943 amenazan con expulsar de las SS, al SS-Hauptsturmfuhrer Franz Schwarz, si no se casaba en el plazo de un año.

Todos los miembros de las SS habían pasado por el proceso de los seleccionadores de la raza, mediante criterios estrictos, en los que se contemplaban todas y cada una de las medidas antropomórficas, además de otros aspectos: ojos claros, pelo rubio, estatura mínima de 1,80 metros, y un árbol genealógico que se remontase al menos hasta 1.750. Heinrich Himmler presumía de sus superhombres ante el Führer, pues los niños nórdicos del Lebensborn eran el máximo exponente de la raza aria.

Himmler y Martin Bormann habían hecho los cálculos: una vez ganada la guerra, los arios del Lebensborn serían los grandes señores del Reich y constituirían una guardia pretoriana de 400.000 hombres y mujeres. Para ello, y amparado en las Leyes de Nüremberg, la conciencia racial de Hitler, personificada en el propio Himmler, convirtió a las SS en un batallón de sementales que sólo podrían casarse con selectas mujeres arias nórdicas: rubias, de ojos azules y una estatura mínima de 1,70 metros. Además, cada familia de las SS debía tener un mínimo de cuatro hijos.

Joseph Goebbels apoyaba la iniciativa con una campaña publicitaria sin precedentes, en la que se pedía a las mujeres alemanas que tuvieran hijos para Hitler. Para cumplir estos objetivos y con la promesa de importantes privilegios y beneficios económicos a las mujeres que aceptaran este papel reproductor, se establecieron en Alemania clínicas especiales para que éstas pudieran dar a luz y cuidar de sus hijos. Todo ello se llevó a cabo con el máximo secreto, en castillos apartados y con una fuerte vigilancia.

Lebensborn en territorios no alemanes

El inicio de la guerra ofreció la posibilidad de exportar el proyecto a los países ocupados, principalmente en Noruega y países de Europa oriental donde se había encontrado un alto porcentage de sangre nórdica en la población. Para ello, se envió a los seleccionadores de la raza para instalar sus criaderos arios. En todos ellos se seguía un riguroso registro de nacimientos, aunque en los mismos no figuraba el nombre del padre y se cambiaban los nombres y apellidos de los niños que, transcurridos tres meses, eran dados en adopción a matrimonios de las SS que habían hecho méritos para obtener aquel privilegio. En Noruega se construyeron nueve "Lebensborn". De hecho, este país fue declarado "puro para la raza aria". Se construyeron maternidades en un antiguo hospital de Luxemburgo y en un castillo de Lamorlayc, en Francia. En Holanda, sin embargo, se instaló una guardería, al igual que en Bélgica, en el castillo de Wegimond. Todos los países ocupados rindieron su tributo al sueño de una raza purificada y superior.

Artículo de opinión

Una niña Lebensborn. La historia de Frida, cantante de Abba

por Area Identitaria

Anni-Frid del grupo sueco Abba fue una niña Lebensborn

Las caras de los cuatro componentes del grupo sueco ABBA se convirtieron en un icono de la música pop en los años 70. Su canciones ocuparon constantemente los primeros puesto de la listas de éxitos, más de treinta años después sus versiones siguen conquistando éxitos como lo demuestra el musical y la película “Mamma Mia”.

El grupo estaba formado por dos matrimonios que terminarían divorciándose: el de Björn Ulvaelus con Angheta Fältskog (la “rubia”) y el de Benny Anderson (“el de barba”) con Anni-Frid Lyngstad más conocida por Frida (“la morena” o la “pelirroja”). Los tres primeros eran suecos, Frida no, era de nacionalidad noruega, como su madre, su padre fue un sargento alemán de nombre Alfred Haase. Frida era una de las niñas que nació dentro del proyecto Lebensborn de las SS.

La Sociedad Lebensborn se creó el 12 de diciembre de 1935 por Heinrich Himmler, el jefe de las SS, para promover una política de eugenesia primero en Alemania y luego en toda Europa. La Sociedad daba todo tipo de facilidades e incentivos para que las parejas alemanas para que pudieran tener el mayor número de hijos posible. La Sociedad tuvo también la función de ejercer como institución benéfica para las mujeres de los oficiales y soldados de las SS, luego esta función se amplió también a mujeres embarazadas o que ya habían dado a luz pero que necesitaban ayuda, siempre que cumplieran los necesarios requisitos raciales.

El primer Lebensborn fuera de Alemania fue creado precisamente en Noruega, donde llegó a haber 15, siendo su principal objetivo ayudar a los niños de los soldados alemanes y las mujeres noruegas.

La "liberación"

Tras la “liberación” se inicia la persecución de niños. El “gobierno” noruego en el exilio, supuesto representante de una autoproclamada Noruega “libre”, lanzó todo tipo de ataques contra estos niños con edades comprendidas entre los pocos meses y los tres años, dando una muestra de villanía difícil de igualar y advirtiendo a sus madres de que cuando los alemanes se marchasen a sus pequeños les esperaba un futuro sombrío.

La llamada liberación y consiguiente instauración de un régimen demo-liberal fue el inicio de un infierno para los más de 10.000 niños nacidos en el proyecto Lebensborn. Con la liberación pasaron a ser llamados los “mocosos nazis” y sus madres “putas de los alemanes”.

Después de la victoria aliada, unas 14.000 mujeres noruegas fueron llevadas a campos de concentración donde eran sistemáticamente torturadas y violadas., durante el año y medio de condena a trabajo forzados al que fueron condenadas.

Muchos de sus hijos fueron requisados y terminaron abandonados en orfanatos, donde sufrían violaciones y abusos sexuales consentidos y permitidos por las “autoridades”. Otros fueron calificados de “retrasados” y encerrados para siempre en clínicas mentales. Según lo prueban documentos oficiales muchos de ellos fueron usados por el Ejército noruego y por la CIA para experimentar en ellos los efectos del LSD, de la mescalina y de otras sustancias. Se les consideraba “genéticamente peligrosos” y “capaces de reorganizar el fascismo en Noruega”.

El Gobierno noruego pensó en deportar a los niños a Alemania o a Australia, pero los Gobiernos de Bonn y Canberra se negaron a aceptarlos.

A los niños internados en orfanatos, no se les permitió ser adoptados por ninguna familia noruega, con lo que sólo pudieron salir al alcanzar la mayoría de edad. Muy pocos pudieron lograr un trabajo y formar una familia.

La abuela de Annie-Frid huye a tiempo

“Mi madre murió cuando yo tenía dos años. Mi abuela decidió trasladarse a Suecia, quería liberarme del odio que había hacia los alemanes. Durante varios años vivimos como nómadas. Mi abuela era sembradora y, para conseguir trabajo, teníamos que ir de un lugar a otro. Al final nos instalamos en una casa de Torshälla. Aunque algunos años fueron muy difíciles, recuerdo mi infancia como una época feliz”, relata la vocalista de ABBA.

Su padre, Alfred Hasse, abandonó Noruega con la rendición alemana, sin saber que su novia noruega, Synni, estaba embarazada de una niña. Fue otro de los componentes de ABBA, Benny Andersson, el que hizo las gestiones posibles para encontrar al padre y organizar un encuentro con su hija Frida. Todo se desencadenó con la publicación de un artículo sobre la infancia de Frida en la revista alemana “Bravo”, que luego fue adaptado a la televisión. “Por poco me caigo de la silla delante del televisor cuando descubrí que Anni-Frid era mi hija. No sólo significaba que tenía otra hija, una chica famosa, sino que también tenía que reconocerle a mi esposa mi relación con la madre de Anni-Frid cuando estuve de soldado en Noruega. Ella me comprendió. Mi relación con Synni, la madre de mi hija Frida, no fue una simple aventura, estábamos muy enamorados”. Hasse había contraído matrimonio antes de la guerra y su mujer alemana tuvo su primer hijo en 1943. La cantante noruega salió de la reunión afirmando sentirse feliz de haber conocido a su padre al que por supuesto reconocía y quería, aunque “no puedo amarlo igual que si hubiera estado a mi lado mientras crecía”.

Annie-Frid encabeza la defensa de los niños Lebensborn

El divorcio de las dos parejas terminó también con la carrera musical el grupo ABBA. Doce años después de la disolución del grupo, Frida lanzó un disco en solitario, pero sin demasiado éxito, para entonces ya era muy conocida su infancia y las compañías de discos y medios de comunicación le dieron la espalda.

En los años 80 se trasladó a Suiza donde se casó con el príncipe italiano Ruzzo Reuss en 1992, la hija de ambos Lise-Lotte murió de accidente de tráfico en 1998 y su marido de cáncer en 1999, a la temprana edad de 49 años. En virtud de ese matrimonio, Annie-Frid, la niña Lebensborn cuya abuela tuvo que sacar del país para evitar ser violada y torturada “oficiosamente” en un orfanato, se convirtió en Su Alteza Serenísima la Princesa Anni-Frid Reuss von Paulen con derecho a ser recibida en la Corte sueca. Desde mediados de los 90 lleva una vida reservada, y discreta que sólo rompe para participar en iniciativas relacionadas con la defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente.

En 1999 los niños germano-noruegos supervivientes –ya con sesenta años de edad– fundaron una asociación en defensa de sus derechos. Reivindicado su pasado sin ningún complejo, la asociación incluyó en su nombre el del proyecto ideado por las SS y se llamó Krigsbarnforbundet Lebensborn.

Frida, la niña Lebensborn más conocida, se comprometió firmemente con la asociación y no dudó en asumir el mayor compromiso personal, encabezarla personalmente y convertirse en su cara visible.

La Asociación presentó una reclamación de compensaciones por abusos y discriminación ante el gobierno noruego, que fue desestimada. En 2007, 154 de estos niños llevaron su caso al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que también lo descartó por “haber sido presentado demasiado tiempo después del fin de la Segunda Guerra Mundial.

Enlaces externos

Artículos relacionados