Alfredo Olmedo

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Alfredo Olmedo

Alfredo Horacio Olmedo Fernández (5 de diciembre de 1965, Rosario de la Frontera, Argentina) es un empresario y político argentino, líder del partido Ahora Patria.

Es popular en su país debido a sus discursos parrésicos y a sus propuestas antipolíticas, las cuales desentonan con el coro partidocrático que dirige a la nación.

Biografía

Hijo de Alfredo Olmedo y Marta Fernández, Olmedo asistió al Liceo Militar General Paz de la ciudad de Córdoba.

Tras egresar como subteniente de reserva de artillería comenzó su carrera como empresario, trabajando en los emprendimientos agropecuarios de su padre -un hombre que empezó como obrero rural y terminó convertido en uno de los mayores productores rurales de la Argentina.

En paralelo, Olmedo se dedicó a la práctica de deportes de motor, principalmente al motociclismo y a la motonáutica, aunque también tuvo un paso por el automovilismo, llegando a competir en el tradicional Campeonato Argentino de Turismo Nacional.

Carrera política

Olmedo se convirtió en senador provincial de Salta en el año 2007, representando al Movimiento Regional del Pueblo en el departamento de Anta. Al ingresar al parlamento local, rápidamente se alineó al justicialismo, sin embargo en 2009 lanzó su candidatura a diputado nacional apoyado por los partidos Vecinos Unidos y Recrear para el Crecimiento. Tras obtener el triunfo habiendo cosechado 83000 votos, Olmedo creó su propio partido: Salta Somos Todos.

En 2011 armó la coalición Frente Olmedo Gobernador pero -acompañado por el médico ucerista Bernardo Biella como compañero de fórmula- fue derrotado en las elecciones por el peronista Juan Manuel Urtubey.

Dos años después intentó convertirse en senador nacional por la provincia de Salta, sin embargo falló en su objetivo y perdió su estatuto de parlamentario argentino.

En 2015 regresó a la vida política, siendo candidato a vicegobernador del senador nacional Juan Carlos Romero, perdiendo nuevamente una elección por un cargo ejecutivo ante Urtubey. Sin embargo meses después se candidateó a diputado nacional obteniendo 185000 votos y reingresando así a la Cámara de Diputados de la Nación.

A mediados de 2018 lanzó su campaña presidencial y para ello creó al partido nacional Ahora Patria. Unos meses después fue chocado en una autopista por un conductor de nacionalidad boliviana que murió en el acto (pese a que Olmedo denunció que se traba de un atentado, nunca se procedió con la investigación para aclarar el hecho y el caso quedó caratulado como un simple siniestro vial). En marzo de 2019 anunció que abandonaba sus aspiraciones presidenciales para intentar buscar por tercera vez el acceso a la gobernación de Salta. En consecuencia rearmó el Frente Olmedo Gobernador y, acompañado esta vez por el también ucerista Miguel Nanni, compitió en las elecciones de noviembre, quedando esta vez en tercer lugar detrás de los peronistas Gustavo Sáenz y Sergio Leavy. Al finalizar el año abandonó nuevamente su escaño en el parlamento.

Ideología

Olmedo es un cristiano que promueve políticamente los valores sociales y culturales de la religión que profesa. Aunque fue católico durante toda su vida, con la llegada de Jorge Bergoglio al papado se bautizó como cristiano evangélico y retomó sus estudios bíblicos. Alejandro Biondini lo ha definido como "patriota".[1]

Defensor acérrimo de la cultura de la vida y simpatizante del liberalismo, Olmedo se posicionó como un enemigo del marxismo cultural, llegando a denunciar al kirchnerismo por haber promovido descaradamente a esa ideología.[2]

Dadas sus actividades económicas, el salteño es un agrarista.

Actuación como Diputado Nacional

Cruzada contra el elegebetismo

En el año 2010 Olmedo fue uno de los mayores opositores a la legalización del matrimonio homosexual en la Argentina, medida que fue finalmente adoptada por el voto positivo de sus colegas (en aquel entonces el diputado salteño propuso la convocatoria a un referéndum para que fuesen los ciudadanos argentinos y no un puñado de sus representantes los que decidiesen avalar o rechazar la propuesta homosexualista).

Posteriormente se opuso también a la sanción de la Ley de Identidad de Género, una disposición claramente inspirada por la ideología de género que permite a cualquier persona en Argentina cambiar legalmente su condición de hombre a mujer o de mujer a hombre sin precisar de una reasignación quirúrgica de sexo.

En consonancia con su postura antielegebetista, en el 2012 Olmedo votó en contra del proyecto de ley que autoriza a los homosexuales a donar sangre. El único otro diputado que acompañó a Olmedo en esa ocasión fue el cordobés Daniel Giacomino, químico farmecéutico de profesión que trabajó durante años en un laboratorio dedicado al análisis de sangre. Ese mismo año también propuso que se creasen baños especiales para que en los lugares públicos o semipúblicos los travestidos no compartiesen el espacio ni con hombres ni con mujeres.

Para desenmascarar la hipocresía de los elegebetistas y despegar al homosexualismo del marxismo cultural, Olmedo propuso a fines de 2011 sancionar una ley que fijase un cupo de homosexuales en las listas partidarias a cargos electivos, iniciativa que fue rechazada por los propios elegebetistas sin dar argumentos razonables para ello.[3]

Corrección del feminismo

Olmedo es un fuerte impulsor de la castración quirúrgica y del aislamiento penal de los violadores (todo violador, según el salteño, debe ser castrado, encerrado a perpetuidad en una prisión especial, y obligado a trabajar para obtener un ingreso que mantenga su estadía allí y resarza también económicamente a sus víctimas). Sin embargo el movimiento feminista argentino no considera viable su propuesta para solucionar el problema de las violaciones apelando únicamente a la lógica punitiva, y por ello han rechazado el proyecto exigiendo en su lugar que el gobierno nacional les permita tener mayor intervención en el sistema educativo del país.

En 2016 Olmedo se declaró contrario a la idea de ampliar o mantener el cupo electoral femenino, arguyendo que el mismo sólo subestima a las mujeres y que los políticos deben ser escogidos por sus propuestas y capacidades, pero no por su sexo.[4]

Con la valentía que lo caracteriza, en 2018 rechazó en solitario a la llamada "Ley Micaela", una normativa que legitima a la colonización hembrista del Estado argentino. Olmedo incluso intentó frenar la imposición del adoctrinamiento compulsivo apelando a la vía judicial, pero su planteó fue descartado.[5]

Recuperación del orden social por vía de la educación y el trabajo

Olmedo es promotor de la reinstauración del servicio militar obligatorio, suspendido en la Argentina desde 1994, alegando que el mismo constituye un complemento educativo, especialmente para aquellos jóvenes que, cumplidos los 18 años, no se dedican a trabajar ni a estudiar. También se opone a la presencia de programas de educación de género en las escuelas públicas y de todo lo que esté relacionado a la educación sexual integral, ya que ello es responsabilidad de las familias.

En materia de trabajo, Olmedo adquirió notoriedad en su país por ser uno de los pocos políticos argentinos que rechazan el asistencialismo auspiciado por el Estado. Su campaña a favor de la recuperación de la cultura del trabajo lo ha llevado a sugerir que las escuelas deben implementar programas para que los jóvenes menores de 18 años puedan experimentar la vida laboral antes de entrar a la adultez.

Como deportista retirado, Olmedo promueve permanentemente el atletismo como parte esencial del desarrollo de una persona.

Combate contra el narcotráfico

Olmedo está a favor de la guerra contra las drogas. Al ser un diputado salteño, ha propuesto amurallar los límites con Bolivia y megamilitarizar la frontera, y ha votado a favor de la ley que autoriza el derribo inmediato de aviones que ingresen al territorio argentino sospechados de cargar droga.

Como complemento a sus iniciativas bélicas, Olmedo es impulsor de la ampliación y mejora de las campañas de educación contra el consumo de estupefacientes, como también de la generación de estrategias efectivas para la contención y recuperación de adictos. Además ha sugerido que en las escuelas se realicen exámenes tempranos para detectar a jóvenes consumidores de drogas legales e ilegales.

Propuesta de reconciliación nacional

En 2017 Olmedo fue el único diputado nacional que votó en contra de un proyecto que proponía violar los derechos humanos de los veteranos de la guerra contra la subversión en Argentina.[6] Ello lo hizo sosteniendo que era injusto ensañarse contra un sector protagonista de los episodios bélicos, y al mismo tiempo permitir que los terroristas que provocaron la guerra no sufran ningún tipo de condena.

Olmedo también participó de la comisión restituidora del monumento a los héroes del Combate de Manchalá[7] y en 2012, cuando la Gendarmería Nacional hizo un paro para reclamar mejoras salariales, el salteño fue uno de los pocos diputados nacionales que no imitó a sus colegas en eso de hacer ridículas exhortaciones a "proteger la democracia", tratando en su lugar de oír el legítimo reclamo y tramitar una adecuada solución.

Referencias

Enlaces externos