Eduardo García Serrano

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Eduardo García Serrano

Eduardo García Serrano (Madrid, 7 de marzo de 1956) es un periodista falangista español, perteneciente a una familia de origen navarro. Es hijo del también periodista y escritor Rafael García Serrano. Fue director del periódico de tirada nacional La Gaceta,[1] propiedad del Grupo Intereconomía.

Escribe en La Gaceta y ha colaborado y colabora en los programas de Intereconomía Televisión El gato al agua, Noticias Intereconomía, El Telediario de José Javier Esparza y Buenos días, España, entre otros.

Biografía

Ejerció como redactor jefe en los diarios El Alcázar y La Voz del Progreso antes de incorporarse a Radio Intercontinental, donde ha desarrollado la mayor parte de su actividad profesional.[2] En la edición de Madrid del canal es el actual director de informativos, y desde finales de los años 1980 hasta septiembre de 2012 presentó y dirigió el dominical matutino Sencillamente Radio. También presentó y dirigió el magazín diario Buenos días, España, de 6:00 a 8:00 horas.[2]

García Serrano compagina su actividad radiofónica con su participación en diferentes programas del Grupo Intereconomía, especialmente en El gato al agua.[2]

Del 26 de septiembre al 10 de octubre de 2012 fue el director del periódico La Gaceta, perteneciente también al Grupo Intereconomía.

Polémicas aireadas por la izquierda mediática

García Serrano ha protagonizado varios episodios polémicos a lo largo de sus intervenciones en los medios. En junio de 2006, calificó como "maricona vieja" al escritor Antonio Gala, en respuesta a un artículo de éste sobre las víctimas del terrorismo. En una línea similar, también en 2006, definió como "maricón" al político socialista Pedro Zerolo, al recriminarle su actitud en política internacional, lo que le valió la calificación de homófobo por parte de algunos medios de prensa.[3]

En junio de 2010, protagonizó una de sus apariciones más sonadas cuando, durante el programa de Intereconomía TV El gato al agua, llamó "guarra", "puerca" y "zorra" a la entonces consejera de Sanidad de la Generalidad de Cataluña, Marina Geli, al analizar la campaña de educación sexual a cabo la Consejería que dirigía ésta, en la que animaba a niños a practicar sexo oral, masturbación y a tomar drogas.[4] Días más tarde, García Serrano pidió públicamente disculpas a la consejera de sanidad, retractándose de los insultos proferidos.[5] Por estos hechos fue condenado junto a la cadena por el juzgado penal número 20 de Madrid al pago de 21.000 euros, por un delito de injurias graves con publicidad.[6]

Entre los objetivos de sus comentarios también se encuentra el rey Juan Carlos I de España, a quien criticó también en 2010 por la intención manifestada por la Casa Real de promover un pacto de Estado contra la crisis económica.[7] Asimismo, él se ha definido como una persona con ideología falangista.[8]

Curiosidades

  • El 5 de junio de 2018, Eduardo García Serrano bromeo sobre el símbolo de su corbata y lo relacionó con la Totenkopf prusiana.[9]

Artículo de opinión

La tumba de Franco, por Eduardo García Serrano, en El correo de Madrid, 29 de junio de 2018 (on line) [11]

Francisco Franco sacó el Padrenuestro de las catacumbas y el Avemaría de las mazmorras de las checas en las que el Frente Popular torturaba hasta la locura a los españoles que trenzaban una plegaria prohibida, una oración proscrita para aliviar el dolor y dignificar el trance de la muerte a mayor gloria de la dictadura del proletariado.

La Iglesia ardía y sus pastores, capturados como alimañas, eran conducidos a los cadalsos del martirio. Nerón se hizo comunista y Diocleciano socialista para perseguir a los católicos en aquella España atroz en la que, según Manuel Azaña (al que le faltó una H en su apellido), un templo, un Cáliz o un Crucifijo no valían la vida de un republicano. La persecución y exterminio de los católicos, con y sin sotana, con hábito o sin él, obtuvo licencia y patente de corso. Se les dio caza, se fomentó su delación. Eran apresados en la intimidad de sus alcobas, en las fábricas, en las eucaristías clandestinas, en los áticos y en los sótanos de la última pedanía de aquella España republicana, hasta que Francisco Franco cruzó el Rubicón por el Estrecho de Gibraltar el 18 de julio de 1936.

De no haber sido por él y por sus soldados, de la Iglesia Católica en España no hubiera quedado ni una oblea. Francisco Franco fue, a la vez, el buen samaritano y el templario que, con su espada y con sus leyes, rescató a la Iglesia española de las manos de sus verdugos y le regaló la libertad al Padrenuestro y al Ángelus.

Cuarenta y tres años después de su muerte, la Iglesia española, convertida hoy en su Conferencia Episcopal en un sanedrín de fariseos, se apresta a lavarse las manos en la bacinilla de Poncio Pilatos para dar satisfacción, por omisión, a la venganza largamente aplazada de sus verdugos que exigen sacar a Franco de su sepulcro del Valle de los Caídos porque, incapaces de derrotarle en vida creen, como todos los cobardes, que humillando sus restos y condenando su osamenta al exilio reescribirán la propaganda, que no la Historia de su infamia.

La Conferencia Episcopal Española, tan sutil en la política, tan untuosa en la diplomacia, tan hábil en el diálogo cuando le conviene y para lo que le conviene, es incapaz de pronunciar las palabras de gratitud que Francisco Franco merece, para impedir que su tumba sea desahuciada. No cabe esperar ni piedad ni valor de quienes ya consintieron borrar de los muros de sus templos los nombres y la memoria de los que cayeron defendiendo a Dios y a la Patria.

Los españoles tenemos un “evangelio” laico que es nuestra auténtica constitución: el Refranero. En él se nos enseña, antes incluso de destetarnos, que quien no es agradecido no es biennacido. Y el que, por desagradecido, es un malnacido habitualmente es un hijoputa, con y sin sotana, con hábito o sin él.

Obras

Ensayos y recopilaciones de artículos

  • Con otro punto de vista, Editorial Actas, Madrid 2010 ISBN 978-84-9739-110-8 Obra presentada en la Universidad CEU San Pablo el 22 de diciembre de 2010 a cargo de Mario Conde y Gustavo Pérez Puig.[12]

Premios

  • Micrófono de Oro 2010, por Buenos días, España.
  • Antena de Oro (2), por Sencillamente Radio y Punto de Vista.
  • Tres Primeros Premios Periodísticos del Círculo Ahumada de la Guardia Civil.[13]

Referencias

  1. Eduardo García Serrano sustituye a Carlos Dávila al frente de La Gaceta
  2. 2,0 2,1 2,2 Intereconomía «Eduardo García Serrano» Consultado el 20 de junio de 2010
  3. Público «Eduardo García Serrano, de arrepentido a orgulloso homófobo» Consultado el 20 de junio de 2010
  4. Público «Un tertuliano de Intereconomía llama "zorra" a la consellera de Sanidad catalana» Consultado el 19 de junio de 2010
  5. Público «"Necesito que me perdone para volver a sentirme limpio"» Consultado el 19 de junio de 2010
  6. Público «"Condenan a Intereconomía y a García Serrano por llamar "guarra" y "puerca" a la exconsellera Geli"» Consultado el 8 de enero de 2014
  7. El Siglo de Europa «El Rey irrita a la derecha» Consultado el 20 de junio de 2010
  8. Entrevista en Intereconomía.
  9. Intereconomíatube «El Gato al Agua | 05-06-2018». Youtube. (Consultado el 14 de junio de 2018)
  10. Intereconomíatube «El Gato al Agua | 19-06-2018». Youtube. (Consultado el 14 de junio de 2018)
  11. "La tumba de Franco" elcorreodemadrid.com (Consultado el 6 de julio de 2018).
  12. Cesar Sinde, El Plural contra García-Serrano, para variar El Periodista Digital.
  13. Actas Editorial. «Eduardo García Serrano». Consultado el 14 de octubre de 2011.