Religión universal

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Boda cristiana ortodoxa entre un europeo étnico y una mujer afrodescendiente.

Una religión universal es un credo religioso que está abierto a todos los seres humanos indiferentemente de su origen étnico, cultural, racial o nacional, por lo que consecuentemente son religiones multirraciales y multiculturales, a diferencia de una religión étnica que está circunscrita exclusivamente a un grupo étnico específico.

Las religiones universales generalmente son proselitistas, es decir, que buscan la conversión de la gente a la doctrina religiosa, a veces por medios violentos, y aspiran a que la gente de todo el mundo se convierta.

Ejemplos principales de religiones universales son el cristianismo, el islam y el budismo, que son religiones mayoritarias en muchos países diferentes y practicadas por muy diferentes pueblos, naciones y grupos étnicos. También lo es el jainismo y el judaísmo, si bien éste último no busca el proselitismo directo, sí busca obtener una gran influencia ideológica sobre el mundo basada en sus particulares concepciones religiosas, como lo pueden ser el mesianismo o el supremacismo judío, y muchas personas de distinto origen étnico y racial son admitidos bajo estrictas reglas de conversión, o al menos se introducen en doctrinas judaicas como la cábala o el noajismo.

La palabra "católico" es un adjetivo usado por las dos mayores iglesias cristianas del mundo para definirse: la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa, y proviene del griego καθολικός, katholikós y significa "universal".

En la carta encíclica Mit brennender Sorge el papa Pío XI escribe reivindicando el universalismo religioso en contra de las religiones étnicas, refiriéndose al intento del Tercer Reich por levantar una espiritualidad auténticamente germánica:

Solamente espíritus superficiales pueden caer en el error de hablar de un Dios nacional, de una religión nacional, y emprender la loca tarea de aprisionar en los límites de un pueblo solo, en la estrechez étnica de una sola raza, a Dios, creador del mundo, rey y legislador de los pueblos, ante cuya grandeza las naciones son como gotas de agua en el caldero.

Historia

En la antigüedad, casi todas las religiones eran étnicas y generalmente cada pueblo tenía sus propias creencias y dioses, o un pacto con un dios nacional específico (henoteísmo) como el pueblo hebreo. Casos excepcionales fueron los romanos que adoptaron la religión de los griegos, aunque latinizada.

Pensadores como Carl G. Jung o Alain de Benoist, concuerdan en considerar a las religiones como originalmente expresiones culturales de la espiritualidad de los pueblos:

Un error corriente consiste en creer que se puede aislar un sistema de creencias de los datos antropo-sociales. Separada de su matriz cultural, la «religión» se convierte en un conjunto abstracto de símbolos y mitos, de enseñanzas y ritos, que casi no tiene relación con lo que significa para aquellos que la viven en su existencia concreta. Tal es el principio mismo de la conversión. La idea subyacente es que se puede adherir (o hacer adherir) a cualquier creencia sin tener que habituarla a la particularidad propia. La «religión» es en realidad indisociable de un modo de vida general, de una manera de ver el mundo inherente a cada una de las culturas. La diversidad de las «religiones» remite a la diversidad de los pueblos.
Alain de Benoist.

En contraposición, el concepto de 'religiones universales' es relativamente nuevo, una de las primeras fue el cristianismo que, en sus orígenes, muchos cristianos pensaban que era una religión propia del pueblo judío y que era requisito ser judío y seguir las normas religiosas judías, para ser cristiano. Fue principalmente San Pablo el que comenzó a predicar que los gentiles también podían convertirse al cristianismo sin necesidad de seguir las costumbres judías (por ejemplo, no comer cerdo, circuncidarse, etc.). El cristianismo comenzó a popularizarse e infiltrase cada vez más entre los romanos, especial y primeramente en sus clases bajas, hasta convertirse en la religión oficial del Imperio romano, y luego fue predicado a través de toda Europa (y también por misioneros y predicadores exportados por el colonialismo europeo en épocas posteriores.

Universalismo. La opinión de que la religión no tiene conexión necesaria con un pueblo específico es algo -relativamente- muy nuevo en el mundo. Ejemplos destacados son el cristianismo, el islam y el budismo. Tomar una religión nativa e intentar hacerla encajar dentro de un paradigma universalista, esencialmente monoteísta, es una idea moderna y equivocada.

Una situación similar se da con el budismo, tras la conversión del emperador indio Asoka del Imperio Maurya, quien envió misioneros budistas a Roma, Egipto, Afganistán, China, Sri Lanka y el Sudeste Asiático. el budismo llegaría a convertirse en la religión predominantes desde Afganistán hasta Japón, aun cuando luego el islam le quitaría terreno especialmente en el Indostán.

El islam, surgido en Arabia mediante las predicaciones de Mahoma, en poco tiempo se convertiría en un potente Imperio islámico que se extendió por todo Medio Oriente, el Norte de África y gran parte de Asia, y luego se extendería desde la Península Ibérica hasta Indonesia.

En general, las religiones universales tienden a ser predicadoras y misioneras, aunque este proselitismo puede variar desde un nivel discreto hasta uno activo. Casi todas las religiones surgidas recientemente son universales y abiertas a personas de todas las razas, naciones, etnias y países del mundo (ejemplo, el bahaísmo, la Wicca, la New Age, etc.), y en algunos casos incluso son activamente proselitistas (testigos de Jehová, mormones, hare krishnas, etc).

Véase también

Referencias