Cábala

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
La cábala, kabalah o Qabalah (en hebreo, קַבָּלָה "recibir") es la corriente esotérica del judaísmo.

Tradición hebrea

Cábala

La Tradición Hebrea forma parte del esoterismo u ocultismo occidental, y esta sabiduría es llamada Kabalah. Este conocimiento nos ha llegado en forma escrita muy fragmentada, pues su transmisión era en forma oral.

La Tradición Hebrea tuvo según los judíos un continuismo casi sin variación:

  • Adán: Primer Hombre. Origen de la humanidad.
  • Noé: Sobreviviente del Diluvio Universal, tuvo tres hijos: Sem, Cam y Jafet. Fue Sem el origen de la raza Semita, la que a su vez originó a los hebreos.
  • Abraham: Fue el primer hebreo (1920 a.C.). La palabra Abraham significa Padre de los Hebreos, Padre o directivo de la humanidad. Aquí se hace la primera mención del Pueblo Elegido.
  • Isaac: Hijo de Abraham. Aquí se hace la segunda mención del Pueblo Elegido. Tuvo dos hijos: Esaú y Jacob.
  • Jacob: Fue llamado Israel o Hijo de Dios. La palabra Israel significa el que lucha con Dios (también significa 'Yashar-El'[ישר-אל], o 'Directo con Dios' -según los judíos-). Aquí se hace la tercera mención del Pueblo Elegido. Tuvo doce hijos, los cuales conformaron las Doce Tribus de Israel, siendo que José y Leví, dos de los diez, no cuentan (12-2=10+2=12); son remplazados por los dos hijos del primero, Efraim y Manases. De los hijos de Israel destacaron tres: José, que se asentó en Egipto; Judá, que es considerado padre del Judaísmo; Leví, que conformó la casta sacerdotal de los Levitas.
  • Moisés: Su nombre significa Salvado de las Aguas (1250 a.C.). Fue el fundador de la Nación hebrea y reformista de la Ley Patriarcal. Aquí se hace la cuarta mención del Pueblo Elegido. Destacó en dos hechos importantes: Primero, introduce la "Ley de Dios", las Tablas de la Ley, como "Pueblo Elegido"; Segundo, introduce la Ley de los Hombres, como Nación Hebrea.

Aportaciones a la tradición hebrea

Las aportaciones más antiguas que conformaron la Tradición Hebrea fueron dos: La babilónica y la egipcia.

Aportación Babilónica

  • Abraham: Salió de Babilonia, de la ciudad de Ur de Caldea, llevando todos los conocimientos de la antigua Caldea (1920 a.C.).
  • Los Reyes: Posterior a la época de los Reyes Samuel, David y Salomón. Esta aportación se da durante el segundo cautiverio de los hebreos.

Aportación Egipcia

  • José: Fue Ministro y Consejero de Egipto y quien interpretó los sueños del Faraón (1700 a.C.).
  • Moisés: Fue instruido en los grandes misterios de los sacerdotes egipcios, e incorporó al Tarot egipcio los caracteres del alfabeto hebreo (1250 a.C.).

Téngase en cuenta que los reyes egipcios no eran llamados Paró o Paroh (castellanizado a "Faraón") en lengua egipcia, esta es una designación puramente bíblica.

Gnosis Hebrea

La Kabalah es la Ley Oral Secreta. Es el Espíritu de la Tradición. Es lo que podríamos llamar la Gnosis Hebrea. La Kabalah enseña la interpretación o el significado simbólico de la Torá.

El alfabeto hebreo

La Kabalah tiene dos fases: el estudio y la vivencia; por ello se debe conocer el alfabeto hebreo que tiene 22 letras: 3 letras madres, 7 letras dobles y 12 letras simples. Cada letra posee valor numérico, simbólico primario, simbólico general y filosófico. Están también las letras finales, las que por utilizarse al final de una palabra, tienen un valor numérico distinto al que poseen originalmente.

  • Tres Letras Madres: Están relacionadas con los Elementos.

Aleph: Aire; Mem: Agua; Shim: Fuego.

  • Siete Letras Dobles: Significando la Dualidad Cósmica y Humana.

Beth, Gimel, Daleth, Kaph, Phe, Tau, Resch.

  • Doce Letras Simples: Relacionadas con las Constelaciones del Zodíaco.

He, Vau, Zain, Chet, Teth, Iod, Lamed, Nun, Samech, Ayin, Tzade, Qof.

  • Letras Finales: Se usan al final de una palabra y tienen diferente valor.

Kaph, Mem, Nun, Phe, Tzade.

El número perfecto

El Número Sagrado de los hebreos es el Número 10. Es el Número Perfecto. Es el Principio y el Final. Abarca y comprende todos los números.

Tipos de Cábala

Cábala Práctica

La Kabalah Práctica está relacionada con la teurgia y los rituales mágicos. Este estudio trata sobre los talismanes, magia ceremonial y magia adivinatoria. Esto se encuentra en las Clavículas o Claves y en el Tarot egipcio.

Cábala Dogmática

La Kabalah Dogmática es académica y de enseñanza. Para su estudio, los cabalistas recurren a las obras originales y textos básicos, tanto de libros antiguos como de autores modernos.

Cábala Literal

La Kabalah Literal trata sobre las letras, las palabras y los números. Es una ciencia y un arte de interpretación de las enseñanzas de la Kabalah. Para su estudio, los cabalistas tienen en cuenta el valor filosófico de la forma y del número de cada letra que conforman las palabras. Esta ciencia tiene diferentes estilos, como la Guematría o Gimatria, Notaricón, Temurah, y otros.

El árbol de la vida

Árbol de la vida, con los diez Sefirot

Es un Jeroglífico, un símbolo compuesto, que tiene por objeto representar al Cosmos en su integridad y a la vez el alma del ser humano en relación con aquel. Marca la evolución del hombre, su ascenso para alcanzar atributos divinos, para crecer místicamente, y para conocer la Verdad. El Árbol de la Vida está compuesto por las siguientes partes:

El Ain

Es el Infinito; no es un ser, es la nada; Seidad, Aquello. Lo incomprensible, desconocido e impenetrable. Lo Inmutable. Es el Inmanifestado Absoluto. Es el Espacio Abstracto Absoluto.

El Ain Soph

Es lo Ilimitado, sin límites. Para poder ser consciente de Sí mismo, el Ain se convierte en Ain Soph, que es la Infinidad; Padre y Madre en nosotros. Del Ain Soph emana toda la Creación.

El Ain Soph Aur

Es la Luz sin Límites. Es cuando el Ain Soph deviene en la Luz Absoluta Ilimitada. Es el Gran Aliento. Es el Protocosmos, el Absoluto Solar.

Los Diez Sephirot

Sephirah significa esfera, círculo, libro. Los Sephirot son emanaciones de Dios. Simbolizan diez aspectos distintos del Creador, constituidos por diez círculos que revelan la multiplicidad de lo Uno, de su Divinidad. Son fases de la evolución humana, son Principios que deben ser encarnados. Principalmente debemos comprender que los Sephirot son estados, no lugares.

Los diez Sephirot son: Kether, Chokmah, Binah, Chesed, Geburah, Tipheret, Netzah, Hod, Jesod y Malchut.

Los Sephirot, tanto individualmente, como en sus vinculaciones y asociaciones, representan, con relación al Macrocosmos: fases sucesivas de la evolución; y con relación al Microcosmos: factores de carácter. Cuando el Anciano de los Días, dentro de nosotros, ha realizado los diez Sephirot, se transforma en el Adam Kadmon, el Hombre Celeste.

Entre los tres Sephirot superiores y el resto hay un Abismo. Allí se encuentra el undécimo Sephirah conocido como Daath o Conocimiento. Pero éste no es en realidad un Principio, es el resultado de la reunión de Chokmah y Binah. El primero es la concepción, el segundo es el objeto concebido; el primero es la comprensión, el segundo es la verdad. Ambos engendran a Daath, la Ciencia, el conocimiento, que los cabalistas no enumeran por tratarse de un Principio anexo y dependiente, si bien de gran importancia oculta.

Los Kliphot

Kliphot en hebreo quiere decir cascarones o envolturas. Es la materia en una vibración muy densa. El término Kliphot es usado en la Kabalah en varios sentidos: Los malos espíritus o demonios; los elementarios o egrégores de algunos autores; los cascarones o envolturas de los difuntos; no el cuerpo físico, sino los restos de la personalidad después de haber salido el Espíritu.

Los Kliphot son los Sephirot a la inversa, son las cualidades sephiróticas en su aspecto negativo. Por ejemplo, la cualidad de Geburah es el rigor, la ley; en su forma negativa es la dictadura, la tiranía; la cualidad de Chesed es la misericordia; en su forma negativa es la complacencia con el delito.

Los Kliphot y el Órgano Kundartiguador son lo mismo. En el Órgano Kundartiguador están los Kliphot de la Kabalah hebrea. Los Kliphot representan una fuerza gravitacional en el organismo planetario y en nosotros mismos. El mundo de los Kliphot se encuentra en el interior de la Sephira Malchut, que es el mundo de la materia, y esto significa que están dentro del Planeta Tierra.

Los 32 Senderos

Son las uniones entre cada Sephirah. Son los grados de la iluminación del alma. Son sendas y caminos por los que pasa el alma en su realización del Cosmos. Las 10 esferas sephiróticas más las 22 letras del alfabeto hebreo conforman los 32 senderos.

Los Tres Pilares

El Árbol de la Vida también está conformado por tres pilares o columnas: el Pilar de la Misericordia, el Pilar del Equilibrio y el Pilar de la Severidad o Rigor.

  • Pilar de la Misericordia: Es el pilar de la derecha. En él se encuentran los Sephirot: Chokmah, Chesed y Netzah. Es el pilar lateral de los poderes activos. Es positivo, masculino, solar.
  • Pilar de la Severidad: Es el pilar de la izquierda. En él se encuentran los Sephirot: Binah, Geburah y Hod. Es el pilar lateral de los poderes pasivos. Es negativo, femenino, lunar.
  • Pilar del Equilibrio: Es el pilar del centro. En él se encuentran los Sephirot: Kether, Tipheret, Jesod y Malchut. Este pilar concierne a la Conciencia. Estos Sephirot representan los niveles de conciencia: Malchut: Es la conciencia sensorial terrena; Jesod: Es el psiquismo astral; Tipheret: Es la conciencia del alma; y Kether: Es la conciencia cósmica.

Los Tres Triángulos

Los nueve Sephirot superiores, divididos en tres tríadas, conforman a los tres triángulos o trinidades que tienen su representación tanto en el Macrocosmos, como en el Microcosmos:

  • El Triángulo Supremo o Logoico: Es la representación de las Fuerzas Creadoras del Universo y está formado por Kether, Chokmah y Binah.
  • El Triángulo Ético o Moral: Es la representación de las Fuerzas que gobiernan una vida evolucionada y está formado por Chesed, Geburah y Tipheret.
  • El Triángulo Astral o Mágico: Es la representación de las Fuerzas psíquicas astrales y está formado por Netzah, Hod y Jesod. Es el campo propicio para la Magia. Existen dos clases de Magia: la Magia Hermética que se efectúa en el Plano Mental y la Magia Natural que se efectúa en el Plano Astral.

Los Cuatro Mundos

Los cabalistas dividen al Árbol de la Vida en cuatro partes o Mundos; y si bien está completo en cada Mundo, las diferentes Potencias o Fuerzas actúan en forma especial en cada Mundo, de la siguiente manera:

  • Atziluth: Es el Mundo Arquetipo o de las Ideas; Mundo de las Emanaciones. A este Mundo pertenece la Sephirah Kether. Aquí Dios actúa directamente.
  • Briah: Es el Mundo de la Creación o Tronos. A este Mundo pertenecen los Sephirot Chokmah y Binah. Aquí Dios actúa por medio de los Arcángeles.
  • Yetzirah: Es el Mundo de la Formación o de los Ángeles. A este Mundo pertenecen los Sephirot Chesed, Geburah, Tipheret, Netzah, Hod y Jesod. Aquí Dios actúa por medio de los Ángeles.
  • Assiah: Es el Mundo de la Materia o Acción. A este Mundo pertenece la Sephirah Malchut. Aquí Dios actúa por medio de los Elementales, Planetas, Signos del Zodíaco, Chakras, y otros.

La Autorrealización

El ascenso que el Iniciado efectúa a través del Árbol de la Vida o el manejo de los poderes en el Árbol Sephirótico, puede ser por dos Senderos o formas:

  • El Sendero de la Iniciación: Es también llamado el Camino del Rayo Relampagueante o Espiral de la Serpiente de la Sabiduría. Es el de Sephirah en Sephirah. Este camino confiere poderes mágicos.
  • El Sendero de la Iluminación: Es también llamado el Camino de la Flecha o Sendero Místico. Es el Central o el Medio Directo. Es el Sendero del Místico en contra distinción al del Ocultista. Este Sendero es rápido y directo, libre del peligro de la tentación de las fuerzas desequilibradas que se encuentran en los otros dos Pilares, pero No confiere ningún Poder Mágico, más que el Psiquismo en Jesod y el Sacrificio en Tipheret.

Cábala Gótica

El músico Thomas Karlsson de la banda sueca de gothic metal "Therion" y fundador de la Orden Dragon Rouge, cita la existencia de la Qabalah Upsálica o gótica:

"Una de las primeras preguntas que surgen en el momento en que uno se acerca al estudio de la Qabalah, intentando comprender de ella todas las ideas y filosofías que la componen es: ¿hasta que punto es la Qabalah auténticamente judía? La Qabalah se ha desarrollado en Europa y por ello hunde sus raíces en el pensamiento griego, de dónde también han nacido corrientes como el gnosticismo y el hermetismo. La Qabalah ha sido muy influenciada por corrientes filosóficas típicamente griegas, como el pitagorismo y el neo-platonismo, a tal punto que se afirma que esta es una corriente esotérica griega cifrada y oculta a los profanos con terminología hebrea.

El ocultista americano Stephen Flowers, PhD, sustenta, en su libro "Hermetic Magic", que la Qabalah hebrea ha conservado la visión griega del mundo, y que dentro de la Qabalah también existe otra más griega, pura y pagana. También el académico neozelandés Kieren Barry propone una tesis parecida en su libro "The Greek Qabalah." "Fueron en efecto los griegos, en los primeros años del siglo VIII a.C., los que inventaron las correspondencias alfabéticas-numerales, verdadera esencia de la numerología cabalística. [...] Ejemplos de Qabalah hebrea pueden ser encontrados fuera también de la Grecia continental antes del siglo III d.C. en amuletos egipcios, grafitos romanos, en la filosofía gnóstica, y hasta en los primeros textos cristianos. Ésta es la datación probablemente más antigua que se conoce sobre la primera obra de Qabalah hebrea, el Sefer Yetzirah o "Libro de la Formación".

Esta obra antigua fue esencialmente un producto del impacto entre el gnosticismo griego y el misticismo hebreo, y nos muestra la influencia de lo primero en muchos conceptos, como por ejemplo la teoría gnóstica de la creación por la emanación, el pitagorismo, la filosofía platónica, la astrología ptolemeica y los cuatro elementos de Empédocles, que fueron ya parte del simbolismo del alfabeto griego. La discusión de si la Qabalah es 100% judía es tan antigua como importante para los que quieren estudiarla fuera del misticismo judío. La Qabalah pertenece a un contexto más universal, filosófico y helénico que judío, adoptando mucho después el carácter típicamente judío según el cual, los judíos son la raza elegida y todos los demás pueblos están asociados al mal. La expulsión de los judíos de España puede explicar en parte el proceso de judaización de la cábala hacia posiciones más exclusivistas e históricas. Durante el Renacimiento se desarrolló una Qabalah cristiana, con el objeto de delimitar las enseñanzas originales helénicas más inherentes al mundo cristiano que a aquel puramente judío. Florencia se volvió el centro de crecimiento de tal corriente y el hermetista Pico della Mirandola fue llamado por esta iniciativa el Padre del Qabalah "Cristiana."

Pico afirmó que en la Qabalah se pudo encontrar: "... no tanto la religión de Moisés pero si el cristianismo. En ella hay el misterio de la Trinidad, la encarnación del Verbo, la divinidad del Mesías. Además he leído a propósito del pecado original, su expiación por Cristo, la Jerusalén Celeste, la caída de los demonios, la jerarquía de los ángeles, el purgatorio y el castigo del infierno, las mismas cosas que hemos leído cotidianamente en Paolo y Dionisio, en Girolamo y Agostino" Pico murió joven, y fue Johann Reuchlin, su discípulo alemán, quien llegaría a completar la Cábala cristiana. Poco después de haber aprendido de Pico, Reuchlin en 1494 escribió su primer tratado cabalístico titulado "De Verbo Mirifico" o "El Verbo Milagroso", que no es el nombre de dios el Tetagrammaton YHVH que tan importante es en la corriente hebrea, sino el Pentagrammaton YHSVH o Jesús en forma hebrea. La influencia de Reuchlin fue tan grande, que fue la principal influencia de Erasmo, mucho más que Lutero.

El joven Enrico Cornelio Agrippa leyó sus escritos y tuvo una conferencia con el en 1509 sobre dicha obra. Los intereses de Agrippa en la Qabalah se encuentran reflejados en su libro más importante, el "De Oculto Philosophia" , en cuyas páginas están incluidas la Qabalah y la ciencia oculta de su tiempo junto a la magia natural. Este libro constituirá una de las bases fundamentales para los cabalistas no judíos, y para todo el mundo ocultista y hermético occidental. El siglo XVII vio la creación en Suecia de una corriente cabalística de tipo rúnico. La Qabalah Gótica, que incluye ideas de tipo nacionalista basada las runas y las antiguas creencias de los nórdicos, mezcladas con el ocultismo clásico. El más gran exponente de esta corriente fue el padre de la gramática sueca, Johannes Bureus. Nativo de Uppsala, por lo que llamó a su corriente Cábala Upsálica. La conexión entre las ideas cabalísticas y las runas ya se vivió en el misticismo rúnico.

La estructura cabalística fue aplicada a las 24 runas en lugar de las 22 letras hebreas. A veces fue usada la estructura de 15 runas de Bureus, otra versión, la anglosajona a 33 o la escandinava de 16. En Alemania arraigó la versión de 18 runas de Guido von List, quien fue influenciado fuertemente por la Qabalah, y que quiso conectar con la antigua sabiduría germánica de los sacerdotes norteño-Armani. Perseguidos, ellos fueron obligados a esconder sus secretos en los denominados "Kalas" los Rabinos escribieron por lo tanto la antigua sabiduría, y sucesivamente ella fue atribuida exclusivamente como hebrea. Entre los iniciado Armani fueron, según List, también Pico del Mirandola, Giordano Bruno, Reuchlin, Tritemio, Agrippa. El mismo List afirmó de ser la reencarnación de Reuchlin. Él quiso además construir una sociedad basada sobre la estructura de los 10 Sephiroth, dónde la tríada superior representara la élite de los iniciados Armani iluminados. En algunos períodos históricos la Qabalah de corriente no judía parece haber proliferado más que su contraparte: durante el siglo XIX ella se desarrolló en los círculos ocultistas.

Entre los más famosos exponentes encontramos a Alphonse Louise Constant y Gerard Encausse, más conocidos como Eliphas Leví y Papus, además de S.L.MacGregor Mathers, Aleister Crowley y Edward Waite. Éstos últimos influenciados por la Qabalah moderno y el ocultismo sincrético contemporáneo. La corriente por ellos desarrolladas se ha librado no sólo de la contaminación judía sino también cristiana, y a menudo es llamada "hermética", correspondiente además a muchos sistemas mágicos, filosóficos y religiosos. Algunos escritores han definido tres aspectos diferentes en la tradición cabalística: la judía que es escrita "Kabbalah", aquella cristiana "Cábala" y por fin la hermético "Qabalah." Según Lawrence Fin existen numerosos métodos para definir la Qabalah: uno es entender con este término todas las formas de misticismo judío. El problema con esta definición es su vaguedad y el excluir otras formas de misticismo no judío y Qabalah no judía. Otra definición, que tiende aún más a imponerse, es aquella relativa a áreas geográficas donde floreció la Qabalah sin existir presencia judía. Otra, es aquella que se limita solo a la literatura específica escrita en España y Provenza (áreas con fuerte presencia judía) en los siglos XII y XIII, entre cuyos mayores textos resaltan el Bahir y el Zohar, estos extensos textos obvian por completo la amplísima aportación griega, cristiana y hermética, limitándose solamente al judaísmo.

Quizás la mejor definición que encontramos hoy en día es aquella que define a la Qabalah como "la espiritualidad que gira en torno a los 10 Sephiroth y al símbolo del árbol de la Vida." De este modo la Qabalah es delimitada, pero no excluye las interesantes aportaciones cristianas y herméticas. En su libro "Sobre la Qabalah", Scholem, importante académico judeo-alemán, escribe: "La mayor de las especulaciones de la doctrina cabalística - es la relativa al reino de las emanaciones divinas o Sephiroth, en cuya potencia creadora Dios se manifiesta" En la Orden Dragon Rouge entendemos la Qabalah en su esencia como algo no exclusivamente judío o conexo con el monoteísmo místico. Ella tiene sus raíces en la filosofía "pagana" europea. Los principios de la Qabalah son universales, construidos alrededor de parámetros matemáticos y geométricos.

La Qabalah puede ser comprendida en base a las enseñanzas de la tríada y al número de las esferas místicas, tradicionalmente diez. La Qabalah juega un papel importante en la Tradición Esotérica Occidental. Puede ser conectada con la mitología clásica y germánica, la runologia y la alquimia y con muchas otras tradiciones esotéricas. La Qabalah fue preservada por el Judaísmo pero como una herejía en conflicto con la ortodoxia tradicional judaica. La idea monoteísta puede encontrarse en el lado de luz de las corrientes cristiano-judaicos, mientras los restantes aspectos del mundo antiguo pagano pueden ser localizados en el lado opuesto, la parte denominada qlipotica."

Artículos relacionados