Cábala órfica

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
La Cábala Órfica' según la reconstrucción de Ernst Leuterer, Tarnhari

Cábala Órfica es una expresión acuñada por el escritor chileno Miguel Serrano para referirse a una supuesta disciplina mística de la tradición ario-germánica que estaría emparentada con la tradición rúnico-armanista y el alfabeto kálico. Miguel Serrano, en muchas de sus obras ("NOS Libro de la Resurreción"; "El Cordón Dorado del Hitlerismo Esotérico"; etc) menciona la supuesta existencia de una "cábala aria" que sería muy anterior a la actual Kabalah judía. Según el escritor chileno la Cábala Órfica fue tergiversada y manipulada por el judaísmo, a base de la cual se habría creado la Cábala Judía.

Miguel Serrano utiliza también indistintamente la expresión Hiranyagarbha-Cabda para referirse a esta disciplina. Otros autores como Thomas Karlsson utilizan la expresión Cábala gótica o Cábala Upsálica. En los últimos años Hyranio Garbho ha popularizado la expresión Arte de la Minne inspirado en la obra y el pensamiento de Tarnhari. Según el filósofo chileno, es un error referirse a esta disciplina utilizando una palabra de origen hebreo como Cábala. Ello ha llevado que en su libro Opus Hermético se refiera a ésta como Arte, el Arte de la recuperación de la Memoria o Arte de la Minne.

Origen mítico

La Cábala Órfica se habría originado como consecuencia de la perpetración de un acto siniestro. Ese acto se halla íntimamente ligado con la historia de Moisés y el Éxodo Bíblico. De acuerdo con la enseñanza esotérica Moisés no habría pactado con Dios en el Sinaí, sino, más bien, con una entidad diabólica llamada "Y". Esto ha sido muy bien recogido por autores como John Baines en su libro El Hombre Estelar [1] e Hyranio Garbho en su Opus Hermetica. La entidad alienigena que tomó posesión del planeta produjo un desequilibrio, al expulsar de la Tierra al Espíritu de Energía Masculina. Ello hizo ingresar al planeta en la más oscura de las épocas, que los filósofos hindues llaman Kali Yuga. Pero la Tradición Hermética enseña también que a Orfeo fueron dadas las Claves Mántricas para exorcizar al planeta de esta extraña entidad. El conjunto de esas claves mántricas es lo que se conoce con el nombre de Cábala Órfica.

Historia

Las primeras referencias sobre una Cábala Órfica la hallamos en la obra de Ulrich von der Vogelweide. Este mago y vidente alemán dijo haber estado en posesión de un apócrifo del polémico manuscrito frisón conocido como Oera Linda. Ese apócrifo, escrito en kálico, contenía los cantos atribuídos a Orfeo que permitían exorcizar al planeta y retornar al equilibrio original. Ulrich von der Vogelweide heredó esa obra a su discípulo predilecto, el editor de libros ariosófico austriaco Ernst Lauterer, más conocido como Tarnhari. Tarnhari enseñó estos secretos a Guido von List, quien los plasmó en su libro Die Bilderschrift der Ario-Germanen. Según List los secretos de la Cábala Órfica fueron confiados a los rábinos judíos de Colonia con el objeto de ponerlos a salvo de la persecusión cristiana de Carlomagno. De este modo los judíos se habrían apropiado de la Cábala Aria, manipulándola y tergiversándola, y creando a partir de esa tergiversación una Cábala falsa, una anti-cábala, que vería la luz cuatro siglos después, entre los judíos del sur de Francia y España, en una época sincronísticamente coincidente con el auge de los cátaros en la misma región. List añade que la oculta militancia armanista de Johannes Reuchlin permitió desvelar este misterio, confirmando la autenticidad aria de la Cábala Órfica[2].

Teorías

Las teorías más ampliamente extendidas sobre la Cábala Aria o Cábala Órfica son las desarrolladas por los ariosofistas y por Miguel Serrano, en sus libros NOS y la Trilogía del Hitlerismo Esotérico. Pero en los últimos años han comenzado a popularizarse también las ideas del filósofo chileno Hyranio Garbho quien sostiene una teoría sobre la Cábala Órfica coincidente con la obra de Vogelweide y Tarnhari. Según el filósofo chileno el nombre verdadero de Orfeo es Arpha. Este nombre, contrariamente a lo planteado por Édouard Schuré, es ario y no fenicio. En su obra sobre los grandes iniciados Édouard Schuré plantea que el origen del nombre Arpha es fenicio y significa el que cura por la luz. Siguiendo la interpretación listiana de las runas Hyranio Garbho discute la posición de Schuré afirmando que el nombre de Arpha surge de la conjunción de dos runas, la runa AR y la runa FA. Así, el nombre de Arpha significaría que la salvación viene de la iniciación o renacimiento, representada esta última en la runa AR, la runa de la resurrección. Según Hyranio Garbho, el mítico Arpha no habría sido griego, sino un sobreviviente de la antigua Atlántida[3]. Así, la Cábala Órfica vendría a revelarse, en verdad, como una disciplina ario-germánica de origen atlántido, hiperbóreo, muy anterior a los griegos.

Disciplina

La Cábala Órfica se supone que es una disciplina de accesis al misterio de la sangre y la recuperación de la memoria ancestral, o electrón divino, como le llamara Jörg Lanz von Liebenfels. Pero también la Cábala Órfica consulta un capítulo operativo, esto es, mántrico, a través del cual la vocalización de los diversos mantras que facultan el accesis a la liberación del espíritu o recuperación de la memoria de la sangre, cantados en un cierto orden y conforme a una determinada ritmica (matemática), provocan una vibración específica que podría exorcizar el planeta de la fuerza alienígena que lo posee. Según algunos autores, entre los que destacan Miguel Serrano e Hyranio Garbho esa matemática ya estaba definida en la época de Platón en la forma de una geometría. De allí que cobre sentido lo que el propio Platón hizo poner en el frontis de su Academia: Nadie, que no sepa Geometría, puede ingresar aquí. Platón concebía la Geometría como parte de su enseñanza esotérica, siendo la Metafísica su enseñanza exotérica. Esa geometría consultaba una plataforma estratégica, la que reconstruída por Tarnhari revela de manera asombrosa el parecido con su fórmula falseada por los judíos. La plataforma de la Cábala Órfica conjuga la sabiduría de las runas armanen, la sincronicidad del alfabeto kálico de Vogelweide, y la sabiduría de la Aurea Catena Tradicional.

Thomas Karlsson

Por otra parte Thomas Karlsson, fundador de la Orden Dragon Rouge, cita la existencia de la Qabalah Upsálica o gótica:

"Una de las primeras preguntas que surgen en el momento en que uno se acerca al estudio de la Qabalah, intentando comprender de ella todas las ideas y filosofías que la componen es: ¿hasta que punto es la Qabalah auténticamente judía? La Qabalah se ha desarrollado en Europa y por ello hunde sus raíces en el pensamiento griego, de dónde también han nacido corrientes como el gnosticismo y el hermetismo. La Qabalah ha sido muy influenciada por corrientes filosóficas típicamente griegas, como el pitagorismo y el neoplatonismo, a tal punto que se afirma que esta es una corriente esotérica griega cifrada y oculta a los profanos con terminología hebrea.

El ocultista americano Stephen Flowers, PhD, sustenta, en su libro "Hermetic Magic", que la Qabalah hebrea ha conservado la visión griega del mundo, y que dentro de la Qabalah también existe otra más griega, pura y pagana. También el académico neozelandés Kieren Barry propone una tesis parecida en su libro "The Greek Qabalah." "Fueron en efecto los griegos, en los primeros años del siglo VIII A.C., los que inventaron las correspondencias alfabéticas-numerales, verdadera esencia de la numerología cabalística. [...] Ejemplos de Qabalah hebrea pueden ser encontrados fuera también de la Grecia continental antes del siglo III d.C. en amuletos egipcios, grafitos romanos, en la filosofía gnóstica, y hasta en los primeros textos cristianos. Ésta es la datación probablemente más antigua que se conoce sobre la primera obra de Qabalah hebrea, el Sefer Yetzirah o "Libro de la Formación".

Esta obra antigua fue esencialmente un producto del impacto entre el gnosticismo griego y el misticismo hebreo, y nos muestra la influencia de lo primero en muchos conceptos, como por ejemplo la teoría gnóstica de la creación por la emanación, el pitagorismo, la filosofía platónica, la astrología ptolemeica y los cuatro elementos de Empédocles, que fueron ya parte del simbolismo del alfabeto griego. La discusión de si la Qabalah es 100% judía es tan antigua como importante para los que quieren estudiarla fuera del misticismo judío. La Qabalah pertenece a un contexto más universal, filosófico y helénico que judío, adoptando mucho después el carácter típicamente judío según el cual, los judíos son la raza elegida y todos los demás pueblos están asociados al mal. La expulsión de los judíos de España puede explicar en parte el proceso de judaización de la cábala hacia posiciones más exclusivistas e históricas. Durante el Renacimiento se desarrolló una Qabalah cristiana, con el objeto de delimitar las enseñanzas originales helénicas más inherentes al mundo cristiano que a aquel puramente judío. Florencia se volvió el centro de crecimiento de tal corriente y el hermetista Pico della Mirandola fue llamado por esta iniciativa el Padre del Qabalah "Cristiana."

Pico afirmó que en la Qabalah se pudo encontrar: "... no tanto la religión de Moisés pero si el cristianismo. En ella hay el misterio de la Trinidad, la encarnación del Verbo, la divinidad del Mesías. Además he leído a propósito del pecado original, su expiación por Cristo, la Jerusalén Celeste, la caída de los demonios, la jerarquía de los ángeles, el purgatorio y el castigo del infierno, las mismas cosas que hemos leído cotidianamente en Paolo y Dionisio, en Girolamo y Agostino" Pico murió joven, y fue Johann Reuchlin, su discípulo alemán, quien llegaría a completar la Cábala cristiana. Poco después de haber aprendido de Pico, Reuchlin en 1494 escribió su primer tratado cabalístico titulado "De Verbo Mirifico" o "El Verbo Milagroso", que no es el nombre de dios el Tetagrammaton YHVH que tan importante es en la corriente hebrea, sino el Pentagrammaton YHSVH o Jesús en forma hebrea. La influencia de Reuchlin fue tan grande, que fue la principal influencia de Erasmo, mucho más que Lutero.

El joven Enrico Cornelio Agrippa leyó sus escritos y tuvo una conferencia con el en 1509 sobre dicha obra. Los intereses de Agrippa en la Qabalah se encuentran reflejados en su libro más importante, el "De Oculto Philosophia" , en cuyas páginas están incluidas la Qabalah y la ciencia oculta de su tiempo junto a la magia natural. Este libro constituirá una de las bases fundamentales para los cabalistas no judíos, y para todo el mundo ocultista y hermético occidental. El siglo XVII vio la creación en Suecia de una corriente cabalística de tipo rúnico. La Qabalah Gótica, que incluye ideas de tipo nacionalista basada las runas y las antiguas creencias de los nórdicos, mezcladas con el ocultismo clásico. El más gran exponente de esta corriente fue el padre de la gramática sueca, Johannes Bureus. Nativo de Uppsala, por lo que llamó a su corriente Cábala Upsálica. La conexión entre las ideas cabalísticas y las runas ya se vivió en el misticismo rúnico.

La estructura cabalística fue aplicada a las 24 runas en lugar de las 22 letras hebreas. A veces fue usada la estructura de 15 runas de Bureus, otra versión, la anglosajona a 33 o la escandinava de 16. En Alemania arraigó la versión de 18 runas de Guido von List, quien fue influenciado fuertemente por la Qabalah, y que quiso conectar con la antigua sabiduría germánica de los sacerdotes norteño-Armani. Perseguidos, ellos fueron obligados a esconder sus secretos en los denominados "Kalas" los Rabinos escribieron por lo tanto la antigua sabiduría, y sucesivamente ella fue atribuida exclusivamente como hebrea. Entre los iniciado Armani fueron, según List, también Pico del Mirandola, Giordano Bruno, Reuchlin, Tritemio, Agrippa. El mismo List afirmó de ser la reencarnación de Reuchlin. Él quiso además construir una sociedad basada sobre la estructura de los 10 Sephiroth, dónde la tríada superior representara la élite de los iniciados Armani iluminados. En algunos períodos históricos la Qabalah de corriente no judía parece haber proliferado más que su contraparte: durante el siglo XIX ella se desarrolló en los círculos ocultistas.

Entre los más famosos exponentes encontramos a Alphonse Louise Constant y Gerard Encausse, más conocidos como Eliphas Leví y Papus, además de S.L.MacGregor Mathers, Aleister Crowley y Edward Waite. Éstos últimos influenciados por la Qabalah moderno y el ocultismo sincrético contemporáneo. La corriente por ellos desarrolladas se ha librado no sólo de la contaminación judía sino también cristiana, y a menudo es llamada "hermética", correspondiente además a muchos sistemas mágicos, filosóficos y religiosos. Algunos escritores han definido tres aspectos diferentes en la tradición cabalística: la judía que es escrita "Kabbalah", aquella cristiana "Cábala" y por fin la hermético "Qabalah." Según Lawrence Fin existen numerosos métodos para definir la Qabalah: uno es entender con este término todas las formas de misticismo judío. El problema con esta definición es su vaguedad y el excluir otras formas de misticismo no judío y Qabalah no judía. Otra definición, que tiende aún más a imponerse, es aquella relativa a áreas geográficas donde floreció la Qabalah sin existir presencia judía. Otra, es aquella que se limita solo a la literatura específica escrita en España y Provenza (áreas con fuerte presencia judía) en los siglos XII y XIII, entre cuyos mayores textos resaltan el Bahir y el Zohar, estos extensos textos obvian por completo la amplísima aportación griega, cristiana y hermética, limitándose solamente al judaísmo.

Quizás la mejor definición que encontramos hoy en día es aquella que define a la Qabalah como "la espiritualidad que gira en torno a los 10 Sephiroth y al símbolo del árbol de la Vida." De este modo la Qabalah es delimitada, pero no excluye las interesantes aportaciones cristianas y herméticas. En su libro "Sobre la Qabalah", Scholem, importante académico judeo-alemán, escribe: "La mayor de las especulaciones de la doctrina cabalística - es la relativa al reino de las emanaciones divinas o Sephiroth, en cuya potencia creadora Dios se manifiesta" En la Orden Dragon Rouge entendemos la Qabalah en su esencia como algo no exclusivamente judío o conexo con el monoteísmo místico. Ella tiene sus raíces en la filosofía "pagana" europea. Los principios de la Qabalah son universales, construidos alrededor de parámetros matemáticos y geométricos.

La Qabalah puede ser comprendida en base a las enseñanzas de la tríada y al número de las esferas místicas, tradicionalmente diez. La Qabalah juega un papel importante en la Tradición Esotérica Occidental. Puede ser conectada con la mitología clásica y germánica, la runologia y la alquimia y con muchas otras tradiciones esotéricas. La Qabalah fue preservada por el Judaísmo pero como una herejía en conflicto con la ortodoxia tradicional judaica. La idea monoteísta puede encontrarse en el lado de luz de las corrientes cristiano-judaicos, mientras los restantes aspectos del mundo antiguo pagano pueden ser localizados en el lado opuesto, la parte denominada qlipotica."

Crítica al concepto

Nacionalistas e identitarios europeos cercanos al misticismo señalan que es un error y una contradicción fundamental denominar a un concepto esotérico presuntamente de origen "ario" mediante la palabra 'cábala' (קַבָּלָה) la cual es de origen hebreo (semita) y que significa "recibir". Puntualizan que esta tendencia es una forma de desviacionismo de las doctrinas arias, propiciado por Miguel Serrano y Nimrod de Rosario y alineado con los conceptos más desorientadores del New Age o la "Nueva Era".

Bibliografía

  • Revista Dracontias Nº3-2002 - "El Cordón Dorado del Hitlerismo Esotérico" Miguel Serrano

Referencias

  1. John Baines, El Hombre Estelar, 1992, Euro América Ediciones, ISBN 956-7031-06-1
  2. Para profundizar este tema consúltese el libro El Misterio del Fyrfos de Hyranio Garbho
  3. Hyranio Garbho, Ulrich von der Vogelweide y el Círculo del Oera Linda, 2012, Aurea Catena Editores

Artículos Relacionados