Atlántida

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
La Atlántida aparece representada a menudo en mapas de la antigüedad como un continente perdido entre Europa y América. Platón la describe como una inmensa isla del tamaño de Iberia y Marruecos.

Atlántida (en griego antiguo Ατλαντίς νησος, Atlantis nesos, ‘isla de Atlantis’ ) es el nombre de una legendaria isla desaparecida en el mar, mencionada y descrita por primera vez en los diálogos Timeo y el Critias, textos escritos por el filósofo griego Platón hace unos 2.400 años. La Atlántida ha servido de inspiración para numerosas obras literarias y cinematográficas, especialmente historias de fantasía y ciencia-ficción.

Orígenes

La única descripción de la Atlántida que nos ha legado la antigüedad es obra del filósofo griego Platón, y data de 347 a. C. Pero ni siquiera Platón es un testigo de primera mano; el filósofo no hizo más que repetir los relatos escritos por un viajero ateniense, Solón, quien a su vez repetía lo que había oído contar a los sacerdotes egipcios. Según refiere Platón -a través de Critias- el final de la guerra de Atlantis contra Atenas debió suceder antes de que esta fuera destruida por una cataclismo diluvial, destrucción que había sido la anterior al Deucalión, pero en ningún momento se ofrece la fecha exacta de la destrucción de Atlantis. Los 9000 años sólo son mencionados como el tiempo transcurrido desde el origen de la fundación de la primigenia Atenas hasta el tiempo en que los sacerdotes narran la historia a Solón y que fue alrededor del 570/60 A.C. Critias cuenta cómo -según Solón- los sacerdotes egipcios cuando le narraban la historia de esa guerra entre los atlantes y los pueblos del interior de las Columnas de Hércules, al mencionar los líderes por la parte de Atenas nombró a Cécrope, Erictonio, Erecteo y Erisictón y otros héroes y reyes anteriores a los tiempos de Teseo, lo que permite situar los acontecimientos de los tiempos finales de la historia en la época de los reyes del linaje de los Cecrópidas. Según las cronologías clásicas, el linaje de los Cecrópidas reinó en Atenas, aproximadamente entre el 1600 y el 1300 a. C.

Etimología

Si bien es cierto la ciencia oficial ha aceptado cómodamente la explicación platónica sobre el origen de la palabra Atlántida recientemente han surgido voces que ponen en cuestión dichas afirmaciones. Hyranio Garbho en su libro "El Misterio del Oera Linda" ha planteado una interesantísima hipótesis sobre la etimología de la palabra Atlántida. De tener asidero, su afirmación vendría a cambiar por completo el prisma desde el que se han tratado, hasta hoy, los asuntos relativos a la Atlántida. Según este filósofo chileno, contrario sensu de lo que se ha creído hasta el presente, la palabra Atlántida no deriva de Ατλαντίς νῆσος, Atlantís nēsos, ‘isla de Atlas’, como lo planteara Platón, sino que hunde sus raíces en una lengua todavía más antigua que el griego, una lengua de origen ario-nórdico, emparentada con las lenguas germanas. En este sentido Hyranio Garbho plantea que la palabra Atlántida, etimológicamente hablando, no es un nombre, sino una forma de referenciar un lugar. Según este autor Atlántida significa el antiguo país, la tierra antigua, el viejo continente. En protogermánico antiguo (y también en la lengua alemana moderna) la palabra alt significa viejo, antiguo; y en casi todas las lenguas germánicas land significa Tierra. De allí que la etimología correcta de la Atlántida, según Hyranio Garbho es Tierra Antigua, de Alt-Land, o Altland[1].

Sin embargo, el escritor cubano Georgeos Díaz-Montexano[2], rechaza la hipótesis de que el nombre griego de Atlantis tiene que ver con las forma *Alanto de *al- "crecer, alimentar" y -nt- "crecido, abundante agua, rebosante" (F. Villar 2012). En su lugar sostiene que los datos sobre el origen etimológico del nombre griego de Atlantis, como derivado del nombre también griego de Atlas estarían más que claros. Atlas (genitivo: Atlantos) es el nombre griego de una divinidad, "el que sostiene, sustenta, soporta o eleva el cielo", que es lo que significa la raíz del mismo nombre.

En las fuentes griegas, para referirse a la isla Atlantis, se usan también estas formas declinadas tales como Atlantida, Atlantidi, Atlantidos para dar nombre al país, es decir, a la nêsos pasan, "isla entera o total", derivadas todas estas formas -según describe Platón a través de los apuntes de su tío-pentabuelo Solón- del nombre del rey Atlas. Nombre este que es la forma griega que Solón eligió al traducir -según significados y equivalencias- el nombre original de la isla en su lengua indígena, tal como se afirma en Critias 113b. Pero el nombre verdadero de la isla, en su lengua nativa, lamentablemente no se registró ni en el Critias ni en el Timeo, solamente la traducción al griego realizada por Solón, es decir, Atlantis Nêsos, lo que se traduce como "Isla de la descendencia de Atlas", pues Atlantis es patronímico adjetival femenino (al aplicarse a una isla) que indica "hija de Atlas" o 'la descendencia de Atlas".

De modo que según Díaz-Montexano, lo único que sabemos -por los apuntes de Solón que registró Platón en sus diálogos Timeo y Critias- es que el verdadero nombre de la isla, sonara como sonara este (lo cual no sabemos), significaba lo mismo que Atlas, o sea, "sostener, sustentar, soportar o elevar (un peso por encima o el cielo mismo)", no cualquier otra cosa como "viejo", "antiguo", "tierra" o "agua", pues ninguno de estos significados existen en la forma (Atlantis/Atlas) que Solón eligió para traducir -de acuerdo al significado- el nombre indígena de la isla. Por tanto, el nombre de la isla vendría a significar algo así como "Isla de la descendencia del (Dios) que sostiene, sustenta, soporta o eleva (el cielo)". Los griegos asimilaron el dios egipcio Schu o Shu con Atlas, porque el dios egipcio Schu es igualmente "el que sostiene, sustenta, soporta o eleva (el cielo)". Por lo que es bastante probable que en la traducción que ya habían hecho antes que Solón los mismos los egipcios (tal como se sostiene en Critias 113b), la isla fuera nombrada como "Isla de la Descendencia de Schu", y en este sentido, no parece mera casualidad que justo Díaz-Montexano haya logrado encontrar cientos de referencias en textos egipcios y hasta mapas sobre una remota isla mencionada en egipcio como iw nTr.w ("la Isla de los Dioses"), y que es representada y descrita en tales fuentes egipcias y mapas como ubicada en el "inmenso mar azulado-verde de aguas frías cuya longitud y anchura no conocía ni siquiera Osiris", como tampoco puede ser simple casualidad que este inmenso mar de aguas frías donde se hallaba la "isla de los dioses", representada justo delante de un estrecho canal marítimo (Columnas de Hércules o Gibraltar) sea localizado en los remotos parajes de las islas paradisíacas del Occidente, por tanto, en el océano Atlántico, y curiosamente, en esta misma "isla de los dioses" nacieron y vivieron, precisamente, los primeros dioses primigenios, descendientes de Schu o Atlas para los griegos. De modo que tal isla oceánica conocida como la "Isla de los Dioses", bien pudo haber sido traducida por Solón como "Atlantis Nêsos", o sea, "La Isla de la Descendencia de Schu".

Características

Dibujo que representa la característica distribución en anillos concéntricos de la Atlántida descrita por Platón.

Según se dice era una tierra abundante en recursos naturales, con una vegetación exuberante y la existencia de valiosos yacimientos minerales, entre ellos los de plata y de oro. La gente que la habitaba era un pueblo gozaba de un alto nivel científico y cultural. En el centro mismo de la Altlántida, sobre la cima de una pequeña colina, se levantaban un palacio y un templo, en tomo a los cuales se extendía la gran ciudad, que medía 19 kilómetros de largo. Alrededor de la colina, un amplio canal permitía el paso de barcos de vela. Alrededor de la ciudad, otras vías de agua formaban círculos concéntricos. El canal que rodeaba la ciudadela, se comunicaba con el mar abierto a través de un sistema de muelles y puertos. Estos se utilizaban para exportar los valiosos productos del país a todo el mundo conocido por aquel entonces. Estos anillos concéntricos de tierra y de mar, unidos por túneles y puentes, componen la Acrópolis, la cual abriga templos, palacios y edificios públicos, así como campos de deportes. El más formidable de los templos es el dedicado a Poseidón. Sus fachadas exteriores están completamente cubiertas de plata y sus techos enchapados en oro. Al interior, las bóvedas son de marfil cincelado, con incrustaciones de oro, plata y auricalco , metal bastante misterioso que se puede suponer seria cobre o una aleación de cobre y oro[3]. El templo está adornado con numerosas estatuas de oro. Una de ellas sobrepasa a todas las demás, es la que representa a Poseidón: "de pie sobre un carruaje de seis caballos alados, y de tal magnitud que la figura toca la bóveda del edificio". La descripción de Platón muestra la riqueza y el poderío de la Atlántida. Sin embargo, el Critias quedó inconcluso y no se sabe nada más acerca de esta isla. La Atlántida era un país rico y célebre; tanto que, a pesar de que desapareció de la faz de la Tierra muchos siglos antes de la era cristiana, el nombre de la Altántida resulta aún más familiar a los hombres de hoy que muchas de las naciones que le sobrevivieron.

Investigaciones y teorías

La precisa descripción de los textos de Platón y el hecho que en ellos se afirme reiteradamente que se trata de una historia verdadera, ha llevado a que, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XIX, durante el Romanticismo, se propongan numerosas teorías sobre su ubicación.

Platón situaba la trágica destrucción de la Atlántida en un período que hoy podemos fechar en 9600 d. C. En cuanto a su situación geográfica, indicó que estaba «más allá de las Columnas de Hércules», es decir, lo que ahora conocemos como el Estrecho de Gibraltar. Esto permitiría localizar a la Atlántida en algún lugar del Océano Atlántico; sin embargo esta teoría, afirman los geólogos, no puede ser correcta, porque en el lecho del Atlántico no existe ninguna masa terrestre susceptible de haber sido alguna vez la Atlántida de Platón.

En la actualidad se piensa que el relato de la Atlántida, según la interpretación literal de las traducciones ortodoxas de los textos de Platón, presenta anacronismos y datos imposibles. Una opinión muy extendida es que la Atlántida tal cual fue descrita por Platón, nunca existió; y que sólo es un mero vehículo literario o un mito inventado por él. Por otro lado, como ya se ha dicho, Platón describió el relato como historia verdadera y no como mito.

A través de los años, diversas regiones han sido señaladas como el sitio donde se desarrolló alguna vez la Atlántida. Se ha apuntado que la leyenda pueda haber sido inspirada en un lejano fondo de realidad histórica, vinculado a alguna catástrofe natural pretérita como pudiera ser un diluvio, una gran inundación o un terremoto.

Aunque muchas de las teorías formuladas no coinciden con el tiempo y la ubicación geográfica descritas por Platón, es bien sabido que ha existido siempre una tendencia general de los escritores de la antigüedad a la exageración en cuanto a situar los relatos en lejanas tierras y muy atrás en el tiempo.

La isla de Thera

Una teoría sostiene que una antigua erupción volcánica en la isla griega de Thera (en el Meditarráneo) podría ser la inspiración principal de la leyenda de la Atlántida. En la isla tuvo lugar una de las mayores erupciones volcánicas de la prehistoria reciente, la cual ocurrió hace aproximadamente 3500 años. Investigaciones recientes sitúan tal fecha en el año 1627 a. C. La erupción dejó una enorme caldera rodeada por depósitos de ceniza volcánica y, según algunas teorías, pudo haber causado indirectamente el colapso de la civilización minoica de la isla de Creta, situada 110 km al sur, causando un gigantesco maremoto.

Estas hipótesis se apoyan en que la cultura y tradiciones de los atlantes tienen grandes semejanzas con la sociedad minoica. Además, junto a las costas de Grecia se encuentran las ruinas de las poblaciones devastadas por el cataclismo que bien pudieran ser la civilización perdida.

Atlántida entre Iberia y Marruecos

Según Georgeos Díaz-Montexano,[4] la isla Atlántida tendría su extremidad más oriental o comienzo en algún punto del Golfo de Cádiz, próximo al Estrecho de Gibraltar, y podría haber sido un gran reino o imperio Íbero-Mauretano. En su hipótesis defiende las afirmaciones vertidas por el propio Platón en sus relatos del Timeo y el Critias sobre la isla o península (en griego Nêsos) Atlántica o de la Atlántida, la cual se hallaba "ante la boca" (en griego pro tou stomatós) de las Columnas de Hércules (Estrecho de Gibraltar), y en la cual existía una región denominada Gadeira (es decir la fenicia Gades, hoy Cádiz) y una isla-acrópolis que desapareció bajo el mar, a finales de la Edad del Bronce, cuando reinaban en Atenas los legendarios reyes de la Dinastía Cecrópida,[5] según deduce de Critias 110a-b. Entre finales del 2001 y principios del 2002, Díaz-Montexano, siguiendo con la misma teoría publicada en marzo del 2000[6] sobre la Atlántida Ibero-Marroquí, señaló que había precisado (al contar con nuevos datos documentales y arqueológicos) que al menos el inicio de la isla Atlantis comenzaría en un punto próximo a la punta o cabo actualmente sumergido frente a Trafalgar. Esta isla, con una extensión de más de 200 km², se hallaría justamente delante de la boca del Estrecho, casi en el vestíbulo, tal y como afirmaba Platón (según se puede constatar a través las traducciones latinas de Calcidio, Ficino y Cornario, entre otros) y muy cerca de la Isla sumergida de Majuan o Espartel.

Noroeste de Cádiz

La ciudad perdida, en Cádiz

El profesor Richard Freund y un equipo de geólogos organizado por la National Geographic investigaron el origen de la Atlántida durante dos años utilizando la última tecnología disponible, incluyendo radares capaces de penetrar la tierra, cartografía digital y tecnología submarina. De acuerdo a sus conclusiones la Atlántida con su peculiar diseño circular estuvo situada ni más ni menos que al noroeste de Cádiz.

El profesor Freund también ha confirmado que el final de esa ideal ciudad vino en forma de un cataclismo de la naturaleza: un terremoto y un brutal tsunami. De acuerdo a las explicaciones ofrecidas por el académico de la universidad estadounidense de Hartford: "resulta bastante difícil entender que un tsunami puede arrasar hasta más de 90 kilómetros tierra adentro pero de eso, más o menos, es de lo que estamos hablando"[7][8]. Sin embargo el investigador Michael Shermer rechaza esta teoría.

Israel y el Sinaí

Por su parte, el escritor chileno Jaime Manuschevich, autor del libro "La Atlántida: el mito descifrado", publicado en 2002, la ubica en la región que comprende hoy Israel y el Sinaí (o la antigua Canaán) que según los últimos datos de la geología fue una isla hasta hace unos 7.500 años. Esta región dejó de serlo producto de una catástrofe en el Mediterráneo oriental y porque en los últimos miles de años los océanos han variado su nivel, según los establecen los más recientes estudios científicos. Allí nació y prosperó la primera civilización agrícola-ganadera de la historia, los natufitas, hace 11.500 años. Dicha civilización desapareció con el cataclismo antes señalado, tal como lo relató Platón. A juicio del autor, el error que impidió su ubicación hasta ahora fue el hecho que los griegos desconocían el Mar Rojo, y confundieron este mar con el Mediterráneo y, a su vez, a este último con el Atlántico. Para explicar su teoría, el autor presentó tres ponencias a la Conferencia: "La Atlántida fue Israel", "Los errores geográficos de Platón" y "El mar se hundió"[9].

Los Andes

El investigador británico Jim Allen, geógrafo y cartógrafo, ha descubierto en Los Andes bolivianos una región que coincide con la descrita por Platón al referirse a la Atlántida. El hallazgo en la zona de milenarios cerros rodeados de canales concéntricos, ruinas de edificios megalíticos, piedras multicolores y la presencia del misterioso metal oricalco (que los nativos del lugar llaman “tumbaga”) apoya la desafiante hipótesis de Allen, que ubica la mítica civilización perdida en el occidente de los Pilares de Hércules. La teoría original se publicó en 1998 en el libro "Atlántida: la solución andina". De acuerdo con esta teoría, los antis, una tribu guerrera que formaba parte del imperio inca, serían los atlantes. Además el investigador afirma que no solo se han identificado una lista de casi 50 coincidencias, entre la descripción de Platón del continente perdido y las características del altiplano, sino que además, el mismo nombre Atlántida comprende dos palabras de los nativos americanos, atl (agua en la lengua nahuatl) y antis (término quechua/aymara que define el cobre)[10].

Opiniones sobre la Atlántida

Platón

Renombrados personajes de cada época han vertido diversas opiniones sobre la Atlántida a lo largo de los tiempos.

Según Platón

Platón establece que se trata de una historia verdadera. De acuerdo con esta, la Atlántida era una gran nación, pero que entró en un período de decadencia. Su pueblo cayó entonces en abominables formas de corrupción y se mereció así un terrible castigo. "En un día y una noche", la isla entera, de 560 kilómetros de anchura, fue destruida por una explosión volcánica a la que siguió un maremoto de tal suerte que en veinticuatro horas desapareció bajo el mar.

Según Aristóteles

Aunque se dice que para Aristóteles la Atlántida fue un mito inventado por Platón, esta interpretación se desprende de la traducción de unos textos de Estrabón de donde se interpreta que de la misma manera que Homero inventó las murallas de los Aqueos, para después hacerlas desaparecer, Platón podía haber hecho lo mismo con la Atlántida. No obstante otros eruditos sostienen que esa interpretación es incorrecta y que en ningún momento Estrabón establece una comparación con la Atlántida[11]. A esto agregan que en toda la obra literaria de Aristóteles no se pone en duda en ningún momento la autenticidad de lo que Platón consideraba una historia verdadera.

Según Helena Blavatsky

Artículo principal: Atlántida (Blavatsky)

Según la esoterista Helena P. Blavatsky los atlantes son la cuarta raza raíz de la antropología gnóstica. Serían los antepasados de la raza raíz actual, es decir la quinta.

Según Georgeos Díaz-Montexano

El atlántologo hispanocubano Georgeos Díaz-Montexano responde de la siguiente manera a la extendida opinión de que la Atlántida sería un cuento mítico inventado por Platón.

Se trata de una mera opinión o especulación –sin fundamento documental- que simplemente ha sido adoptada casi como un dogma, y que además atenta contra la propia concepción de Platón sobre el mito, para quien este era algo realmente deleznable, símbolo de falsedad histórica. Es por ello, precisamente, que Platón se preocupa de dejar bien claro, tanto el Timeo como en el Critias, que la narración sobre la Atlántida era una “historia verdadera” (alêthinon logon), “no un mito fabricado” (Tim. 26e), y los mayores expertos en Platón saben que él siempre diferenciaba entre aquello que era un mito y lo que no lo era y estaba sustentado en “antiguas tradiciones” (ek palaias akoês), justamente como también denomina a la historia del Atlántico[12].

Otras opiniones

  • Según Ignatius Donnelly (en Atlantis: the Antediluvian World, 1882), el relato de Platón sería realmente cierto, y las demás civilizaciones antiguas descenderían de la atlante.
  • Según varios estudiosos de mediados y finales del siglo XIX (como Charles Etienne Brasseur de Bourbourg, Edward Herbert Thompson o Augustus Le Plongeon), la Atlántida estaría relacionada con las culturas Maya y Azteca. Muchos de los partidarios de esta teoría se retractaron posteriormente.
  • El psíquico Edgar Cayce dio una ubicación exacta, describiendo la Atlántida como una antigua civilización altamente evolucionada ahora sumergida, dotada de barcos y aviación alimentados por un misterioso tipo de cristal energético. Postulaba que los sobrevivientes de la Atlántida habían guardado registros de toda la sabiduría de su civilización y la historia completa de la humanidad.
  • Heinrich Himmler organizó una expedición al Tíbet en 1938 con el fin de encontrar a los descendientes de los atlantes.
  • Según Julius Evola (en Revolt Against the Modern World, 1934), los atlantes eran hiperbóreos, superhombres nórdicos originarios del Polo norte.
  • Según Alfred Rosenberg (en The Myth of the Twentieth Century, 1930) habría una raza maestra "nórdico-atlante" o "aria-nórdica".
  • Aleister Crowley escribió una historia esotérica de la Atlántida, aunque posiblemente se trate de una mera metáfora.
  • Según algunos nacionalistas británicos, la Atlántida estaría en las Islas Británicas.
  • Para los primeros socialistas, la Atlántida de Platón sería un primer intento de construir una sociedad socialista; esto hizo que la Atlántida se convirtiera en un símbolo del socialismo.
  • Según el explorador francés Jacques Cousteau (continuando el trabajo del arqueólogo griego Galanopoulos), la Atlántida sería la civilización minoica o cretense, que de acuerdo con los geólogos fue destruida tras la erupción de un volcán en Santorini alrededor del año 1640 a. C. El estallido habría causado un enorme tsunami, el cual arrasó la cercana isla de Creta.
  • Según el historiador y novelista Robert Graves se habría encontrado en una zona hundida cerca de la antigua Cartago (actual Túnez).
  • Según Georgeos Díaz-Montexano, estaría junto al Estrecho de Gibraltar, siendo un imperio Ibero-Mauretano.
  • Según lo propuso el alemán Werner Wickboldt y lo ha divulgado Rainer W. Kühne, estaría en el Coto de Doñana, cerca del Estrecho de Gibraltar, concretamente en la llamada marisma de Hinojos, también conocida como "marisma gallega".
  • Según J. M. Allen, estaría en el Océano Pacífico o en el altiplano boliviano.

Referencias

  1. Hyranio Garbho, El Misterio del Oera Linda, Ed. Aurea Catena. ISBN 978-956-353-355-2
  2. Georgeos Díaz-Montexano's Official WebSite ATLANTIS . AEGYPTIUS . Las Fuentes Egipcias de la Historia de la Atlantida: Evidencias y pruebas indiciarias. Tomo II del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica. ISBN 1481213792
  3. Enigmas de la Historia: La Atlantida
  4. Georgeos Díaz-Montexano's Official WebSite
  5. Cécrope, Erecteo, Erictronio y Erisictón, entre el 1581 y el 1399/50 a. C., según las antiguas cronologías griegas; en especial la Crónica de Paros
  6. “Más Allá de la Ciencia”, nº 134, Marzo-Abril del 2000
  7. National Geographic sitúa la Atlántida bajo las marismas de Doñana
  8. BBC News: Satellite images 'show Atlantis'
  9. Nueva teoria sobre la Atlantida
  10. La Atlántida se situó en el altiplano boliviano, según Jim Allen
  11. La Atlántida y Aristóteles. "El que la soñó la hizo desaparecer": Historia de una falacia histórica
  12. El super-escéptico Michael Shermer y la Atlántida de Platón. Errores, falacias y mentiras. Artículo de Georgeos Díaz-Montexano donde realiza una severa crítica sobre las falacias, errores y mentiras del célebre escéptico norteamericano Michael Shermer en relación con la Atlántida y Platón

Artículos relacionados

Enlaces externos