Paul Rassinier

De Metapedia

Paul Rassinier

Paul Rassinier nació en Bermont, Francia, el 18 de marzo de 1906 y murió en 1967. Fue un escritor y activista político pacifista, militante comunista, socialista y posteriormente anarquista. Después de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en uno de los mayores exponentes del Revisionismo del Holocausto, considerado por algunos como el padre de dicha corriente histórica.

Miembro y combatiente de la Resistencia francesa, movimiento que por aquel entonces integraba a un gran número de judíos entre sus filas, vivió en carne propia la experiencia de ser prisionero en los campos de concentración alemanes de Buchenwald y Mittelbau-Dora. Después de la guerra se ve en la obligación moral de exponer a los Falsos testigos del Holocausto no pudiendo nunca confirmar los rumores sobre ejecuciones en cámaras de gas, ni en los campos donde estuvo internado ni en los ubicados en Polonia. El sionismo de pos guerra, al no hallar ninguna otra forma de desacreditar sus hallazgos intentó destruir su imagen acusándolo de antisemita. Pero Rassinier no era antisemita, incluso fue co-fundador de Libé-Nord, organización que dio refugio y salvoconducto a judíos franceses.

Periodista y redactor, escribió centenares de artículos de temas políticos y económicos, pero es recordado principalmente por su libro La mentira de Ulises.

Contenido

Infancia y juventud

Rassinier nació en Bermont, en el Territoire de Belfort, en el seno de una familia políticamente activa. Durante la Primera Guerra Mundial el padre de Paul, Joseph, un granjero y veterano del ejercito colonial francés en Tonkin (el actual Vietnam), entró en una prisión militar por sus actitudes pacifistas, algo que su hijo Paul nunca olvidó.

Después de la guerra, su familia apoyó las revoluciones socialistas, y Rassinier se unió al Partido Comunista Francés (PCF) en 1922. Licenciado en Pedagogía, obtuvo un puesto como profesor en la "École Valdoie", y en 1933 se convirtió en profesor de Historia y Geografía en el "College d'Enseignement Générale" de Belfort.

En 1927, sirvió en el Ejército francés en Marruecos, donde sus convicciones pacifistas fueron reforzadas por la brutal represión colonialista y la corrupción militar de la que fue testigo. Rassinier describió más adelante cómo "nos acostumbramos a las escandalosas escenas de tortura, que no tenían ninguna razón para envidiar las de la Edad Media, y vimos el aparato de la dictadura no retirándose, sino avanzando frente a un asesinato!" Tras su desmovilización, volvió a su puesto en la enseñanza y a su activismo político. Es también alrededor de esta época que se hizo miembro de la Internacional de Resistentes a la Guerra.

Actividades políticas pre-guerra

Rassinier fue promovido al puesto de secretario de partido del PCF en el departamento de Belfort. En 1932, Lucien Carre, secretario de las juventudes comunistas de Belfort, fue arrestado en Túnez por actividades antimilitaristas, y una coalición izquierdista compuesta de varias organizaciones, incluyendo la Section Française de l'Internationale Ouvrière (la SFIO), celebró manifestaciones de protesta. Rassinier apoyó el esfuerzo de Henri Jacob para alistar en la movilización a los partidos de la clase media, y por éste y otros actos "... que traicionan los intereses de la clase obrera", Jacob y Rassinier fueron expulsados del partido comunista en 1932.

Tras su expulsión, Jacob, Rassinier y otros comunistas expulsados decidieron formar un partido separado, la Federación Comunista Independiente del Este. Formada en 1932, Rassinier fue el Secretario del Partido, y Jacob el Secretario Auxiliar. Rassinier fue también el redactor del periódico del partido, El trabajador. Ni el partido ni el periódico llegaron a ser populares, y ambos fueron disueltos en 1934.

Los Disturbios del 6 de febrero de 1934 parecían crear nuevas oportunidades para el movimiento obrero, y alrededor de esta época Rassinier se unió a la SFIO. Llegó a ser Secretario de la Federación SFIO para el Territorio de Belfort, y restableció un periódico moribundo, Germinal, para servir como órgano del partido. Adoptando la ideología de Marceau Pivert, fue un autor prolífico, denunciando la carrera armamentística, abogando por la revisión del Tratado de Versalles, exigiendo más derechos para los trabajadores y apoyando una ideología pacifista que no se restringiría a Francia, sino que llegaría a ser paneuropea.

Mientras que las nubes de la guerra se formaban, Rassinier escribió artículos en los que condenaba el nacionalsocialismo y el fascismo. Pero cuando fue firmado el Acuerdos de Múnich en 1938, Rassinier eran uno de los muchos franceses que se describiría como un "habitante de Múnich".

Rassinier fue condenado por su postura pacifista, pero contestó que mientras es fácil ser pacifista en un clima favorable, un compromiso verdadero con la paz es algo que se hace en todo tipo de estaciones, y expresó su decepción de que tan pocos socialistas estuvieran "en este lado de la barricada".

En agosto de 1939, tras el Pacto Ribbentrop-Molotov entre alemanes y los soviéticos, Rassinier fue arrestado por la contrainteligencia francesa. Gracias a la intervención del socialista Paul Faure y la SFIO, fue liberado algunos días más tarde, y cuando Francia fue invadida en mayo de 1940, Rassinier fue reportado a su unidad militar, donde él y sus camaradas pasaron semanas en los cuarteles esperando órdenes que nunca vinieron. Tras la derrota de Francia, volvió a la enseñanza en Belfort.

Años de Guerra

Muchos de los "socialistas de Munich" colaboraron con el Régimen de Vichy, pero no Rassinier. Practicó la resistencia no-violenta a la ocupación alemana, debido a su pacifismo y su miedo que las represalias cayesen en la gente inocente.

Los grupos comunistas locales, militantes de la resistencia, eran hostiles a la idea de Rassinier con respecto a las actividades no-violentas de la resistencia y se enfurecieron cuando los folletos publicados por Rassinier condenaban tanto al comunismo soviético como al nacionalsocialismo de Hitler. Después de varias advertencias, los comunistas lo condenaron a la muerte.

La politíca del Régimen de Vichy lanzó varias incursiones contra enemigos del régimen y detuvo a varas personas. Una de ellas con un documento falso y reveló que lo había obtenido con Rassinier. El 30 de octubre de 1943, Rassinier fue arrestado en su sala de clase por los agentes del Sicherheitsdienst (SD). Por once días, Rassinier fue interrogado y deportado a Alemania. Estuvo detenido por tres semanas. Fue el preso número 44364 y fue transportado a Dora.

El 7 de abril de 1945, lo evacuaron de Dora en tren. Escapó del mismo y fue rescatado por soldados estadounidenses al día siguiente.

Volvió a Francia en junio de 1945, y le fue concedida la medalla del reconocimiento francés y el rosetón de la resistencia. También lo clasificaron con 95 por ciento de invalidez física. Volvió a trabajar en la enseñanza, pero debido a su condición física, fue retirado prematuramente en 1950.

El "affaire" Rassinier

Paul Rassinier ha despertado polémicas desde que apareció su libro La mentira de Ulises en 1950: procesos judiciales, exclusiones y calumnias lo han acompañado hasta el final de su vida, en 1967. Había sido detenido y deportado por los alemanes, y sucedió que una organización judía - que la justicia se negó a condenar - le atacó tachándolo de "nazi". Los exterminacionistas lo atacan con una furia que sólo se explica por lo inquebrantable de su método y de sus posiciones. En realidad, esta oleada de odio renovado nace con el "affaire" Roger Garaudy en los primeros meses de 1996; por esa fecha sale un libro relativamente cómico de Florent Brayard: Cómo se le ocurrió la idea a Rassinier. El asunto culmina en enero de 1999 con la obra maestra (756 páginas) de Nadine Fresco Fabricación de un antisemita. En realidad, estas publicaciones persiguen un objetivo ingenuo: deribar el revisionismo mediante un argumento que debería, según los autores, valer como prueba concluyente sobre el asunto: Rassinier no era un alma bendita...

¿Quién fue realmente Rassinier?

Es el primer revisionista; ingresó en el Partido Comunista de Francia en 1922, pero tenía posiciones muy izquierdistas, y fue excluido del mismo en 1932. Su izquierdismo militante lo llevó a ingresar en la Sección Francesa de la Internacional Obrera (SFIO), para participar del movimiento armado por Marceau Pivert. Era pacifista y sin embargo fue de los primeros en integrar la Resistencia. Fue detenido por la Gestapo en octubre de 1943 y deportado a Buchenwald y Dora, en total diez y nueve meses. De ahí salió inválido y dedicó el resto de su vida a defender la verdad sobre la mitología de los campos de concentración, y en particular sobre las cámaras de gas. Su libro La mentira de Ulises, al aparecer, en 1951 fue celebrado por la SFIO, pero luego le valió ser excluido de la misma, al año siguiente.

La obra de Rassinier

Su punto de vista es a la vez el de antiguo resistente deportado y el de militante pacifista de izquierda. Analiza globalmente la Segunda Guerra Mundial a partir de su testimonio y su crítica de los demás testimonios, donde denuncia las mentiras más grandes y consigue revisiones importantes de la historiografía "resistencialista" (según su propia terminología): así, en agosto de 1960, en medio del debate suscitado por el "Proceso Eichmann" logra, en contra de lo que afrimaban los testimonios, que se reconozca que no hubo instalaciones para el exterminio en todo el territorio del antiguo Reich. Luego, en 1964, cuando se llevó a cabo el juicio a los guardianes de Auschwitz, su colega Krausnick admite como testigo y luego en la prensa, que las Memorias de Hoess, que editó él mismo en 1948 y que Rassinier criticara con violencia, no son una fuente fidedigna.

De modo que Rassinier logró, a lo largo de quince años, un resultado que ningún historiador exterminacionista ha rebatido ni discutido en los años siguientes. En 1988, el historiador Arno Mayer declara en su libro que las fuentes documentales sobre la existencia de las cámaras de gas son endebles. En 1993, Christopher Browning en Vanity Fair, reprocha a los revisionistas que sigan utilizando constantemente el testimonio de Hoess, del cual todos saben que no tiene valor real. Hay que leer a Rassinier para entender lo que quieren decir estos historiadores. Hay que leerlo a él para entender la verdadera naturaleza de la historia revisionista, determinada por lo que allí está en juego: comprender la Segunda Guerra Mundial es comprender por qué tuvo lugar en realidad y dejar de acusar por crímenes de guerra a los alemanes, cuando los aliados habían cometido los mismos crímenes, cuando no peores.

Bibliografía

  • La mentira de Ulises, 1950: el testimonio que encendió la polémica sobre el trato que recibieron verdaderamente los deportados en los campos. El libro fue objeto de persecución judicial y, condenado en un primer juicio, terminó totalmente inocentado por la Corte de Casación en 1955.
  • "Ulises traicionado por los suyos", 1961: reflexiones de Rassinier suscitadas por las reacciones a su libro anterior, aumentadas con otros textos (las reseñas del juicio de Francfort y la carta a Kogon publicadas por La Vieille Taupe en su edición del libro).
  • "El verdadero proceso Eichman o los vencedores incorregibles", primera edición, París, Les Sept Couleurs, 1962, 2a ed., París, La Vieille Taupe, 1983.
  • "El drama de los judíos europeos", París, 1964, refutación total del panfleto de Hilberg, The Destruction of European Jews, 1961.
  • "Los responsables de la Segunda Guerra Mundial", 1967. En este su último libro, Rassinier ensancha su reflexión y alcanza la cumbre de su obra de historiador y militante a la vez: sentó las bases para una comprensión de la política internacional responsable de la Segunda Guerra Mundial.

Artículos relacionados

Enlaces externos

Herramientas personales