Antipaganismo

De Metapedia

El término antipaganismo se refiere a todas las creencias o formas de pensamiento que se oponen activamente a las expresiones étnico-religiosas o paganas, principalmente aquellas asociadas al culto a la naturaleza, como lo son las religiones europeas.

El antipaganismo es inherente a grupos religiosos de índole monoteísta abrahámico (judío, islámico o cristiano) ya que éstos no conciben el politeísmo o la existencia de otras divinidades, a las cuales denigran como "ídolos", "falsos dioses" o "demonios", tal pensamiento es acompañado de una violenta persecución hacia los paganos con el fin de su destrucción o exterminio.

Tales grupos sectarios lucran con la fe y el capital de los sectores analfabetas e ignorantes de la población, predican y realizan el ejercicio de la persecución hacia las distintas religiones y dentro de la misma.

Contenido

Fuentes del antipaganismo

Judaísmo

Ilustración de israelitas destruyendo estatuas "paganas".

Las escrituras judías condenan a todas las demás religiones, incitando abiertamente a su destrucción:

Destruiréis completamente todos los lugares donde las naciones que desposeeréis sirven a sus dioses: sobre los montes altos, sobre las colinas y debajo de todo árbol frondoso. Y demoleréis sus altares, quebraréis sus pilares sagrados, quemaréis a fuego sus imágenes, derribaréis las imágenes talladas de sus dioses y borraréis su nombre de aquel lugar.
Deuteronomio 12:2-3.
Así harán ustedes con ellos: derribarán sus altares, destruirán sus pilares sagrados, y cortarán sus imágenes de Asera, y quemarán a fuego sus imágenes talladas.
Deuteronomio 7:5

Los sacerdotes y chamanes de otras religiones son considerados hechiceros y de ellos escriben:

A los hechiceros no los dejarás con vida.
Éxodo, 22:18.

Asimismo, se condena como "abominaciones" tanto la astrología como la adivinación, que eran practicadas especialmente por los babilonios, griegos y romanos.

Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego (refiriéndose a los cultos infanticidas de Moloch), ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti. Perfecto serás delante de Jehová tu Dios. Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios.
Deuteronomio 18:9-14
Te has fatigado en tus muchos consejos. Comparezcan ahora y te defiendan los contempladores de los cielos, los que observan las estrellas, los que cuentan los meses, para pronosticar lo que vendrá sobre ti. He aquí que serán como tamo; el fuego los quemará, no salvarán sus vidas del poder de la llama; no quedará brasa para calentarse, ni lumbre a la cual se sienten.
Isaías 47:13-14

Las costumbres de los demás pueblos son vanas e inferiores a las de los judíos:

Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con buril. Con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva. Derechos están como palmera, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos, porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder.
Jeremías 10:2-5

Los judíos son iconoclastas y prohíben la elaboración de imágenes o estatuas por lo que las imágenes religiosas son consideradas "idolatría" y de ellas dicen:

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás.
Deuteronomio 5:8 y Éxodo 20:4
Los ídolos de las naciones son de plata y oro, Obra de manos de hombres. Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven; Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen; Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con su garganta.
Salmos 115:4-7

Cristianismo

Obispo participando en la destrucción del arte y la cultura europeos durante la época de decadencia del Imperio romano.

El odio tradicional del cristianismo contra el paganismo deriva de las enseñanzas judías del Antiguo Testamento el cual adopta como uno de sus libros sagrados.

El teólogo cristiano Orígenes (185-254), en uno de los primeros intentos de demonización del paganismo, identifica a los dioses paganos como "demonios", término que en el contexto cristiano es usado para referirse a entidades maléficas:

Los dioses de los paganos son demonios.
Orígenes, Contra Celsum, VII, 69.

El obispo de Milán, San Ambrosio (340-397), siguiendo a Orígenes, también dijo: "Pues los "dioses de los paganos no son sino demonios", como dice la Sagrada Escritura. Así pues, todo el que sea soldado del Dios verdadero no ha de dar pruebas de tolerancia y de condescendencia, sino de celo por la fe y la religión".

También muchas veces el cristianismo intentó asociar el paganismo a prácticas deshonrosas y aberrantes como forma de propaganda y difamación. El obispo Procopio de Cesarea (ca. 500-560) escribió en De Bello Gothico contra los hérulos afirmando que éstos practicaban entre los guerreros, rituales sexuales de toda índole imaginable: homosexualismo, pederastia y bestialismo:

... y ellos practican el sexo contrariamente a los fines de la ley divina, hasta con hombres y asnos, y son los más bajos de todos los hombres y son bribones completamente abandonados.
Procopio de Cesarea, De Bello Gothico.

Islam

Musulmanes miembros del Estado Islámico destruyendo patrimonio cultural en 2015.

Al igual que el judaísmo, el islam es iconoclasta y aborrece cualquier representación religiosa por lo que también enseña que deben ser destruídas:

No dejéis ninguna imagen sin desfigurar y ninguna tumba sin destruir.
Sahih muslim, 969.

Igualmente, esto se basa en que Alá es el único dios:

Yo fui enviado para mantener los lazos de parentesco, para romper los ídolos y para que Alá sea adorado sólo él.
Sahih muslim, 832.

Artículos relacionados

Herramientas personales
Otros idiomas