Ataques del 11 de septiembre de 2001

De Metapedia

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Los ataques del 11 de septiembre de 2001 (comúnmente denominados como la 9/11 en el mundo anglosajón y el 11-S en España y Latinoamérica), fueron una serie de ataques llevados a cabo en los Estados Unidos que implicaron el secuestro de cuatro aviones de pasajeros para ser colisionados contra las Torres Gemelas, sede del World Trade Center y contra el Pentágono.

La historia oficial sostiene que los aviones fueron secuestrados por 19 miembros de la red yihadista, de Al Qaeda que comandaría Osama bin Laden. Otra versión, afirma que estos ataques, al parecer, se trataron de una operación de bandera falsa con el fin de implementar los cambios geopolíticos que los neocons de Washington deseaban.

Contenido

Desarrollo

El pentágono después del ataque

Cuatro grupos de secuestradores, cada uno de ellos con un piloto, se encargaría de conducir el avión una vez ya reducida la tripulación de la cabina. Los dos primeros aviones fueron el Vuelo 11 de American Airlines y el Vuelo 175 de United Airlines que fueron estrellados contra las torres gemelas del World Trade Center, un avión contra cada torre, y en las dos horas siguientes del choque, ambas se derrumbaron.

El tercer avión secuestrado fue el Vuelo 77 de American Airlines que impactó contra la esquina del El Pentágono en Virginia, aunque existen dudas sobre el objeto que colisionó contra éste. El cuarto avión, que fue el Vuelo 93 de United Airlines, no alcanzó ningún objetivo ya que los pasajeros y tripulantes intentaron recuperar el control y, debido a eso, se estrelló en un campo abierto, en Shanksville, Pensilvania.

Se confirmaron unas 2.973 personas fallecidas y unas 24 continúan desaparecidas como consecuencia de los dichos atentados.

Este atentado se caracterizó por el empleo de aviones como armamento, creando una situación de temor mayor en todos los gobiernos occidentales.

15 de los 19 secuestradores aéreos eran ciudadanos de Arabia Saudita.

Consecuencias

Las principales consecuencias surgidas a raiz de este acto criminal fueron:

  • La instauración en EE.UU. de un sistema radical contra el terrorismo. Se aprobó la Ley Patriótica ("USA PATRIOT Act"), suspendiendo y limitando algunas libertades y derechos constitucionales con el supuesto fin de aumentar la seguridad interna de los Estados Unidos. Esta medida ha sido duramente criticada por defensores de los derechos civiles, que ven en ella una violación de la privacidad de los ciudadanos, además de una relajación del control judicial sobre los cuerpos de inteligencia. El 11-S fue también el argumento utilizado por el gobierno de Bush para iniciar una nueva operación de la Agencia de Seguridad Nacional con el objetivo de registrar las comunicaciones de ciudadanos estadounidenses con el extranjero.
  • La invasión a Afganistán el 7 de octubre de 2001 por fuerzas de la OTAN y la Alianza del Norte con apoyo de las Naciones Unidas, ante la negativa del gobernante régimen talibán de entregar a Osama bin Laden, que supuestamente se había refugiado en ese país.
  • La invasión a Irak el 20 de marzo de 2003. Esta acción militar fue realizada por Estados Unidos y Gran Bretaña sin autorización de las Naciones Unidas. Además España, Italia y otros países, se aliaron con Estados Unidos en esta acción y enviaron ayuda humanitaria a la zona. Estados Unidos sostuvo que la invasión era indispensable debido a que Irak poseía armas de destrucción masiva ocultas. La invasión desencadenó una guerra, con cientos de muertos, y causó el derrocamiento del gobierno encabezado por Saddam Hussein el 9 de abril de 2003. Una vez controlado el país, no se encontraron armas de destrucción masiva. Estados Unidos sostuvo entonces que la razón de la invasión se debía a que existían informaciones de los servicios de inteligencia que permitían suponer que Saddam Hussein mantenía relaciones secretas con Al-Qaeda. Recientes informes indican que nunca hubo una relación de Hussein con Al-Qaeda, y el presidente Bush trató de relacionar a Irak con la guerra contra el terrorismo.

Osama Bin Laden

Algunos afirman que Osama Bin Laden no está relacionado con los atentados del 11 de septiembre. Inicialmente, bin Laden negó la autoría de dichos ataques en un comunicado a la cadena de televisión Al Jazeera días después de los atentados.[1] Más tarde, se encontró en Jalalabad un vídeo donde confirmaba su culpabilidad.[2] Dicho vídeo al parecer es un montaje, pues en primer lugar existen notables diferencias físicas entre el hombre del vídeo y Bin Laden. En segundo lugar, el hecho de que lleve un anillo de oro, que está prohibido por el islam;[3] y en tercer lugar, que ese hombre escribió una nota con la mano derecha cuando en realidad Bin Laden es zurdo.[4][5] Bin Laden reivindicó los atentados por primera vez en Octubre de 2004, es decir, tres años después de cometidos, justo antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos[6], enviando un vídeo a la cadena de televisión Al Jazeera,[7][8][9] en el que se le ve con aparente buena salud, leyendo un papel, y haciendo gestos a la cámara para enfatizar parte del discurso.

El papel de Israel

  • Previamente a los atentados existió un escándalo de espionaje israelí que fue tapado por el atentado. De hecho, muchos de los detenidos después de los atentados eran espías israelíes que fueron despachados a Israel.[10]
  • En Israel dos trabajadores de la empresa Odigo fueron advertidos por mensajería instantánea de la posibilidad de un atentado en un lugar no especificado.[11] Esto puede ser indicio de que fueron avisados de la inminencia del atentado en las Torres, dado el momento en el que el aviso se produjo (unas dos horas antes del ataque), a pesar de que dicha empresa no tiene situada su sede de Nueva York cerca del WTC y de que el aviso fue enviado a la sede israelí.
  • El 11 de diciembre del 2001, la cadena nortemericana Fox News denunció el conocimiento previo que tuvieron los servicios secretos israelíes de los atentados del 11 de septiembre. Sesenta israelíes acusados de formar parte de una red de espionaje contra el gobierno de EE.UU. están entre los cientos de personas que permanecen detenidas desde los atentados. Un grupo de estos israelíes —que son, según Fox News, militares o agentes de inteligencia— han sido detenidos bajo cargos relacionados con la inmigración o bajo la cobertura de la nueva "Ley Antiterrorista". Entre los sospechosos detenidos se encuentran cinco israelíes, que estaban en lo alto de un tejado en Hoboken, New Jersey. Otros dos israelíes más fueron detenidos en Cleveland.[12]
  • Ariel Sharon, entonces primer ministro de Israel, se disponía a realizar su primera visita a Estados Unidos tras alcanzar ese cargo, pero suspendió el viaje dos días antes de los atentados por imperativa recomendación del Shabak y de las agencias de seguridad israelíes.

Otros hechos

  • Existió un movimiento bursátil previo a los atentados cuyas raíces conducen a la plana mayor de la CIA.[13]
  • Más de 9 servicios de inteligencia extranjeros (Gran Bretaña, Francia o Egipto, por ejemplo) habían advertido de un atentado inminente en EEUU usando aviones. Además, grandes personalidades de los servicios secretos de todo el mundo han dicho que es imposible que los atentados del 11 de septiembre fueran ejecutados sin la ayuda de un servicio de inteligencia fuerte.[14]
  • El 11 de enero de 2008, los telespectadores japoneses pudieron ver en directo una audiencia senatorial en la que el presidente de una comisión parlamentaria interrogó severamente al Primer Ministro y a los ministros de Relaciones Exteriores, de Finanzas y de Defensa cuestionando la versión oficial[15][16], debido a que algunos ciudadanos japoneses murieron en los atentados del 11-S. Esta intervención ha sido muy poco comentada en los medios de información.

Curiosidades

  • Si plegamos un billete de 20 dólares americano de una determinada manera y nos fijamos bien aparece lo que parece ser el dibujo de las torres gemelas ardiendo, el pentágono igual e incluso el nombre "Osama" en el texto superior del billete "The United States of América".[17]
  • Si volteamos los símbolos del dolar ($) 0º, el euro (€) 90º y la libra esterlina (£) 180º, todas monedas de curso legal, miramos que pone "11-S", "11-M" (Madrid) y "7-J" (Londres), respectivamente.
  • 'New York City' tiene 11 letras, 'Afghanistan' tiene 11 letras, Ramsin Yuseb (El islamista que amenazó con destruir las Torres Gemelas en 1993) tiene 11 letras, George W. Bush tiene 11 letras, Nueva York es el estado número 11, el primer avión que se estrelló contra las Torres Gemelas fue el vuelo número 11, el vuelo número 11 llevaba 92 pasajeros y 9+2=11, el vuelo número 77 tambien se estrelló contra las Torres Gemelas y llevaba 65 pasajeros (6+5=11), la tragedia sucedió el 11 de Septiembre (9/11) y 9+1+1=11, el día es igual al número de emergencias en Estados Unidos '911' y 9+1+1=11, el número total de victimas dentro de todos los aviones fue de 254 (2+5+4=11), el 11 de Septiembre es el día 254 del calendario, el atentado de Madrid sucedió el día 3/11/2004 y 3+1+1+2+4=11, y además sucedió 911 días despues del incidente de las Torres Gemelas.
  • Según una creencia popular muy extendida, tras el choque del avión contra una torre gemela aparece lo que parece ser el rostro del diablo.[18]

El 11S y el pensamiento tradicional alternativo

Oriente y Occidente ¿civilizaciones en guerra? por Marcos Ghio

Del Jehovah bíblico a Francis Fukuyama

Este año, como en los restantes, tratamos de formular ciertos principios de la doctrina tradicional alternativa propia de Evola y Guénon y, por haberlo expuesto ya en amplitud en ocasiones anteriores, trataremos ahora de partir de un punto particular de la misma que es el relativo al pretendido antagonismo que habría existido siempre entre el Oriente y Occidente, el que en cambio para nuestros autores no es tal, sino que en vez lo que contrapone realmente a los hombres entre sí no está determinado por un conflicto entre espacios geográficos o entre expresiones históricas y culturales, sino entre dos concepciones del mundo contrastantes y consecuentemente entre dos tipos de hombres antagónicos: el de la Tradición y el de la Modernidad. Estos dos mundos son antitéticos y la verdadera historia de la humanidad, a pesar de lo que se pudiese haber dicho en contrario o lo que las apariencias nos hubiesen podido mostrar, ha sido siempre la lucha irreversible entre ambos. Podríamos decir, como una primera aproximación, que lo que los distingue es un concepto diferente de libertad. El primero la concibe como una actitud de no determinismo, en tanto le atribuye al hombre una naturaleza divina, la cual debe ser realizada y despertada a lo largo de toda la existencia, concibiéndolo así como un ser que es dueño y señor de su destino. El segundo en cambio la comprende a partir de la adhesión a una entidad que resulta superior a lo humano, entendiendo su realización como un acto de dependencia y subordinación a un principio superior a sí, al que se concibe como una ley que lo trasciende, como un proceso respecto del cual el hombre es reducido a la categoría de producto de una ente superior que lo explica y determina. Lo divino, a diferencia de la postura anterior, es comprendido aquí como lo absolutamente diferente, aunque no necesariamente y siempre lo moderno haya calificado con este nombre a tal entidad suprema.

La contraposición entre lo moderno y lo tradicional debe hallarse en los orígenes mismos de la historia humana; en toda gran cultura siempre ha existido un antagonismo semejante entre estos dos tipos de hombre y de civilización; el que se ha plasmado en un combate entre aquellos que han considerado que ellos mismos eran los hacedores de su propia historia y destino y aquellos otros que han concebido a este último como una entidad superior a la cual debían subordinarse. También en el seno de nuestra cultura cristiana ‘occidental’ hemos vivido este antagonismo esencial, el que se ha manifestado a través de dos corrientes contrastantes: la simplemente cristiana o judeo-cristiana, que ha puesto el acento en el carácter creatural y dependiente del hombre, y en su consecuente condición de pecador, quien solamente puede realizar su destino y ‘salvarse’ en subordinada obediencia a un Dios omnipontente y cuyo más cabal antecedente se encuentra en el Jehovah bíblico; o la concepción católica heleno-cristiana para la cual no existe un abismo ontológico entre el hombre y Dios, en tanto que el primero es imagen del segundo. Este antagonismo se vivirá especialmente durante el primer severo conflicto acontecido en el contexto de tal religión entre dos formas antagónicas de vivir el cristianismo: el güelfismo y el gibelinismo en el Medio Evo y más tarde en la era moderna (que es aquella en la que se impone tal principio) la primera corriente se estereotipará a través del Protestantismo cuya característica principal consiste justamente en concebir a un hombre como ser pecaminoso y no divino, cuya alma todo debe recibirlo de una divinidad que le resulta ajena. El güelfismo será el primer paso en nuestra cultura hacia la desacralización del universo, lo cual comenzará con la más alta expresión al negársele al Estado y al monarca que lo representa su función pontifical y sagrada para reducirlo meramente al rol de administrador del bien común; el paso siguiente será la desacralización de la naturaleza, la cual pasará de ser un espacio de expresión de teofanías y símbolos sagrados para convertirse en un ‘valle de lágrimas’ o más tarde en un territorio explotable y finalmente el alma humana será concebida a su vez como simple pecadora que debe recibir de Dios, a través de la Iglesia en un primer momento, la gracia que la salve. El paso siguiente será el Protestantismo que significará la profundización mayor de este estado de caída y desacralización, el que había sido puesto antes de relieve por parte del güelfismo, que es aquella vertiente judaica que parte del antiguo cristianismo primitivo y bíblico que nos conducirá posteriormente hacia el triunfo de la Modernidad en el Occidente.

Esta idea sufrirá una serie de secularizaciones que son lo que los pensadores postmodernos califican acertadamente como los grandes relatos justificatorios que regirán por varios siglos al mundo moderno occidental. Si para el judeo-cristianismo güelfo y protestante el hombre debía subordinarse a un Dios trascendente respecto del cual todo lo debía recibir de su gracia, a través de la Iglesia en el primer caso o en la soledad de la propia conciencia en el segundo, la filosofía de Hegel en el siglo XIX representará la más cabal secularización de tal principio. Hegel, quien es a nuestro entender el más paradigmático filósofo de la Modernidad, no por casualidad era también un pastor protestante. De acuerdo a su punto de vista la Razón o Idea universal, que es el equivalente filosófico del Dios bíblico, era la que verdaderamente hacía la historia y si el sujeto no lo quería reconocer y se rebelaba en la decisión de adaptarse a tal principio desconociendo sus leyes, se convertía entonces en una ‘conciencia infeliz’, consistiendo en cambio la felicidad y la libertad en hacer en forma voluntaria lo que el Destino, o la Historia, o Dios quieren. El devenir histórico representa según tal pensador el progreso de la idea de libertad hasta un final irreversible consistente en la desaparición y sometimiento de los sujetos a-históricos que se le insubordinan, de aquellas conciencias infelices que no quieren conciliarse y reconocerla. Hegel concebía incluso geográficamente dicho proceso en su famosa expresión de que ‘el sol nace en Oriente, pero se pone en Occidente’, siendo así el Occidente el espacio en el cual habría de operarse tal triunfo definitivo de la razón o libertad.

El primer principio moderno es pues que el hombre se comprende por su medio, en este caso la Historia en tanto expresión de la Razón o Idea, que son la misma cosa y el equivalente del antiguo Jehovah, aunque podría también concebirse tal entidad superior con diferentes denominaciones explicativas y reductoras de la libertad humana, tales como la Raza, la Economía, la Sociedad, la Especie, e incluso hasta potencias irracionales como el instinto sexual. En todos los casos la libertad es concebida a la manera hegeliana o bíblica, como la conciliación con una entidad superior respecto de la cual el hombre se reconoce como una parte subordinada.

El segundo principio es el relativo al fin de la historia el cual también tiene un origen religioso. Consiste en considerar que llegará un momento en el que Dios le pondrá fin al pecado en el mundo: será cuando los ángeles buenos terminarán con los demonios malos y ello habrá de suceder de manera fatal y necesaria. Del mismo modo que filosóficamente tiene que darse el triunfo de la Razón o de la Idea (recordemos siempre que para Hegel la felicidad consiste en concordar con el principio universal) terminando con la esclavitud por parte del hombre, que es cuando éste deja de sublevarse contra dicho orden. Está presente pues el concepto de una consumación de la historia, de una lucha final entre conciencias infelices y felices, en donde estas últimas vencerán indefectiblemente, lo cual en las épocas terminales, debido al avance del materialismo, podrá tener también figuraciones más economicistas y sociológicas, tales como la lucha entre el proletariado y la burguesía, o entre la democracia y el totalitarismo, que no es otra cosa que una extrapolación a otro terreno del combate por el triunfo de la Idea o Razón que sostuviera el pastor protestante Hegel.

Habiendo así descendido a una esfera socio-económica propia de tiempos últimos, Adam Smith y Carlos Marx, los dos exponentes hegelianos del liberalismo y del socialismo respectivamente, discrepaban respecto de cuál de los dos sistemas sociales significaba la conciencia feliz e ‘histórica’ y cuál en cambio no lo era, si era pues el capitalismo o el comunismo el que habría de ser el vencedor indefectible. ¿A cuál de los dos le cabía la función de ser el ángel bueno capaz de hacer concluir la Historia para siempre? Éste era el dilema que en los tiempos terminales confrontaba a estos dos pensadores y a sus escuelas. Ambos concordaban en que la Historia iba a finalizar necesariamente con el triunfo del bien sobre el mal, pero discrepaban respecto de la denominación que los dos conceptos habrían de asumir. Que si bien en el caso del primero era del proletariado sobre la burguesía y en el del segundo de la democracia contra los totalitarismos, en ambos era siempre la razón la que vencía a la sinrazón, era pues la Idea, en su progreso, la que habría de triunfar en forma irreversible. Fue así cómo, finalizando el siglo XX, los smithianos se consideraron a sí mismos victoriosos cuando vieron que, tras la caída del Muro de Berlín, consecuentemente desaparecía también el mundo proletario de la Unión Soviética, habiéndose así producido según ellos el triunfo y confirmación del liberalismo. Y este final de la historia estuvo paradigmáticamente marcado también con la aparición como su pregonero de un filósofo estrictamente hegeliano, curiosamente un 'oriental' de origen japonés, Francis Fukuyama, que fue el encargado de anunciarnos dicho acontecimiento que denotaba el triunfo de la democracia y del liberalismo, lo cual, a nivel filosófico, se conjuga también con la doctrina del ‘final de las ideologías’, propia de aquella corriente peculiar y de tiempos terminales conocida como la postmodernidad. Festejaban pues a fines del pasado milenio una serie de hechos fundamentales que indicaban según ellos el arribo del reino de la Jauja universal, de conciencias felices y apacentadas, de democracia plena y absoluta, luego de la caída del Muro de Berlín y el triunfo definitivo de la la racionalidad en el mundo, por lo tanto con la finalización de la historia.

El 11S y la nueva historia

Claro que nuestros fantasiosos analistas, en su irreflexivo entusiasmo, producto también de aquella ideología que se había ‘muerto’, soslayaban ciertos hechos fundamentales: que el muro de Berlín y el comunismo no se cayeron, tal como ellos creían, debido a la alta competitividad y eficiencia que nos presentaba el capitalismo respecto del primero, sino que hubo alguien, que no fueron ellos y que no estaba en el contexto de esta pretendida disyuntiva hegeliana que fue el que lo derrotó realmente y de una manera por demás estrepitosa en modo tal que demostró, a pesar de todo lo que se decía en contrario, que se trataba de un imperio débil y al cual la libertad del hombre, esa conciencia infeliz de la cual Hegel nos hablaba despectivamente, era capaz de vencer. Fue en Afganistán en donde el imperio comunista recibió una derrota de grandes proporciones luego de una guerra de 10 años cuya finalización puso en marcha todo un proceso centrífugo en el territorio soviético que aun no ha terminado, en modo tal de precipitar la estrepitosa caída de la URSS.

Y al respecto debemos de una buena vez ponerle coto a una explicación fantasiosa que marcha pareja con la utopía del Fin de la Historia de Fukuyama, que no es sino la formulación en otros términos del mito de la antigua soberanía bíblica de Jehovah sobre el ser humano: a pesar de lo que nos dicen de manera incesante las películas de Rambo, no fue Estados Unidos el que ganó la guerra contra los soviéticos, sino un nucleamiento que comenzó de a poco a perfilarse como un nuevo sujeto de la historia y del cual hace unos días se cumplieron 20 años desde su fundación. Este nuevo movimiento, que nace casualmente en coincidencia casi con la caída del comunismo, es diametralmente opuesto a la Modernidad. Esta última, siempre en su determinismo, ha inventado el mito de que son las naciones o las civilizaciones o culturas (términos que se ha terminado identificando ilícitamente), en tanto personificaciones del bíblico Jehovah, los grandes sujetos de la historia y que el hombre no puede actuar por afuera de ellas salvo si se arriesga a recibir el anatema aludido de ‘conciencia infeliz’ y fracasada. Es decir el hombre, así como era antiguamente el esclavo de un Dios celoso que velaba por él, ahora lo es de un medio que lo explica y comprende, la cultura o la nación a la que pertenece, es decir la Idea que se expresa ‘históricamente’.

En segundo lugar la Modernidad, ya desde sus antecedentes güelfos y protestantes, ha desacralizado el mundo habiendo reducido la existencia al mero culto por la vida. Y esto puede vérselo aun en la misma guerra. Si clásicamente la guerra era concebida como un medio de realización espiritual en donde el hombre, a través de la figura del héroe, ocupaba el lugar esencial, en la Modernidad este último ha sido sustituido cada vez más por la máquina, la gran realizadora de masacres indiscriminadas y totales, como los ‘bombardeos inteligentes’ que se viven en nuestros días de ‘guerra total’. La máquina es para el moderno aquel instrumento que debe evitarle perder aquel don más preciado de todo que es la vida. En la guerra moderna la máquina pretende suplantar al héroe, al guerrero. Las guerras modernas tienen así dos características solidarias, son totales y omnidestructivas y ello porque paradojalmente -y esto es lo que descubre este nuevo movimiento- los que las hacen carecen de voluntad de combate, en tanto que los que acuden a la máquina lo hacen porque no quieren renunciar a la vida. Tradicionalmente la guerra se hacía en cambio para conquistar algo que era superior a la vida misma, ahora por el contrario se la hace para multiplicar las posibilidades de ésta. Pero Bin Laden, el jefe de este movimiento, descubrió muy pronto que esta característica era algo propio no sólo del comunismo, contra el cual tuvo que luchar primero por cerca de nueve años hasta vencerlo en Afganistán, sino que era más bien un fenómeno propio de la Modernidad en su conjunto y que más aun, la otra cara de la misma, representada por el ‘occidente’ capitalista, era aun más endeble que su primer enemigo. Ello lo aprendió en una acción posterior efectuada en Somalia en 1993, cuando gobernaba Clinton en los EEUU. Con un puñado de hombres decididos desbarató una acción de los norteamericanos invasores eliminando a varios de ellos y, lo más insólito, luego de ello logró que éstos se retiraran del país tras haber sido humillados. Algo así ni siquiera había pasado en Vietnam 20 años antes.

Hasta que llegamos finalmente al comienzo de este milenio. El mundo ha tomado una dirección especial luego de aquel acontecimiento que sucediera hace siete años un 11S cuando ese mismo movimiento con una acción efectuada por 19 hombres y con una inversión que no superó el medio millón de dólares le propinó en su sede principal el primer ataque letal a aquel imperio que se había erigido a sí mismo como el más grande de toda la historia, el que representaba el final feliz del universo fukuyámico, con consecuencias impensables que aun ahora se están viviendo. Rápidamente, ante este acontecimiento inesperado, el mundo moderno ha tratado de asimilar este fenómeno dentro de los marcos precisos de su concepción del mundo y efectuando las correcciones pertinentes. Fue así como luego del 11S se tuvo que decir que la doctrina del fin de la historia de Fukuyama no alcanzaba para explicar los problemas en su verdadera dimensión, en tanto que, luego de este acontecimiento y de las guerras que le sobrevinieron en Irak, Afganistán y Pakistán principalmente, se había llegado a la conclusión de que la historia no había terminado todavía. Aun no se había arribado a ese final feliz que por caminos diferentes nos pronosticaran Hegel, Marx y Adam Smith, entre otros. Fue así como hubo que inventar un sustituto a tal doctrina: fue cuando se abrió paso una nueva, la de la de la guerra de civilizaciones de Samuel Huntington.

Acotemos primeramente que la misma no es antagónica respecto de la de Fukuyama, sino que tan sólo representa el reacomodamiento de un mismo principio a situaciones diferentes. Con Fukuyama la modernidad no había tomado conciencia plena todavía de cuál era su verdadero enemigo. Confundía el adversario con el enemigo. El comunismo era apenas el adversario con el cual se compartía un principio fundamental, el predominio de la economía y de la vida sobre el espíritu y la trascendencia. Comunismo y capitalismo eran dos expresiones gemelas de la modernidad, ‘metafísicamente iguales’, al decir de Heidegger. Pero el verdadero enemigo del moderno es en cambio aquel que considera que no es ni la economía ni la "vida" el destino del hombre, sino el espíritu, la eternidad, el más allá, es decir, tal como dijéramos al principio, la Tradición. Claro que aquello que la Modernidad ha comprendido un 11S de manera abrupta no es conveniente que esté al alcance de todo el mundo. En tanto nos encontramos en una guerra, la misma es también psicológica y en la era de la máquina los medios propagandísticos de los que se disponen son superiores a los de otras épocas en donde no existían ni Hollywood, ni la televisión ni los efectos especiales y, en tanto es conveniente que ciertas cosas fundamentales se ignoren y no se sepan nunca, ahora este ocultamiento y distorsión puede hacerse con más eficacia que antes. Se trata pues de cambiar el objetivo y explicar las cosas como si en realidad se tratara siempre de las mismas civilizaciones que luchan entre sí desde épocas remotas. Pero no de civilizaciones comprendidas a la manera tradicional como la manifestación fáctica de concepciones del mundo, sino en cambio como un conjunto de naciones con caracteres culturales comunes: esto es lo que propiamente Huntington denomina ilícitamente como tales. La guerra entre el Oriente y el Occidente con el triunfo de este último que habría de venir, y de la cual nos había hablado Hegel, vuelve nuevamente a la palestra con tal autor con la diferencia de que considera que la misma no se ha terminado todavía como en cambio creía ingenuamente Fukuyama.

Al respecto digamos lo siguiente: sea la doctrina del fin de la historia como la de la guerra de las civilizaciones no son una cosa contrapuesta, sino perspectivas diferentes de una misma concepción moderna y falsificadora de la realidad. Fukuyama y Huntington forman parte de un mismo error, de una misma civilización. El moderno creía hasta el 11S que la historia se había terminado con la caída del comunismo, en donde el Occidente vencía definitivamente al Oriente, el segundo en vez considera que esta guerra no ha terminado todavía, pero en cambio lo que ha sucedido es todo lo contrario, en tal fecha ha nacido una nueva historia, en la cual los antagonistas no son más los que estaban en la superficie. Esta verdad aterradora ha obligado a hacer una serie importante de replanteos. El moderno ha tratado de explicar el fenómeno del 11S con la famosa teoría de la ‘guerra de civilizaciones’, la cual no es sino un nuevo intento por ocultar la verdad. En realidad, se nos dice, en dicha fecha no habría acontecido nada nuevo, sino que simplemente ha habido como un llamado de alerta en el sentido de que la historia que es siempre la misma no se había terminado todavía como erradamente se creía. El viejo totalitarismo oriental seguía, a pesar de todo, estando aun vivo (aun hay personas en nuestras filas que nos dicen que el comunismo fue un fenómeno oriental). Pero la verdad es muy otra: la lucha no sigue siendo entre Oriente y Occidente pues en realidad nunca la hubo propiamente, ni esto que vivimos ahora es el Occidente, ni tampoco China, la India, Japón son el Oriente, sino que se trata en todos los casos de Estados Modernos, sino que la guerra verdadera es entre Tradición y Moderndidad, entre concepciones del mundo antagónicas.

La doctrina de la guerra de civilizaciones de Hungtington es pues un bálsamo tranquilizador para los modernos, que consiste en tratar de convencernos de que no hay que preocuparse pues lo que está pasando es justamente que no ha sucedido nada nuevo. Y siempre dentro de tal contexto los tranquilizadores nos han esgrimido una serie de explicaciones concurrentes para explicarnos respecto de lo que verdaderamente habría sucedido un 11S, que en realidad no era nada que se saliera de la rutina de la Historia Universal e Hegel. Así pues, del mismo modo que Hollywood nos explicó que en realidad la guerra de Afganistán no la ganaron los mujaidines, sino que en cambio fue Rambo el que lo hizo, así como también fueron las armas norteamericanas las que triunfaron sobre las rusas o la mayor competitividad del sistema liberal, en realidad tampoco los que estaban en los aviones para cometer el ataque del 11S eran los que aparecían a primera vista, sino también en este caso, como en las aludidas cintas, se trataba de agentes secretos de los norteamericanos que actuaban para hallar ‘justificativos’ a fin de que este imperio invencible y prodigioso siguiese dominando al mundo, esta vez invadiendo a naciones ricas en droga y en petróleo. Así como la teoría de Huntigton ha sido hecha para explicarnos que no ha pasado nada importante un 11S, concurrentemente con ello una interminable cantidad de libros nos "explican" la tesis conspirativa que es justamente funcional con la doctrina antes mentada. La finalidad de la misma es de carácter medicinal: se trata de hacernos ver que en el fondo tenemos que estar tranquilos en tanto que no ha sucedido nada nuevo en la historia. Que todo sigue exactamente igual que antes, en tanto que los hechos siguen obedeciendo siempre a las leyes de Hegel y de Jehovah, tan sólo ha sucedido que el sol sigue estando todavía en el Oriente y aun no se ha puesto definitivamente en el Occidente, pero hay que tener un poco más de paciencia hasta que termine de hacerlo. Son estas dos civilizaciones las que en realidad se siguen peleando entre sí por el dominio del mundo, son las conciencias infelices que no han terminado de aceptar y adaptarse a la ‘felicidad’, pero ya sabemos que esta última será la que vencerá tarde o temprano. Ayer era el comunismo, hoy es Rusia o China los que lo hacen. ¿Creíamos que se había terminado todo? pero no era así todavía como se creyó el optimista Fukuyama, en realidad hay que tener un poco más de paciencia pues este reino de paz y de Jauja universal que nos prometían desde la televisión y el cine ya va a llegar. Hay que tenerle pues un poco más de confianza a la democracia y a la ciencia tecnológica.

En síntesis, todas estas doctrinas tratan de ocultarnos el hecho de que el 11S pasaron cosas verdaderamente nuevas en el mundo a las que, para la seguridad del sistema del Jehovah benefactor y omnipotente, es bueno que no se les preste la debida atención o que se desvíe la mirada hacia otro lado. La tesis de Rambo consiste en la holliwoodización de la filosofía de la historia de Hegel. Rambo, Fukuyama y Huntington son los encargados de informarnos que es imposible salir de los cánones de la Idea, en tanto que seguimos siendo siempre los instrumentos de los que se vale la misma, y el que no lo acepta una vez más es una conciencia infeliz que hay que combatir o ignorar. Sin embargo por más esfuerzos que se realicen no puede ocultarse que el 11S sucedieron los siguientes hechos esenciales a pesar de los mitos de la Modernidad:

1) El hombre demostró ser superior a la máquina. Cuando un pequeño grupo de militantes, con una inversión muy pequeña en dinero en relación a los resultados obtenidos, puso en jaque a lo que según Fukuyama era la única potencia que existía en el planeta. Y lo principal:

2) Se pudo actuar libremente sin responder a Estado alguno o a potencia de ningún tipo a pesar de lo que Rambo nos diga en contrario. Cosa esta última realmente aterradora para los modernos que con un sinnúmero de teorías y ‘pruebas’ intentan refutar en tanto que se trata de algo que les rompe todos los esquemas a nuestros muy abundantes pensadores geopolíticos adeptos fanáticos de la concepción hegeliana de la historia.

La teoría moderna es aquella que mienta que el ser humano es siempre el producto o el instrumento de algo superior a él. El individuo es el medio que utiliza la Idea, plasmada en el Estado nacional, para realizarse y tomar conciencia de sí. Al Qaeda por lo tanto no puede ser nunca una organización independiente, en tanto que las conciencias infelices, sin que se den cuenta a veces, son utilizadas por la Razón, que es astuta, para el logro de sus fines. Por lo tanto debía forzosamente ser una organización al servicio de algo superior que permitiera explicarla o ser sin más un servicio de inteligencia.

El moderno, en tanto determinado por una concepción del mundo materialista, rechaza los principios metafísicos y del mismo modo que Marx los entiende como opios o superestructuras al servicio de algo que los trasciende. Así pues principios tales como el califato, es decir el equivalente musulmán de nuestra idea de Imperio Universal, la jihad, o guerra santa comprendida como acción para conquistar el cielo, la sacralización del Estado y la lucha contra la sociedad laica, tal como lo entiende el fundamentalismo islámico, son simplemente fetiches utilizados en función de algo más importante y material como lo es el despliegue de los intereses del Imperio "Manejatodo".

3) La realidad es en cambio que por primera vez en varios siglos ha emergido una manifestación anti-moderna y tradicional como no conocieran ni Evola ni Guénon en vida. Por más que haya sido asumida por una forma religiosa oriental, la misma pertenece al mundo tradicional en su conjunto, sea del Oriente como del Occidente, la cual se podría sintetizar en las siguientes ideas principales:

a) Existe una realidad superior a la mera vida, en donde la jihad, o guerra santa, es el medio para alcanzarla. De allí la experiencia kamikaze, ya no reducida a una élite militar como sucediera en Japón.

b) El Estado es la expresión de la sacralidad en donde el monarca es un pontífice entre la tierra y el cielo, lo cual es un principio no solamente islámico, sino también católico y gibelino.

Conclusión

Hoy en día los hechos, a pesar de todas las teorías conspirativas que la modernidad ha elaborado para perpetuarse, nos han dado la razón. Lo único que sucede todavía es que se puede tener la razón, pero faltan los instrumentos para hacerlo saber. Falta en el hombre actual, bombardeado por los medios masivos de la comunicación, la capacidad de asombrarse. Hoy cuando ya no hay más remedio que reconocer que Estados Unidos está perdiendo la guerra en Afganistán, sin embargo se soslaya ex profeso decir quién la está ganando.

A pesar de todas las evidencias hoy son muy pocos los que caen en la cuenta de que el mundo moderno es incapaz de ganar una guerra en contra de una simple organización a la cual paradojalmente se le ha atribuido ser el instrumento de este mismo poder. 40 naciones que han enviado sus tropas para derrotarla, más instituciones solidarias con las mismas como Rusia, China, Irán y el Vaticano, no le pueden ganar la guerra al talibán y a Al Qaeda. Más todavía, la están perdiendo. No pueden salir de Kabul ni de Kandahar sin ser exterminados y cuando lanzan sus represalias tienen que matar a civiles en la desesperación que les produce la propia impotencia. Pero no es sólo Afganistán en donde pierden, también está Irak en donde las cosas no les van tan bien como creen. Y está también Somalia, Argelia, Pakistán y hasta en el mismo Cáucaso ocupado por los rusos están perdiendo la guerra.

Lo importante hoy en día es salir de la desinformación al que nos tiene condenados el mundo moderno. Recomendamos al respecto consultar los partes diarios de la Agencia Kali-yuga para saber verdaderamente lo que pasa en el mundo y no en cambio los versos fukuyámicos que se nos difunden cotidianamente.

Sres. no están en guerra el Oriente y el Occidente, el hombre se está desatando por fin del gobierno de la Idea, del Jehová de los tiempos actuales. Es la Tradición la que vuelve a luchar ya abiertamente contra el Mundo Moderno.

¡Gloria a los héroes!

Referencias

Artículos relacionados

Enlaces externos

Herramientas personales
Otros idiomas