Euromaidán (versión metapolítica)

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Los pro-atlantistas Oleg Tyagnibok (Svoboda), Vitali Klitschko (Udar) y Arseny Yatsenyuk (Bat'kivshchyna) con la atlantista judía-norteamericana Victoria Nuland (Nudelman)

Las revueltas atlantistas en Ucrania, denominadas en conjunto como "Euromaidán" (en ucraniano: "Europlaza") son una serie de manifestaciones anti-rusas en Ucrania ocurridas entre el 21 de noviembre de 2013 y el 23 de febrero de 2014, en favor de un acercamiento económico y político hacia la Unión Europea en lugar de hacia Rusia y apoyadas política y económicamente por la OTAN como parte de sus objetivos geopolíticos.

Tuvo un saldo de aproximadamente ochenta muertos y condujo a la destitución y huida del ex-comunista y pro-ruso presidente Víktor Yanukóvich al verse amenazado por los manifestantes ucranianos que tomaron las calles. Rusia en respuesta ordenó la ocupación militar de la Península de Crimea, cuya población es de mayoría rusa[1], y tras un referéndum del 16 de marzo, el territorio en disputa se anexionó formalmente a la Federación Rusa el 18 de marzo, lo que marcó el inicio de una Guerra civil en el este de Ucrania.

El Ejército ucraniano no reconoce el cambio de autoridades en Kiev y sigue manifestando que el comandante en jefe es el presidente democráticamente electo, Víktor Yanukóvich. Los cosacos de Sevastopol y otras milicias de la región autónoma del Crimea se levantaron contra el golpe atlantista.

Ucrania es un país con una profunda división cultural. Históricamente, la gente del sur y del este está más orientada hacia Rusia. Y la del oeste, más hacia la UE, por ello es que un 38,0% de los ucranianos apoya una asociación con Rusia, mientras que el 37,8% prefiere una asociación con la UE. El mayor apoyo hacia la integración con la UE se encuentra en Kiev (alrededor de 75%) y en el oeste de Ucrania (81%); este apoyo se reduce al 56% en el centro de dicho país, al 30% en el sur y en Crimea (sede de la flota póntica) y al 18% en el este.

Las cabezas visibles de las manifestaciones son Vitali Klitschko, líder de la Alianza Democrática Ucraniana para la Reforma (UDAR) y miembro del Parlamento de Ucrania; Arseny Yatseniuk, líder del partido Bat'kivshchyna; y el presidente del partido Svoboda, Oleh Tyahnybok.

¿Manifestación nacionalista?

Manifestantes con banderas de Pravy Sektor, Israel y Ucrania, respectivamente.

En Europa, los movimientos nacionalistas se encuentran en pleno ascenso y los medios de comunicación, tanto atlantistas como rusos, insisten en presentar a los motores de estas manifestaciones atlantistas como una entidad "nacionalista", "europeísta" y "pro-occidental" y que inclusive tendrían parte en ella sectores supuestamente "neonazis" o "nazifascistas" como Svoboda y Pravy Sektor ("Sector Derecha"), ambas organizaciones terroristas definidas a sí mismas como "de derechas" (ultraderecha) (en lugar de tercerposicionistas) y financiadas por los oligarcas judíos Ihor Kolomoyskyi y George Soros[2][3]. La propaganda rusa difundida por el canal estatal RT, así como activistas de izquierda, han calificado como "golpe de estado fascista" a las revueltas, y acusan que Estados Unidos y la Unión Europea habrían instalado un gobierno "neonazi" en Kiev, cuando lo cierto es que es un gobierno títere sionista.

Los nacionalistas ucranianos han sido engañados para luchar a favor de sus enemigos.

Lo primero hecho por los presuntos "patriotas ucranianos", fue anular la Constitución y restituir la del 2004, la cual permite con facilidad las injerencias externas, destituir al presidente Yanukóvich (quien ha afirmado que no dimitirá) y emitir una orden para liberar a la oligarca sionista Yulia Timoshenko, que asimismo tiene ascendencia judía[4].

Este engaño se ha movilizado aprovechando el tradicional sentimiento anti-soviético del pueblo ucraniano, que ha llegado al punto de no querer tener nada que ver con Rusia (asociando el trágico pasado soviético a Rusia y transfiriéndolo erróneamente al contexto actual), y que bajo el pretexto de frenar "la amenaza del expansionismo ruso", pretende que el nacionalismo en crecimiento se alinee, en su lugar, con los intereses del atlantismo, generando a su vez que gente de la misma sangre eslava se divida y entre en un conflicto fraticida para terminar favoreciendo a sus verdaderos enemigos.

Bastantes nacionalistas europeos, no percibiendo la dimensión geopolítica de los sucesos, están ya cometiendo el mismo grave error que en los años noventa cuando apoyaron a los croatas de Franjo Tudjman. Con ello se pretende desviar la fuerza nacionalista en resurgimiento y utilizarla como "carne de cañón" contra el adversario geopolítico de la OTAN, siendo Ucrania el pretexto de ésta para levantar el conflicto con Rusia, única nación que por el momento no ha caído bajo la esfera del esquema talasocrático (globalista-plutocrático) y responde únicamente a intereses telurocráticos (autárquicos-multipolares).

El oligarca judío Ihor Kolomoyskyi, que ha financiado a los grupos de "extrema derecha", enmascarando así el protagonismo sionista.

Nacionalistas de toda Europa han caído ya en la trampa judaica, uniéndose al "Batallón Azov", una unidad paramilitar compuesta por unos 300 efectivos, entre ellos varios soldados voluntarios provenientes de toda Europa. La unidad es reconocida por el gobierno de Ucrania, sin embargo, no obedece al ejército nacional y reporta a los jefes de los partidos ultranacionalistas. La unidad está comandada por Vladimir Shparo. Fue creada el 13 de abril de 2014 a instancias del por aquel entonces Ministro de Asuntos Internos, Arsen Avakov, miembro de Batkivshchyna[5], y combate al lado de los atlantistas bajo símbolos nacionalsocialistas. Según la prensa rusa, el Batallón Azov está patrocinado por el oligarca judío Ihor Kolomoyskyi, quien en una entrevista con el diario Capital News afirma que el deseo de unir a las comunidades judías en Europa puede ser una fuerza que contribuya a la adhesión de Ucrania a la Unión Europea:

En cuanto a Ucrania, que de hecho siempre ha sido parte de la familia europea, es posible que sea la comunidad judía la locomotora que la conducirá a la Unión Europea[6]

Asimismo, Kolomoysky había dicho a finales de 2010 respecto al partido Svoboda, que:

"ya no se considera a Svoboda organización ultranacionalista. Por lo que veo en la televisión, Svoboda está claramente desplazándose de la 'ultraderecha' hacia el 'centro', se ha vuelto más moderado. Si antes su electorado era una población marginal del 2 al 3%, ahora su base de simpatizantes creció. Son bastantes, y en el futuro cercano puede llegar a ser los líderes del oeste y centro de Ucrania. Esperamos que logren ganarse al electorado, así será mientras más se muevan hacia el centro. Mejor los nacionalistas que abiertamente dicen lo que piensan, que los que están en silencio haciendo sus cosas a espaldas".[7]

No todos los nacionalistas han caído en la trampa. Amanecer Dorado, partido nacionalista de Grecia, ha emitido un comunicado denunciando la infiltración sionista en Ucrania en detrimento de Rusia y el proyecto euroasiático[8][9], así como el lider nacionalista eslovaco Marian Kotleba, que ha apoyado a Yanukóvich[10] y condena tajantemente "el golpe de Estado". Otras organizaciones nacionalistas como Jobbik, el BNP y ATAKA también se han declarado en contra de la revolución atlantista.

En una entrevista de Der Spiegel, Marine Le Pen, del Front National, acusó a la Unión Europea de falta de independencia respecto a Estados Unidos y de instigar la crisis en Ucrania.[11]

Sobre los judíos de Ucrania, el reconocido escritor antisionista de origen judío Israel Shamir comentó:[12]

Muchos judíos apoyaron el nuevo régimen en Kiev, el principal patrocinador del Maidan fue por cierto el oligarca judío Kolomoisky. Otros oligarcas judíos también apoyaron el golpe de Estado. Así que la carta de Judíos de Ucrania al Presidente Putin no sorprende. Muchos líderes de organizaciones judías también apoyaron el Maidan.
Los judíos no tienen miedo del antisemitismo, sólo que utilizan todas esas retóricas cuando son rentables. Si no, entonces no las usan (...) Seriamente, hablando del problema en Ucrania, está claro que ahora "tenemos" en el poder a los neonazis, pero ellos son un simulacro del fascismo, esto no es algo de lo cual las organizaciones judías puedan tener algo que temer, al contrario. Todo esto, por supuesto, está dentro del orden político.
Por regla general, el llamado "antisemitismo" es palabrería, esto no es una realidad. Los verdaderos "nazis" y "antisemitas" estaban en contra de los financieros judíos, de los banqueros, pues veían en ellos el lado oscuro de los judíos. Éstos nazis de hoy en día sirven a los intereses de los bancos judíos, y son apoyados por los oligarcas...

Desarrollo

Nacionalistas ucranianos destruyendo una estatua de Lenin.

Las manifestaciones comenzaron pacíficamente en Kiev la noche del 21 de noviembre de 2013. El día anterior, el 20 de noviembre, el gobierno de Ucrania había suspendido la firma del Acuerdo de Asociación y el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea.

El 8 de diciembre grupos nacionalistas derrumban la estatua de Lenin de la capital, ícono bolchevique, por considerarlo como "un símbolo de la ocupación y dominación ruso-soviética".[13]

A comienzos de enero de 2014 las protestas se fueron radicalizando y expandiendo a lo largo del centro y oeste del país y con algunos focos en el este, mayoritariamente ruso, ya no solo la exigencia era el cambio económico a Europa, sino el cambio total de gobierno. Yanukovich trata de sofocar los disturbios enviando a un grupo especial de policía antimotín. Al no ver una salida pacífica real, el primer ministro Mykola Azarov ofrece su renuncia al cargo el 28 de enero, tratando de calmar a los manifestantes.

La noche del 19 y 20 de febrero Yanukovich y los principales líderes de la oposición Vitali Klitschko, Arseny Yatseniuk y, Oleh Tyahnybok acordaron una tregua, y el desarme de las barricadas colocadas en la plaza de capital anteriormente como medida de contención a las fuerzas policiales. Horas más tarde la tregua se rompió y el gobierno da la orden de disparar a discreción. El día 20 de febrero perdieron la vida más de 70 personas contadas oficialmente por el gobierno.

Participantes

Las protestas fueron iniciadas por estudiantes universitarios, sin embargo, posteriormente se unieron distintos sectores de la población, todos descontentos con la gestión del Partido de las Regiones y los resultados de su política económico-social. Entre los principales gestores se encontraban: organizaciones sociales, la oposición política —incluyendo a grupos de ultraderecha como Pravy Sektor y el partido parlamentario Svoboda— y las Iglesias ucranianas (como la Iglesia ortodoxa ucraniana del Patriarcado de Kiev), con excepción de la Iglesia ortodoxa ucraniana del Patriarcado de Moscú. En los manifestaciones también participaban representantes de minorías étnicas (tártaros de Crimea,[14] judíos,[15][16][17] georgianos, armenios y otros) y ciudadanos de otros países (de Polonia, Bielorrusia, Georgia, Rusia y otros).[18]

Caída del gobierno de Yanukóvich

Olexandr Turchínov y Vitali Klitschko tomando el parlamento.

El 21 de febrero se aprobó un acuerdo entre Yanukóvich y la oposición para adelantar las elecciones, formar un gobierno de transición, volver a la Constitución de 2004 y frenar la violencia. Sin embargo, el 22 de febrero, por la mañana, los opositores ocuparon las principales instituciones con sede en Kiev, tomaron la Rada Suprema e hicieron colapsar gobierno de Ucrania. Los opositores no tomaron el poder para sí (cosa que haría un verdadero movimiento nacionalista), sino que bajo una máscara "nacionalista" allanaron el camino para administradores coloniales del mundialismo plutocrático en Ucrania.

En el parlamento, los atlantistas irrumpieron violentamente y el portavoz de la Rada, Volodymir Rybak, de 67 años, fue obligado a dimitir mientras era golpeado. Una vez tomado el parlamento, aparecieron Olexandr Turchínov y Vitali Klitschko para apoderarse del hemiciclo.

El presidente Víktor Yanukóvich abandonó la capital y desde Járkov denunció un "golpe de Estado". La oposición acusó a Yanukóvich de haber huído de Kiev esa misma noche con el fin de no ratificar los acuerdos alcanzados y haber abandonado su oficio como presidente (afirmación desmentida por él posteriormente) Mediante un impeachment, la Rada Suprema destituyó al presidente por «abandono de sus funciones» con el voto positivo de 328 de los 450 diputados. Mientras tanto, la Rada Suprema tomó el control del país y Oleksandr Turchínov asumió la coordinación del gobierno y la presidencia del parlamento. Turchínov acusó a Yanukóvich de querer huir a Rusia y dijo que los guardias de la frontera lo interceptaron.

En su primera aparición pública tras huir de Ucrania, el ex-presidente Yanukóvich declaró:[19][20]

Soy el presidente legítimo de Ucrania y lucharé hasta el final para que este desorden acabe. [...] Nadie me derrocó… Tuve que abandonar Ucrania por las amenazas contra mi vida y contra mi familia.

El 26 de febrero la Rada Suprema emitió una orden de captura internacional en contra del expresidente Yanukóvich y el exministro del Interior Vitali Zajárchenko. El parlamento ucraniano pospuso para el día siguiente la elección del gobierno interino que deberá manejar la situación hasta la elección del 25 de mayo; su presidente, Oleksandr Turchínov, asumió por decreto la posición de Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas ucranianas. Además, el gobierno ruso reiteró que no reconoce al nuevo gobierno de Kiev, ya que considera a Víctor Yanukóvich «el único poder legítimo en Ucrania», y sostiene que «todas las decisiones adoptadas por la Rada en los últimos días suscitan serias dudas», pues en Ucrania, afirma, «se derrocó al presidente legítimo mediante un golpe de Estado».

Referencias

  1. About number and composition population of Crimea. State Statistics Committee of Ukraine.
  2. Tribulaciones Metapolíticas: Golpe de estado: Kiev cae en manos del atlantismo / Terroristas ucranianos lucharon contra Rusia en Chechenia y Georgia
  3. Ukraine's Secret Weapon: Feisty Oligarch Ihor Kolomoisky
  4. Ukraine - Yushchenko Reveals Why Israel Backed Him
  5. EL BATALLÓN AZOV. UNA FUERZA PARAMILITAR DE EXTREMA DERECHA
  6. Коломойский: Евреи приведут Украину в Евросоюз
  7. Коломойский похвалил Тягнибока за отказ от радикализма
  8. Golden Dawn Statement on Developments in the Ukraine and Persecution of Orthodox Christians
  9. Amanecer dorado denuncia la infiltración sionista en la crisis ucraniana.
  10. Governor Kotleba Appeals to Ukrainian President, Calling Demonstrators and NATO Terrorists
  11. Interview with Marine Le Pen: 'I Don't Want this European Soviet Union'
  12. Cometarios de Israel Shamir
  13. Los manifestantes derriban una estatua de Lenin en Kiev Europa Press (8 de diciembre de 2013).
  14. Mr Akhtem Chiygoz: «Crimean Tatars Leave Actively to Kyiv on Maidan Nezalezhnosti»
  15. After Yanukovych, Maidan’s Next Fight Will Be To Preserve a Ukraine Safe for Minorities
  16. The Ukrainian Revolution’s Jewish question
  17. Open letter of Ukrainian Jews to Russian Federation President Vladimir Putin
  18. Foreigners join pro-European protests
  19. Yanukóvich asegura desde Rusia que sigue siendo el presidente de Ucrania
  20. Yanukóvich dice que es el presidente legítimo y que luchará por el futuro de Ucrania

Artículos relacionados

Enlaces externos