Satanismo

De Metapedia
(Redirigido desde «Satanista»)
Saltar a: navegación, buscar

Se conoce como satanismo a un concepto originado desde el cristianismo, bajo el cual se cree en la existencia de un culto formal a Satanás, el Diablo, la figura antagonista de la mitología judeocristiana.

Antes de existir como práctica formal, el concepto existía principalmente sólo como una acusación por parte de varios grupos cristianos hacia grupos heréticos u opositores ideológicos, en lugar de representar una identidad real. El satanismo y el concepto de Satanás también han sido utilizados por artistas para la expresión simbólica.

Acusaciones de satanismo

Acusaciones de que varios grupos practican el satanismo se han hecho a lo largo de la historia cristiana. Durante la Edad Media, la Inquisición adscrita a la Iglesia Católica Romana alegó que varias sectas y grupos cristianos heréticos, como los caballeros templarios y los cátaros, realizaban rituales satánicos secretos. En el subsiguiente período moderno temprano, la creencia en una extendida conspiración satánica de brujas resultó en juicios masivos de presuntas brujas en toda Europa y las colonias norteamericanas. Las acusaciones de que las conspiraciones satánicas eran activas y que estaban detrás de eventos como el protestantismo (y a la inversa, la afirmación protestante de que el Papa era el Anticristo) y la Revolución Francesa siguieron formándose en la cristiandad durante los siglos XVIII al XX.

La idea de una gran conspiración satánica alcanzó nuevas alturas con el caso de Léo Taxil en Francia en la década de 1890, quien propagó la idea de que la masonería adoraba a Satanás, Lucifer y Baphomet en sus rituales. En los años ochenta y noventa, la histeria del abuso ritual satánico se extendió por los Estados Unidos y el Reino Unido, en medio de temores de que grupos de satanistas abusaran sexualmente de los niños y los asesinaran en sus ritos. En la mayoría de estos casos, no hay pruebas que corroboren que alguno de los acusados ​​de satanismo fueran en realidad practicantes de una religión satánica o culpables de las acusaciones formuladas contra ellos.

En el siglo XX numerosas publicaciones, tanto religiosas como seculares, de forma propagandística y sin fundamentos reales, acusaron al Tercer Reich y al nacionalsocialismo de llevar a cabo prácticas satánicas.

Concepto del cristianismo

La figura de Satanás representa una extensa enseñanza del cristianismo, en ese sentido, lo que comúnmente se conoce como "satanismo" no es más que un reflejo de las enseñanzas cristianas. En la mayor parte de los casos, tal como sucede con el concepto de brujería, el satanismo contiene aquellas definiciones sesgadas que las enseñanzas cristianas ofrecen sobre tradiciones o prácticas no cristianas o aquellas que son consideradas heréticas, pues en su intento de erradicarlas, intentan demonizarlas asociándolas al "culto al Diablo", a "prácticas oscuras" y a la "glorificación del mal".

A medida que el cristianismo se expandía por Medio Oriente, África del Norte y Europa, entró en contacto con las religiones paganas. Los teólogos cristianos afirmaron que los dioses venerados por los paganos no eran divinidades genuinas, sino que en realidad eran demonios. Sin embargo, no consideraban que los paganos deliberadamente adoraran al Diablo, sino que afirmaban que simplemente habían sido engañados por él. En la iconografía cristiana, el Diablo y los demonios recibieron los rasgos físicos de las figuras de la mitología clásica, como el dios Pan, los faunos y los sátiros.

Aunque el concepto proviene casi exclusivamente de la tradición cristiana, la investigación histórica y antropológica sugiere que casi todas las sociedades han desarrollado la idea de una fuerza siniestra y antihumana que puede ocultarse dentro de la sociedad. Esto comúnmente implica una creencia en grupos de individuos que invierten las normas de su sociedad y buscan dañar a su comunidad, por ejemplo las brujas, participando en el incesto, el asesinato y el canibalismo. Las denuncias de brujería pueden tener diferentes causas y servir para diferentes funciones dentro de una sociedad. Por ejemplo, pueden servir para mantener las normas sociales, para aumentar la tensión en los conflictos existentes entre las personas, o para expulsar a ciertos individuos por diversos problemas sociales.

Otro factor que contribuye a la idea del satanismo es el concepto de que hay un agente de la desgracia y el mal que opera a escala cósmica, algo generalmente asociado con una forma fuerte de dualismo ético que divide al mundo claramente entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal. La entidad más antigua que se conoce como personificación del mal es Angra Mainyu, una figura que aparece en el zoroastrismo. Este concepto fue adoptado por el judaísmo y el cristianismo primitivo, y aunque pronto fue marginado dentro del pensamiento judío, adquirió una importancia creciente en las primeras interpretaciones cristianas del cosmos. Si bien la idea cristiana del Diablo no estaba bien desarrollada, gradualmente se adaptó y expandió a través de la creación de folclore, arte, tratados teológicos y relatos de moralidad, proporcionando así al personaje una serie de asociaciones extra bíblicas.

Manifestaciones

El satanismo como práctica "religiosa" formal es un fenómeno relativamente reciente. Existen datos sobre manifestaciones "satánicas" desde el siglo XVII, en los que los practicantes invertían los rituales y símbolos cristianos, quemaban cruces o las colocaban hacia abajo.

Desde el siglo XIX, han surgido varios pequeños grupos religiosos que se identifican como satanistas o usan la iconografía satánica. Los grupos satanistas que aparecieron después de la década de 1960 son ampliamente diversos, pero dos tendencias principales son el satanismo teísta y el satanismo ateo. Los satanistas teístas veneran a Satanás como una deidad sobrenatural, viéndolo no como omnipotente sino como un patriarca. Por el contrario, los satanistas ateos como el satanismo laveyano, consideran a Satanás simplemente como un símbolo de su filosofía.

Los grupos que se autodenominan como satanismo, a menudo surgen sólo como una forma de rebeldía antisocial o anticristiana inmadura o protesta simbólica ante lo socialmente establecido. Varias parten de las definiciones cristianas, llegando a apropiarse de creencias o celebraciones antiguas, como las paganas, y a jactarse de conocimientos ocultistas y esotéricos, dándoles un sentido erróneo o tergiversado, consecuencia de la desinformación que propagan las Iglesias, y con lo cual se reafirman las creencias sobre el satanismo. Por ejemplo, muchos satanistas utilizan y se apropian de celebraciones celtas como Beltane el 30 de abril, o Samhain el 31 de octubre, y las deforman de acuerdo a sus propósitos, en consecuencia, la gente ignorante y supersticiosa comienza a creer falsamente que esas fechas son satánicas.

Música

Durante las décadas de 1960 y 1970, varias bandas de rock, a saber, el Coven estadounidense y el British Black Widow, emplearon la imaginería del satanismo y la brujería en sus obras. Las referencias a Satanás también aparecieron en el trabajo de las bandas de rock que fueron pioneras en el género del heavy metal en Gran Bretaña durante la década de 1970. Black Sabbath por ejemplo mencionó a Satanás en sus letras, aunque varios de los miembros de la banda practicaban el cristianismo y otras letras afirmaban el poder del Dios cristiano sobre Satanás. En la década de 1980, un mayor uso de imágenes satánicas fue realizado por bandas de heavy metal como Slayer, Kreator, Sodom y Destruction. Las bandas activas en el subgénero del death metal, entre ellas Deicide, Morbid Angel y Entombed, también adoptaron imágenes satánicas, combinándolas con otras imágenes morbosas y oscuras, como la de zombis y asesinos en serie.

El satanismo llegaría a estar más estrechamente asociado con el subgénero del black metal, en el cual se enfocó sobre los otros temas que se habían usado en el death metal. Una serie de intérpretes de black metal incorporaron la autolesión en su acto, enmarcando esto como una manifestación de la devoción satánica. La primera banda de black metal, Venom, se proclamó a sí misma como satanista, aunque esto fue más un acto de provocación que una expresión de genuina devoción al Diablo. Los temas satánicos también fueron utilizados por las bandas de black metal Bathory y Hellhammer. Sin embargo, el primer acto de black metal para adoptar al satanismo con más seriedad fue Mercyful Fate, cuyo vocalista, King Diamond, se unió a la Iglesia de Satanás. La mayoría de las veces, los músicos que se asocian con el black metal dicen que no creen en la ideología satánica legítima y, a menudo, profesan ser ateos, agnósticos o escépticos religiosos.

Supuesta oposición al judeocristianismo

La simbología satánica se conforma por la inversión de los símbolos cristianos, y a menudo su ética se basa simplemente en la inversión de los valores cristianos, lo que en apariencia dota al así llamado "satanismo moderno" de un matiz anticristiano o incluso antijudío. Esto suele ser carnada para personas, en especial jóvenes, que no simpatizan con las religiones judeocristianas. El satanismo básicamente intenta ser una antítesis de ellas, pero en realidad no escapa de la misma base y cosmovisión abrahámica de la que proviene, situándose simplemente en aquello que el judeocristianismo ha definido como su opuesto y reforzando así la dualidad ética judeocristiana. De ese modo, la filosofía satánica, en esencia, acepta de facto las premisas del judeocristianismo. Adicionalmente, que una doctrina esté basada en la mera oposición a otra constituye una doctrina que no propone ni construye nada, y requiere de la existencia de su opuesto para existir.

Evidentemente, cualquier sistema religioso o filosófico que se oponga al judeocristianismo e invierta de algún modo sus valores, considerándolos perjudiciales y antinaturales, será etiquetado como "satanismo" por los fieles judeocristianos: desde la filosofía de Nietzsche, hasta el paganismo moderno, sin embargo, la reivindicación consciente de la figura judeocristiana de Satanás, parece provenir de elementos ubicados dentro del amplio margen del marxismo cultural.

Artículos relacionados