Iluminados de Baviera

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
El “Ojo que todo lo ve” símbolo illuminati de preferencia en el reverso del Sello de Estados Unidos, incluido en la cúspide de una pirámide truncada en la parte posterior del billete de un dólar..

Iluminados de Baviera es el nombre por el que se conoce mayormente la Orden de los Perfectibilistas o Illuminati, en latín. Fue una sociedad secreta paramasónica fundada el 1 de mayo de 1776 por el ex-jesuita judeoalemán y profesor de Derecho Canónico, Adam Weishaupt. Illuminati en latín significa "Los Iluminados".

Introducción

Adam Weishaupt (1748 - 1811), fundador de los Illuminati.

Weishaupt habría creado esta sociedad con el propósito de derrocar a los gobiernos y reinos del mundo además de erradicar a todas las religiones y creencias para regir a las naciones bajo un Nuevo Orden Mundial, basado en un sistema internacionalista (precursor del comunismo y el anarquismo). Establecerían una moneda única y una religión universal, en el cual, según sus creencias, cada persona lograría la perfección.

Nesta Webster describe así las seis metas a largo plazo de los Illuminati:[1]

Reducido a una simple formula las metas de los Illuminati podrían ser resumidas en los siguientes seis puntos:
  • 1. Abolición de la monarquía y todo orden gubernamental,
  • 2. Abolición de la propiedad privada,
  • 3. Abolición de la herencia,
  • 4. Abolición del patriotismo,
  • 5. Abolición de la familia (es decir, del matrimonio y toda moralidad, y la institución de la educación comunal de los niños),
  • 6. Abolición de la religión.[2]

Actualmente, algunos grupos se atribuyen la condición de sucesores históricos de los Illuminati.

Historia

Orígenes

Adolph von Knigge (1752 - 1796).

La Orden de los Iluminados de Baviera fue fundada en la noche del 30 de abril al 1 de mayo de 1776, (víspera de la famosa noche de Walpurgis), en un bosque al sur de Alemania, donde un pequeño grupo de hombres establecieron y juraron cumplir los propósitos de la sociedad.

Tras la fundación, Adam Weishaupt (quien se proclamó a sí mismo con el nombre simbólico de Spartacus) atrajo a su primer adepto; un barón protestante de Hannover llamado Adolph von Knigge (frater Philon), quien ya estaba iniciado en la masonería y que posteriormente desarrolló el Rito de Los Iluminados de Baviera, junto a Weishaupt a quien introdujo dentro de la logia de Munich: Teodoro del Buen Consejo.

Gracias a las habilidades de Von Knigge, los Illuminati rápidamente se extendieron por Alemania, Austria, Hungría, Suiza, Francia, Italia y otros puntos de Europa, afiliando a personalidades de la talla de Herder (Damasus), Goethe (Abaris), Cagliostro, el Conde de Mirabeau (Leónidas) y el legendario alquimista Conde de Saint Germain, entre otros. Algunos nobles como los duques de Saxe-Weimar y el de Saxe-Gotha, los príncipes Ferdinando de Brunswick y Karl de Hesse, el conde de Stolberg y el barón de Dalberg, también figuraron dentro de la iniciación iluminada.

Animado por su éxito al lograr reclutar un gran número de pensadores, filósofos, artistas, políticos, banqueros, analistas, etc, Adam Weishaupt tomó la determinación de afiliarse a la masonería por medio de Von Knigge, y ordenó la infiltración y el dominio de la misma.

El 16 de julio de 1782, en una reunión de la masonería continental que tuvo lugar en el convento de Wilhelmsbad, los Illuminati intentaron unificar y controlar bajo su autoridad todas las ramas de la masonería. Aunque ya habían logrado infiltrarse en las logias de toda Europa, la Gran Logia de Inglaterra, el Gran Oriente de Francia y los iluminados teósofos de Swedenborg decidieron no apoyar los planes de Weishaupt y oponerse formalmente a los Illuminati.

Debido al fracaso de este movimiento, Von Knigge renunció pensando que ya no tenía sentido seguir con los planes y se retiró a Bremen donde pasó sus últimos años. Mientras tanto Weishaupt recibía las ofensivas de los masones de Inglaterra y de los martinistas a quienes denunció en sus escritos, argumentando que La Gran Logia de Londres se creó a sí misma en 1717 por clérigos protestantes que no estaban iniciados en la masonería, es decir, que fue fundada por profanos sin constancias ni documentos válidos.

Grados y ritos de iniciación

El Rito de los Iluminados de Baviera consistía en 13 grados de iniciación a los cuales se accedía conforme se demostraba lealtad y conocimiento. Cada grado poseía sus rituales y secretos propios los cuales no estaba autorizado revelar a grados inferiores, y cada miembro juraba obediencia incondicional a sus superiores. Los grados se dividían en tres clases:

I. Primera clase - Vivero:

1. Preparatorio.

2. Novicio.

3. Minerval.

4. Iluminado menor.

II. Segunda clase - Francmasonería:

5. Aprendiz.

6. Compañero.

7. Maestro.

8. Iluminado mayor.

9. Iluminado dirigente.

III. Tercera clase - Misterios:

10. Sacerdote. (Pequeños misterios)

11. Regente. (Pequeños misterios)

12. Mago. (Grandes misterios)

13. Rey. (Grandes misterios)

Disolución

Karl Theodor, Príncipe-Elector, conde paladín y duque de Baviera, aprobó el edicto que llevó a los Illuminati a su disolución.

El 22 de junio de 1784, el Príncipe elector de Baviera, duque Karl Theodor intuyó el peligro que suponían Los Illuminati para la Iglesia católica y las monarquías debido a su ideología liberal, revolucionaria e igualitaria, y aprobó un edicto contra éstos, la masonería, y en general cualquier sociedad no autorizada por la ley. Weishaupt fue destituido de su cátedra marchando al exilio de Ratisbona para dirigir la Orden desde el extranjero bajo la protección del duque de Saxe. En 1785, el edicto se confirmó y así se dio comienzo a las persecuciones y arrestos de los miembros de la sociedad.

Los planes más secretos de los Illuminati fueron revelados por casualidad, la noche del 10 de julio de 1784, cuando un mensajero de Weishaupt identificado como el abad Lanz, murió inesperadamente a causa de un rayo. Su cadáver fue llevado a la capilla de san Emmeran por habitantes de la zona y ahí entre sus hábitos se encontraron los importantes documentos que trataban sobre los planes secretos de la conquista mundial. La policía de Baviera indagó los detalles de la conspiración, dando a conocer al emperador Francisco I del Sacro Imperio Romano Germánico, el complot tramado contra todas las monarquías, en especial la de Francia, en donde más tarde, en 1789, se gestaría la llamada Revolución Francesa y la caída de Luis XVI y María Antonieta, sus últimos monarcas.

Los documentos fueron publicados por el gobierno bávaro, alertando así a la nobleza y el clero de Europa, sin embargo, poco después se convencieron de que la conspiración había sido destruida debido a la disolución oficial de los Illuminati, junto con el destierro de Weishaupt y la detención de numerosos adeptos.

Reminiscencia

Emblema de la sociedad Calavera y Huesos.

En general, los dirigentes de la sociedad huyeron de las persecuciones y es probable que la mayoría de ellos permanecieran activos hasta su muerte a pesar de las prohibiciones. Los restos de la orden de Los Illuminati permanecieron en Europa hasta que desaparecieron años después de la Revolución Francesa. John Robison declaró que los Iluminados de Baviera se reformaron inmediatamente bajo otro nombre después de la disolución oficial.[3]

Si bien es posible asegurar con certeza que los Illuminati desaparecieron de Europa en las primeras décadas del siglo XIX, resulta inexacto afirmar lo mismo en el caso de Estados Unidos. Un año después de la prohibición en Baviera, en 1785, se constituyó la Logia Colombia de la Orden de Los Illuminati en New York, a la cual se afiliaron como Hermanos el gobernador De Witt, Clinton Roosevelt (un ancestro de Franklin Delano Roosevelt), Horace Greeley, director del Tribune y el propio Thomas Jefferson. De esta logia derivó la Orden de Los Illuminati en Estados Unidos, que a inicios del siglo XX se le conoció como Grand Lodge Rockefeller. La presencia de Los Illuminati en Estados Unidos se ha mantenido durante dos siglos hasta el presente, en organizaciones iluministas como la fraternidad estudiantil Phi-Beta-Kappa de 1776, The Order, Skull and Bones de 1832 y The Shriners de 1870 (Antigua Orden Arábiga de los Nobles del Santuario Místico), actualmente, el único Illuminati público en los Estados Unidos de América, es Frater Samael, con la Gran Logia Prometeo en la ciudad de Nueva York.

Los Illuminati en la actualidad

En la actualidad, existen dos o tres órdenes que reclaman ser herederas de los Illuminati: la Orden Illuminati de Gabriel López de Rojas, fundador de un sistema de iniciación denominado "rojismo", The Illuminati Order de Solomon Tulbure, The Grand Lodge of Rockefeller y los Skull and Bones. Los Illuminati fundados en España en 1995 por López de Rojas afirmaban seguir defendiendo los principios revolucionarios de los Illuminati bávaros, declarándose abiertamente comunistas, mientras que los Skull and Bones y las ramas estadounidenses en general han optado por seguir una línea neoliberalista.

Simbología Illuminati en el billete de un dólar

Código masónico en dólar estadounidense con las iniciales: “M.A.S.O.N.”

En el billete actual de un dólar norteamericano aparece el Gran Sello de Estados Unidos el cual está compuesto por el "Ojo que todo lo ve", también llamado "Ojo de la Providencia". Aunque no es un símbolo de origen cristiano y no se lo menciona en la Biblia, todavía hasta hoy es asociado con el ojo de Dios o de Yahvé (Demiurgo para los gnósticos), el cual representa su omnisciencia y cobró importancia a partir del Renacimiento. El símbolo fue gradualmente adoptado por los francmasones para representar al Gran Arquitecto del Universo. Su verdadero origen se encuentra en el simbolismo del Udjat u "Ojo de Horus",[4][5] antiguo dios egipcio que representa al Sol. El diseño de este sello fue aprobado por el Congreso de los Estados Unidos el 20 de junio de 1782 y posteriormente, en 1935, fue introducido en el billete de dólar por aprobación del presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt, masón del grado 32° del Rito Escocés[6][7] y también miembro de los Shriners.

La iconografía presente en el billete introduce la parte izquierda del sello (reverso) con el ojo en una pirámide egipcia trunca con 13 escalones (que simbolizan las 13 colonias de Estados Unidos, aunque es probable que a la vez represente, de una forma esotérica, los 13 grados del Rito de los Iluminados de Baviera), en cuya base está escrito el número 1776 en números romanos (año de la independencia de las 13 colonias y de la fundación de los Illuminati). Va acompañada de la sentencia "Annuit Cœptis" que significa: "[Él] aprueba [nuestro] comienzo". Abajo aparecen las palabras "Novus Ordo Seclorum". Aunque obras de ficción literarias y cinematográficas traducen erróneamente esas palabras como "Nuevo Orden Seglar", la traducción correcta sería "Nuevo Orden de las Eras" (o de los Siglos) (o según expertos latinistas, "el comienzo de una nueva era" pues la palabra es el posesivo plural latino de 'saeculum', que en el contexto significa generación, siglo o era.

La confusión viene del parecido de la palabra seclorum con otra palabra latina: saecularis. El número 13 sigue extendido en el sello derecho (anverso): Un águila calva que lleva en la pata derecha una rama de olivo (símbolo de la paz) con 13 hojas y en la pata izquierda 13 flechas (símbolo de la guerra), sobre su pecho ostenta un escudo con 13 barras, un lema con 13 letras que reza: E Pluribus Unum ("De muchos, uno") y finalmente, 13 estrellas sobre su cabeza que forman la estrella de David o signo de Israel.

El escritor evangelista William Schnoebelen, quien afirmó ser un ex-illuminatus, explica el significado de este símbolo y comenta que se basa en un mensaje realizado por Jesús en Mateo 21:42 que dice:

"Jesús les dijo: ¿Acaso nunca leyeron en las Escrituras?: La piedra que los constructores rechazaron es la piedra que llegó a ser la cabeza y esquina del edificio. El Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos?"
Mateo 21:42
Búho de Minerva.

Según Schnoebelen, la única piedra que puede ser cabeza y esquina, es el vértice superior de una pirámide, razón por la cual ellos le cortan esa piedra al símbolo, él explica: "este símbolo en el dólar no es nada más que un talismán y este talismán se carga con la energía de billones de personas diariamente. Los illuminati creen que cortándole el tope a la pirámide se impedirá el regreso de Jesús".[8]

Otra frase del billete de dólar reza: "In God We Trust", traducido como "En Dios Confiamos". Sin embargo, existen otras interpretaciones, hechas generalmente por teóricos de la conspiración, al uso de esta frase. La primera de ellas supone una elipsis en la frase "In God we (have the) Trust" ("En Dios tenemos el trust") donde trust es "corporación financiera" o "negocio". Y la segunda, más extendida debido a un supuesto error de la Reserva Federal que supuestamente emitió una serie de billetes y monedas con la frase "In Gold we trust" ("En el Oro confiamos").[9]

Los Illuminati tenían también otro símbolo para su "escuela secreta de sabiduría", este era el Búho de Minerva, la diosa de la sabiduría. Este símbolo, igualmente se puede encontrar en el billete de un dólar a una escala minúscula, en el margen superior derecho entre una hoja y el margen que rodea al número uno[1]. También se le asocia a la sociedad del Bohemian Club.

Simbología Illuminati en la cultura musical

Ejemplo del uso de simbología illuminati en la música.

En la actualidad, desde aproximadamente el año 2000, se ha podido ver un gran aumento de simbología illuminati en la industria musical, lo que ha desembocado en todo tipo de teorías en Internet. Cadenas de televisión como MTV, o cantantes como Madonna, Lady Gaga, Beyoncé, Rihanna, Kesha, Jay Z o Katy Perry son solo algunos de los nombres de las empresas y personas que en un periodo u otro han realizado este tipo de simbología, en un videoclip, un escenario, una entrevista etc.

El aumento repentino y la consecuente masificación han hecho surgir muchas teorías al respecto, ya que esta estandarización simbólica no puede deberse únicamente a una casualidad. La más aceptada es que estas personas han sido pagadas por los Illuminati, abducidas, controladas mentalmente o que incluso forman parte de la orden. Se les presupone también la mayoría de los males de la actualidad, así como algunos del pasado, haciendo ver que son un ente que lo ha dominado todo y que continúa haciéndolo. Comúnmente también se les señala como seres extraterrestres que estarían controlando todo en el mundo.

Sin embargo, la inmensa publicidad y la aparente normalización de estos símbolos, nos indica que están siendo usados a propósito para algún motivo que desconocemos. El efecto Illuminati ha llegado a millones de personas a través de Internet, lo más probable es que esté siendo usado como método de distracción. Mediante la aceptación de estas teorías no se señala al judío como ente esencial socio-económico mundial, si no que se rechaza violentamente argumentando que esta élite sería extraterrestre o simplemente illuminati y no judía.

El caso es parecido al del comunismo, que señala la existencia de una élite burguesa, pero que obvia completamente y no sabe señalar directamente con nombres y apellidos dicha elite, dejándola únicamente en un ente desconocido del cual cualquier persona medianamente adinerada formaría parte automáticamente. La mayoría de escenarios donde aparece esta simbología illuminati incluye también simbología religiosa hebrea o cabalística que no es completamente entendida por los promotores de los illuminati como ente dominante, ya que estos desconocerían realmente la funcionalidad y actualidad mundial económico-social y su relación con el pueblo judío, así como la influencia que este pueblo ha ejercido sobre las sociedades secretas a lo largo de la historia.

El judío económico no sería pues el enemigo, sino que lo serían los illuminatis, un ente desconocido extraterrestre y, por lo tanto, prácticamente imposible de superar. Internet está lleno de canales, páginas web y personas que fomentan la primera versión, favoreciendo así, sin saberlo, a los mismos que creen estar combatiendo.

Influencia en hechos modernos

Los Illuminati, después de subsistir luego de su prohibición, y a causa de su dedicada infiltración en la masonería, fueron responsables en gran medida de la Revolución Francesa, y a menudo se les ha asociado con las Guerras Mundiales y el atentado terrorista contra las torres gemelas en 2001 y las posteriores guerras en Afganistán e Irak.

Las Guerras Mundiales

Se cita también por ejemplo la presunta existencia de una serie de cartas escritas entre los años 1870 y 1871, que se conservarían en los archivos de la biblioteca del Museo Británico[10] entre un antiguo militar confederado llamado Albert S. Pike (De hecho el único representante de la Confederación, y a la vez miembro activo del Ku Klux Klan, honrado con una estatua en Washington D.C.) y el francmasón y carbonario Giuseppe Mazzini, un filósofo y político italiano que se esforzó por unificar los estados italianos y quien había sido seleccionado por los Illuminati para dirigir sus operaciones mundiales en 1834. El Museo Británico desmiente la existencia de dichas cartas.

Según William Guy Carr, en una de las cartas fechada el 15 de agosto de 1871, Pike le hace saber a Mazzini el plan de los Illuminati para el futuro del mundo[2]:

Albert Pike, Soberano Gran Comendador del estadounidense Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y jefe de justicia del Ku Klux Klan, portando varias distinciones francmasónicas, Library of Congress, 1877.
Giuseppe Mazzini (1805-1872).
Fomentaremos tres guerras que implicarán al mundo entero. La primera de ellas permitiría derrocar el poder de los zares en Rusia y transformar ese país en la fortaleza del comunismo ateo necesaria como una oposición controlada y antítesis de la sociedad occidental. Las divergencias causadas por los "agenteur" (agentes) de los Illuminati entre los imperios británico y alemán serán utilizados para provocar esta guerra, a la vez que la lucha entre el pangermanismo y el paneslavismo. Un mundo agotado tras la guerra, no interferirá en el proceso de construcción de la "nueva Rusia" y el establecimiento del comunismo, que será utilizado para destruir los demás gobiernos y debilitar a las religiones.

La segunda guerra mundial se desataría aprovechando las diferencias entre la facción ultraconservadora y los sionistas políticos. Se apoyará a los regímenes europeos para que terminen en dictaduras que se opongan a las democracias y provoquen una nueva convulsión mundial cuyo fruto más importante será el establecimiento de un Estado soberano de Israel en Palestina que venía siendo reclamado desde tiempos inmemoriales por las comunidades judías. Esta nueva guerra debe permitir consolidar una Internacional Comunista bastante fuerte para equipararse a la facción cristiana/occidental.

La tercera y definitiva guerra se desataría a partir de los enfrentamientos entre sionistas políticos y los dirigentes musulmanes. Este conflicto deberá orientarse de forma tal que el Islam y el sionismo político se destruyan mutuamente y además obligará a otras naciones, una vez más divididas sobre este asunto, a entrar en la lucha hasta el punto de agotarse física, mental, moral y económicamente... Liberaremos a los nihilistas y a los ateos, y provocaremos un formidable cataclismo social que en todo su horror mostrará claramente a las naciones el efecto del absoluto ateísmo, origen del comportamiento salvaje y de la más sangrienta confusión. Entonces en todas partes, los ciudadanos, obligados a defenderse contra la minoría mundial de revolucionarios, exterminará a esos destructores de la civilización, y la multitud, desilusionada con el Cristianismo, cuyos espíritus deístas estarán a partir de ese momento sin rumbo y ansiosos por un ideal pero sin saber dónde hacer su adoración, recibirán la verdadera LUZ a través de la manifestación universal de la doctrina pura de "Lucifer", sacada a la vista pública finalmente. Esta manifestación resultará del movimiento reaccionario general que seguirá a la destrucción del Cristianismo y ateísmo, ambos conquistados y exterminados al mismo tiempo.[11]
Citado según William Guy Carr, en Peones en el juego, 1955.

La intensa actividad de Pike, sumada a la eficacia con que desempeñaba sus cargos y su deseo personal de ver en vida un gobierno mundial, lo llevaron a alcanzar el puesto de responsable máximo de los Illuminati en 1859.

El historiador Leopold Engel fundó en 1896 la asociación mundial de Illuminati, la cual aprovechaba la sucesión de la orden de Weishaupt. Ya en 1929 fue retirada esta asociación registrada del Registro de Asociaciones de Berlín. También la Ordo Templi Orientis (O.T.O.) de Theodor Reuss y Aleister Crowley, y los Illuminati de Thanateros fundada en 1978 pretenden acogerse a la línea de tradición ritualista de los Illuminati de Baviera.

Bibliografía

Referencias

  1. Nesta Webster - Revolución Mundial: El Complot contra la civilización
  2. Nesta Webster - World Revolution (pag. 22-23)
  3. John Robison, Proofs of a conspiracy, 1798, Online version, p.9 Texto en línea en inglés
  4. Udjat, El Ojo de Horus
  5. Origen del Ojo que todo lo ve
  6. Time Magazine, Letters, Monday, Aug. 21, 1939
  7. NWO, The All Seeing Eye
  8. Bill Schnoebelen habla sobre la Orden.
  9. "In Gold we trust"
  10. Carr, William Guy, Pawns in the Game, Willowdale, Ont., Gadsby-Leek Co., [1955]
  11. Carr, William Guy, Satan: Prince of This World

Artículos relacionados

Enlaces externos

Videos