Anders Behring Breivik

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Artículo destacado
El asesino de Oslo: el prosionista Anders Behring Breivik
Anders Behring Breivik nació en Noruega el 13 de febrero de 1979. Es el autor de los atentados en ese país de julio de 2011. Se sospecha que Breivik se habría acercado a un campamento juvenil del Partido Laborista Noruego en la isla de Utøya el 22 de julio de 2011 y, haciéndose pasar por un agente policial, abrió fuego contra los jóvenes presentes matando al menos a 80 de ellos. Se desconoce si actuó solo o con ayuda, pues también se lo vincula con las explosiones de Oslo, solo dos horas antes de la masacre. Fue arrestado en Utøya y quedó bajo custodia policial. Breivik es un ex masón y se ha declarado confeso militante contra el islamismo y a favor del Estado genocida de Israel.

Antecedentes

Anders Behring Breivik con ataviaje masónico

Breivik, que estudió en la Escuela de comercio de Oslo, fue descrito por el periódico Verdens Gang (VG) como un exfrancmasón,[1] nacionalista y conservador. En su perfil de Facebook, Breivik expresó sus simpatías por Winston Churchill y el criminal antinazi de la Segunda guerra mundial, Max Manus.[2]. Esto demuestra ampliamente que Breivik no es nacionalista, ni mucho menos "neonazi" como muchos medios de comunicación afirmaron.

El periódico VG afirma que Breivik no poseía antecedentes, aparte de algunas infracciones de tráfico, y que el imputado estaba en posesión de una pistola Glock, un rifle y una escopeta registrados a su nombre. Breivik se había mudado a una pequeña localidad del condado de Hedmark, al oeste de la capital noruega, entre fines de junio y principio de julio de 2011.

Brevik fue miembro del partido derechista Fremskrittspartiet, (en noruego: partido del progreso) y de su sección juvenil. Según el actual líder de dicho partido, Ove Vanebo, Brevik dejó de participar a principios de la década del 2000, cuando sus visiones se volvieron más extremistas contra el islamismo.

De acuerdo con informaciones de la prensa local e internacional, Breivik participó activamente en la web social "document.no" que ha sido descrita como una red social anti musulmana. [3] Document.no es dirigido por Hans Rustad, judío, activista de extrema izquierda, anti-musulmán y fanático partidario de Israel.

Estas participaciones han sido caracterizadas como muy críticas con el islam y pro israelíes.[4] Además de declararse admirador de Churchill y Manus, también declara admirar al político holandés Geert Wilders, pro sionista y cuyo partido describe como el "único partido verdadero para los conservadores".

De acuerdo a su abogado Breivik habría declarado que su acción fue "atroz" pero "necesaria" y que la había planificado durante un largo período de tiempo. Además se supo que había redactado un "manifiesto" de 1500 páginas y lo había colgado en internet antes de los ataques; ese texto, titulado 2083. A European Declaration of Independence y firmado con el seudónimo de Andrew Berwick, explica cómo puede liberarse Europa de los inmigrantes.

Breivik colgó un video en YouTube en que llamaba a sus seguidores a la guerra contra el marxismo y el Islam; en el video aparecía empuñando un fusil automático y con un parche en el brazo que decía "Cazador de Marxistas". YouTube retiró el video el día de la masacre por la noche.[5]

Artículos de opinión

El asesino de Oslo

texto enviado por Petras

La AUF pide boicotear a Israel. Jonas Gahr Store, Ministro de Asuntos Exteriores de Noruega, fue recibido el día anterior a la masacre llevada a cabo por Breivik en el campamento de verano de la AUF que se desarrolla en Utøya, donde escuchó la petición de que Noruega reconozca al Estado palestino. Allí el ministro recorrió el campamento organizado por Eskil Pedersen, dirigente de la AUF.

El múltiple asesino de Noruega forma filas en la extrema derecha anti islamista, pro sionista y mariconista de Europa. Su impronta francmasónica sus referentes son partidos revestidos de posturas anti-inmigración, con una manifiesta histeria en contra del Islam y una subordinación al sionismo como es el caso del partido holandés de Geert Wilders, del Partido del Progreso de Dinamarca, de la EDS la Liga de Defensa Inglesa y de los Demócratas suecos. Todo ello bajo la doble guía ideológica, por una lado del periodista judío de extrema izquierda, Hans Runstad y su blog documento.no y por el otro lado del unabomber estadounidense.

El asesino Behring viene a ser un exponente preclaro de como una postura nacional se degenera en cuanto se subordina a la causa sionista.

Es significativo que el atentado en contra de oficinas del gobierno noruego (Partido Laborista) y la matanza de jóvenes de ese partido es una isla recreacional, se haya cometido justo el día siguiente a que en esa mismísima isla se hubiese dado inicio por parte del partido laborista en el gobierno a una campaña de boycot a Israel a causa de los continuos crímenes judíos en contra de los palestinos.

No se puede dejar de reconocer el coraje y la política exterior de independencia del gobierno de Noruega y de su partido oficialista, el cual a pesar de su raigambre socialdemócrata, declaró que no le comprarán armas a Israel y que impulsarán la campaña de boicot al enclave sionista que ha usurpado las tierras de los palestinos. Esperemos que la masacre llevada a cabo no los amilane.

Es poco creíble que esta masacre haya sido cometida por un "unabomber". Todo da para pensar que no es más que la ejecución de una acción planificada destinada a castigar y coaccionar a los noruegos mediante una suerte de asesinatos selectivos, de algún modo semejantes a los que continuamente están cometiendo los judíos en contra de los palestinos.

La mejor respuesta que podemos dar a la criminalidad hebrea es sumarnos a la campaña de boicot a Israel.

Noruega e Israel

(por María José Lera y Ricardo García Pérez)[6]

Puño cerrado. Los medios de comunicación occidentales afirmaron que éste es "un saludo nacionalista", sin embargo, es usado principalmente por activistas de izquierda, tales como: marxistas, anarquistas, comunistas, pacifistas y feministas.

La masacre cometida el 22 de julio en Noruega se desarrolló en un contexto al que merece la pena prestar atención. Ha habido dos atentados, uno contra la sede del gobierno y otro en la isla de Utøya, con una diferencia de dos horas entre ambos.En la isla de Utøya se celebraba una reunión-campamento de la Liga Juvenil de Trabajadores del Partido Laborista (Arbeidaranes Ungdomsfylking, AUF, por sus siglas en noruego) cuyo representante, Eskil Pedersen, es uno de los defensores más importantes del boicot a Israel en Europa, y con posicionamientos de gran importancia.

Boicot a Israel

La implicación de Noruega en el boicot a Israel es fundamental y hiere sensibilidades. El boicot universitario fue liderado por una de las instituciones académicas más importantes de Noruega, la Universidad de Bergen, que tiene intención de imponer un boicot académico contra Israel por un comportamiento que califica de similar al del apartheid (YNET, 24 de enero de 2010); la acompañó la junta rectora de la Universidad de Trondheim, donde se discutió y votó si unirse o no al boicot académico contra Israel.

Hace solo unos meses, en abril, este boicot universitario dio sus frutos y el propio Alan M. Dershowitz estuvo en Noruega y se ofreció a impartir conferencias sobre Israel en las tres universidades más importantes, si bien todas rechazaron su oferta, aunque sí habían sido invitados allí Ilan Pappé, o a Stephen Walt. Desrhowitz se quejó contra el boicot de Noruega a los oradores pro-israelíes.[7]

El Ministro de Asuntos Exteriores de Noruega, Jonas Gahr Støre, dijo lo siguiente el día anterior a la masacre: La ocupación debe terminar, el muro se debe demoler y hay que hacerlo ya… y lo hizo en el mismo campamento donde se produjo la matanza.[8]

El miércoles pasado, Eskil Pedersen afirmó que la Liga Juvenil de Trabajadores (AUF) quiere que Noruega imponga un embargo económico unilateral a Israel.

La Liga Juvenil de Trabajadores tendrá una política más activa en Oriente Próximo y tenemos que reconocer a Palestina. “El dinero solo es dinero”, ahora tenemos que impulsar el proceso de paz hacia otra senda, declaró Pedersen.

Las acciones de BDS (boicot, desinversión y sanciones) fueron apoyadas en enero de 2006 por la Ministra de Economía [9] y se han hecho efectivas en retirada de inversiones. Concretamente, el 23 de agosto de 2010 Noruega comunicó que el Fondo de Petróleo Noruego (Norway Oil Fund) retiraba sus inversiones de la compañía constructora internacional Danya Cebus, que pertenece al fondo de inversiones Africa-Israel. En palabras de la Ministra de Economía “El Consejo de Ética enfatiza que la construcción en los asentamientos de los territorios ocupados constituye una violación de la Convencion de Ginebra relativa a la Protección de Civiles en Tiempo de Guerra,” señaló. “Varias resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y opiniones del Tribunal Internacional de Justicia han concluido que la construcción en los asentamientos israelíes en los territorios ocupados palestinos está prohibida bajo esta Convención,” dijo el ministro de Economía Sigbjoern Johnsen en una declaración.[10]

La retirada de inversiones también se ha extendido al negocio de armas, y en septiembre de 2009 se canceló la inversión en Elbit, empresa armamentística israelí. [11] Y no sólo han vetado la venta de armas a Israel, sino que en junio de 2010 la Ministra de Eucación noruega hizo un llamamiento internacional para que esta postura de boicot a las empresas armamentísticas israelíes fuese compartida por el resto de la comunidad internacional [12], ante el asesinato por parte de Israel de nueve activistas turcos en el ataque a la Flotilla.

El boicot noruego está apoyado masivamente por la población y, según fuentes israelíes, en el año 2010 el 40 por ciento de los noruegos y noruegas se negaban a comprar productos israelíes [13]

Apoyo al pueblo palestino

Si Noruega ha destacado en el boicot a Israel, también lo ha hecho en declarar y reconocer a al Estado palestino. El 19 de Julio el presidente palestino Mahmoud Abbas visitó Noruega y el Ministro de Asuntos Exteriores noruego, Jonas Gahr Støre, declaró al informativo de TV2 que Noruega está dispuesta a reconocer al Estado palestino. Esas palabras son las que repitió durante la charla de Utøya: Estamos dispuestos a reconocer al Estado palestino. Estoy a la espera del texto concreto de la resolución que los palestinos van a presentar ante la Asamblea General de Naciones Unidas en el mes de Septiembre [14].

En otoño se espera que el presidente palestino Mahmound Abbas exponga la cuestión ante Naciones Unidas, donde pedirá el ingreso en la organización y el reconocimiento del Estado palestino según las fronteras anteriores a la guerra de 1967 y con capital en Jerusalén Este. Ni Estados Unidos ni Europa apoyan la creación de un Estado palestino independiente.

Además, al ex Ministro de Asuntos Exteriores, Kare Willoch, le han regalado hace poco un pasaporte palestino y expresó su apoyo a los palestinos y su situación: Me he dado cuenta de la muy grave injusticia a la que ha sido sometido el pueblo palestino y que realmente todo el mundo occidental tiene su responsabilidad en ello [15].

Reacciones de Israel

Israel no ignora estas acciones. De hecho, el 15 de noviembre de 2010 la prensa israelí publicó que Noruega incita al odio contra nosotros, [16] lo que dio lugar a un grave conflicto diplomático. Israel acusó al gobierno noruego de financiar y fomentar la instigación descarada contra Israel. En ese caso la queja era por la financiación y participación de Noruega en la difusión de obras que informan del sufrimiento de la infancia en Gaza.

Este era el texto completo de la noticia:

Según informes recibidos por el Ministro de Asuntos Exteriores en Jerusalén, el municipio de Trondheim financia un viaje a Nueva York para los estudiantes que intervienen en la obra Monólogos de Gaza, "que trata del sufrimiento de los niños de Gaza como consecuencia de la ocupación israelí".

La obra, escrita por un palestino de Gaza, se presentará en la sede de Naciones Unidas. La función se suma a una exposición de un artista noruego exhibida en Damasco, Beirut y Amán con la colaboración de las embajadas de Noruega en Siria, Líbano y Jordania.

La exposición muestra a bebés palestinos muertos junto a cascos del Ejército de Israel que recuerdan a los cascos de los soldados nazis y una bandera israelí empapada en sangre.

Los noruegos también contribuyen a distribuir en festivales de cine de todo el mundo un documental titulado Tears of Gaza (Lágrimas de Gaza). Según el Ministro de Asuntos Exteriores, la película también trata del sufrimiento de los niños de Gaza sin mencionar a Hamas, los cohetes disparados en Israel y el derecho de este último a defenderse.

En la película aparecen habitantes de Gaza cantando Itbah al-Yahud, pero la traducción noruega dice masacrad a los israelíes en lugar de masacrad a los judíos.Además, se ha publicado hace poco un libro escrito por dos médicos noruegos que fueron los únicos extranjeros en Gaza que concedieron entrevistas durante la Operación Plomo Fundido. El libro, que acusa a los soldados del Ejército de Israel de matar deliberadamente a mujeres y niños, es un éxito de ventas en Noruega y ha sido calurosamente recomendado nada menos que por el ministro noruego de Asuntos Exteriores, Jonas Gahr Støre.

La embajada israelí en Noruega ha protestado enérgicamente contra la implicación de las autoridades en la demonización de Israel. «La política oficial y manifiesta de Noruega habla de comprensión y reconciliación -dijo el domingo por la noche una autoridad israelí-, pero desde la guerra de Gaza, Noruega se ha convertido en una superpotencia en lo que se refiere a exportar material multimedia orientado a deslegitimar a Israel mientras emplea el dinero de los contribuyentes noruegos a producir y difundir esos materiales».

Daniel Avalon, vice-ministro de Asuntos Exteriores, ha declarado en una reunión con miembros del parlamento noruego que este tipo de actividad aleja las posibilidades de reconciliación y favorece una radicalización de la posición palestina que les impide negociar.

Los noruegos han respondido a las críticas israelíes diciendo que el gobierno apoya la libertad de expresión y que no intervendrá para alterar el contenido de obras de arte.[17]

La prensa israelí ha publicado más artículos destacando que las relaciones entre ambos Estados no pasan definitivamente por su mejor momento. Hay que añadir que Noruega siempre ha mantenido conversaciones con Hamas desde que se formó un gobierno de unidad en 2007, distanciándose así de la postura estadounidense y europea [18] y molestando profundamente a Israel, como era de esperar.

Las malas relaciones se vuelven a poner de manifiesto en las declaraciones del propio Presidente de Israel, Simon Peres, quien en mayo de 2011 dijo que dialogar con Hamas es apoyar a esta organización terrorista, a lo que Jonas Gahr Støre -Ministro de Asuntos Exteriores noruego- respondió: condenamos a las organizaciones que están implicadas en el terrorismo, pero Noruega considera que tener unas listas en las que incluir a una organización para calificarla de terrorista no sirve a nuestros objetivos[19]

Parece que son los noruegos quiénes están poniendo sobre la mesa la definición de terrorismo, una simple etiqueta que da nombre a unas listas y condena inmediatamente a millones de personas a un bloqueo genocida o a un ataque mortífero.

Curiosamente, el terrorista noruego acusado de esta masacre, Anders Behring Breivik, está siendo señalado como titular de un blog llamado Fjordman y sus mensajes llevan tiempo apareciendo con enlaces en Jihad Watch y Gates of Vienna [20]. Si esto es así, el blog de Fjordman muestra que Breivic sería un extremista neocon que odia a los inmigrantes y especialmente a los musulmanes y, además pro-israelí; véase el blog, "por qué la lucha de Israel también es nuestra lucha" [21].

Podría ser que, al final, los tentáculos del Estado de Israel no estén tan lejos de esta matanza; al fin y al cabo no habría sido la primera que cometen ni, lamentablemente, será la última. Eso sí, la Liga Juvenil de Trabajadores Noruega (AUF), el Ministro de Asuntos Exteriores noruego y su gobierno al completo han recibido un tremendo golpe.

Justamente quienes más se han posicionado en el rechazo a la política genocida de Israel hacia el pueblo palestino son quiénes más sufren, previamente advertidos por Israel de su tremenda osadía… algo que en el lenguaje israelí significa que se pagan las consecuencias.

Revelaciones: Las motivaciones del terrorista de Oslo son anticristianas

Análisis de Massimo Introvigne, representante de la OSCE


VIENA, domingo 24 de julio de 2011 (ZENIT.org).- Las motivaciones del supuesto autor de los atentados de Oslo, Anders Behring Breivik, no tienen nada que ver con el cristianismo, ni siquiera con ramas del cristianismo fundamentalista, explica el sociólogo de la religión Massimo Introvigne, representante de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) para la lucha contra el racismo y las discriminaciones contra los cristianos.

Behring, según informa Introvigne, ha expuesto sus reivindicaciones e ideología en un libro “2083 – Una declaración de independencia europea”, firmado con el pseudónimo de Andrew Berwick, y difundido en un sitio codificado en Internet el 22 de julio, pocas horas antes de los atentados.

“La autenticidad del texto --explica Introvigne-- parece confirmada por por el hecho de que incluye detalles sobre la vida privada y familiar de Breivik, y sobre la preparación del atentado, cuyo objetivo, entre otras cosas, nunca es mencionado, que sólo el terrorista podía conocer y es coherente con otros escritos de Breivik”.

“Este texto, de 1.500 páginas, es en una tercera parte una antología de escritos contra el islam y la inmigración de otros autores, entre los que se encuentra el blogger noruego Fjordman, verdadero padre espiritual del terrorista, de quien cita un escrito, según el cual, después de la Edad Media, el cristianismo –cuyos únicos aspectos eran de origen pagano- se ha convertido para Europa en 'una amenaza peor que el marxismo'”.

Otra tercera parte de los escritos del volumen ofrece material autobiográfico de Breivik, detalles sumamente minuciosos sobre las armas, las tácticas militares y explosivos, y un alucinante diario sobre la preparación del atentado.

“La parte más interesante -afirma Introvigne- es la ideológica, que explica las motivaciones de atentado y las ideas de Breivik”.

El terrorista habría fundado, en 2002, en Londres, junto a otros activistas, la orden templar de los Pobres Compañeros de Cristo del Templo de Salomón, inspirado inspirado en los grados Templarios de la Masonería – una organización de la que forma parte Breivik y a la que alabó por su “papel esencial”, pero a la que considera incapaz de pasar a la acción militar.

Esta supuesta Orden está abierta a “los cristianos, cristianos-agnósticos y ateos-cristianos”, es decir, a todos aquellos que reconocen la importancia de las raíces culturales cristianas, “pero también a las judías e ilustradas”, así como a las “paganas y nórdicas” por oponerse a los verdaderos enemigos, el islam y la inmigración.

“Lejos de ser un fundamentalista cristiano -aclara Introvigne- Breivik, bautizado en Iglesia Luterana de Noruega, se define un 'cristiano cultural', cuya apelación a la herencia cristiana tiene una función instrumental anti-islámica”.

La Iglesias, según el terrorista, no están dispuestas a luchar contra el Islam. Por ello, propone un Gran Congreso Cristiano Europeo del cual nazca una nueva Iglesia Europea y anti-islámica. Y amenaza directamente al Papa Benedicto XVI, pues “ha abandonado el cristianismo y a los cristianos en Europa y debe ser considerado un Papa cobarde, incompetente, corrupto e ilegítimo”.

Los “justicieros Templarios” de Breivik deberían promover tres fases de la “guerra civil Europea”, explica el sociólogo.

“En la primera (1999-2030), deberían despertar la conciencia dormida de los europeos a través de 'ataques sobrecogedores de las células clandestinas', desencadenando la acción de grupos que utilizan el terror': grupos pequeños, incluso de una o dos personas.

En la segunda fase (2030-2070), se debe pasar a la insurgencia armada y a los golpes de Estado; en la tercera (2070-2083), a la verdadera guerra en contra de los inmigrantes musulmanes.

Breivik es consciente de que los ataques de la primera fase transformarán a los conspiradores en terroristas odiados por todos, pero ésta es la forma del “martirio templario” que busca. Los objetivos de “los ataques sobrecogedores” son los partidos políticos: el Partido Laborista Noruego, en primer lugar, pero también apunta contra los partidos europeos que boicotearían de diferentes maneras la guerra al Islam. Escribe amenazas contra partidos políticos italianos cómplices de esta acusación y contra Benedicto XVI.

Breivik reitera que no es un nazi (“si hay una figura que odio es Adolf Hitler) debido a su ideología político-religiosa pro-semita y pro-israelí y sueña con una gran alianza de los pueblos nórdicos y los judíos para luchar contra el enemigo que le obsesiona, el Islam. No obstante, diversos medios calificaron al terrorista como un "neonazi".

La tragedia de Noruega, fruto de la campaña sionista contra el Islam

(por Hicham Hamdan, Embajador de la República del Líbano en Buenos Aires)


Embajada del Líbano, Buenos Aires, 26/07/11.- La tragedia que ocurrió en ese país amigo Noruega es, sin duda, fruto del odio generado por aquellas interminables campañas contra el Islam. Esta vez, el odio se manifestó en un acto de auto destrucción que nadie pudo advertir. El odio llegó hasta a matar a los miembros de la familia para manifestar el desprecio generado por las continuas campañas contra el Islam. Por qué un joven, con toda la vida por delante haría algo así? Por qué tiene tanto odio?

Cuando se elaboraron los tratados internacionales para combatir el terrorismo, yo fui parte del equipo de trabajo. Nosotros afirmamos que quien despierta los instintos también es responsable por los actos de terrorismo. Este es un ejemplo vivo, alguien despertó su instinto. Antes, también habían despertado el instinto del dibujante que realizó ofensivas caricaturas del profeta Muhammad. En su momento, se dijo que eso era democracia y libertad de expresión. Ahora, la libertad se transformó, de una pluma que dibuja sobre papel, a balas y bombas.

Este odio es aterrador; se debe luchar contra él y combatirlo, además de combatir las permanentes campañas contra el Islam, difundir el respeto hacia la diversidad cultural y la fe en la democracia, en los Derechos Humanos y la Justicia, y aumentar el compromiso con el Derecho Internacional. Debemos detener los dobles discursos y mirar a la Justicia por encima de los mezquinos intereses políticos de uno u otro gobierno.

Creo que la responsable de la muerte de esos inocentes no es la libertad de expresión sino la no abstención de despertar instintos, especialmente a través de los medios de comunicación.

Las campañas contra el Islam apuntan, ante todo, a cubrir lo que ocurre en los territorios árabes, especialmente en la ocupada Palestina. Apoyan a Israel en sus prácticas, las que diariamente violan los derechos del árabe musulmán, del cristiano, del druso, y hasta de los mismos judíos que no aceptan la política del gobierno israelí. Apuntan a generar reacciones de fundamentalistas musulmanes, similares a la de este cristiano fundamentalista. En consecuencia, para aumentar el aislamiento del Islam y el odio a su alrededor, le adjudican a los musulmanes todo hecho delictivo del cual no se descubren sus autores. Toda persona racional comprende que las agencias de inteligencia israelíes varias veces se hicieron pasar por musulmanes fundamentalistas para cometer crímenes en Iraq y en otros lugares, con el objetivo de aumentar este odio y profundizar la guerra contra el Islam. Pero nadie esperaba que la reacción tuviese la forma de auto venganza. Y en dónde? En el país que elaboró el Acuerdo de Oslo, primero en su tipo para solucionar el problema palestino-israelí.

Condenamos fuertemente este crimen terrorista. Debemos decir en voz alta que es un acto terrorista. El terrorismo no conoce identidad ni religión, pues emana del instinto. El terrorismo no es incitado por las palabras de los libros sagrados, sino por prácticas injustas y opresivas; es una expresión criminal de odio y desprecio, pero nunca en contra de la fe. El Islam, como el Judaísmo y el Cristianismo creen el uno en el otro. Las campañas de Yihad no pueden ser contra la “gente de los libros”, como denomina el Corán a los judíos y cristianos. Las campañas de Yihad son slogans que la opresión colocó en boca de los débiles, que fueron vencidos por el instinto. La injusticia no viola únicamente los derechos físicos y psicológicos del individuo, sino también su derecho a conocer la verdad, la injusticia corrompe sus ideas y despierta sus instintos.

La pesadilla es vuestra

(por Pietrangelo Buttafuoco, 26 de julio de 2011, en "Il Foglio" publicación italiana anticonformista.)


Poneos de acuerdo con vuestras pesadillas, queridos liberales de Occidente. Un masón admirador de Churchill que mata a ochenta y cuatro chicos en Noruega –y estamos hablando de un loco que habla la lengua de quien teme a Eurabia, afortunado eslogan de la llorada Oriana Fallaci –es cosa bien distinta de Osama bin Laden o de Rudolph Hess, dos a los que habéis borrado la tumba justo para hacer todavía más poderosos sus fantasmas, para mayor ganancia del parque de horror que gestionáis.

No vale acercar las fotografías del jeque armado con su kalashnikov a las del rubio biónico igualmente armado. Las dos imágenes no son especulares. Debéis poneros de acuerdo sobre con qué asustar y de qué asustaros porque cada fobia tiene su catálogo, no una misma fenomenología y si os habéis quedado sin el nazi-islam por la evidencia del reo confeso (qué ridícula de hecho todo esa repetición de mullahs de los periódicos liberales, específicamente de derechas, mientras las agencias emitían las noticias de la matanza que se estaba consumando) si entonces no tenéis al musulmán con el cual preparar la persecución, no podéis ahora salir del paso con el nazi-killer porque la sustancia es otra.

Sólo para empezar, ese, el noruego, sus trabajos de logia se los fabrica –o más bien, se los techa – con la Biblia en la mano que es vuestro libro, ¿no? E incluso ese guiño al white power no es la nación aria del Walhalla, no se trata de Thule ni del Carro de Krsna, sino de una variante del KKK, es decir, el racismo biológico de derivación protestante que es cosa cristianísima (incluida la cruz en llamas), óptimo para el folclore americano pero que no tiene nada que ver –en cuestión de filología y de historia –con todas las figurillas de las Legiones SS evocadas sin cuento porque, estas legiones habrán sido incluso el Mal Absoluto, pero eran tropas de asalto de un ejército transnacional compuesto por bosnios, indios, árabes, obviamente alemanes pero también turcomanos, tayikos, chinos, italianos, belgas, españoles, rusos, magiares, rumanos, mongoles, chechenos e incluso chamanes, una unidad de los cuales estaba compuesta por pieles rojas, con los cuales probablemente se habría creado el infierno sobre la tierra pero difícilmente una “nación blanca”.

Poneos de acuerdo entonces, especialmente vosotros, queridos liberales de derivación derechosa, para competir con vuestros exorcismos y resignaos a un hecho evidente: a fuerza de evocar los fundamentalismos, especialmente los inventados artificialmente, os nacen en casa fundamentalismos auténticos. Y con raíces ideológicas generadas por abortos monstruosos como es, antes de nada, la xenofobia. La xenofobia de los viñetistas del Profeta, la de quienes queman el Santo Corán, la de los miserables negocios electorales a los que siempre dais una palmadita afectuosa también vosotros, colegas periodistas de la opinión liberalcapitalista, por el servicial encargo que os hacen quienes luego se convierten en diputados, ministros y administradores del resplandeciente occidente: el de tener lejos a los sarracenos con vuestras fiestas del odio. Era de manual el editorial de Magdi Allam en el Giornale. Explicaba que la culpa de la masacre acaecida tenía que buscarse en la extrema liberalidad de Noruega, demasiado tolerante con los musulmanes y, por tanto, terreno de cultivo de los inquietos incapaces de sostener tanta multietnicidad. ¡Cuando se habla del Abad Vella! [22].

Y mientras os ponéis de acuerdo con vuestras propias pesadillas, sin embargo, una cosa: no os equivoquéis hablando, nos soltéis ligerezas como la de colorear la biografía de este loco armado con Odín, con las divinidades nórdicas en general, con el panteón sacrísimo de hielo y luz, porque, precisamente –unicuique suum –Anders Behing Breivik, de hecho, por su parte, había escogido para sí la Biblia. Aquí no se quiere hacer la raposería de pagar con la misma moneda pero que no se venga hablando de citas equivocadas del killer sólo porque no os encaja la pesadilla con el fantasma. Por lo que a nosotros respecta, aquí se trata de poner un freno en nombre de y por la Tradición: el caso de Odín y de las runas no puede por tanto ser considerado como el escroto, casi una cubierta útil para tapar el mal allí donde faltan los utilísimos musulmanes a quienes adjudicar un exterminio. La Tradición, en definitiva, no se plantea nunca el bíblico problema de enderezar la madera torcida de la humanidad. Eso es asunto vuestro. La Tradición, precisamente, no es bíblica y sobre todo no admira a Churchill. Más bien contempla el Sol. Y el Carro de Krsna.

Breivik, ¿asesino liberal?

por Eduardo Arroyo


Tras los atroces crímenes del célebre psicópata noruego, se me ocurrió leer dos diarios españoles: ABC y El Mundo. Luego consulté diversos medios internacionales y el "manifiesto" ya mundialmente conocido del asesino. Conclusión: pocas veces las cloacas del periodismo español han arrojado tanto detritus.

Anders Breivik ha cometido una acción que repugna a cualquiera en su sano juicio. No obstante, la prensa internacional en general y especialmente la española, han decidido utilizar la sangre inocente para su particular cruzada contra lo que ellos llaman "la ultraderecha".

Breivik es un psicópata que, como corresponde a su condición, posee una notable inteligencia. Dicha inteligencia le lleva a ser miembro de una logia masónica, a detestar y odiar ("hate") por igual el marxismo, el Islam, el nazismo y el fascismo, a adorar acríticamente al Estado de Israel y a distinguir entre "cristianos religiosos" y "cristianos culturales". Todo esto guarda notabilísimas similitudes con el universo "neocon" de los Charles Krauthammer, Irvin Kristol y su The Weekly Standard o Norman Podhoretz; es decir, con los ingenieros de la invasión de Irak y la ocupación de Afganistán. En España esta misma versión de las cosas, desde 2003 hasta hoy, ha sido la ideología oficial del "centro derecha" y de sus tótemes ideológicos en política exterior. Pues no. Por arte de birlibirloque, Breivik se ha convertido en un "fundamentalista cristiano", afín a la "extrema derecha" populista. Dos momentos han resultado esenciales para esta apología de la distorsión: en el primero, ha hecho falta prescindir simplemente de los datos que no interesan. Como la inmensa mayoría de la gente no va a leerse el mamotreto de 1.500 páginas que el asesino ha colgado en la Red, la prensa se garantiza uno de los pilares mas esenciales de la manipulación: sustraer datos esenciales al dominio público. Si una minoría discrepa, eso da igual. Lo esencial es que millones sigan en la ignorancia.

En un segundo momento, la prensa y sus servidores han elevado a Breivik a la categoría de sujeto racional. Esta es la cuestión más importante. De la crítica al multiculturalismo no se sigue –es más que evidente- que uno esté dispuesto a agarrar un fusil y desatar una orgía de sangre. El factor, por otra parte esencial, que distingue entre un crítico sensato y Breivik es que Breivik es un psicópata: dotado de una inteligencia aguda, carece de remordimientos y no distingue entre el bien y el mal más que, a lo sumo, de una manera teórica. Cualquier persona interesada en este tema puede consultar un manual de psiquiatría clínica y documentarse. Pero nuestros amigos de la prensa suprimen tácitamente este dato de sus análisis y le tratan como si fuera un crítico del multiculturalismo sin más. Trazan un continuo que va desde los diputados del Partido del Progreso noruego, a los que han votado millones de ciudadanos como expresión de la tan cacareada voluntad popular, hasta Anders Breivik. Y en esos términos enjuician su acción, de manera que al final parece que si los del Partido del Progreso no pusieron el coche bomba, al menos le vendieron el fertilizante que usó para su fabricación.

La estrategia, ya antigua, se conoce como "culpabilidad por asociación", y es una de las armas preferidas de la izquierda de la cual, sin embargo, ésta ha sabido siempre cuidarse muy bien. Por ejemplo, en los años 50, la izquierda norteamericana, perseguida por el senador McCarthy denunciaba esta misma estrategia como una injusticia flagrante. Pero en todo el mundo, esa misma izquierda ha tenido tanto éxito en zafarse de la trampa que cuando los marxistas de ETA, las Brigadas Rojas o los "Baader-Meinhof" asesinaban e intimidan a cientos de miles de personas, nadie acusó nunca al PCI, al SPD, a Izquierda Unida o al PSOE –con trasfondo marxista más o menos acentuado- de cierta condescendencia con esas bandas mafiosas. Y eso que, por ejemplo, en el caso español, muchos malpensados sugieren que los reiterados intentos del Gobierno socialista por negociar con los terroristas de ETA o asuntos tan "inexplicables" como el caso "Faisán" pudieran muy bien entenderse en clave de parentesco ideológico.

Sin embargo, tampoco la izquierda ha dudado un solo segundo en aplicar a sus enemigos políticos la mencionada medicina: para agrupaciones "contra la intolerancia", financiadas con nuestros impuestos, el ciudadano honrado que se queja de la proliferación de delitos cometidos por bandas extranjeras, el padre de familia trabajador que considera que el número de inmigrantes es exagerado y el "skin" neurótico con antecedentes penales son todos lo mismo. Y lo peor es que la prensa de izquierdas o de "centro derecha" se presta toda ella al juego.

Por ejemplo, a la vista de las coordenadas ideológicas del asesino, uno podría haber denunciado su filiación ultraliberal y luego haber preguntado, de manera inquisitiva, a varios escritores liberales y pro-sionistas que pululan por la escena del "centro derecha" español, sugiriendo que una parte de responsabilidad en la masacre la tienen ellos: César Vidal, Gabriel Albiac o Florentino Portero serían buenos ejemplos de lo que digo. Pero haría falta descender a las turbias cloacas del periodismo para ignorar que la línea de separación entre las ideas que pueden discutirse y las acciones asesinas, en éste caso, quedan definidas por la psiquiatría clínica.

Sin embargo, muy al contrario, la jauría de ABC se ha cebado bien en el asunto (24.7.2011). Juan Pedro Quiñonero, corresponsal del diario en París, nos explica que "Marine Le Pen ha recentrado a la extrema derecha francesa", luego continua con el movimiento "antigentuza" y acaba diciendo que "en varios casos la violencia culminó con la muerte de inmigrantes arrojados al mar o al Sena". El continuo queda trazado y Quiñonero hace de nuevo lo que lleva haciendo varias décadas: engañar al lector sobre Francia. Ramiro Villapadierna, corresponsal en Berlín, más original, aterroriza al lector con los "avances de la extrema derecha" y liga a los "cabezas rapadas" con el ecologismo: "Queremos una alimentación sana para nuestros hijos", dice él que es la frase tipo. Luego culmina el "totum revolutum" hablando de "webs nazis".

Otros ejemplos de caos de ideas, buscando ese continuo, lo ponen los corresponsales en Londres, Roma, Moscú y Bruselas. Florentino Portero, mucho más sutil que los pedestres corresponsales del reaccionario rotativo exfranquista, nos dice en "cuestión de identidad" (24.7.2011) que "tras todo nacionalista radical hay un ser acobardado, preso de su inseguridad para afrontar un mundo en cambio". Nuevamente, Portero ni siquiera menciona el esencial punto de locura del asesino y viene a decir que Breivik es solo la periferia de los inadaptados; no un elemento patológico, externo a las legítimas preocupaciones de millones de noruegos. Portero, por tanto, se presta al sucio juego de la "culpabilidad por asociación". Una basura literaria de la peor especie ha sido publicada en El Mundo por el noruego Petter Nome que, sin dudar un segundo, ha criminalizado a millones de sus compatriotas por el hecho de no pensar como él. Se titula "A los que habéis alimentado al asesino" (25.7.2011). Naturalmente, él se halla en el campo de los "buenos" y "puros" y habla en calidad de conciencia moral de Noruega.

Con una sola excepción que luego veremos todos ocultan que lo que define a Breivik es su locura y su maldad; las ideas son secundarias en el sentido de que proporcionan el andamiaje a su delirio asesino. Todos prescinden del hecho de que ideas posiblemente relacionadas son sostenidas por millones de personas sin que eso suponga el delirio de sangre que este sujeto ha desatado. Al fin y al cabo, hasta Angela Merkel y David Cameron han sostenido palabras críticas con el "multiculturalismo" hace tan solo unos meses, diciendo que éste había "fracasado". Y es que, lamentablemente para los que azuzan desde la escoria periodística esta "culpabilidad por asociación", la crítica al multiculturalismo, la defensa de la identidad frente al capitalismo global y la lucha contra la islamización están muy extendidos entre la gente hasta el punto de alcanzar a amplias capas sociales. Ante sus argumentos, el complejo político-mediático de la ideología dominante solo ha sabido, bien secuestrarlo del debate para impedir que se hable acerca de ello, bien iniciar campañas de distorsión masiva como la que aquí denunciamos. Sin embargo los argumentos están en la calle y la gente de a pié los conoce. Cualquiera puede saber que la crisis histórica de nuestra sociedad y la macro-amenaza que se cierne sobre nosotros no nace del terrorismo ocasional de asesinos locales sino de nuestro declive demográfico y del avance inexorable de poblaciones inasimilables.

No quisiera acabar este ya largo artículo sin mencionar a un hombre honrado y sensato: Ramón Pérez Maura, también en ABC, dice que "el asesino de Oslo era un demente criminal al que se califica de extrema derecha porque en su casa le han encontrado eslóganes nacionalistas e islamófobos. De ahí a pretender una causa política parece llevar un poco lejos la justificación de esta barbarie". Pero añade algo absolutamente clave después: "Es más fácil hablar de crimen político que del verdadero problema de fondo que es otro: por qué nuestra sociedad genera este tipo de desequilibrados".

Pero nos tememos que para ocultar este hecho esencial, que daría de por sí para otro artículo, ya contamos con la inestimable colaboración de unos medios apesebrados. Y es que, en nuestra época, la prostitución más baja no está ni en la calle ni en los burdeles.

Anders Breivik, ¿un identitari​o?

por Javier Martínez Moyà - (Militante de Plataforma per Catalunya (PxC) en Arbeca, Lérida)


Hace unos días aparecía la condena al pintoresco y controvertido terrorista noruego Anders Breivik. Un ultraderechista psicópata al servicio del liberalismo económico y también del nacionalismo excluyente israelí.

Esta persona, la cual se reconocía en su Manifiesto como antifascista, antinazi, masón y sionista, admirador de Churchill y de Israel, ha recibido ya la condena de los principales partidos y líderes identitarios europeos, empezando por el Progress Party, (Partido del Progeso, de Noruega) el cual ya dejó claro que esas ideas no tienen nada que ver con la corriente identitaria noruega. Es más, está a años luz de nuestra visión identitaria.

Muchas han sidos las voces que han condenado su salvajada, pasando por el FPÖ austriaco, el Vlaams Belang flamenco o la misma Plataforma per Catalunya catalana. Pero lo que ha sido pasado por alto por muchos y que es el eje central de esta masacre es la ideología real de este sujeto, que es la islamofobia y el constitucionalismo del liberalismo económico.

Este señor, por llamarle de alguna forma, es un antiguo masón reconocido, un sujeto de la nueva era postmoderna al servicio del sionismo y del Nuevo Orden Mundial. Alguien que no supo entender que el nacionalismo parte del amor hacia lo común, mientras él decidió amar a un estado sin nación, el cual utiliza el odio para conseguir sus fines. Es lo que tiene ser seguidor de EE.UU-Israel; se repiten los actos violentos, y lo triste es que en nombre del nacionalismo este loco destrozó su pueblo.

El caso Breivik nos muestra una vez más que hay ventajas entre ser o no ser del pueblo elegido. En este caso, un fiel seguidor, que hace gala del estado que ama y defiende, es abandonado de la manada de corderos israelí, para intentar que el sionismo (ideología política) no se vea afectado por un escándalo de tales magnitudes.

Anders Breivik constituye hoy más que nunca la diferencia entre los identirarios reales y los eurosionistas, representados estos últimos en Holanda por el partido de Geert Wilders, el Partij voor de Vrijheid (PVV), en Inglaterra por la English Defence League (Liga de Defensa Inglesa) o en España por la Plataforma España y Libertad (no confundir con Plataforma por la Libertad). Por tanto, podemos afirmar que hay dos lados: los que están con EE.UU-Israel, el libre mercado y la globalización, y los que están con Europa, la cooperación entre los pueblos y la identidad. Todos aquellos que hoy se camuflan de identitarios, visitando el muro de las lamentaciones de vez en cuando para ser aceptados por el “establishment” políticamente correcto son nuestro primer enemigo, un cáncer pequeño camuflado en nuestro “lado ideológico” y estos por supuesto, deberán alejarse de nuestras filas, dejando un camino ancho para los verdaderos nacionalistas europeos.

Breivik es el resultado de una sociedad podrida, que buscando respuestas encontró la solución a sus problemas psiquiátricos, en un discurso radical como es el discurso que promueve el sionismo. La marca de Anders Breivik ha puesto de manifiesto que el nacionalismo salvaje de EE.UU e Israel tiene sus consecuencias. Por ello, nuestro boicot a ese estado genocida mientras siga con su política violenta que nos deja seguidores como este personaje.

Por ello, de una forma humilde, quiero transmitir mi más sincero entusiasmo al pueblo noruego por la condena impuesta a Anders Breivik, transmitiendo además, que con los años (cada 5) la condena sea ampliada. También le pido al pueblo noruego y también a toda Europa que no se dejen engañar por estos partidos que disfrazados de identitarios sirven al interés general del SISTEMA. Pues estas alternativas las ha creado el sistema para tener controlada a una nación que cada vez más, ve la necesidad de adoptar posturas nacionales y sociales.

Por todo esto, según lo expuesto, ustedes deciden qué nombre ponerle: Identitario o lo que es, un psicópata, con las mismas ideas del sistema actual. Un sistema que una vez más, nos demuestra que el dinero es su única patria.

Condenas identitarias

"El Vlaams Belang condena todas las formas de violencia y por lo tanto, y desde luego la violencia política, ya sea la que emana de los fanáticos musulmanes, extremistas de izquierda o de derecha. La libertad de expresión termina donde empieza la violencia. Nuestro pésame a las numerosas víctimas, sus familias y la nación noruega. El joven delincuente al parecer no ha entendido nada del nacionalismo. El genuino nacionalismo no tiene nada que ver con un sentido absurdo de la superioridad. Realmente el nacionalismo se nutre de amor en vez del odio. Nuestro nacionalismo es impulsado por el amor de nuestro pueblo, y también por el respeto a los demás. El odio y la violencia no pertenecen a esto. Nunca"
"Damos nuestro más sentido pésame a las familias y a todo el pueblo noruego“. Vilimsky apuntó también a la necesidad de aclarar todos los extremos de esta atentado y expresó su deseo de que todas las personas involucradas sean detenidas y castigadas.
Harald Vilimsky (FPÖ)
El Comité Ejecutivo de Plataforma per Catalunya (PxC) y su presidente, Josep Anglada, quieren manifiestar su más profunda repulsa ante la brutal matanza ocurrida en Noruega, envían sus más sentidas condolencias a todas las víctimas y manifiestan su deseo de que todos los culpables sean detenidos y caigan sobre ellos las mayores penas que contemple la legislación noruega.

Plataforma per Catalunya espera que las investigaciones sean lo más rápidas y esclarecedoras posibles, y aclaren hasta el último detalle los motivos de este brutal atentado en el que se ha usado gran cantidad de explosivos además de balas especiales, lo que podría hacer pensar en un alto y complejo nivel de organización.

Por último, Josep Anglada ha declarado una vez más que ”se aleja de cualquier postura xenófoba o islamófoba y que nada tiene que ver con odios ni desprecios sino con la defensa de nuestra identidad, de nuestro pueblo y de nuestra tierra”.

Proceso judicial

El proceso judicial comenzó el 16 de abril de 2012. En su primera vista pública, intentó justificar la masacre, presentándose: Soy un comandante militar del movimiento de resistencia anticomunista noruego y jefe justiciar de la orden de los Caballeros Templarios.

El 24 de agosto de 2012 Breivik recibió una pena de 21 años de cárcel prorrogables si las autoridades encuentran que tras pasar el período sigue siendo peligroso para la sociedad.

Artículos relacionados

Referencias

  1. «Frimurer Anders Behring». Archivado desde el original, el 2012-05-25.
  2. «Utøya-skytteren flyttet nylig til Hedmark». Archivado desde el original, el 2012-09-05.
  3. Ver «DOCUMENT. NO». Archivado desde el original, el 2012-05-27. (en noruego)
  4. Dynamittgubben
  5. «El autor de la masacre de Noruega: fue algo 'atroz' pero 'necesario', en El Mundo de España.». Archivado desde el original, el 2012-08-03.
  6. María José Lera es profesora de la Universidad de Sevilla y Ricardo García Pérez es traductor.
  7. «Boicot de Noruega a los oradores pro-israelíes». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  8. «La ocupación debe terminar». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  9. «Boicot, desinversión y sanciones». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  10. «Fondo noruego retira inversiones de companías israelíes». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  11. «Retiro de inversiones». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  12. «Boicot internacional contra Israel». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  13. Boicot noruego a comprar productos israelíes [enlace roto; véase el historical versión]
  14. «Reconocimiento Noruego al Estado Palestino». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  15. «El mundo occidental tiene su responsabilidad en la injusticia contra el pueblo palestino». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  16. «Noruega incita al odio contra nosotros». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  17. «Reclamos israelíes». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  18. «Noruega se distancia de la postura estadounidense y europea». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  19. «Peres critica a Noruega». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  20. «Breivik y Fjordman». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  21. «Por qué la lucha de Israel es nuestra lucha». Archivado desde el original, el 2012-09-20.
  22. (cfr. “Il Consiglio d’Egitto”, Leonardo Sciascia)

Enlaces externos

Videos