Edom

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Véanse también: Esaú y Amalek


Mapa teórico de la región alrededor del 830 a. C. Edom se muestra en amarillo.

Edom (en hebreo, אֱדוֹם‎ ʼĔḏôm (tiberiano), Edom, que significa 'rojo'; en asirio: Udumi; en siriaco: ܐܕܘܡ, ʼedōm) o Idumea (en griego, Ἰδουμαία, Idoumaía; en latín, Idūmaea) era una región del Levante mediterráneo, ubicada al sur de Judea y del mar Muerto, habitada tradicionalmente por el pueblo semita de los edomitas o idumeos.

La mayor parte de la información que se tiene sobre este pueblo proviene de la Biblia donde sus miembros son considerados descendientes de Esaú y enemigos de los israelitas, aunque también es mencionado en una lista del faraón egipcio Seti I (~1215 a. C.), así como en la crónica de una campaña de Ramsés III (1186-1155 a. C.).

Se originó durante el Bronce Reciente gracias al cataclismo de los pueblos del mar.​ Cuenta Estrabón que los idumeos eran nabateos segregados por disensiones. Esta información también se puede deducir de la Historia natural de Plinio el Viejo.

Durante el siglo II AEC, los asmoneos, liderados por Juan Hircano, forzaron a los edomitas a convertirse al judaísmo y los incorporaron a la religión israelita.

Varios grupos o países no gratos para los judíos han sido identificados como "Edom", incluidos Babilonia[1] y la Antigua Roma[1][2][3] (en la Antigüedad), el Tercer Reich[4] (en el pasado reciente) y actualmente Europa[1] y Estados Unidos, por lo que esperan (o buscan provocar) que estos últimos estados o conjunto de estados modernos terminen desapareciendo al igual que sus supuestos antiguos "predecesores". También es una designación para el cristianismo y todas las naciones de mayoría cristiana, pues es la religión que terminó imponiéndose en el Imperio romano y difundiéndose por Occidente.[5][6]

Etimología

El término hebreo אֱדוֹם (ʼĔḏôm) significa ‘rojo’ y se aplica al color rojo del cabello de Esaú, hermano mellizo de Jacob. Esaú nació primero y seguidamente nació Jacob agarrado de su talón, por ello disputaron la primogenitura. En la Biblia se dice del nombre Edom que era un apodo de Esaú (nombre que significa 'velludo' o ‘peludo’), al cual, además, le preparó un guiso rojo su hermano menor Jacob a cambio de sus derechos de primogenitura (Génesis) A raíz de ello, Esaú se habría trasladado a la región que pasaría a llamarse Edom, concretamente al monte Seir (que también significa ‘peludo’), para convertirse en el patriarca de todo el pueblo edomita.

Referencias bíblicas

La Biblia explica que los dos pueblos, Israel (Jacob) y Edom (Esaú), son “hermanos” y que los edomitas son el grupo más antiguo, describiendo a Edom teniendo un reino antes que los israelitas (Génesis 36:31-39, Números 20:14-21, Deuteronomio 2:2-8). Sin embargo, Israel se enseñoreará de Edom; esto ocurre con la conquista de David (2 Samuel 8:14, 1 Reyes 11:15-16) y dura hasta que Edom se rebela y gana la independencia durante el reinado del rey Joram de Judá (2 Reyes 8:20-22).

Bosra de Edom

Bosra o Bosrá significa corral o recinto en hebreo y era una ciudad pastoril en Edom al sureste del Mar Muerto. Según la narración bíblica, fue la ciudad natal de uno de los reyes de Edom, Jobab hijo de Zera (Génesis 36:32-33) y la patria del hermano gemelo de Jacob, Esaú.

Los profetas Amós, Isaías y Jeremías predijeron la destrucción de Bosra y Temán, las ciudades principales de Edom:

  • Pero enviaré fuego contra Temán, y consumirá los palacios de Bosra. (Amós 1:12).
  • Porque Mi espada está embriagada en el cielo, descenderá para hacer juicio sobre Edom y sobre el pueblo que Yo he dedicado a la destrucción. (...) Porque Yahvé tiene un sacrificio en Bosra, y una gran matanza en la tierra de Edom. (Isaías 34:5-6).
  • "Juro por mí mismo", declara el Señor, "que Bosra se convertirá en ruina y en maldición, en objeto de horror y oprobio, y todas sus ciudades estarán en ruinas para siempre". (Jeremías 49:13).

Según Isaías 63:1–6, el Señor vendrá de Edom (el actual Jordán) y Bosra con vestiduras manchadas de sangre en "el día de la venganza" y "el año de mis redimidos" (Apocalipsis 19:13).

Monte Seir

La Biblia hebrea menciona dos áreas geográficas distintas llamadas Seir (en hebreo: שֵׂעִיר, Sēʿīr, 'velludo'): una 'tierra de Seir' y 'Monte Seir' (הַר-שֵׂעִיר, Har Sēʿīr) en el sur, bordeada por el Arabá al oeste; y otro 'Monte Seir' más al norte, en el límite norte de Judá, mencionado en el Libro de Josué (Josué 15:10).

El Monte Seir recibió su nombre de Seir el horeo, cuya descendencia había habitado previamente el área (Génesis 14:6, 36:20). Los hijos de Esaú, los edomitas, lucharon contra los horeos y los destruyeron (Deuteronomio 2:4–5, 12, 22). El monte Seir se menciona específicamente como el lugar donde Esaú hizo su hogar (Génesis 32:3; 33:14, 16; 36:8; Josué 24:4).

En el Libro de Números, el profeta Balaam, prediciendo las victorias israelitas sobre las naciones de Transjordania al final de su éxodo de Egipto, declaró: "Será tomada Edom, será también tomada Seir por sus enemigos," (Números 24:18).

El Monte Seir se menciona como el lugar donde los remanentes "de los amalecitas que habían escapado" fueron aniquilados por quinientos simeonitas (1 Crónicas 4: 42–43). En 2 Crónicas 20:22-23, los "habitantes del monte Seir", es decir, los edomitas, vinieron junto con los amonitas y moabitas contra Josafat de Judá, sin embargo, "Yahvé puso emboscadas" contra ellos, haciendo que sus fuerzas se aniquilaran unas a otras".

El Monte Seir también se menciona en los libros proféticos como un término para Edom: "asolado será el monte de Seir, y todo Edom, todo él; y sabrán que yo soy Yahvé". (Ezequiel 35) y es colocado como antítesis del Monte Sion.

Profecías contra Edom

Artículo principal: Día de Yahvé


En el libro de Ezequiel se escribe una profecía contra Edom, en la que Yahvé promete asolarla y aniquilar tanto a hombres como bestias:

Así ha dicho Yahvé el Señor: Por lo que hizo Edom, tomando venganza de la casa de Judá, pues delinquieron en extremo, y se vengaron de ellos; por tanto, así ha dicho Yahvé el Señor: Yo también extenderé mi mano sobre Edom, y cortaré de ella hombres y bestias, y la asolaré; desde Temán hasta Dedán caerán a espada. Y pondré mi venganza contra Edom en manos de mi pueblo Israel, y harán en Edom según mi enojo y conforme a mi ira; y conocerán mi venganza, dice Yahvé el Señor.
Ezequiel 25:12.

En el libro de Isaías, capítulo 63, dice que el Mesías saldrá de Edom y lo destruirá por completo:

¿Quién es este que viene de Edom, de Bosra, con vestidos rojos? ¿Este hermoso en su vestido, que marcha en la grandeza de su poder? Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar. ¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado el lagar? He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo; los pisé con mi ira, y los hollé con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y manché todas mis ropas. Porque el día de la venganza está en mi corazón, y el año de mis redimidos ha llegado. Miré, y no había quien ayudara, y me maravillé que no hubiera quien sustentase; y me salvó mi brazo, y me sostuvo mi ira. Y con mi ira hollé los pueblos, y los embriagué en mi furor, y derramé en tierra su sangre.
Isaías 63:1-6.

El Libro de Abdías, el más corto del Antiguo Testamento, compuesto con 21 versículos en un único capítulo, trata en su totalidad sobre el "Día de Yahvé", donde significa la ejecución de la venganza del dios judío contra Esaú/Edom, de cuya raza "no quedarán restos":

Porque cercano está el día de Yahvé sobre todas las naciones: como tú hiciste se hará contigo: tu galardón volverá sobre tu cabeza.
Ab 1:15.
Mas en el monte de Sion habrá supervivientes, que será un lugar santo, y el pueblo de Jacob, recuperará sus posesiones.
Ab 1:17.
El pueblo de Jacob será fuego, el de José será llama, mientras la gente de Esaú será la paja; la quemarán y la devorarán y no quedarán restos de la raza de Esaú, porque Yahvé lo ha dicho.
Ab 1:18.

También en el libro de los Salmos se implora a Yahvé destruir a Edom, y se glorifica el genocidio de niños:

Oh Yahvé, recuerda contra los hijos de Edom el día de Jerusalén, cuando decían: Arrasadla, arrasadla hasta los cimientos. Hija de Babilonia la desolada, bienaventurado el que te diere el pago de lo que tú nos hiciste. Dichoso el que tomare y estrellare tus niños contra la peña.
Salmos 137:7-9.

El águila de Edom

En el versículo 4 de Abdías, se describe a Edom "como el águila" (נשר) que hace "su nido entre las estrellas":

Si te remontares como águila, y aunque entre las estrellas pusieres tu nido, de ahí te derribaré, dice Yahvé.
Abdías 1:4
Águila de barro encontrada en Petra

Según la Biblia, el águila era el ave más grande de la región (Ezequiel 17:7) con una poderosa envergadura de alas (Isaías 40:31), conocida por observación por construir sus nidos en peñascos rocosos montañosos altos e inaccesibles.

El versículo 3 de Abdías dice que la causa de la humillación de Edom es su orgullo. Edom estaba orgullosa porque su morada estaba establecida בחגוי־סלע "en las hendiduras de la peña". Así, Edom se enorgulleció a causa de sus defensas.

Debido a su situación geográfica única, Edom era casi inexpugnable. Douglas Stuart llama la atención de que la ubicación rocosa de Edom (sela', סלע "roca") es un juego de palabras con el nombre de su capital, Sela. Explica que la ubicación de Sela en la meseta de Umm el-Biyara estaba rodeada por tres lados por acantilados escarpados que dificultaban que cualquier enemigo montara un ataque sorpresa desde un solo lado. Además de Sela, Stuart menciona que las principales ciudades de Edom, Temán y Bosra, así como la naciente ciudad fortaleza de Petra cerca de Sela, estaban ubicadas en altas formaciones rocosas casi impenetrables.[7] Por lo tanto, Edom encontró su seguridad y protección en su entorno físico.

El águila posiblemente era un símbolo de Edom ya que su dios nacional Qos era representado como un águila.

El águila también era un símbolo de Roma, sucesora de Edom según el judaísmo. Es el animal que acompaña a Zeus, dios supremo de los griegos. Asimismo, ha sido símbolo de muchos estados europeos como el Sacro Imperio Romano Germánico, Rusia, España, Alemania, así como de Estados Unidos, lo que ha reforzado la maliciosa creencia judía de considerar a los países de Occidente como sucesores de Edom.

Nabateos

Figura nabatea de la diosa Atargatis datada en el siglo 100 AC. se cree que el águila en su cabeza es una representación de Qos. Museo Arqueológico de Jordania.

Durante los períodos helenístico y romano, los nabateos, un pueblo árabe, surgieron en la región de Edom y establecieron el Reino Nabateo. Algunos estudiosos sugieren que los nabateos podrían ser considerados sucesores de los antiguos edomitas, herederos de su legado cultural y territorial.

Antítesis de Israel

Aunque Edom en el nivel simple es otro nombre para Esaú, en el nivel más profundo, Edom es el primogénito cósmico, es decir, encarnación del Tohu (Caos primordial) según la Kabalah y representa la antítesis que precede a Jacob/Israel (Tikkun: "Orden").[8] ya que según Génesis 1:1-3, el caos y la oscuridad estuvieron antes que el orden y la luz:

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba sin orden y vacía (תהו ובהו, tohu va-vohu), y las tinieblas (וחשך, vekhoshekh) cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz.

En la tradición judía, los gentiles son considerados como los "primogénitos" (בכור, bejor) y por lo tanto, son la encarnación de Tohu, mientras que los judíos son los segundogénitos y la encarnación de Tikkun, ya que el mundo gentil existía antes que el mundo israelita.

Identificación con Occidente

El judaísmo mantiene la creencia infundada de que los edomitas son ancestros de los romanos[1][2][3] y por lo tanto, de todos los europeos, de todo el "mundo cristiano"[5] y la civilización occidental.[9]

Dos huérfanos que quedaron de [Esaú], es decir, Remo y Rómulo, [Dios] permitió que el lobo los cuidara y, finalmente, se levantaron y construyeron dos grandes torres en Roma.
Esther Rabbah 3.5[10]

Esta creencia establece también que todos sus enemigos son descendientes de Esaú/Edom, o bien que el "centro de poder" de Edom como fuerza maligna se ha desplazado[11] a lo largo de la historia a varios pueblos, naciones, estados, imperios o regiones consecutivos desde Babilonia[1] y la Antigua Roma[1][2][3], hasta el Tercer Reich y los alemanes[4][12], los reinos europeos cristianos[1], los Estados Unidos y en general a toda la raza blanca o aria, mientras que los árabes y musulmanes son representados bajo la figura de Ismael, hijo de Abraham.

Junto a Amalek, Edom es un concepto central del dogma del odio y la enemistad profesada por el judaísmo contra los gentiles con el fin de someterlos y/o exterminarlos, sin embargo el judaísmo presenta ese odio en sentido inverso, es decir, afirmando que éste surge en realidad, de forma "natural" aunque "irracional" de los no judíos contra el "pueblo judío", aduciendo la causa de "haber sido elegidos por Dios en lugar de ellos", por lo que Edom o Esaú es visto como la fuente espiritual del antisemitismo de los "gentiles" o "naciones del mundo", especialmente occidentales. En resumen, se trata de una fabricación teológica para poder proyectar y justificar su odio contra Europa, sus crímenes contra la humanidad en general y el cumplimiento de sus profecías supremacistas, y al mismo tiempo para cumplir el rol de víctima.

Dios ha declarado que ha "engrandecido su Palabra sobre todo su nombre". (Sal. 138:2.) Entonces, cuán cuidadosos debemos ser para prestar atención diligente a su Palabra Escrita.
Por lo tanto, es de suma importancia que nos familiaricemos con la genealogía de los gentiles, que son Esaú o Edom, porque Dios ha declarado "que todos los del monte (o casa) de Esaú serán cortados en matanza" (ver Abdías. 9 v.) y que "no quedará ninguno de la casa de Esaú, porque el Señor lo ha dicho" (v. 18).
Dios confirma esto y dice "Amalec fue el primero de las naciones, (Amalec era hijo de Elifaz, y nieto de Edom o Esaú, ver Gén. 36:9 y 12), pero su fin postrero será que perezca para siempre". (Núm. 24:20), y esto se corresponde con Abdías y todos los demás Profetas.
Si estas palabras de Dios son ciertas, no podemos ni debemos escatimar esfuerzos, por grandes que sean, para determinar quién es Esaú o Edom. (V. Génesis 27:30 y 36).
Warder Cresson (Michael Boaz Israel ben Abraham), Jewish-American History Foundation[1]

Amalek

Artículo principal: Amalek


Aunque los judíos suelen hablar de Amalek y de Edom como entidades diferentes, en las interpretaciones rabínicas son prácticamente equivalentes ya que Amalek es nieto de Esaú, y los descendientes de Esaú/Edom incluyen a Amalek y los amalecitas, así como a Hamán (quien según el Libro de Esther intentó exterminar a los israelitas), y por tanto, los persas.

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 Origin of Edom, Babylon, and Rome, or Christianity Jewish-American History Foundation
  2. 2,0 2,1 2,2 Esau the Ancestor of Rome TheTorah.com
  3. 3,0 3,1 3,2 Edomites. "En las fuentes rabínicas la palabra "Edom" era un nombre en clave para Roma".
  4. 4,0 4,1 Hebrew nations: Edom-Odin
  5. 5,0 5,1 Esau, Ishmael, and Christian Europe: Medieval Edom Cambridge University Press.
  6. Rabinos fantasean sobre la destrucción de Occidente (Vídeo en inglés).
  7. Douglas Stuart, Hosea - Jonah (WBC; Nashville: Thomas Nelson, 1987), 416-17.
  8. The Cosmic Twins Chabad.org
  9. Edom Sefaria.org
  10. Esther Rabbah 3.5 Sefaria.org
  11. Israel, The West & The Conflict With Edom
  12. Megillah 6b.2 Sefaria.org

Artículos relacionados