Yimakh shemo

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar

La frase hebrea yimakh shemo, yimach shemo o yimaj shemo יִמַּח שְׁמוֹ ("Que su nombre sea borrado") es una maldición colocada después del nombre de enemigos (shatán) particulares del pueblo judío.[1] Una variante es yimakh shemo vezikhro יִמַּח שְׁמוֹ וְזִכְרוֹ ("Que se borren su nombre y su memoria").[2] Se trata de la peor, más fuerte y oscura maldición en el idioma hebreo[3] y se le conoce como "la clásica maldición judía".

Uso

Aunque el término es hebreo, puede insertarse como una frase establecida en idiomas distintos del hebreo, incluido el yiddish, por ejemplo, "Dos iz a kol-boynik, yemakh-shmoy!" ("¡Es un sinvergüenza, yemakh-shmoy!") u otro. Cuando la frase se usa en inglés de plurales, se aplica el plural hebreo -am ("sus nombres y sus memorias" yimach shemam ve-zichram). El epíteto puede abreviarse como "Y. S." en algunos textos. En hebreo, la abreviatura es (יש"ו) y-sh"u La maldición se asemeja a otras maldiciones de borrado de nombres en otras culturas (damnatio memoriae).

Hamán, Hitler y otros

La frase se origina en el Purim y el relato bíblico de Esther donde se maldice a Hamán, pero se puede aplicar a cualquier enemigo aborrecible de los judíos como los romanos, Sabbatai Zevi, España[4], Joseph Stalin, los rusos, los polacos, Adolf Hitler y cualquier otro nacionalsocialista.

También se ha usado en casos de desaire personal, como el de un padre intimidador, o viceversa, como el padre de Israel Zangwill de su hijo dramaturgo. Jofetz Jaim usó el epíteto sobre hombre que trató de persuadirlo de que abandonara sus estudios.

Amalek

Aunque el contexto inmediato de la frase yimakh shemo vezikhro está relacionado con Amán, algunas fuentes sugieren que la segunda parte de la frase "y su memoria" (vezikhro) se remonta a la instrucción de "borrar la memoria de Amalek". (תִּמְחֶה אֶת־זֵכֶר עֲמָלֵק) en Deuteronomio 25:19 y Éxodo 17:14. Esta conexión es apoyada en algunas fuentes por la idea de que Amán es descendiente de Amalek.

Jesús de Nazaret


Hay solo un número muy pequeño de textos donde se usa yimaj shemo hacia Jesús de Nazaret. En el Toledot Yeshu el nombre de Yeshúa se toma como Yimakh shemo.[5] Aunque la tradición de que Yeshu (יֵשׁוּ menos la letra ayin [יֵשׁוּעַ]) está relacionado con el yimaj shemo tiene poca circulación popular, esto puede ser una herencia de las tradiciones polémicas medievales. Una introducción temprana de esta conexión en la literatura luterana fue hecha por Johan Kemper, un judío sabbateano polaco que se convirtió del judaísmo al cristianismo luterano motivado por sus estudios en Cábala.

De acuerdo a varios rabinos, yimaj shemo significa que Jesús es la maldición en sí mismo, es decir, la palabra Yeshu יֵשׁוּ tiene la intención de simbolizar esta maldición de forma críptica mediante un monograma o acrónimo:

יֵשׁוּ = Y-Sh-V ó J-S-U:

Yimach Shemo Vezikro

Que se borren su nombre y su memoria

Los cabalistas creen que Jesucristo, como gilgul (reencarnación) de Esaú (cuyo ángel guardián es Samael (nombre que significa "Veneno de Dios" y se identifica con la Serpiente del Génesis), es el portador de esta maldición enviada contra Edom (los gentiles cuyos cultos ancestrales fueron desruidos al imponerles el cristianismo y la Torá) y es identificado como el "León de Judá", y "destructor de los gentiles":

El león sube de la espesura, el destructor de los gentiles está en marcha; ha salido de su lugar para poner su tierra en desolación; sus ciudades quedarán asoladas y sin morador.
Jeremías 4, 7.

Y más adelante dice:

Porque así me dijo Yahvé, Dios de Israel: "Toma de mi mano la copa del vino de este furor, y da a beber de él a todas las naciones (gentiles) a las cuales yo te envío. Y beberán, y temblarán y enloquecerán, a causa de la espada que yo envío entre ellas". Y tomé la copa de la mano de Yahvé, y di de beber a todas las naciones, a las cuales me envió Yahvé.
Jeremías 25:15-17

En el Nuevo Testamento, en boca de Jesús se escribe:

No crean que he venido para traer paz a la tierra. No he venido para traer paz, sino espada. Porque yo he venido para poner en conflicto al hombre contra su padre, a la hija contra su madre y a la nuera contra su suegra. Y los enemigos de un hombre serán los de su propia casa.
Mateo 10:34-36

Isaías presenta al "siervo" que juzgará a los gentiles, y que la tradición cristiana identifica como Jesús:

He aquí mi siervo, a quien yo sostengo, mi escogido, en quien mi alma se complace. He puesto mi Espíritu sobre Él; Él traerá juicio a los gentiles.
Isaías 42:1.
Crucifixion Blanca del judío Marc Chagall

Por rechazarlo como Mesías, Jesús representa para los judíos "sufrimiento, dolor y persecución" por lo que su nombre se volvió sinónimo de "maldición y de algo impuro".

El artista judío Marc Chagall o Moishe Shagal (1828 -1985) en su pintura Crucifixion Blanca, ilustró la supuesta devastación de los judios a partir de la crucifixión.

Al fondo de la obra, un hombre está llorando a causa de todo el sufrimiento y otro está huyendo con la Tora, temblando. Un grupo de judíos está tratando de huir de la catástrofe en un barco muy pequeño. A la derecha, una sinagoga arde en llamas, mientras que debajo una madre consuela a su hijo. Abajo al centro la menorá, el candelabro judío de siete velas.

En la leyenda sobre la cruz se encuentra el nombre Yeshu en hebreo que funciona como el acrónimo rabínico "Que su nombre y su memoria sean borrados".

Referencias

  1. Steinmetz, Sol (2005).Dictionary of Jewish Usage: A Guide to the Use of Jewish Terms. Rowman & Littlefield. p. 39. ISBN 9780742543874.
  2. Bermant, Chaim (1974). The walled garden: the saga of Jewish family life and tradition.
  3. Schimel, Lawrence (2002). Found tribe.
  4. Stavans, Ilan (2000). The essential Ilan Stavans. p. 126. citando a Gerchunoff, Alberto (1910). The Jewish gauchos of the pampas. "El Dain se encogió de hombros indignado y dijo en hebreo: '¡Yemach Sheman Vizichrom! ¡Que España se hunda en el mar! ¡Que se rompa en pedazos! ¡Que se borre su memoria! Nunca puedo pensar en España', dijo el anciano...'"
  5. Apocryphal gospels: an introduction: Hans-Josef Klauck p213. "Se ofrece una interpretación poco amistosa del nombre del niño: "Pero el nombre Yeshu significa: "¡Que se borre su nombre y su memoria también!" (§ 58). Las tres letras en las que consiste el nombre Jesús en hebreo, yod, pecado y waw."

Artículos relacionados