Cristianización de los germanos

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar

Los pueblos germánicos fueron cristianizados durante el transcurso de la Antigüedad tardía y la Alta Edad Media.

En el siglo VII, tanto la Inglaterra anglosajona como el Reino Franco eran, al menos oficialmente, cristianas y para el año 1100, el paganismo germano habría empezado a debilitarse en Escandinavia.

Historia

En el siglo IV, el prestigio del Imperio Romano había facilitado los primeros pasos del cristianismo en territorios germanos. Hasta el comienzo de la Decadencia del Imperio romano, todas aquellas tribus que se habían instalado en los territorios del imperio con las excepciones de sajones, francos y lombardos se habían convertido al cristianismo.[1] Algunas habían adoptado el arrianismo (entre ellas godos y vándalos) en lugar de las creencias trinitarias oficiales aprobadas en el Primer Concilio de Nicea por la Iglesia católica.[1] El progresivo auge del cristianismo fue debido a la adhesión, muchas veces voluntaria, de grupos asociados al Imperio Romano.

A partir del siglo VI, la cristianización de las tribus germánicas fue realizada principalmente por misioneros enviados por la Iglesia católica.

Muchos godos se habían convertido al cristianismo individualmente fuera del imperio; de las otras tribus, la mayor parte se había convertido al asentarse en el territorio del imperio y francos y anglosajones se convirtieron pocas generaciones después. Durante los siglos inmediatamente posteriores a la caída del Imperio Romano, los cristianos germánicos se fueron orientando progresivamente hacia la Iglesia católica occidental frente a la Iglesia ortodoxa oriental, especialmente tras el reinado de Carlomagno.

Los alamanes se convirtieron al cristianismo sólo tras un periodo de sincretismo durante el siglo VII, a imitación de la nueva religión de la élite merovingia.

Los lombardos adoptaron el catolicismo tras su llegada a Italia durante el siglo VI.

Durante el siglo VIII, los francos se convirtieron en los abanderados del catolicismo en Europa Occidental, enfrentándose en su nombre a los cristianos arrianos, los invasores islámicos y a los pueblos germanos aún paganos como sajones y frisios. Hasta 1066, año en que daneses y nórdicos habían perdido su influencia en Gran Bretaña, el trabajo teológico y misionero fue desarrollado por misioneros anglosajones, con éxito desigual. Un acontecimiento decisivo fue el derribo del roble de Thor en 723 cerca de Fritzlar por San Bonifacio, apóstol de los Germanos y primer Arzobispo de Mainz.

Finalmente, la conversión fue impuesta por la fuerza, principalmente por Carlomagno y los francos que iniciaron la conquista de Sajonia en 772 con la destrucción del Irminsul y derrotando y sometiendo definitivamente a esta tribu en 787 tras el asesinato de sus líderes en Verden y los desplazamientos forzados de sus integrantes.

Visigodos

Véase también: Reino visigodo


En el siglo III, los pueblos germanos orientales se asentaron en Escitia. La cultura e identidad godas emergieron como una mezcla de las aportaciones de estos pueblos y una cierta influencia romana. En esa época, los asaltantes godos tomaban prisioneros romanos, muchos de ellos cristianos, mientras que los asaltantes aliados de Roma también capturaban godos.

Infames por su victoria sobre Valente en la Batalla de Adrianópolis en 378, y por el saqueo de Roma de 410, los visigodos lucharon con frecuencia en defensa de la civilización romana.

A 1000 años antes de la biblia alemana de Lutero, el monje Wulfila o Ulfilas (311-388) le dio a los godos una versión vernácula de la Biblia, aunque ninguno podía leer.

Ulfilas era hijo o nieto de cautivos cristianos de Sadagoltina en Capadocia. En 337 o 341, se convirtió en el primer obispo de los godos. Para 348, uno de los reyes godos desencadenó la primera persecución a los cristianos y Ulfilas y muchos otros cristianos huyeron a Moesia Secunda (en la actual Bulgaria) en territorio del Imperio Romano.[2][3] Otros cristianos, incluyendo Wereka, Batwin y Sava el Godo fallecieron en persecuciones posteriores.

Entre 348 y 383, Ulfilas tradujo la Biblia al gótico.[3][4] De esta forma, algunos cristianos arrianos de occidente usaban lenguas vernáculas para sus servicios, al igual que los cristianos orientales, mientras que la mayor parte de la cristiandad occidental usaba exclusivamente el latín.

A pesar de toda la fama que se le dio a Ulfilas, en realidad fueron los cautivos y decadentes romanos quienes primero introdujeron el cristianismo en las tierras góticas. Más tarde, en una guerra civil tribal, un clan en particular adoptó al dios cristiano. En el conflicto entre los caudillos de los tervingios, Fritigerno (m. c. 380) fue inducido por sus aliados romanos a adoptar el cristianismo, o al menos desplegar la "magia de Cristo", contra los "viejos dioses" de Atanarico (318-381). Muchos tervingios se habían convertido al arrianismo durante los siglos III y IV, pero Atanarico continuó manteniendo la antigua religión pagana de los germanos porque consideraba que el cristianismo socavaría las tradiciones góticas. Cuando el pagano Atanarico murió en 382, ​​incluso se le dio un funeral cristiano en Constantinopla, y su "casa real" continuó como cristianos arrianos.

La primera confederación tribal que se estableció en el imperio, los visigodos en realidad dejaron Italia como aliados (foedus) del emperador romano en la persecución de invasores tempranos: vándalos, suevos y alanos, tribus a las que enfrentaron y aniquilaron en España. Su recompensa en 418, fue el territorio en el suroeste de la Galia (Aquitania). Esto luego se extendió para incluir a la mayor parte de España. Los visigodos también proporcionaron la mayor parte de la caballería en la fuerza abigarrada que detuvo a Atila y los hunos en 451.

Cuando Aquitania se perdió para los francos, el reino visigodo en España continuó, aunque considerablemente debilitado por el sectarismo cristiano.

La fe arriana no había sido forzada a la población hispanorromana de mayoría católica, pero cuando en 587 el rey Recaredo se convirtió al catolicismo , llegó la intolerancia religiosa y un arma en otra guerra civil visigoda.

En el Tercer Concilio de Toledo (589) el reino visigodo se convirtió en un estado teocrático católico: el arrianismo fue proscrito y los paganos asesinados. Recaredo se atribuyó la conversión del pueblo godo y suevo al catolicismo. Varios obispos arrianos abjuraron de su herejía. Los visigodos en España fueron destruidos, o en gran parte, absorbidos por los musulmanes en el siglo VIII y su cultura desapareció de la historia en poco más de 300 años.

Ostrogodos

La rama oriental de los godos había adoptado una existencia más nómada que sus primos visigodos, en las praderas de Ucrania del siglo II.

Los ostrogodos fueron la primera tribu europea en ser subyugada por los hunos y formaron parte de la confederación de Atila. Con la muerte de Atila, los ostrogodos se reafirmaron bajo sus propios reyes. El emperador oriental Zeno primero los contrató para proteger la frontera norte y les dio tierra en los Balcanes. Nervioso de su presencia tan cerca de Constantinopla, persuadió a los godos bajo su astuto rey Teodorico para que retomara Italia de Odoacro.

Como "Cónsul de los romanos" y jefe de los godos, Teodorico el Amalo (493-526) gobernó el mundo godo desde un palacio en Rávena, siguiendo el modelo del palacio de Diocleciano en Spalato. A lo largo de su reino, gran parte de la civilización romana en realidad fue restaurada. Los administradores de Teodorico eran romanos; él mantuvo el senado; hizo patricios romanos, como Boecio, cónsules. También verificó la expansión de los francos y trajo la paz a Occidente. También era un cristiano de la doctrina arriana.

Los muchos enlaces dinásticos de Teodorico incluían un matrimonio con Audofleda, la hermana de Clodoveo, rey de los francos. Él gobernó España en nombre de su pequeño nieto; pacificó a los vándalos y protegió las costas con una flota de mil naves. En Roma presidió los juegos de la manera tradicional romana; el subsidio todavía estaba distribuido y los acueductos aún fluían.

Teodorico era un cristiano arriano, pero toleró todas las sectas del cristianismo. En el último año de su vida se movió contra los católicos cuando las tensiones con el emperador oriental Justiniano fueron en aumento al proscribir este el arrianismo, posiblemente como maniobra para socavar la autoridad del monarca italiano sobre sus súbditos romanos. Esto condujo a Teodorico a lanzar sus propias persecuciones sobre los cristianos ortodoxos como modo de presionar a Justiniano.

Después de su muerte en 526, su hija Amalasunta gobernó el reino ostrogodo como regente. Su nieta Matasunta se casó con Germano, primo de Justianiano. Pero para entonces la Italia greco-gótica había sido destruida por los ejércitos católicos del este.

La invasión de Justiniano y los 30 años de guerra (Roma cambió de manos cuatro veces) destruyeron la civilización urbana en Italia y llevaron a regiones enteras a la hambruna.

Francos

Los francos, que habían llegado a la Galia en el siglo III, habían permanecido paganos al principio. Fueron convertidos al catolicismo a finales del siglo V y principios del siglo VI. El proceso fue iniciado por su rey Clodoveo I, fundador de la Dinastía Merovingia y el primer rey cristiano. El reino merovingio se convirtió, a partir de 507 (Batalla de Vouillé) en el más poderoso entre los reinos resultantes de la caída del Imperio romano de Occidente,

A diferencia de muchos otros pueblos germánicos que emigraron al Imperio Romano durante el Período de Migración, los francos salianos y los francos ripuarios no eran arrianos, sino paganos. Los arrianos creían que Jesús era un ser distinto y separado de Dios el Padre, tanto subordinado como creado por Él. Esto contrasta el cristianismo niceno, cuyos seguidores creen que Dios Padre, Jesús y el Espíritu Santo son tres personas de un solo ser (consustancialidad). Sin embargo, cuando el arrianismo fue declarado herejía en el Primer Concilio de Nicea en 325, los arrianos desterrados (como el obispo Ulfilas) procedieron a convertir a los paganos germánicos a su fe en el siglo IV. Estos conversos góticos llegaron a dominar la Galia cristiana.

La esposa de Clodoveo, Clotilde, una princesa de Borgoña, era católica a pesar del arrianismo que la rodeaba en la corte, y jugó un importante papel en la conversión de su marido.[5] Su persistencia finalmente persuadió a Clodoveo de convertirse al catolicismo, al que inicialmente se resistió. Clotilde había querido que su hijo fuera bautizado, pero Clodoveo se negó, por lo que hizo bautizar al niño sin el conocimiento de él. Poco después de su bautismo, su hijo murió, lo que fortaleció aún más la resistencia de Clodoveo a la conversión. Clotilde también hizo bautizar a su segundo hijo sin el permiso de su esposo, y este hijo se enfermó y casi muere después de su bautismo.

El factor decisivo para que Clodoveo decidiera adoptar la fe cristiana fue la creencia de que podría recibir ayuda espiritual de Cristo en las batallas.[6][7] En la batalla de Tolbiac (496) contra los alamanes, Clodoveo consideró que podría perder y pensó en escapar. Invocó entonces al dios único de su esposa Clotilde:

Dios de Clotilde, ven en mi socorro (en francés moderno «Dieu de Clotilde, viens à mon secours»)

Finalmente venció, tras lo cual pidió ser instruido en la fe cristiana por San Remigio[8], el día de Navidad de 508 en una pequeña iglesia en las cercanías de la subsiguiente Abadía de Saint-Remi en Reims; todavía se puede ver allí una estatua de su bautismo por San Remigio. Los detalles de este suceso nos han llegado a través del relato de Gregorio de Tours quien los registró muchos años después en el siglo VI.

El bautismo católico del rey fue de inmensa importancia en la historia posterior de Europa occidental y central en general, ya que expandió su dominio sobre casi toda la Galia. El catolicismo le ofreció ciertas ventajas mientras luchaba por distinguir su gobierno entre muchos centros de poder en competencia en Europa Occidental. Su conversión al cristianismo católico romano sirvió para diferenciarlo de los demás reyes germánicos de su tiempo, como los visigodos y los vándalos, que se habían convertido del paganismo germánico al cristianismo arriano. Su adopción de la fe católica romana también pudo haberle ganado el apoyo de la aristocracia católica galo-romana en su campaña posterior contra los visigodos, que los expulsó del sur de la Galia en 507 y resultó en que una gran parte de su pueblo se convirtiera al catolicismo.

Por otro lado, Bernard Bachrach ha argumentado que su conversión del paganismo franco alienó a muchos de los otros sub-reyes francos y debilitó su posición militar durante los próximos años. En la interpretatio romana, San Gregorio de Tours dio a los dioses germánicos los nombres de dioses romanos aproximadamente equivalentes, como Júpiter y Mercurio. William Daly, al evaluar más directamente los orígenes bárbaros y paganos de Clodoveo, ignoró la versión de Gregorio de Tours y basó su relato en las escasas fuentes anteriores, una "vita" del siglo VI de Santa Genoveva y cartas a Clodoveo de los obispos y de Teodorico.

Clodoveo y su esposa fueron enterrados en la Abadía de St Genevieve (St. Pierre) en París; el nombre original de la iglesia era la Iglesia de los Santos Apóstoles.

Alamanes

Los alamanes se convirtieron al cristianismo sólo tras un periodo de sincretismo durante el siglo VII, a imitación de la nueva religión de la élite merovingia.

Anglos

La adopción del cristianismo por parte de los anglos se llevó a cabo por la misión gregoriana, enviada a Inglaterra por Gregorio I desde Roma y dirigida por Agustín de Canterbury. futuro primer Arzobispo de Canterbury quien fue enviado al sur de Inglaterra en 597.

Durante la invasión y colonización de la isla, sus habitantes eran reacios a cualquier idea cristiana. El dificultoso proceso de conversión llegó a un punto de inflexión en el año 660, cuando fue admitida la práctica del cristianismo en todos los reinos anglos.

El proceso de conversión se iniciaba normalmente en los estratos altos de la sociedad y se propagaba hacia abajo de modo generalmente pacífico. De este modo, cuando un gobernante local decidía convertirse, todos sus súbditos y dependientes pasaban a ser (al menos nominalmente) cristianos. Este proceso era a menudo parcial, debido tanto a la confusión como a la naturaleza de la nueva religión. Un caso famoso fue el de Raedwald, rey de Anglia Oriental, que erigió un altar cristiano en su templo pagano. Su supuesto enterramiento en Sutton Hoo muestra claras influencias tanto cristianas, como paganas.

El monje griego Teodoro tuvo un papel decisivo en la organización de la primitiva Iglesia británica, al respetar la división original de los reinos. Todas las sedes dependían a su vez del primado de Canterbury, a pesar de encontrarse éste en territorio sajón, y no anglo. Los altos cargos eclesiásticos pronto empezaron a ocupar posiciones de influencia en todo el país, además de una parte importante de la propiedad de la tierra, comenzando a configurarse una primitiva sociedad feudal.

Fue en esta época cuando los anglos abandonaron la escritura rúnica para adoptar el alfabeto latino, aunque a diferencia de los sajones, los anglos dejaron pocas obras escritas, aparte de algunos monumentos con inscripciones.

Sajones

Los sajones mostraron igualmente una marcada y prolongada resistencia al cristianismo en los siglos VII y VIII, a pesar de los esfuerzos de los misioneros anglosajones, muchos de los cuales llegaron al continente, mayoritariamente provenientes de Northumbria, y profesaron su fe en Germania en la esperanza de convertir a los paganos: los más conocidos son Willibrord (c. 657-c. 738) y San Bonifacio (680-755), que evangelizaron a los frisones.

Sobre finales del siglo VIII, los sajones de Germania se consolidaron cuando surgió una entidad política llamada Ducado de Sajonia.

Los sajones se resistieron a ser incorporados a la órbita del Reino franco, pero fueron decisivamente conquistados por Carlomagno, a continuación de las campañas anuales que dirigía, las Guerras sajonas (772–802). Durante la campaña de Carlomagno en Hispania (778), los sajones avanzaron hasta Deutz en el Rin y saquearon a lo largo del río. Con la derrota vino el bautismo forzoso: los jefes sajones, así como su gente, se convirtieron al cristianismo, probablemente para ganar la paz a la manera del más célebre de entre ellos, Widukind, durante mucho tiempo feroz opositor a la marea de cristianización sobrevenida en la órbita del reino de los francos. Su árbol sagrado, un símbolo del Irminsul, fue destruido.

El último rey anglosajón pagano, el juto Arwald de la isla de Wight murió en batalla en 686, en lucha contra la imposición del cristianismo en su reino.

Durante el prolongado periodo de incursiones vikingas, el paganismo regresó brevemente a Gran Bretaña, principalmente en el Danelaw durante el siglo IX y especialmente en Northumbria, cuyo último rey, Eric Hachasangrienta vikingo y probablemente pagano, gobernó hasta el año 954.

Escandinavos


La cristianización de Escandinavia tuvo lugar entre los siglos VIII y XIII, cuando los reinos escandinavos, Dinamarca, Noruega y Suecia, establecieron sus propias arquidiócesis, dependientes directamente del Papa, en 1103, 1154 y 1164, respectivamente. El pueblo lapón se mantuvo fuera de este proceso hasta el siglo XVIII.

Escandinavia fue el último territorio germánico en Europa en convertirse y el más reticente. La cristianización de esta región requirió más tiempo que en el resto de Europa y los escandinavos opusieron mayor resistencia a la conversión que otros pueblos.[9] Hay evidencias de que fue un proceso lento y llevó al menos 150-200 años.[10] Inscripciones rúnicas del siglo XIII en Bergen (Noruega) muestran poca influencia cristiana, y una de ellas implora a una valquiria.[11] Durante la Alta Edad Media, el papado no se manifestó como la autoridad central católica, lo que permitió el desarrollo de variantes regionales del cristianismo.[12]

Desde la Alta Edad Media, Europa Septentrional fue progresivamente adoptando el cristianismo, gracias al impulso de las naciones germanas del sur y la dirección de la iglesia, y culminando en las conocidas como Cruzadas del Norte. Posteriormente la nobleza germana y escandinava logró extender su poder también a pueblos fineses, lapones y bálticos.

Características

El bautismo del franco Clodoveo I tuvo un inmenso impacto sobre la historia de Europa y en él podemos ver dos de las características fundamentales del proceso de cristianización.

Clodoveo adoptó la fe cristiana al creer que recibiría ayuda espiritual de Cristo en las batallas, por lo que consideraba al nuevo dios, al menos inicialmente, como un "dios de la guerra".

Que un comandante en jefe atribuyera su victoria al dios cristiano es un motivo recurrente de conversión desde el cambio constantiniano. Aunque el Nuevo Testamento no menciona en ningún lugar que se podría obtener ayuda de Cristo en las batallas,[13] la cruz fue considerada como un talismán mágico desde la victoria de Constantino I en la batalla del Puente Milvio.

Sin embargo, que un pagano como Clodoveo pidiera ayuda a Cristo muestra también la adaptabilidad del politeísmo germano. En la tradición politeísta germánica, si Odín fallaba, uno podía probar con Cristo por una vez.[14] La exclusividad cristiana, que es obvia desde el Primer Mandamiento, era o bien, desconocida, o bien, omitida por los paganos. Como consecuencia, los paganos podían ser pragmáticos y casi utilitaristas en sus decisiones religiosas. Un buen ejemplo de esto lo constituyen los varios Martillos de Thor con cruces grabadas encontrados en excavaciones arqueológicas en Escandinavia.[15] Otro suceso ejemplar durante la segunda estancia de Ansgar en Birka: Un sacerdote pagano pidió a los habitantes del lugar que no participaran el culto al Dios cristiano extranjero. Si no tenían dioses suficientes, deberían elevar a la divinidad a uno de sus reyes muertos, Erik Refilsson.[16]

El bautismo de Clodoveo subraya igualmente el aspecto sagrado de la realeza germánica. Un rey germánico no era sólo el gobernante político, sino que también ostentaba el cargo religioso más alto entre su pueblo.[17] Era visto como un ser de ascencendia divina, era el director del culto y el responsable de la fertilidad de la tierra y las victorias militares. Por tanto, la conversión de un líder tenía un fuerte impacto en su gente. Si él consideraba apropiado adoptar el cristianismo, también era una buena idea para el resto de su pueblo.

A diferencia de la evolución del cristianismo en el Imperio Romano, la conversión de las tribus germánicas se realizó generalmente "de arriba hacia abajo", en el sentido de que los misioneros se dirigían a convertir en primer lugar a la nobleza, la cual impondría su nueva fe al resto de la población. Esto revela y enfatiza la posición sagrada del rey en la tradición pagana germánica: el rey es el encargado de interactuar con la divinidad en beneficio de su gente, de modo que sus súbditos no veían ningún problema en que el rey cambiara su orientación religiosa

Consecuentamente, el cristianismo tenía que ser presentado a estos Señores de la Guerra en la edad de las migraciones como una religión de conquistadores, algo bastante sencillo teniendo en cuenta el poderío militar de Roma

Así, el primer cristianismo germánico se presentaba como una alternativa al paganismo germánico, sincretizando algunos elementos como paralelos entre Woden y Cristo. Una buena muestra de estas tendencias es el poema anglosajón Sueño de la Cruz, donde Jesús es mostrado como el modelo heroico de un guerrero germánico que afronta su muerte sin temor e incluso con avidez. La Cruz, hablando como si fuera un miembro más de los partidarios de Cristo, acepta su destino mientras ve morir al Creador y entonces explica que la muerte de Cristo no había sido una derrota sino una victoria. Esto está en correspondencia directa con las ideas Germánicas paganas de lealtad al señor propio.

Evolución posterior

Durante la Alta Edad Media comenzó un litigio entre el Sacro Imperio Romano-Germánico y Roma, conocido como Querella de las Investiduras y que se prolongaría durante largos años.

Posteriormente, a partir del siglo XVI comenzó la Reforma Protestante, que nació en lugares de habla germánica (Alemania, Escandinavia, Gran Bretaña). El último emperador germano en ser coronado por el Papa fue Maximiliano I en 1493. La división religiosa acabaría provocando la Guerra de los Treinta Años, que concluyó con la Paz de Westfalia por la que se consagró la división de cultos que ha llegado hasta nuestros días: la mayor parte de Austria, Luxemburgo, el sur (especialmente Baviera) y el oeste de Alemania (Sarre y Renania) permanecieron católicas mientras que el norte y el este de Alemania (Prusia) permanecieron luteranas. En tiempos de paz, la religión del gobernante determinaba la religión de sus súbditos.[18]

Lista de misioneros

Misioneros cristianos evangelizadores de pueblos germanos:

- Godos

- Lombardos

- Alamanes

- Anglo-Sajones (ver misión gregoriana)

- Al Imperio Franco (ver misión hiberno-escocesa, misión anglosajona

- A los Bávaros

- A Escandinavia

Referencias

  1. 1,0 1,1 Padberg 1998, 26
  2. Auxentio de Durostorum, Carta de Auxentio, ciatada en Heather y Matthews, Goths in the Fourth Century, pp. 141-142.
  3. 3,0 3,1 Filostorgio via Focio, Epitome de la Historia Eclesiástica de Filostorgio, libro 2, capítulo 5.
  4. Auxentio de Durostorum, Carta de Auxentius, citado por Heather y Matthews, Goths in the Fourth Century, p. 140.
  5. Padberg 1998, 47
  6. "El buen salvador se elevó como un dios de batalla, un caballeroso líder de la hueste celestial, que encontró el mayor placer en el combate y el ruido de la batalla; sus humildes apóstoles fueron imaginados como orgullosos Paladines" (Der milde Heiland erhob sich zum Schlachtengott, zu einem ritterlichen Führer himmlischer Heerscharen, der das grösste Gefallen fand an Kampf und Waffenlärm; seine demütigen Apostel wurden als stolze Paladine gedacht Alwin Schultz, cited after Otto Zarek, Die geschichte Ungarns (1938), p. 98)
  7. Padberg 1998, 87
  8. Padberg 1998, 52
  9. Schön 2004, 170
  10. Schön 2004, 172
  11. Schön 2004, 173
  12. Sanmark 2004: 15
  13. Padberg 1998:48>
  14. Padberg 1998: 48
  15. descrito en Padberg 1998: 128
  16. Padberg 1998: 121
  17. Padberg 1998, 29; Padberg señala que esta es una afirmación discutida, pero que puede afirmarse en el norte del área germánica
  18. Dairmaid MacCulloch, THE REFORMATION, 1st ed. (New York: Viking, 2003) 266, 467-84.

Bibliografía

  • Lutz E. von Padberg, 1998, Die Christianisierung Europas im Mittelalter, Reclam
  • James C. Russell, The Germanization of Early Medieval Christianity: A Sociohistorical Approach to Religious Transformation, Oxford University Press (1994), ISBN 0-19-510466-8.
  • Richard E. Sullivan, The Carolingian Missionary and the Pagan, Speculum (1953), 705-740.

Artículos relacionados