Pueblos celtas

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Celtas

Los pueblos celtas son un conjunto de pueblos antiguos de origen indoeuropeo que vivieron durante la Edad de Hierro y habitaban la Galia, en parte las Islas Británicas y España, y hablaban lenguas celtas, una de las ramas de las lenguas indoeuropeas. En el siglo I AEC. se extendían por gran parte de Europa, ocupando desde la actual Turquía en Asia Menor hasta Portugal.

Sus sociedades tribales compartieron una cultura material que se cree surgió en la cultura de los campos de urnas de la Edad del Bronce tardía de Europa central que floreció alrededor del 1200 AEC. y posteriormente se desarrolló durante la primera Edad de Hierro en torno a los Alpes en la cultura de Hallstatt (c. 800–450 AEC.) llamada así por los ricos hallazgos de tumbas en Hallstatt, Austria, y más tarde en el Hierro tardío en el período cultural de La Tène (c. 450 AEC en adelante) llamado así por el sitio de La Tène en Suiza.

Los grupos celtas históricos incluían a los galos, helvecios, celtíberos, britanos, escotos, pictos, gallaecios, gálatas, gaélicos y sus descendientes. Actualmente la cultura y las lenguas celtas están presentes en varios grupos que van desde Irlanda, Gales, Escocia, la región de Bretaña, el norte de Francia, la región Portuguesa de Minho y las regiones españolas de Galicia y Asturias, Castilla y León y Cantabria.

Etimología

El término 'celta' proviene del griego Keltoi, nombrados así por Hecateo de Mileto (517 AEC.) al escribir sobre un pueblo que vive cerca de Massilia (actual Marsella). En el siglo V AEC., Herodoto se refirió a los Keltoi que vivían alrededor de la cabecera del Danubio y también en el lejano oeste de Europa.

La etimología del término Keltoi no está clara. Las posibles raíces incluyen el indoeuropeo *kʲel 'ocultar' por lo que celta significaría "gente oculta", (presente también en el antiguo ceilid irlandés), IE *kʲel 'calentar' o *kel 'impulsar'. Varios autores han supuesto que es de origen celta, mientras que otros lo ven como un nombre acuñado por los griegos. La lingüista Patrizia De Bernardo Stempel cae en el último grupo y sugiere el significado de "los altos".

También aparece en documentos romanos como Celtae o Galli ('galos'). No se sabe cómo se llamaban a sí mismos, pero es probable que haya sido una palabra parecida a la moderna "Gael".

En el siglo I AEC., Julio César informó que los galos se llamaban a sí mismos 'celtas', lo que sugiere que incluso si el nombre Keltoi fue otorgado por los griegos, había sido adoptado en algún momento como un nombre colectivo por las tribus de Galia. El geógrafo Estrabón, al escribir sobre la Galia hacia finales del siglo I AEC., se refiere a la "raza que ahora se llama tanto gala como galática", aunque también utiliza el término Celtica como sinónimo de Galia, que está separada de Iberia por los Pirineos. Sin embargo, informa sobre pueblos celtas en Iberia, y también usa los nombres étnicos Celtiberi y Celtici para los pueblos allí, a diferencia de Lusitani e Iberi. Plinio el Viejo citó el uso de Celtici en Lusitania como apellido tribal, que los hallazgos epigráficos han confirmado.

El termino "Keltoi" para otros historiadores podría venir o derivar del euskera "Kheldar" que significa 'hollín' o "los que se pintan con hollín", costumbre tipica celta.

Orígenes

A partir del 4000 AEC., y debido al advenimiento de la Edad del Bronce en el Cáucaso Norte, desde su patria original en las estepas póntico-caspias (Urheimat indoeuropeo), los protoindoeuropeos se dirigieron a conquistar la mayor parte de Europa, Asia central y el sur de Asia.

Los protoceltas llegaron de los Balcanes a Europa Central alrededor del 2500 AEC. Equipados con caballos y armas de bronce superiores, los protoceltas conquistaron rápidamente Europa Occidental, desde Iberia hasta las Islas Británicas.

La cultura celta clásica surgió en Europa central alrededor de la Austria moderna, Baviera y Suiza. El primer asentamiento celta importante, que data del 1200 AEC., se encontró en Hallstatt, Alta Austria.

La cultura clásica de Hallstatt, y su sucesora, la cultura de La Tène, se extendió desde los Alpes hasta la mayor parte de Europa occidental y central entre el 800 y el 400 AEC. Las personas en esas áreas hablaban un idioma similar, compartían la misma religión, tradiciones y creencias similares, las mismas artes y técnicas.

Alrededor del 400 AEC., los hablantes de lenguas celtas ya estaban divididos en varios grupos lingüísticos y se extendieron por gran parte de la Europa continental occidental, la Península Ibérica, Irlanda y Gran Bretaña. El historiador griego Éforo de Cime en Asia Menor (siglo IV AEC.), creía que los celtas provenían de las islas de la desembocadura del Rin y que fueron "expulsados de sus hogares por la frecuencia de las guerras y la violenta crecida del mar".

Cultura de los campos de urnas

Algunos estudiosos piensan que la cultura de los campos de urnas de Europa central occidental representa la rama cultural indoeuropea protocelta. Esta cultura fue preeminente en Europa central durante la Edad del Bronce tardía, desde alrededor del 1200 AEC. hasta el 700 AEC., siguiendo las culturas Unetice y de los túmulos. El período de los campos de urnas vio un aumento dramático de la población en la región, probablemente debido a las innovaciones en tecnología y agricultura.

Cultura de Hallstatt

La difusión del trabajo del hierro condujo al desarrollo de la cultura Hallstatt directamente desde la de los campos de urnas (c. 800 - 500 AEC.). Se considera que el protocelta, el último antepasado común de todas las lenguas celtas conocidas, se habló en la época de finales de los campos de urnas o primeras culturas de Hallstatt, a principios del primer milenio AEC. La propagación de las lenguas celtas a Iberia, Irlanda y Gran Bretaña se habría producido durante la primera mitad del primer milenio AEC., los primeros entierros de carros en Gran Bretaña datan de c. 500 AEC. Otros estudiosos ven que las lenguas celtas abarcan Gran Bretaña e Irlanda, y partes del continente, mucho antes de que se encuentre en la arqueología cualquier evidencia de la cultura celta. A lo largo de los siglos, las lenguas se convirtieron en lenguas celtíberas, goidélicas y britónicas separadas.

Cultura de La Tène

La cultura de Hallstatt fue sucedida por la cultura de La Tène de Europa central, que fue invadida por el Imperio Romano, aunque todavía se pueden ver rastros del estilo de La Tène en los artefactos galo-romanos. En Gran Bretaña e Irlanda, el estilo artístico de La Tène sobrevivió precariamente para resurgir en el arte insular. La literatura irlandesa primitiva arroja luz sobre el sabor y la tradición de las heroicas élites guerreras que dominaban las sociedades celtas. Los nombres de los ríos celtas se encuentran en gran número alrededor de los tramos superiores del Danubio y el Rin, lo que llevó a muchos eruditos celtas a ubicar la etnogénesis de los celtas en esta área.

Diodoro Sículo y Estrabón sugieren que el corazón de los pueblos a los que llamaban celtas estaba en el sur de Francia. El primero dice que los galos estaban al norte de los celtas, pero que los romanos se referían a ambos como galos (en términos lingüísticos, los galos eran ciertamente celtas). Antes de los descubrimientos en Hallstatt y La Tène, generalmente se consideraba que el corazón celta era el sur de Francia.

Distribución

Distribución de los pueblos celtas:
  Territorio central Hallstatt, en el siglo VI a.C..
  Máxima expansión celta, en el siglo III a.C.
  Área Lusitana de Iberia, donde la presencia Celta está demostrada.
  Las seis "naciones celtas" que retuvieron las lenguas celtas en la edad moderna.
  Áreas donde las lenguas celtas tienen presencia generalizada actualmente.

La cultura celta se había extendido hacia el oeste por difusión o migración a Francia y los Países Bajos (galos), las Islas Británicas (celtas insulares), la península ibérica (celtíberos, gallecios, celtici) y el norte de Italia (galos lepontos y cisalpinos). Otra teoría sugiere que el protocelta surgió antes en la zona costera de la Edad del Bronce del Atlántico y se extendió hacia el este. Tras el asentamiento celta del sudeste de Europa, la cultura celta llegó tan al este como el centro de Anatolia en la Turquía moderna.

Celtas continentales

Galia

Galos

Los romanos denominaron como 'galos' a los celtas que habitaron los territorios de lo que hoy es Francia, Bélgica, el oeste de Suiza y las zonas de Países Bajos y Alemania al oeste del Rin, y una franja aún poco determinada de este último país, a la orilla derecha del río. El territorio de estos pueblos probablemente incluía los Alpes y el actual norte de Italia. Los gálatas eran un pueblo galo que emigró a Asia Menor y se estableció en la región llamada Galacia. Julio César en sus Guerras de las Galias describió a los descendientes de esos galos en el siglo I AEC.

Los romanos denominaron a su gran región, la Galia la cual dividieron entre la Galia Cisalpina (de este lado de los Alpes) y la Galia Transalpina (del otro lado de los Alpes). A su vez, la Transalpina era dividida en cuatro que, según la época de Roma, llamaron Galia Bélgica, la Galia Comata o Melenuna (la netamente celta o tradicional), la Galia Aquitania (de características diversas o poco definidas) y la Galia Luguria o Celtoligur, la primera en ser anexada a Roma como la Provintia.

El este de la Galia se convirtió en el centro de la cultura occidental de La Tène. En la Galia de la Edad del Hierro posterior, la organización social se parecía a la de los romanos, con grandes ciudades. A partir del siglo III AEC., los galos adoptaron la moneda. Los textos con caracteres griegos del sur de la Galia han sobrevivido desde el siglo II AEC.

Los comerciantes griegos fundaron Massalia alrededor del año 600 AEC., y algunos objetos (en su mayoría cerámicas para beber) se comercializaron en el valle del Ródano. Pero el comercio se interrumpió poco después del 500 AEC. y se reorientó sobre los Alpes hacia el valle del Po en la península italiana. Los romanos llegaron al valle del Ródano en el siglo II AEC. y se encontraron con un galo de habla principalmente celta. Roma quería comunicaciones terrestres con sus provincias ibéricas y libró una gran batalla con los Saluvii en Entremont en 124-123 AEC.

Gradualmente, el control romano se extendió y la provincia romana de Galia Transalpina se desarrolló a lo largo de la costa mediterránea.

Helvecios

Los helvecios eran otro de los pueblos celtas continentales, o probablemente una confederación de tribus celtas, que vivían en la zona comprendida entre el alto Rin, el Jura suizo, el lago de Ginebra y los Alpes. A fines del siglo II AEC. dominaban el territorio que se extendía desde el alto Rin y la Selva Negra hasta el Meno. Julio César describió su confrontación con los helvecios en su De Bello Gallico.

Al estar bajo presión de las tribus germánicas en su tierra natal, los helvecios cruzaron la Galia y buscaron una nueva patria al norte del río Garona, con la tribu entera bajo el mando Orgétorix.

Julio César fue llamado por los galos de la provincia de la Galia Narbonense, que habían sido conquistados y organizados para defenderse de los helvecios.

Julio César entonces mandó seis legiones que comprendían casi 29,000 hombres. Los helvecios, de acuerdo con Julio César, tenían cerca de 370,000 personas (incluyendo mujeres y niños), pero solo 110,000 hombres capaces de luchar. Julio César rápidamente reclutó dos legiones más descansadas.

Cuando la tribu inició su marcha, Orgétorix había muerto. Antes de la partida, los helvecios quemaron sus villas y destruyeron las plantaciones y otras mercancías que no podían llevar, para forzarse a no retroceder.

Atraídos por una posición desventajosa con los romanos ocupando el terreno elevado próximo a Bibracte, los helvecios fueron atacados por las fuerzas superiores romanas, que consiguieron matar aproximadamente un 60% de la tribu y capturar a otro 20% como esclavos. Lo que quedó de los helvecios fue empujado de vuelta a sus antiguas tierras de Helvecia.

En el 52 AEC., 10,000 helvecios se juntaron a las fuerzas de Vercingétorix quien lideró una revuelta en su tentativa de liberar la Galia de la ocupación romana, pero fue derrotado en el Sitio de Alesia y se rindió.

Iberia

Hasta finales del siglo XIX, la erudición tradicional relacionada con los celtas reconocía su presencia en la Península Ibérica como una cultura material relacionada con las culturas de Hallstatt y La Tène. Sin embargo, dado que según la definición de la Edad del Hierro en el siglo XIX las poblaciones celtas eran supuestamente raras en Iberia y no proporcionaban un escenario cultural que pudiera vincularse fácilmente al de Europa Central, la presencia de la cultura celta en esa región fue generalmente no plenamente reconocido. La erudición moderna, sin embargo, ha demostrado claramente que la presencia e influencias celtas fueron más sustanciales en lo que hoy es España y Portugal (con quizás la mayor saturación de asentamientos en Europa Occidental), particularmente en las regiones central, occidental y septentrional.

Además de los galos que se infiltran desde el norte de los Pirineos, las fuentes romanas y griegas mencionan poblaciones celtas en tres partes de la Península Ibérica: la parte oriental de la Meseta (habitada por los celtíberos), el suroeste (Celtici, en la actualidad Alentejo) y noroeste (Galicia y Asturias). Una revisión académica moderna encontró varios grupos arqueológicos de celtas en España:

Celtíberos

El territorio peninsular sobre el que se asientan los recién llegados (preceltas) estaba habitado por pueblos preíberos. Se discute mucho si se produjo un desplazamiento, una conquista, una alianza, asimilación, pacto o fusión entre celtas e íberos (de buen grado o como siervos). Las primeras referencias escritas sobre los celtíberos se deben a geógrafos e historiadores grecolatinos (Estrabón, Tito Livio, Plinio y otros), aunque su estudio, que arranca del siglo XV, no adquiere rango científico hasta los inicios del siglo XX (marqués de Cerralbo, Schulten, Taracena, Caro Baroja, etc.), cobrando renovado impulso en los últimos años. Pese a este excepcional acervo literario, aún hoy se discuten aspectos claves para su definición: los confines de su solar, su verdadera personalidad o su propia genealogía.

Los datos disponibles son contradictorios y las teorías de los autores difieren sobre el tema. Incluso podría darse una mezcla de todas las opciones posibles, ya que las densidades de población y los recursos disponibles son muy especulativas. Las relaciones e influencias mutuas cambiaron con el paso del tiempo. Se atestigua una gran presencia precelta en zonas la Bética (actual Huelva, Sevilla) que se intenta explicar mediante la presencia de siervos, mercenarios o bolsas aisladas de colonos.

La cultura de los celtíberos hizo suya la herencia de los iberos, de quienes adoptaron el sistema de escritura. Tras la caída de Numancia en el 133 AEC., su territorio pasó a formar parte de la provincia romana Hispania Citerior.

Existe también un buen número de monedas grabadas con el nombre celtíbero de la ciudad o de los habitantes de la ciudad en donde aquellas fueron acuñadas. Además, se han encontrado 20 teseras de hospitalidad grabadas, pequeñas placas de bronce utilizadas como símbolo de pacto entre dos partes, generalmente entre un individuo y una comunidad, con las que el portador podía solicitar hospitalidad a lo largo de sus viajes. La mayoría de estas inscripciones son muy breves, con la excepción de la tesera de Luzaga (24 palabras).

Los datos arqueológicos sugieren una continuidad al menos desde el siglo VI AEC. En este período temprano, los celtíberos habitaban en castros (castros). Hacia finales del siglo III AEC., los celtíberos adoptaron formas de vida más urbanas. A partir del siglo II AEC. acuñaron monedas y escribieron inscripciones utilizando la escritura celtíbera. Estas inscripciones hacen de la lengua celtibérica la única lengua hispano-celta clasificada como celta por unanimidad. En el período tardío, antes de la conquista romana, tanto la evidencia arqueológica como las fuentes romanas sugieren que los celtíberos se estaban expandiendo a diferentes áreas de la Península (por ejemplo, Celtic Baeturia).

Los orígenes de los celtíberos podrían proporcionar una clave para comprender el proceso de celtización en el resto de la Península. El proceso de celtización de la zona suroeste de la península por los Keltoi y de la zona noroeste no es, sin embargo, una simple cuestión celtibérica. Investigaciones recientes sobre los Callaici y Bracari en el noroeste de Portugal están proporcionando nuevos enfoques para comprender la cultura celta (lengua, arte y religión) en el oeste de Iberia.

John T. Koch, de la Universidad de Aberystwyth, sugirió que las inscripciones tartesias del siglo VIII AEC. podrían clasificarse como celtas. Esto significaría que Tartessian es el rastro más antiguo atestiguado del celta por un margen de más de un siglo.

Otros
  • El grupo de los vetones en la Meseta occidental, entre los ríos Tormes, Duero y Tajo. Se caracterizaron por la producción de Verracos, esculturas de toros y cerdos talladas en granito.
  • El grupo de los vacceos en el valle central del Duero. Fueron mencionados por fuentes romanas ya en el 220 AEC. Algunos de sus rituales funerarios sugieren fuertes influencias de sus vecinos celtibéricos.
  • La cultura castreña en el noroeste de Iberia, la actual Galicia y el norte de Portugal. Su alto grado de continuidad, desde la Edad del Bronce tardío, dificulta sustentar que la introducción de elementos celtas se deba al mismo proceso de celticización de la Iberia occidental, desde la zona núcleo de Celtiberia. Dos elementos típicos son los baños de sauna con entradas monumentales, y los "Guerreros Gallaecianos", esculturas de piedra construidas en el siglo I. Un gran grupo de inscripciones latinas contienen características lingüísticas que son claramente celtas, mientras que otras son similares a las que se encuentran en la lengua lusitana no celta.
  • Los astures y los cántabros. Esta zona se romanizó tardíamente, ya que Roma no la conquistó hasta las guerras cántabras del 29-19 AEC.
  • Celtas en el sudoeste, en la zona de Estrabón llamada Celtica.

Alpes e Italia

La cultura canegrate representó la primera ola migratoria de la población protocelta de la parte noroeste de los Alpes que, a través de los pasos alpinos, ya había penetrado y asentado en el valle occidental del Po entre el lago Maggiore y el lago Como. (Cultura Scamozzina). También se ha propuesto que una presencia protocelta más antigua se remonta al comienzo de la Edad del Bronce Medio, cuando el noroeste de Italia parece estar estrechamente vinculado en lo que respecta a la producción de artefactos de bronce, incluidos los ornamentos, a los grupos occidentales de la cultura de los túmulos. El material cultural de La Tène apareció en una gran área de la Italia continental, el ejemplo más al sur es el casco celta de Canosa di Puglia.

Italia es el hogar del lepontico, la lengua celta más antigua atestiguada (del siglo VI AEC). Se habla antiguamente en Suiza y en el centro-norte de Italia, desde los Alpes hasta Umbría.

Según el Recueil des Inscriptions Gauloises, se han encontrado más de 760 inscripciones galas en la Francia actual (con la notable excepción de Aquitania) y en Italia, lo que atestigua la importancia de la herencia celta en la península.

En 391 AEC., los celtas "que tenían sus hogares más allá de los Alpes atravesaron los pasos con gran fuerza y ​​se apoderaron del territorio que se extendía entre los Apeninos y los Alpes", según Diodorus Siculus. El valle del Po y el resto del norte de Italia (conocido por los romanos como Galia Cisalpina) estaba habitado por hablantes celtas que fundaron ciudades como Milán. Más tarde, el ejército romano fue derrotado en la batalla de Allia y Roma fue saqueada en 390 AEC. por los Senones.

En la batalla de Telamón en 225 AEC., un gran ejército celta quedó atrapado entre dos fuerzas romanas y fue aplastado.

La derrota de la alianza combinada samnita, celta y etrusca por parte de los romanos en la Tercera Guerra Samnita marcó el comienzo del fin de la dominación celta en la Europa continental, pero no fue hasta el 192 AEC. que los ejércitos romanos conquistaron los últimos restos independientes.

Expansión al Este y Sur

Los celtas también se expandieron por el río Danubio y sus afluentes. Una de las tribus más influyentes, los Scordisci, había establecido su capital en Singidunum en el siglo III AEC., que es la actual Belgrado, Serbia. La concentración de castros y cementerios muestra una densidad de población en el valle de Tisza de la actual Vojvodina, Serbia, Hungría y Ucrania. Sin embargo, la expansión a Rumania fue bloqueada por los dacios.

Los Serdi eran una tribu celta que habitaba en Tracia. Se ubicaron alrededor y fundaron Serdika (búlgaro: Сердика, latín: Ulpia Serdica, griego: Σαρδῶν πόλις), ahora Sofía en Bulgaria, que refleja su etnónimo. Se habrían establecido en esta área durante las migraciones celtas a fines del siglo IV AEC., aunque no hay evidencia de su existencia antes del siglo I AEC. Serdi se encuentran entre los nombres tribales tradicionales registrados en la era romana. Gradualmente fueron tracianizados a lo largo de los siglos, pero conservaron su carácter celta en la cultura material hasta una fecha tardía.

Según otras fuentes, pueden haber sido simplemente de origen tracio, según otras, pueden haber pasado a tener un origen mixto traco-celta. Más al sur, los celtas se establecieron en Tracia (Bulgaria), que gobernaron durante más de un siglo, y Anatolia, donde se establecieron como los gálatas (ver también: Invasión gala de Grecia). A pesar de su aislamiento geográfico del resto del mundo celta, los gálatas mantuvieron su lengua celta durante al menos 700 años. San Jerónimo, que visitó Ancyra (la actual Ankara) en 373 EC., comparó su idioma con el de los Treveri del norte de la Galia.

Para Venceslas Kruta, Galacia en el centro de Turquía era un área densamente poblada por los celtas.

La tribu de los boyos (Boii) dio su nombre a Bohemia, Bolonia y posiblemente Baviera, y se han descubierto artefactos y cementerios celtas más al este en lo que hoy es Polonia y Eslovaquia. En la antigua moneda eslovaca de 5 coronas se exhibía una moneda celta (Biatec) de la ceca de Bratislava.

Como no hay evidencia arqueológica de invasiones a gran escala en algunas de las otras áreas, una escuela de pensamiento actual sostiene que la lengua y la cultura celtas se extendieron a esas áreas por contacto en lugar de invasión. Sin embargo, las invasiones celtas de Italia y la expedición a Grecia y Anatolia occidental están bien documentadas en la historia griega y latina.

Hay registros de mercenarios celtas en Egipto al servicio de los Ptolomeos. Miles fueron empleados en 283–246 AEC. y también estuvieron en servicio alrededor del 186 AEC. Intentaron derrocar a Ptolomeo II.

Celtas insulares

Britones

Los britanos o britones fueron los pueblos indígenas que habitaron la isla de Gran Bretaña (Albión), los cuales podían ser descritos como celtas insulares antes de que su lengua y culturas fueran reemplazadas por las de los invasores anglosajones.

Estos pueblos hablaban lenguas britónicas y compartían tradiciones culturales comunes. En términos de lengua y cultura, gran parte de todo el oeste de Europa fue principalmente céltica durante este periodo, aunque la isla de Gran Bretaña y la Bretaña continental estuvieron habitadas por celtas britanos. Los habitantes de Irlanda, la isla de Man y Dalriada eran escotos o celtas gaélicos, hablantes de lenguas goidélicas.

Parte de los eruditos en la materia argumentan que el desconocido idioma picto era de origen britano, si bien en la Britania prerromana los pictos se distinguían como un grupo separado, del mismo modo que los escotos de Dalriada. En cualquier caso, el término britano se refiere tradicionalmente a los habitantes de la antigua Britania excluyendo a los pictos, ya que muchos de los rasgos culturales pictos (como por ejemplo, su escultura, alfarería y monumentos) diferían de los de los britanos.

Lingüística

Todas las lenguas celtas existentes en la actualidad pertenecen a las lenguas celtas insulares, derivadas de las lenguas celtas habladas en Gran Bretaña e Irlanda de la Edad del Hierro. Se separaron en una rama goidélica y una britónica de un período temprano.

Los lingüistas han estado discutiendo durante muchos años si una lengua celta llegó a Gran Bretaña e Irlanda y luego se dividió o si hubo dos "invasiones" separadas. La visión más antigua de los prehistoriadores era que la influencia celta en las Islas Británicas fue el resultado de sucesivas invasiones desde el continente europeo por diversos pueblos de habla celta a lo largo de varios siglos, lo que explica la isoglosa P-Celta frente a Q-Celta. Este punto de vista ha sido desafiado por la hipótesis de que las lenguas celtas de las Islas Británicas forman un grupo de dialectos celtas insulares filogenéticos.

En los siglos XIX y XX, los estudiosos comúnmente fechaban la "llegada" de la cultura celta a Gran Bretaña (a través de un modelo de invasión) en el siglo VI AEC., lo que corresponde a la evidencia arqueológica de la influencia de Hallstatt y la aparición de entierros de carros en lo que hoy es Inglaterra. Parece que se ha producido alguna migración de la Edad del Hierro, pero se desconoce la naturaleza de las interacciones con las poblaciones indígenas de las islas. De acuerdo con este modelo, alrededor del siglo VI (Gran Bretaña subromana), la mayoría de los habitantes de las islas hablaban lenguas celtas de la rama goidélica o britónica. Desde finales del siglo XX, ha surgido un nuevo modelo (defendido por arqueólogos como Barry Cunliffe e historiadores celtas como John T. Koch) que sitúa el surgimiento de la cultura celta en Gran Bretaña mucho antes, en la Edad del Bronce, y acredita su difusión. no a la invasión, sino debido a un surgimiento gradual in situ de la cultura protoindoeuropea (quizás introducida en la región por el pueblo campaniforme, y habilitada por una extensa red de contactos que existía entre los pueblos de Gran Bretaña e Irlanda y los de la costa atlántica.

Los escritores clásicos no aplicaron los términos Κελτοί (Keltoi) o "Celtae" a los habitantes de Gran Bretaña o Irlanda, lo que llevó a varios académicos a cuestionar el uso del término celta para describir la Edad del Hierro. habitantes de esas islas. El primer relato histórico de las islas de Gran Bretaña e Irlanda fue el de Pytheas, un griego de la ciudad de Massalia, quien alrededor del 310-306 AEC. navegó alrededor de lo que llamó "Pretannikai nesoi", que puede traducirse como "Islas Pretanicas". ". En general, los escritores clásicos se refirieron a los habitantes de Gran Bretaña como Pretannoi o Britanni. Estrabón, escrito en la época romana, distinguía claramente entre celtas y británicos.

Cultura

Los primeros ejemplos indiscutibles de lengua celta son las inscripciones leponticas del siglo VI AEC. Las lenguas celtas continentales se atestiguan casi exclusivamente a través de inscripciones y topónimos. Las lenguas celtas insulares están atestiguadas desde el siglo IV EC. en las inscripciones de Ogham, aunque claramente se hablaban mucho antes. La tradición literaria celta comienza con los textos irlandeses antiguos alrededor del siglo VIII EC. Los elementos de la mitología celta se registran en la primera literatura irlandesa y galesa. La mayor parte de la evidencia escrita de los primeros celtas proviene de escritores grecorromanos, que a menudo agrupaban a los celtas como tribus bárbaras. Siguieron una antigua religión celta supervisada por druidas.

Aunque no tenían un sistema de escritura propio, se han encontrado inscripciones en lengua celta en alfabetos latinos o griegos en sitios celtas, sin embargo este lenguaje escrito sólo era usado para propósitos ceremoniales, mientras que la historia celta se transmitía de generación en generación a través de los cantos y poemas de los bardos, destacando las historias incluidas en el Ciclo del Úlster, como el "cuento del cerdo de Mac Datho",​ la batalla de los bueyes de Cualinge o Bricriu.

Los festines eran una parte importante de la vida de la nobleza celta. Los guerreros tenían entonces la oportunidad de alardear de sus hazañas. Antes de trinchar la carne, tenían lugar una contienda verbal de bravuconería, para decidir quién era el guerrero más valiente de los presentes. Los contendientes para la obtención del título eran estimulados por sus defensores para exponer los alegatos más extravagantes. El vencedor era premiado con trinchar el animal asado, y reservarse para el la parte superior del músculo, llamada la “parte del campeón”.

Las casas estaban formadas por una armadura de postes de madera, ramas y mimbres entrelazados y embarrados, cubiertas de entramados de paja. Hoyos distribuidos alrededor de la vivienda, servían para almacenar los cereales. Las viviendas se encontraban dentro de cerros fortificados, como es el caso de Maiden, en Dorset.

Hubo algunas diferencias regionales menores entre los celtas. Por ejemplo, las casas en Gran Bretaña e Irlanda eran típicamente redondas, mientras que las de Galia eran rectangulares.

Estudios recientes han demostrado que los celtas eran más avanzados que los romanos en algunos aspectos científicos y económicos. Los calendarios celtas prerromanos eran mucho más precisos que el romano. De hecho, posiblemente eran más precisos que el calendario gregoriano que se usa en la actualidad. Además, se adelantaron a los romanos en la construcción de una red de carreteras en todo el continente europeo. Los celtas comerciaron activamente con el mundo mediterráneo, intercambiando notablemente sus herramientas y armas de hierro por vino y cerámica. También importaron ámbar del Báltico para revenderlo a los romanos y griegos.

El mundo celta estaba muy descentralizado en comparación con el romano, pero al menos una docena de ciudades celtas poseían altos muros de piedra que rivalizaban con los de Roma en ese momento. Los más largos tenían 5 km.

Ahora sabemos que la principal razón de Julio César para conquistar la Galia fue poner sus manos sobre el abundante oro celta. Solo en Francia se encontraron más de 400 minas de oro celtas. Los romanos tenían poco oro en su territorio de origen, por lo que la conquista de la Galia supuso un gran impulso para su poder.

Entre los siglos V y VIII, las comunidades de habla celta en estas regiones atlánticas emergieron como una entidad cultural razonablemente cohesiva. Tenían una herencia lingüística, religiosa y artística común que los distinguía de las culturas circundantes.

La cultura celta insular se diversificó en la de los gaélicos (irlandeses, escoceses y manx) y los celtas británicos (galeses, de Cornualles y bretones) de los períodos medieval y moderno. Una identidad celta moderna se construyó como parte del Renacimiento celta romántico en Gran Bretaña, Irlanda y otros territorios europeos como Galicia.

Organización social

La organización social de los celtas se constituía en pequeños reinos socialmente divididos en castas que seguían el patrón de las tres funciones donde existía la nobleza compuesta por la clase guerrera y la clase intelectual (que incluía a druidas, bardos, etc) y el resto de la población, la clase trabajadora.

Los celtas no poseían un Estado propiamente, ya que cada zona tenía su líder y un siendo un pueblo guerrero siempre había rivalidades entre ellos.

Los celtas usaban un método de elección para su rey llamado Tanistría (del gaélico Tàinste) donde el consejo del pueblo elegía entre los descendientes del rey al que su valía y habilidades lo calificaban como el mejor para dirigir a su pueblo, en ocasiones cuando el consejo lo creía necesario, el nuevo rey vendría de una casa diferente.

Cada tribu estaba organizada en cuatro septos (clanes), cada uno gobernado por un tetrach (jefe), asistido por un juez, un general y dos generales adjuntos. Cada septo enviaba a 25 senadores a un santuario central llamado Drunemeton.

Los celtas, al igual que todos los arios, actuaban bajo una estructura patriarcal y jerarquizada, ocurriendo lo mismo en el aspecto político y social. Las familias eran dirigidas por el padre.

Las mujeres tenían parte fundamental en la vida social, y participaban en igualdad de condiciones en la clase guerrera o la clase gobernante, lo que causó gran admiración en los romanos, que relatan en sus crónicas que las reinas y guerreras celtas eran tan o más aguerridas e inteligentes que los hombres.

La sociedad celta dio mucha más libertad y poder a las mujeres que los griegos y romanos. A las amas de casa grecorromanas se les prohibía hacer negocios y, en su mayoría, las recluían en su hogar bajo la supervisión de miembros varones de la familia. Las mujeres celtas a veces podían convertirse en poderosas líderes de tribus y también en ocasiones, según las circunstancias, podían ir a la guerra.

Hay casos registrados en los que las mujeres participaron tanto en la guerra como en la realeza, aunque eran minoría en estas áreas. Plutarco informa que las mujeres celtas actuaron como embajadoras para evitar una guerra entre jefaturas celtas en el valle del Po durante el siglo IV AEC.

Guerra y tecnología

Los celtas inventaron la cota de malla (alrededor del 300 AEC.) así como los cascos que usaron más tarde los legionarios romanos. Las espadas y escudos celtas eran al menos tan buenos como los romanos. La decoración de las armas, carros y artefactos celtas fue en muchos aspectos superior a la de muchas culturas mediterráneas.

En la época de Julio César, los galos eran descritos con armaduras y espadas brillantes y doradas.

Su desarrollo temprano de armas de hierro y arsenal de primera les dio una ventaja militar sobre los vecinos. Les permitió conquistar y someter la mayor parte de Europa durante muchos siglos.

Tenían fama de temibles bárbaros entre griegos y romanos. Alrededor del 400 AEC., se apoderaron del territorio del norte de Italia que se encontraba entre los montes Apeninos y los Alpes y luego saquearon Roma en el 390 AEC. Incluso Alejandro Magno se aseguró de evitar la guerra con los celtas, firmando con entusiasmo un tratado de paz con ellos en 335 AEC., antes de embarcarse en su conquista de Persia. Después de su muerte, los celtas volvieron a convertirse en una amenaza para los griegos. Atraídos por la riqueza acumulada en los templos griegos por Alejandro, los celtas invadieron Macedonia en 281 AEC. y saquearon Delfos en 279 AEC.

Su derrota contra los romanos se debió principalmente al hecho de que estaban desunidos por las luchas tribales internas. Se estima que Julio César masacró a 1 de cada 10 millones de celtas en la Galia y puso a otro millón en esclavitud.

La guerra tribal parece haber sido una característica habitual de las sociedades celtas. Si bien la literatura épica describe esto como un deporte más centrado en las incursiones y la caza que en la conquista territorial organizada, el registro histórico es más de tribus que utilizan la guerra para ejercer control político y acosar a sus rivales, para obtener ventajas económicas y, en algunos casos, para conquistar territorios. [cita requerida]

Los celtas fueron descritos por escritores clásicos como Estrabón, Livio, Pausanias y Floro como luchando como "bestias salvajes" y como hordas.

Polibio (2.33) indica que el arma celta principal era una espada de hoja larga que se usaba para cortar el borde en lugar de apuñalar. Polibio y Plutarco describen a los guerreros celtas como que con frecuencia tienen que dejar de luchar para enderezar las hojas de sus espadas. Esta afirmación ha sido cuestionada por algunos arqueólogos, quienes señalan que el acero nórdico, acero producido en celta Noricum, era famoso en el período del Imperio Romano y se utilizó para equipar al ejército romano. Sin embargo, Radomir Pleiner, en The Celtic Sword (1993) sostiene que "la evidencia metalográfica muestra que Polibio tenía razón hasta cierto punto", ya que alrededor de un tercio de las espadas supervivientes del período bien podrían haberse comportado como él describe.

Polibio también afirma que algunos de los celtas lucharon desnudos, "La aparición de estos guerreros desnudos fue un espectáculo aterrador, porque todos eran hombres de físico espléndido y en la flor de la vida". Según Livio, esto también era cierto de los celtas de Asia Menor.

Vestimenta

La vestimenta de los celtas, tal y como ha sido reconstruida, muestra un estilo colorista y bien ornamentado, con mucha tendencia a la mezcla de colores llamativos. Los tintes principales, que tanto fervor causaron, seguramente eran: para el rojo, la llamada “Roja” (Rubia tinctorum L.), para el amarillo (Reseda luteola) y para el azul, yerba pastel (Isatis tinctoria). El lino ha sido el material textil más antiguo hallado, usado por los proto-celtas. La lana se convirtió en la materia prima más usada una vez las ovejas fueron domesticadas. En la Edad de Hierro la mayoría de ropa de los celtas estaba hecha de lana. La tela se tejía con telares, a cuadros y rayas, pero más simples que el tartán actual. Las piezas de vestir básicas eran braccae para los varones y túnicas largas y peplum para las mujeres, así como un saquito en el cinturón (denominado pouch​) para ambos.

La nobleza celta también era conocida por estar bien afeitada con el cabello bien recortado siguiendo la moda de la época. También se encontraron pinzas en sitios arqueológicos.

Durante la última Edad del Hierro, los galos generalmente usaban camisas o túnicas de manga larga y pantalones largos (llamados braccae por los romanos). La ropa estaba hecha de lana o lino, y los ricos usaban algo de seda. Se usaban capas en el invierno. Se usaban broches y brazaletes, pero la joya más famosa era el torc, un collar de metal, a veces de oro. El Waterloo Helmet con cuernos en el Museo Británico, que durante mucho tiempo estableció el estándar para las imágenes modernas de los guerreros celtas, es de hecho una supervivencia única, y puede haber sido una pieza para uso ceremonial en lugar de militar.

Arte

Para los historiadores del arte, el arte celta se refiere generalmente al arte del período de La Tène en toda Europa, mientras que el arte medieval temprano de Gran Bretaña e Irlanda se conoce como arte insular. Ambos estilos absorbieron influencias considerables de fuentes no celtas, pero mantuvieron una preferencia por la decoración geométrica sobre los temas figurativos, que a menudo son extremadamente estilizados cuando aparecen; las escenas narrativas solo aparecen bajo influencias externas. Son características las formas circulares enérgicas, triskeles y espirales. Gran parte del material que se conserva es de metales preciosos, lo que sin duda da una imagen muy poco representativa, pero aparte de las piedras pictas y las cruces altas insulares, las grandes esculturas monumentales, incluso con tallas decorativas, son muy raras; posiblemente originalmente era común en la madera. Los celtas también fueron capaces de crear instrumentos musicales desarrollados como los carnyces, estas famosas trompetas de guerra utilizadas antes de la batalla para asustar al enemigo, como las mejor conservadas encontradas en Tintignac (Galia) en 2004 y que estaban decoradas con una cabeza de jabalí o una serpiente. cabeza.

Los patrones entrelazados que a menudo se consideran típicos del "arte celta" eran característicos de todas las islas británicas, un estilo conocido como arte insular o arte hiberno-sajón. Este estilo artístico incorporó elementos de La Tène, tardorromano y, lo más importante, el estilo animal II del arte del período de migración germánica. El estilo fue adoptado con gran habilidad y entusiasmo por artistas celtas en trabajos en metal y manuscritos iluminados.

Del mismo modo, las formas utilizadas para el más fino arte insular fueron todas adoptadas del mundo romano cristianizado: libros del Evangelio como el Libro de Kells y el Libro de Lindisfarne, cálices como el Cáliz de Ardagh y el Cáliz de Derrynaflan, y broches penanulares como el Broche de Tara y el Broche de Roscrea. Estas obras pertenecen al período de mayor logro del arte insular, que duró desde el siglo VII al IX, antes de que los ataques vikingos hicieran paralizar drásticamente la vida cultural.

En contraste, el arte menos conocido pero a menudo espectacular de los primeros celtas continentales más ricos, antes de que fueran conquistados por los romanos, a menudo adoptaba elementos de estilo romano, griego y otros estilos "extranjeros" (y posiblemente utilizaba artesanos importados) para decorar objetos que eran distintivamente celta. Después de las conquistas romanas, algunos elementos celtas permanecieron en el arte popular, especialmente la cerámica romana antigua, de la cual Galia fue en realidad el mayor productor, principalmente en estilos italianos, pero también produciendo obras de gusto local, incluidas estatuillas de deidades y artículos pintados con animales y otras materias en estilos muy formalizados. La Gran Bretaña romana también se interesó más por el esmalte que la mayor parte del Imperio, y su desarrollo de la técnica del champlevé fue probablemente importante para el arte medieval posterior de toda Europa, del cual la energía y la libertad de la decoración insular fue un elemento importante. El nacionalismo en ascenso trajo renacimientos celtas en el siglo XIX.

Religión

Artículos principales: Religión celta y Mitología celta


Politeísmo

El dios celta Cernunnos, en el caldero de Gundestrup.

La religión de los antiguos celtas, particularmente la de los galos antes de la conquista romana, no es bien conocida, y los datos de que se disponen para reconstruirla son escasos y no muy precisos.

Al igual que sus primos indoeuropeos, profesaban el politeísmo con sus respectivos dioses, diosas, y héroes, esta religión estaba muy unida a la naturaleza y los árboles tenían un papel muy importante, tanto que lo más cercano al zodíaco greco-romano, era la asociación de la personalidad de una persona a un árbol en específico. Creían en la vida después de la muerte, en donde las almas llegaban a un mundo mejor, llamado de diversas formas, como "La tierra de los vivos", "El llano de la delicia" o "La tierra de los jóvenes" todas ellas una tierra donde no había enfermedades, envejecimiento, o dolor, todo era felicidad por siempre.

Se conocen muchos dioses celtas a partir de textos e inscripciones de la época romana. Los celtas no vieron a sus dioses con formas humanas hasta finales de la Edad del Hierro.

Durante mucho tiempo solo existieron cultos locales especialmente relacionados con las montañas, los bosques y las aguas, a los que se invocaba bajo diferentes nombres. Hallamos al dios Vosgos, la diosa Ardenas, el dios Dumias; las divinidades de las fuentes o de los ríos: Sequana (la fuente del Sena), Nemausis (la fuente de Nimes).

Más tarde se estableció el culto de las grandes divinidades, más o menos común a toda la Galia. En la época galorromana éstas se fueron identificando con las divinidades de Roma, mediante un proceso cultural llamado sincretismo: Teutates, similar a Mercurio con atributos de Júpiter y de Marte; Taranis, relacionado con el rayo, pero carente del poder supremo de Júpiter; Esus, dios de la guerra y del ganado, asimilado a Marte o a Silvano; Belenus, dios de las artes, relacionado con el sol y comparado con Apolo; Cernunnos, dios del sueño y de la muerte asimilado a Plutón.

Junto a ellos figuraban diosas como: Rosmerla, asociada a Teutates; Belisma, diosa de las artes del fuego, asimilada a Minerva; Epona, diosa de la abundancia agrícola, asimilada a Ceres. Los galos tuvieron también divinidades abstractas o genios de las ciudades.

Los patrones religiosos celtas eran regionalmente variables; sin embargo, algunos patrones de formas de deidades y formas de adorar a estas deidades aparecieron en un amplio rango geográfico y temporal. Los celtas adoraban tanto a dioses como a diosas. En general, los dioses celtas eran deidades con habilidades particulares, como los talentosos Lugh y Dagda, mientras que las diosas estaban asociadas con características naturales, particularmente ríos (como Boann, diosa del río Boyne). Sin embargo, esto no era universal, ya que diosas como Brighid y Morrígan estaban asociadas tanto con características naturales (pozos sagrados y el río Unius) como con habilidades como la herrería y la curación.

La triplicidad es un tema común en la cosmología celta, y varias deidades fueron vistas como triples. Este rasgo es exhibido por Las Tres Madres, un grupo de diosas adoradas por muchas tribus celtas (con variaciones regionales).

Los celtas tenían cientos de deidades, algunas de las cuales eran desconocidas fuera de una sola familia o tribu, mientras que otras eran lo suficientemente populares como para tener seguidores que cruzaban las barreras lingüísticas y culturales. Por ejemplo, una de las deidades celtas más destacadas de la Galia y Gran Bretaña fue Lug(us) o Lugh en la mitología irlandesa, cuyo gran santuario estaba en Lugdunum (la actual Lyon). Estaba asociado con las tormentas, los relámpagos y la cultura, se ve en formas similares a Lugos en Galia y Lleu en Gales. Era patrono del comercio, protector de los viajeros e inventor de todas las artes, los atributos de Lug lo identifican como el equivalente al dios romano Mercurio o al dios griego Hermes. La fiesta de Lug se celebraba el 1 de agosto. Su símbolo es el cuervo.

También se ven patrones similares con la diosa del caballo celta continental Epona y lo que bien pueden ser sus contrapartes irlandesas y galesas, Macha y Rhiannon, respectivamente.

Druidas

El culto estaba a cargo de los sacerdotes llamados druidas (primera función indoeuropea), que además de organizar y dirigir las ceremonias religiosas, oficiar los ritos y sacrificios, cumplían una variedad de roles en la religión celta como adivinos y astrónomos, jueces, mediadores y asesores políticos que desempeñaban un papel importante en las declaraciones de guerra o de paz. También eran educadores de la juventud, maestros y guardianes del saber, memorizaban y enseñaban el calendario.

De manera comparable a otras sociedades indoeuropeas, los druidas solían ser de origen noble y se formaban desde la niñez. Se necesitaban unos veinte años de formación para convertirse en druida (según César). Formaban un cuerpo profesional procedente de la aristocracia, de especialistas en las técnicas del derecho y del culto asociados a la función soberana. Auxiliares de la realeza, velan por las actividades de palabra y de enseñanza asegurando la transmisión del saber tradicional.

Otras prerrogativas de los druidas eran lógicamente la enseñanza, la diplomacia, la historia, la genealogía, la toponimia, la magia, la medicina y la adivinación. El druida, gracias a su saber, y gracias a su dominio de las prácticas mágicas, era un intermediario entre los dioses y los hombres.

El druida tenía también un papel de consejero político ante el rey con el que pudo formar un binomio en el que el rey ejercía la soberanía bajo la inspiración del druida. El druida Diviciacos, contemporáneo de Cicerón y directamente en el origen de la conquista romana de la Galia, aparece sobre todo como el jefe político de los eduos.

La palabra druida que es específicamente celta proviene de *der-w/dr-ew que se entiende como «el que sabe fielmente, el que tiene una visión verdadera, cierta».

El druidismo es una institución pan-celta que pudo haberse originado en Gran Bretaña, sin embargo, los druidas celebraban su gran asamblea anual en el territorio de los Carnutes, en el centro de la Galia.

La existencia del clero druida está atestiguada en varios autores antiguos, para diferentes épocas y en diferentes lugares del mundo celta. En la Galia, los druidas parecen haber desempeñado un papel clave en la insurrección del 52 AEC. y, posteriormente, en las revueltas galas del siglo I: la de las Guerras de Secesión, liderada por el heduo Julius Sacrovir en 21 EC. y descrita por Tácito en sus Historias, habría conducido al estallido de las hostilidades de Roma contra los druidas galos.

El sacerdocio druídico estaba encargado de la celebración de las ceremonias sagradas y de los ritos: sólo él tenía derecho a practicar los sacrificios, a veces humanos, pero más generalmente de animales o simbólicos (como atestiguan los exvotos de madera inventados en las fuentes del Sena). Fue la práctica de los sacrificios humanos la que sirvió de pretexto para la prohibición de los druidas bajo el emperador Tiberio (o Claudio para algunos historiadores).

Los informes romanos de los druidas mencionan que las ceremonias se llevaban a cabo en arboledas sagradas. Los celtas de La Tène construyeron templos de diferentes tamaños y formas, aunque también mantuvieron santuarios situados en áreas remotas como colinas, arboledas, lagos y estanques votivos.

Como en otras religiones indoeuropeas, los robles se consideraban árboles sagrados y fueron de importancia primordial en la religión celta. Los druidas cortaban ritualmente el muérdago de los robles, al que se consideraba dotado de virtudes extraordinarias. La palabra "druida" está relacionada con el término celta para roble, y el lugar de reunión de los druidas de Galacia se llamaba Drunemeton, literalmente "santuario de roble".

Grupos neopaganos y reconstruccionistas han adoptado a la religión celta como religión druídica, druidismo o neodruidismo.

Sacrificios

Los celtas practicaban sacrificios humanos rituales a los dioses, típicamente cerca del agua (un lago, río, o manantial) o en bosques. Las víctimas eran, en la mayoría de los casos, prisioneros de guerra o criminales. Los druidas, que eran tanto jueces como sacerdotes, era una forma de combinar las ejecuciones judiciales o militares con el honor de los dioses.

Los guerreros celtas decapitaban a los derrotados después de una batalla, llevaban las cabezas a casa como trofeos y exponían los cuerpos decapitados que colgaban de marcos de madera.

A veces, reemplazaban a los humanos por enormes ánforas de vino y simulaban la decapitación cortando la parte superior del ánfora con una espada. El vino derramado representaría la sangre.

Los celtas creían en la reencarnación automática en la Tierra, independientemente de las acciones de uno en la vida. Los escritores griegos recuerdan que, cuando conocieron a Alejandro Magno, los celtas se jactaron de que no temían nada a menos que los cielos pudieran caer sobre ellos.

Romanización

El choque de los celtas con el Imperio Romano trajo, como en casi toda Europa, la asimilación de la cultura del pueblo más fuerte por el más débil, así las costumbres y la cultura romana fueron adoptadas por los celtas. Julio César fue el primero en conquistar a los pueblos celtas, en las famosas guerras de las Galias (58-51 AEC.) posteriormente el Emperador Claudio se encargó de conquistar las Islas Británicas, sin embargo, aún bajo gobierno romano, la cultura y civilización celta continuaron, debido al respeto de los romanos a los usos y costumbres de sus pueblos conquistados.

En el siglo I, la mayoría de los territorios celtas se habían convertido en parte del Imperio Romano. Hacia el 500, debido a la romanización y la migración de los pueblos germánicos, la cultura celta se había restringido principalmente a Irlanda, el oeste y norte de Gran Bretaña y Bretaña.

El gobierno local romano de estas regiones reflejaba de cerca las fronteras tribales prerromanas, y los hallazgos arqueológicos sugieren la participación de los nativos en el gobierno local.

Los pueblos nativos bajo el dominio romano se romanizaron y quisieron adoptar las costumbres romanas. El arte celta ya había incorporado influencias clásicas, y las piezas galo-romanas supervivientes interpretan temas clásicos o mantienen la fe en tradiciones antiguas a pesar de una superposición romana.

La ocupación romana de la Galia y, en menor medida, de Gran Bretaña, condujo al sincretismo romano-celta. En el caso de los celtas continentales, esto finalmente resultó en un cambio de idioma al latín vulgar, mientras que los celtas insulares conservaron su idioma.

También hubo una considerable influencia cultural ejercida por la Galia en Roma, particularmente en asuntos militares y equitación, ya que los galos a menudo sirvieron en la caballería romana. Los romanos adoptaron la espada de caballería celta, la spatha, y Epona, la diosa celta del caballo.

Cristianización


Cruz celta sincretizada con la cruz cristiana.

Tras la cristianización de Europa, el cristianismo jugó un papel importante en estos pueblos, surgiendo a su vez un fuerte sincretismo con el paganismo celta.

Mientras que las regiones bajo el dominio romano adoptaron el cristianismo junto con el resto del Imperio romano, las áreas no conquistadas de Irlanda y Escocia comenzaron a pasar del politeísmo celta al cristianismo en el siglo V. Irlanda fue convertida por misioneros de Gran Bretaña, como San Patricio. Los misioneros posteriores de Irlanda también hicieron de las suyas en Escocia, partes anglosajonas de Gran Bretaña y Europa central (ver: Misión Hiberno-Escocesa).

Las formas de cristianismo que se afianzaron en Gran Bretaña e Irlanda en este momento, conocido como "cristianismo celta", durante algunos siglos sólo tuvo un contacto limitado e intermitente con Roma y el cristianismo continental, así como algunos contactos con el cristianismo copto. Algunos elementos del cristianismo celta desarrollaron, o conservaron, características que los distinguieron del resto del cristianismo occidental, siendo el más famoso su método conservador para calcular la fecha de la Pascua. En 664, el Sínodo de Whitby comenzó a resolver estas diferencias, principalmente adoptando las prácticas romanas actuales, que la Misión Gregoriana de Roma había introducido en la Inglaterra anglosajona.

Genética

Los estudios genéticos determinaron que la mayoría de los antiguos hombres celtas pertenecían al haplogrupo Y-DNA R1b-S116 y sus subclados. Dos migraciones de la Edad del Bronce Antigua llevaron el subclado L21 al noroeste de Francia y las Islas Británicas, y el subclado DF27 al suroeste de Francia e Iberia. El tercer subclado celta importante es S28 (también conocido como U152), que está asociado con la expansión de los celtas de Hallstatt y La Tène, así como con las tribus itálicas. A su vez, se cree que los celtas propagaron los genes del cabello rojo.[1]

Los estudios genéticos sobre la cantidad limitada de material disponible sugieren una continuidad entre las personas de la Edad del Hierro de áreas consideradas celtas y la anterior cultura del vaso campaniforme de la Europa Occidental de la Edad del Bronce. Al igual que los individuos de la cultura del vaso campaniforme, los antiguos celtas tenían una cantidad sustancial de ascendencia esteparia, que se deriva de los pastores que se expandieron hacia el oeste desde la estepa póntica-caspia durante el Neolítico tardío y la Edad del Bronce temprana. Los individuos examinados son portadores abrumadoramente de tipos del haplogrupo paterno R-M269, mientras que los haplogrupos maternos H y U son frecuentes. Estos linajes están asociados con la ascendencia esteparia. La expansión de los celtas en Iberia y el surgimiento de los celtíberos se asocia con un aumento en la ascendencia europea del centro-norte en Iberia, y puede estar relacionado con la expansión de la cultura de los campos de urnas. El haplogrupo paterno I2a1a1a se ha detectado entre los celtíberos. Parece que hubo un flujo de genes significativo entre los celtas de Europa occidental durante la Edad del Hierro. Las poblaciones modernas de Europa occidental, en particular las que todavía hablan lenguas celtas, muestran una continuidad genética sustancial con las poblaciones de la Edad del Hierro de las mismas áreas.

Apariencia física

El actor Escocés Gerard Butler sería la representacion media de un Celta

Diodoro Sículo describió a los celtas de la siguiente manera:

Los galos son altos de cuerpo con músculos ondulantes y piel blanca y su cabello es rubio, y no solo naturalmente, sino que también por medios artificiales para aumentar el color distintivo que la naturaleza le ha dado. Porque siempre se lavan el cabello con agua de cal y lo tiran hacia atrás desde la frente hasta la nuca, con el resultado de que su apariencia es como la de los Sátiros y las Cacerolas ya que el tratamiento de su cabello lo hace tan pesado y áspero que no se diferencia en absoluto de la crin de los caballos. Algunos se afeitan la barba pero otros la dejan crecer un poco; y los nobles se afeitan las mejillas pero dejan crecer el bigote hasta cubrir la boca.

Según los últimos estudios genéticos realizados en Oxford sobre las poblaciones celtas en Europa podemos hacernos una idea aproximada de como era el aspecto físico de los celtas. Un reciente estudio genético a la cabeza del Profesor Bryan Sykes tomo durante 5 años 10,000 muestras de voluntarios en Gran Bretaña e Irlanda obteniendo el increíble resultado de que los "celtas" (Pueblos supuestamente indígenas de Gran Bretaña e Irlanda) eran de origen "español". Estas tribus celtas habrían venido de la Península Ibérica y mas concretamente desde la Bahía de Vizcaya a la par que avanzando por los Pirineos, asentándose en toda la costa Oeste de Francia y finalmente en Gran Bretaña e Irlanda hace aproximadamente 6.000 años. Cabe destacar que los idiomas celtas de Gran Bretaña e Irlanda han estado siempre lingüísticamente y fonéticamente emparentados con el Euskera, el cual a su vez esta emparentado con el Ibero pre-romano.

El profesor declaró:

"Hace cerca de 6.000 años los habitantes de la Península Ibérica desarrollaron barcos de alta mar que les permitieron subir el Canal de la mancha. Antes de que llegaran, hubo algunos habitantes humanos en Gran Bretaña, pero sólo unos pocos miles en número. Estas personas fueron posteriormente subsumidas en una tribu celta más grande, la mayoría de las personas en las islas británicas son en realidad descendientes de españoles".

La investigación sobre el cromosoma "Y", que los sujetos heredan de sus padres, reveló que todos menos un pequeño porcentaje de los voluntarios eran descendientes originarios de uno de los seis clanes que llegaron al Reino Unido desde la Península Ibérica en varias oleadas de inmigración antes de la conquista de los pueblos nórdicos.

En Irlanda existe un fenómeno conocido como "Black Irish" en español "Irlandeses Negros" el cual hace referencia a personas con un puro origen irlandés que presentan pelo oscuro. Estos serian en ultima instancia, los descendientes directos de los celtas de la península ibérica, ejemplos de ellos son: James Mcavoy, Martin Kemp, Colin Farrell, Liam Gallagher, Noel Gallagher, Karren Hassan, Pierce Brosman o Koy Keane.

El aspecto de un celta medio, basándonos en los estudios genéticos, en la actual población de la Península Ibérica y en la población con estos genes (Black Irish) en Gran Bretaña e Irlanda, los celtas serían una civilización indoeuropea, serían de piel blanca, siendo esta desde el blanco pálido a el típico bronceado mediterráneo, siendo éste mas difícil de encontrar debido a las zonas donde habitaban. Su pelo sería habitualmente castaño aunque se podrían encontrar tonos mas claros, rubios o pelirrojos, su color de ojos seria predominantemente claro (azul, verde o gris) y su altura rondaría entre 170 y 180 cm.

Artículos relacionados

Enlaces externos