Viacheslav Mólotov

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Viacheslav Mólotov

Viacheslav Mijáilovich Mólotov (9 de marzo de 1890 - 8 de noviembre de 1986) fue un político y diplomático soviético, un viejo bolchevique y una figura destacada en el gobierno soviético durante la década de 1920, cuando ascendió al poder como un protegido del infame dictador Iósif Stalin, hasta 1957, cuando fue despedido del Presidium (Politburó) del Comité Central por Nikita Jrushchov en el curso de sus políticas de desestalinización. Se desempeñó como Presidente del Consejo de Ministros de la URSS desde 1930 hasta 1941 y como ministro de Asuntos Exteriores desde 1939 hasta 1949 y nuevamente desde 1953 a 1957. Mólotov trabajó varios años como primer vicepresidente del Consejo de Ministros del gabinete de Iósif Stalin y se retiró en 1961 tras varios años de oscuridad.

Mólotov fue el principal soviético firmante del pacto de no agresión germano-soviético de 1939 (conocido como Pacto Ribbentrop-Mólotov), también estuvo involucrado en las negociaciones de la posguerra donde se hizo notar por sus excelentes habilidades diplomáticas. A raíz de las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, Mólotov mantuvo su lugar hasta 1949 en la alta jerarquía soviética. En marzo de 1949, tras perder el favor de Stalin, perdió el Ministerio de Asuntos Exteriores para Andréi Vyshinski. La relación de Mólotov con Stalin se deterioró aún más, con Stalin quejándose acerca de los errores de Mólotov en un discurso ante el XIX Congreso del Partido. A pesar de ello, después de la muerte de Stalin en 1953 se opuso firmemente a la política de la desestalinización llevada a cabo por Nikita Jrushchov. Defendió las políticas y el legado de Stalin hasta su muerte en 1986 criticando duramente a los sucesores de Stalin, especialmente a Jrushchov.

Primeros años y carrera (1890-1930)

Viacheslav Mólotov (cuyo nombre de nacimiento era Viacheslav Mijáilovich Skryabin) nació el 9 de marzo de 1890 en la aldea de Kukarka de la gobernación de Viatka (ahora Sovetsk en el óblast de Kírov), siendo hijo de un empleado de una tienda. Fue educado en una escuela secundaria en Kazán y se unió a la facción bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (POSDR) en el año 1906. Tomó el seudónimo de Mólotov (del ruso молот mólot, "martillo") por su trabajo político. Sus compañeros bolcheviques le pusieron el apodo de 'trasero de piedra', debido a sus largas horas en el escritorio (en una ocasión anunció que estaba tomando una siesta 13 minutos y se despertó exactamente 13 minutos después). Fue arrestado en 1909 y pasó dos años exiliado en Vólogda.

En 1911, se matriculó en el Instituto Politécnico de San Petersburgo y también se unió a la redacción de Pravda, el periódico clandestino bolchevique del que Iósif Stalin era editor. En 1915, Mólotov fue nuevamente detenido y deportado a Irkutsk, pero en 1916 se escapó y regresó a la capital.

Mólotov se convirtió en miembro del Comité del Partido Bolchevique de Petrogrado en 1916. Cuando se produjo la Revolución de Febrero en 1917, fue uno de los pocos bolcheviques que permanecieron en la capital. Bajo su dirección, Pravda llevó a la "izquierda" a oponerse al Gobierno provisional ruso formado después de la revolución. Cuando Iósif Stalin regresó a la capital, revirtió la línea de Mólotov; pero cuando el líder del partido, Vladimir Lenin, llegó, invalidó a Stalin. A pesar de ello, Mólotov se convirtió en un protegido y estrecho adherente a Stalin, una alianza a la que debe su fama posterior. Mólotov se convirtió en miembro del comité militar revolucionario que planeó la Revolución de Octubre, y que efectivamente llevó a los bolcheviques al poder.

En 1918, Mólotov fue enviado a Ucrania para participar en la guerra civil que se estaba desatando en ese momento. Pero como no era un militar, no participó en los combates. En 1920, se convirtió en secretario del Comité Central del Partido Bolchevique en Ucrania.

En 1921 se casó con la judía Polina Zhemchúzhina, quien servía en el Comisariado del pueblo (Narkomat) de la Industria Alimentaria bajo Anastás Mikoyán y más tarde fue nombrada Comisario del pueblo (Narkom) para la Pesca, fue la primera edil femenina que desempeñó el cargo de Narkom en el gobierno de la Unión Soviética y también fue elegida como candidata al Comité Central del PCUS. Lenin lo llamó a Moscú en 1921, elevándolo a miembro de pleno derecho del Comité Central y del Orgburó y poniéndolo a cargo de la secretaría del partido. Fue elegido como miembro sin derecho a voto del Politburó en 1921, y ocupó el cargo de Secretario Responsable. Su Secretaría responsable fue criticada tanto por Lenin como por León Trotsky, con Lenin señalando su "burocratismo vergonzoso" y comportamiento estúpido. Siguiendo los consejos de Mólotov y Nikolái Bujarin, el Comité Central decidió reducir las horas de trabajo de Lenin. En 1922, Stalin se convirtió en Secretario General del Partido Bolchevique con Mólotov como segundo secretario de facto. Como un joven seguidor, Mólotov admiraba a Stalin, pero estaba abierto a la crítica de él. Bajo el patrocinio de Stalin, Mólotov se convirtió en miembro del Politburó en 1926.

Durante las luchas por el poder que siguieron a la muerte de Lenin en 1924, Mólotov siguió siendo un partidario leal de Stalin contra sus diferentes rivales: primero León Trotsky, posteriormente Lev Kámenev y Grigori Zinóviev y finalmente Nikolái Bujarin. Mólotov se convirtió en una figura destacada en el centro estalinista del partido, que también incluía a Kliment Voroshílov y Sergó Ordzhonikidze. Trotsky y sus seguidores subestimaron a Mólotov, así como muchos otros. Trotsky lo llamó de "mediocridad personificada", mientras que el propio Mólotov corregía a sus camaradas con pedantería cuando se referían a él como 'trasero de piedra' diciendo que en realidad Lenin lo había apodado de 'trasero de hierro'. Sin embargo, este embotamiento exterior ocultaba una mente astuta y un gran talento administrativo. Operó principalmente detrás de las escenas y cultivó una imagen de burócrata incoloro – por ejemplo, fue el único líder bolchevique que siempre llevaba traje y corbata. En 1928 Mólotov reemplazó a Nikolái Uglánov como Primer Secretario del PCUS en Moscú y mantuvo esa posición hasta el 15 de agosto de 1929. En un largo discurso ante Comité Central en 1929, Mólotov dijo a los miembros que el gobierno soviético iniciaría una campaña de colectivización obligatoria para resolver el atraso agrario de la agricultura soviética.

Jefatura de Gobierno (1930-1941)

Durante un plenario del Comité Central del 19 de diciembre de 1930, Mólotov relevó a Alekséi Rýkov como presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo de la Unión Soviética (equivalente de un jefe de Gobierno occidental). En este puesto, Mólotov supervisó la colectivización de la agricultura del gobierno de Stalin. Siguió la línea de Stalin mediante una combinación de fuerza y propaganda para aplastar la resistencia de los campesinos a la colectivización, incluyendo la deportación de millones de kuláks (campesinos con propiedades) a campos de concentración. Un número enorme de los deportados murieron debido a las inhumanas condiciones de los Gulags y al exceso de trabajo. Mólotov firmó la Ley de las tres espiguillas y condujo personalmente la Comisión Extraordinaria para la Entrega de Granos en Ucrania, que confiscó unas 4.2 millones de toneladas de granos de los campesinos desaparecidas durante una extensa hambruna artificial (conocida en Ucrania como Holodomor). Los historiadores contemporáneos estiman que entre siete y once millones de personas murieron, de hambre y en los Gulags, en la transición para colectivizar las granjas. Mólotov también supervisó la aplicación del Primer Plan Quinquenal, con el objetivo de industrializar rápidamente a la URSS.

Serguéi Kírov, jefe de la organización del partido en Leningrado, fue asesinado en 1934; algunos creyeron que su muerte había sido ordenada por Stalin. La muerte de Kírov desencadenó una segunda crisis, la Gran Purga. En 1938, de los veintiocho Comisarios del Pueblo presentes en el gobierno de Mólotov, veinte fueron ejecutados bajo las órdenes de Stalin, Kaganóvich, Yezhov y Mólotov. Las purgas se llevaron a cabo por los sucesivos jefes del NKVD, la policía secreta de Stalin. Nikolái Yezhov fue el principal organizador y Kliment Voroshílov, Lázar Kaganóvich y Mólotov estuvieron íntimamente implicados en los procesos. Stalin frecuentemente solicitaba que Mólotov y otros miembros del Politburó firmaran las sentencias de muerte de las víctimas más prominentes de la purga, y Mólotov siempre lo hizo sin lugar a dudas. No hay ningún registro de que Mólotov haya intentando moderar el curso de las purgas o incluso salvar a personas, al igual que algunos otros funcionarios soviéticos. Durante la Gran Purga, aprobó personalmente 372 listas de ejecución documentadas, más que cualquier otro funcionario soviético incluyendo al propio Stalin. Es conocido que Mólotov fue uno de los pocos con quien Stalin discutió abiertamente acerca de las purgas. Si bien Mólotov y Stalin firmaron un decreto público en 1938 que los desvinculó de la Gran Purga, en curso en ese momento, en privado e incluso después de la muerte de Stalin, Mólotov siguió justificando la Gran Purga y los asesinatos cometidos por su gobierno.

A pesar del gran costo humano, la Unión Soviética bajo la jefatura de Gobierno nominal de Mólotov hizo grandes avances en la adopción y aplicación generalizada de tecnología agraria e industrial. En un documento escrito por Mólotov observó cómo el canibalismo y el hambre aún seguían siendo problemas graves en 1937 en la Unión Soviética. Andréi Vyshinski, el infame fiscal general de la URSS, incluso le dijo personalmente a Mólotov sobre incidentes relacionados con madres comiendo a sus hijos recién nacidos. El ascenso de Adolf Hitler y el auge de la Alemania nacionalsocialista precipitó el desarrollo de una industria de armamento moderno a las órdenes del gobierno soviético. En última instancia, fue esta industria de armas, junto con la asistencia estadounidense mediante la ley de Préstamo y Arriendo y el hecho de que Alemania estuviese obligada a luchar una guerra en múltiples frentes, lo que hizo posible que la Unión Soviética saliera victoriosa en la Segunda Guerra Mundial. Frente a esto, las purgas de los líderes del Ejército Rojo, en las que Mólotov participó, debilitaron la capacidad de defensa de la Unión Soviética y contribuyeron a las desastrosas derrotas militares soviéticas ante los alemanes en 1941 y 1942, que en su mayoría fueron causados tanto por el heroísmo, la profesionalidad, la eficiencia y la maestría de la Wehrmacht y las Waffen-SS alemanas como de la incompetencia del Ejército Rojo y la falta de preparación soviética para luchar en una guerra de carácter defensivo. Las purgas estalinistas también condujeron al desmantelamiento de la agricultura privatizada y a su sustitución por la agricultura colectivizada. Esto dejó un legado de ineficiencias agrícolas crónicas y baja producción que el Gobierno soviético nunca rectificó totalmente.

Ministro de Relaciones Exteriores (1939-1949)

En 1939, tras los acuerdos de Múnich y el desmantelamiento subsiguiente de Checoslovaquia en 1938, Iósif Stalin creía que Gran Bretaña y Francia no serían aliados confiables contra Adolf Hitler y entonces trató de mejorar las relaciones con la Alemania Nacionalsocialista. En mayo de 1939 Maksim Litvínov, el por aquel entonces Ministro de Asuntos Exteriores soviético (el cual era de origen judío), fue destituido y Viacheslav Mólotov fue designado para sucederlo. Mólotov fue reemplazado de su puesto como presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo por Stalin.

Al principio, el Führer rechazó las sugerencias diplomáticas de Stalin, el cual en ese momento le interesaba firmar un tratado de no-agresión con Alemania mientras esta se desgastaba luchando contra Francia y Gran Bretaña para ganar tiempo y preparar al mermado Ejército Rojo y a la economía soviética para una futura guerra ofensiva a gran escala contra el Tercer Reich con el objetivo de aniquilar al fascismo y someter a toda Europa al yugo judeo-bolchevique.

A comienzos de agosto de 1939, cuando las negociaciones con Polonia para llegar a una solución pacifica y evitar la guerra habían fracasado y una guerra entre Alemania y las plutocracias occidentales era inminente, Hitler cambió de opinión y autorizó al Ministro de Asuntos Exteriores Joachim von Ribbentrop para comenzar negociaciones serias con la URSS para evitar luchar en una guerra en dos frentes. Se firmó un acuerdo de comercio el 18 y el 22 de agosto, Ribbentrop viajó a Moscú para firmar un tratado de no agresión formal. Aunque el tratado es conocido como el Pacto Ribbentrop-Mólotov, en realidad fueron Stalin y Hitler y no Mólotov y Ribbentrop, quienes decidieron el contenido del tratado. La parte más importante del acuerdo fue el protocolo adicional secreto, que preveía el reparto de Polonia, Finlandia y las repúblicas bálticas entre la Alemania Nacionalsocialista y la Unión Soviética. Este protocolo le dio a Hitler la luz verde para la invasión de Polonia, que comenzó el 1 de septiembre de 1939, y también a Stalin para la invasión soviética de Polonia el 17 de septiembre.

El 28 de septiembre de 1939, Alemania nacionalsocialista y la Unión Soviética firmaron el Tratado Germano-Soviético de Amistad, Cooperación y Demarcación que ajustaba la fronteras de las zonas de influencia de ambas potencias.

El 5 de marzo de 1940, Lavrenti Beria le dio a Mólotov, junto con Anastás Mikoyán, Kliment Voroshílov y Iósif Stalin, una nota ordenando la ejecución de 25.700 oficiales polacos, en lo que se conoce como la masacre de Katyn.

Bajo los términos del pacto, Adolf Hitler estaba, en efecto, recibiendo autorización para reincorporar de vuelta al Reich los territorios alemanes como Danzig y Posen que habían sido ocupados por Polonia desde 1918 tras el infame Tratado de Versalles y ocupar dos tercios del oeste de Polonia, así como Lituania. Mólotov recibió carta blanca en relación a Finlandia, Letonia y Estonia. En la guerra soviético-finlandesa que produjo, una combinación entre la feroz resistencia finlandesa y la mala gestión soviética resultó en la pérdida de partes del territorio de Finlandia, pero no su independencia como esperaban los soviéticos. Posteriormente los soviéticos al invadir Lituania violaron lo estipulado en el pacto, pues ese país quedaba bajo influencia alemana.

En noviembre de 1940, Stalin envió a Mólotov a Berlín para reunirse con Joachim von Ribbentrop y Adolf Hitler. En enero de 1941, el ministro de Asuntos Exteriores británico Anthony Eden visitó Turquía buscando que los turcos entraran en la guerra del lado de los aliados. Aunque el propósito de la visita de Eden era más antialemana en lugar de antisoviética, Mólotov supuso lo contrario y en una serie de conversaciones con el embajador italiano Augusto Rosso, Mólotov afirmó que la Unión Soviética pronto se enfrentaría a una invasión anglo-turca de Crimea.

El Pacto Ribbentrop-Mólotov rigió las relaciones germano-soviéticas hasta junio de 1941, cuando Adolf Hitler, habiendo derrotado a Francia y neutralizado Gran Bretaña, giró hacia el este y lanzó un ataque la Unión Soviética. Mólotov tuvo la responsabilidad de decirle al pueblo soviético del ataque, cuando él en lugar de Stalin anunció la guerra. Su discurso, transmitido por radio el 22 de junio, caracterizó a la Unión Soviética en un papel similar al articulado para Gran Bretaña por Winston Churchill en sus discursos durante los comienzos de la guerra. El Comité de Defensa del Estado fue establecido poco después del discurso de Mólotov; Stalin fue elegido presidente y Mólotov, vicepresidente. Tras la invasión alemana, Mólotov, llevó a cabo urgentes negociaciones con Gran Bretaña y, más tarde, con los Estados Unidos para establecer alianzas de guerra. Tomó un vuelo secreto a Glasgow, Escocia, donde fue recibido por Eden. Desde allí tomó un tren hacia Londres para discutir con el Gobierno británico la posibilidad de abrir un segundo frente contra Alemania. Después de firmar el Tratado anglo-soviético el 26 de mayo de 1942 Mólotov fue a Washington, D.C., Estados Unidos y se reunió con el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt y ratificó un Tratado de Préstamo y Arriendo entre la URSS y los Estados Unidos. Los británicos y el gobierno de los Estados Unidos, se comprometieron, aunque vagamente, a abrir un segundo frente contra Alemania. En su vuelo de regreso a la URSS, su avión fue atacado por cazas alemanes y luego por cazas soviéticos.

Cuando Beria informó a Stalin acerca del proyecto Manhattan y su importancia, el dictador soviético escogió a Mólotov para ser el hombre a cargo del proyecto de la bomba atómica soviética. Sin embargo, bajo el liderazgo de Mólotov la bomba y los elementos del proyecto, se desarrollaron muy lentamente y Mólotov fue reemplazado por Beria en 1944 con el asesoramiento de Ígor Kurchátov. Cuando Harry S. Truman, el sucesor de Roosevelt como presidente de los Estados Unidos, le dijo a Stalin que los norteamericanos habían creado una bomba nunca antes vista, Stalin le relató la conversación a Mólotov y le dijo que acelerara la velocidad de desarrollo. Por órdenes de Stalin el Gobierno soviético incrementó sustancialmente la inversión en el proyecto.

En colaboración con Kliment Voroshílov, Mólotov contribuyó musical y líricamente a la versión del himno nacional soviético de 1944. Mólotov pidió a los escritores que redactaran una letra de carácter más patriótico que el anterior himno nacional de la Unión Soviética. El papel de Mólotov y de Voroshílov en la realización del nuevo himno soviético fue el de crear un himno nacional soviético propiamente dicho para remplazar a la Internacional, que por aquel entonces era el himno nacional de la URSS.

Mólotov acompañó a Stalin en la Conferencia de Teherán en 1943, en la Conferencia de Yalta en 1945 y tras la derrota de Alemania, en la Conferencia de Potsdam. Representó a la Unión Soviética en la Conferencia de San Francisco, que creó las Naciones Unidas. Incluso durante el período de alianzas de los tiempos de guerra, Mólotov fue conocido como un duro negociador y un decidido defensor de los intereses soviéticos.

Carrera después de la guerra (1945-1976)

Entre 1945 y 1947 Mólotov participó en todas las cuatro conferencias de ministros de Asuntos Exteriores de los Estados victoriosos de la Segunda Guerra Mundial. En general, se distinguió por una actitud poco cooperativa hacia los aliados occidentales. En la dirección del Gobierno soviético, condenó al Plan Marshall como imperialista y afirmó que estaba dividiendo a Europa en dos campos, uno capitalista y el otro comunista. En respuesta, la Unión Soviética, junto con las demás naciones del bloque del Este, iniciaron lo que se conoce como el Plan Mólotov. El plan creó varias relaciones bilaterales entre los Estados de Europa oriental y la Unión Soviética; y más tarde se convertiría en el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME).

En el periodo de la posguerra, el poder de Mólotov comenzó a declinar. En 1948 fue obligado a divorciarse de su esposa, quien fue detenida en diciembre de 1948 bajo cargos falsos de traición. Ella fue sentenciada a cinco años trabajos forzados. Esto fue un signo claro de la situación precaria de Mólotov, su incapacidad de evitar la detención de su esposa, Polina Zhemchúzhina, de quien Stalin había desconfiado mucho. Mólotov nunca dejó de amar a su esposa, y se dice que cada noche ordenaba a sus mucamas hacer una cena para dos personas para recordarle que, según sus propias palabras, "ella sufrió por mi culpa". La pareja fue reunida por Beria tras la muerte de Stalin. En 1949, Mólotov fue reemplazado como ministro de Relaciones Exteriores por Andréi Vyshinski, aunque conservó su posición como primer vicepresidente del Consejo de Ministros y como miembro del Politburó.

En el XIX Congreso del Partido en 1952, Mólotov fue elegido para el reemplazo del Politburó, el Presidium, pero no fue incluido entre los miembros del órgano secreto recién establecido, conocido como la Oficina del Presidium; indicando que había perdido el favor de Stalin. En el XIX Congreso, Mólotov y Anastás Mikoyán, fueron señalados por Stalin por haber cometido errores graves, incluyendo la publicación de un discurso de guerra de Winston Churchill favorable a los esfuerzos de la Unión Soviética en la guerra. Tanto Mólotov como Mikoyán fueron perdiendo el favor rápidamente, con Stalin, Beria, Jrushchov, Malenkov y Nikolái Bulganin. Sin querer ver más a Mólotov y Mikoyán alrededor, en su cumpleaños número 73, Stalin trató a ambos con disgusto y desprecio. Jrushchov, en su famoso discurso secreto ante el XX Congreso del Partido le dijo a los delegados que Stalin tenía planes de "acabar" con Mólotov y Mikoyán tras el XIX Congreso.

Tras la muerte de Iósif Stalin, se solicitó un reajuste de los dirigentes, en el curso del cual se fortaleció nuevamente la posición de Mólotov. Gueorgui Malenkov, el sucesor de Stalin en el puesto de presidente del Consejo de Ministros, designó a Mólotov como ministro de Relaciones Exteriores el 5 de marzo de 1953. Si bien Mólotov fue visto como un posible sucesor de Stalin inmediatamente después de su muerte, nunca intentó convertirse en líder de la Unión Soviética. Una Troika (triunvirato) se estableció inmediatamente después de la muerte de Stalin, conformada por Malenkov, Beria y Mólotov, pero terminó cuando Malenkov y Mólotov engañaron a Beria. Mólotov apoyó la remoción y la posterior ejecución de Beria por órdenes de Jrushchov. El nuevo Secretario General del Partido, Nikita Jrushchov, emergió rápidamente como el nuevo líder de la Unión Soviética. Presidió una gradual liberalización doméstica y una distensión en la política exterior, demostrada por la reconciliación con el gobierno de Josip Broz Tito en Yugoslavia (que Stalin había expulsado del movimiento comunista). Mólotov, un estalinista de la vieja guardia, parecía cada vez más fuera de lugar en este nuevo entorno, pero representó a la Unión Soviética en la Conferencia de Ginebra de 1955.

Los hechos que condujeron a la caída de Mólotov comenzaron en febrero de 1956 cuando Nikita Jrushchov lanzó una inesperada denuncia contra Stalin en el XX Congreso del PCUS. Jrushchov atacó a Stalin, tanto por las purgas de los años 1930 como por las aplastantes derrotas soviéticas de los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, culpándolo por su exceso de confianza en que Adolf Hitler no iba a atacar a la URSS bajo ningún concepto sin antes haber cerrado definitivamente el Frente Occidental y las purgas del Ejército Rojo y el PCUS. Dado que Mólotov fue uno de los principales colaboradores de Stalin que continuaban vivos y que había desempeñado un papel destacado en las purgas, se hizo evidente que el examen de Jrushchov del pasado probablemente resultaría en la caída de Viacheslav Mólotov del poder. En consecuencia, se convirtió en el líder de una vieja guardia que intentó derrocar a Jrushchov.

En junio de 1956, Mólotov fue cesado como ministro de Relaciones Exteriores y en junio de 1957 fue expulsado del Presidium (Politburó) tras un intento fallido de derrocar a Jrushchov como Primer Secretario. Aunque inicialmente, la facción estalinista ganó una votación en el Presidium por 7-4, para apartar a Jrushchov, este último rechazó renunciar a menos que un plenario del Comité Central lo decidiera así. En el plenario, que duró desde el 22 hasta el 29 junio, Mólotov y su facción fueron derrotados. Finalmente fue desterrado como embajador en la República Popular de Mongolia. En 1960, fue nombrado representante soviético en el Organismo Internacional de Energía Atómica, algo que fue visto como una rehabilitación parcial. Sin embargo, tras el XXII Congreso del Partido en 1961, durante el cual Jrushchov endureció todavía más su campaña de desestalinización, que incluía la remoción de cuerpo de Stalin del Mausoleo de Lenin, y la remoción de Mólotov, junto con otros prominentes estalinistas como Lázar Kaganóvich de todos los cargos y su expulsión del Partido Comunista de la Unión Soviética. En 1962 todo lo relacionado con Mólotov en los documentos y archivos del partido fue borrado por las autoridades.

En el retiro, Mólotov no se arrepintió nunca de su infame papel durante el gobierno de Stalin. Sufrió un ataque al corazón en enero de 1962. Pero después de la ruptura sino-soviética, hubo informes de que él estaba de acuerdo con las críticas formuladas por Mao Zedong al supuesto "revisionismo" de las políticas de Nikita Jrushchov.

Rehabilitación, muerte, creencias y legado

Los primeros signos de su rehabilitación se observaron durante el gobierno de Leonid Brézhnev, cuando la información sobre él pudo ser incluida nuevamente en las enciclopedias soviéticas. Su conexión, apoyo y trabajo en el Grupo Anti-Partido fue mencionada en las enciclopedias publicadas en 1973 y 1974, pero finalmente desapareció por completo a mediados y finales de la década de 1970. El líder soviético Konstantín Chernenko rehabilitó definitivamente a Mólotov y en 1984 se le permitió incluso recuperar su membresía en el PCUS. Mólotov murió, durante el gobierno de Mijaíl Gorbachov, el 8 de noviembre de 1986. Tenía 96 años de edad en el momento de su muerte y fue enterrado en el Cementerio Novodévichi, en Moscú.

Mólotov, al igual que Stalin, fue patológicamente desconfiado de los demás, y precisamente por ello, despreció mucha información crucial. Como cuando Mólotov dijo una vez: "Uno debe escucharlos, pero es necesario investigarlos. El oficial de inteligencia puede llevarte a una situación muy peligrosa... Hay muchos provocadores aquí, allá y en todas partes". También al igual que Stalin, nunca reconoció a la Guerra Fría como un evento internacional. Mólotov la vio, más o menos, como el conflicto cotidiano entre el comunismo y el capitalismo. Es importante señalar que Mólotov dividió a los países capitalistas en dos grupos, los "imperialistas inteligentes y peligrosos" y los "tontos". Mólotov también fue un acérrimo chauvinista ruso, afirmando que a los rusos, a diferencia de los húngaros, les gustaba "hacer cosas grandes". Antes de su retiro, Mólotov propuso la creación de una confederación socialista con la República Popular China; Mólotov creía que los Estados socialistas eran parte de una entidad supranacional mayor. En retiro, Mólotov criticó a Nikita Jrushchov por ser un "desviacionista derechista".

El cóctel Molotov es un término acuñado por los finlandeses durante la Guerra de Invierno, como un nombre genérico para una variedad de armas incendiarias improvisadas. Durante la Guerra de Invierno, la Fuerza Aérea Soviética hizo un amplio uso de bombas incendiarias y de bombas de racimo contra las tropas y fortificaciones finlandesas. Cuando Mólotov afirmó en la radio que ellos no habían bombardeado, sino más bien que habían entregado alimentos a los finlandeses hambrientos, estos comenzaron a llamar canastas de pan de Mólotov a las bombas aéreas. Como respuesta, los finlandeses atacaron a los tanques soviéticos con "Cócteles Mólotov", que eran "una bebida para acompañar la comida".

A finales de 1989, dos años antes de la disolución de la Unión Soviética, el Congreso de los Diputados del Pueblo de la Unión Soviética y el gobierno de Mijaíl Gorbachov denunciaron formalmente el Pacto Ribbentrop-Mólotov.

Winston Churchill en sus memorias de guerra enumeró muchas reuniones con Mólotov. Reconociéndolo como un "hombre de extraordinaria capacidad y crueldad de sangre fría", Churchill concluyó: "En el manejo de los asuntos exteriores, Mazarino, Talleyrand y Metternich, lo recibirían a su compañía, si hubiese otro mundo al cual los bolcheviques se permitieran a sí mismos ir."

Artículos relacionados