Los Protocolos de los Sabios de Sión

De Metapedia
Saltar a: navegación, buscar
Artículo destacado


Para el texto completo, véase Los Protocolos de los Sabios de Sión (Documento)
Los Protocolos son una lectura fundamental, pero no como un documento histórico de valor más o menos discutido, lo de menos es si fue o no auténtico su origen. Lo importante es que sus predicciones y sus indicaciones Sí son auténticas, sí que se cumplen y reflejan la estrategia del Enemigo del Mundo. Por eso nunca he querido defender si esos documentos fueron o no escritos por sionistas o por la policía del Zar o por quién sea, eso no importa ahora. Lo que importa es que describe exactamente la estrategia del sionismo mundial.

Ramón Bau

Los Protocolos

Los Protocolos de los sabios de Sión es un controvertido texto que trata sobre el poder político global ejercido por parte de supremacistas judíos sionistas para hacerse con el control mundial. Se presentan como la transcripción de las actas de las reuniones secretas de un grupo de "sabios" judíos que detallan sus planes para extender su control por todas las naciones de la tierra haciendo uso de la masonería y los movimientos comunistas.

Según el autor Cesare G. De Michelis, los protocolos aparentemente fueron publicados inicialmente en nueve episodios, del 26 de agosto al 7 de septiembre de 1903, por Pavel Krushevan en el periódico Znamya de San Petersburgo, bajo el título en ruso de: Los protocolos de las sesiones de la Alianza Universal de Francmasones y de los Sabios de Sión. Nuevamente, segun De Michelis, una parte de los protocolos fue suepuestamente publicada en 1904 por le polaco Hippolytus Lutostansky en el segundo volumen de su trabajo sobre El Talmud y los Judíos.[1]

En la biblioteca del Museo Británico se conservan 43 ediciones distintas. El ejemplar más antiguo está escrito en ruso y data de 1905. Se encuentra inscrito con el número 3296 d. 17 y lleva el sello de entrada Museo Británico, 10 de agosto de 1906.[2][3] El libro ruso es un ejemplar en octavo (con una altura de 18cm), encuadernado en piel negra, que consta de 417 páginas.

El primer ejemplar de los protocolos inscrito en el Museo Británico forma parte de la obra Lo Grande en lo Pequeño y el Anticristo como una Inminente Posibilidad Política. Notas de un Creyente Ortodoxo escrita por Sergei Nilus y se encuentra desde la página 305 hasta la 417, en el Apéndice XII, con el título de El Anticristo como posibilidad política inmediata. Los protocolos de los sabios de Sión, 1902-1903 r. r.

Antecedentes

Tanaj y Talmud

Los primeros y principales antecedentes son los libros sagrados de los judíos, el Tanaj y el Talmud. Es ahí donde se encuentra la raíz de la ideología supremacista judía como lo demuestran los siguientes textos:

Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Yahvé, ministros de nuestro Dios seréis llamados; comeréis las riquezas de las naciones, y con su gloria seréis sublimes.
Isaías 61:6
"Allí donde lleguen los judíos deberán convertirse en patrones, y hasta que no logremos el dominio absoluto, debemos considerarnos como exiliados y prisioneros; hasta que no nos hayamos apoderado de todo, no debemos cesar de gritar: ¡ay, que tormento!, ¡ay que humillación!".
Sanhedrin fol. 104, c. 1

Carta de los judíos de España

Otro antecedente muy interesante lo encontramos en relación a un extracto del libro La Silva Curiosa de Julián de Medrano, publicada en París en 1583 y perteneciente al género de la miscelánea, donde podemos leer:

"Esta carta siguiente fue hallada por el Ermitaño de Salamanca en los Archibos de Toledo, buscando las antigüedades de los Reinos d´España; y, pues ella es sentida y notable, quiero escribirte la aquí.

Carta de los Judíos d'España a los de Constantinopla

Judíos honrrados: salud y gracia. Sepades que el Rey d'España por pregón público nos haze volver Christianos. Y nos quittan las haziendas y nos quittan las vidas, y nos destruyen nuestras Sinagogas, y nos hazen otras vexationes; las quales nos tienen confusos y inciertos de lo que debemos de hazer. Por la Lei de Moisén, os rogamos y suplicamos tengáis en bien de hazer ayuntamiento, & imbiarnos con toda brevedad la deliberatión que en ello huviéredes fecho.
Chamorra, Príncipe de los Judíos d´España.
Respuesta de los Judíos de Constantinopla a los Judíos d´España

Amados hermanos en Moisén: Vuestra carta recibimos, en la qual nos significáis los trabajos & infortunios que padescéis, de los quales el sentimiento nos a cabido tanta parte como a vosotros. El parescer de los grandes Sátrapas y Rabí es lo siguiente.

A lo que dezís qu´el Rey d´España oz haze volver Christianos, que lo hagáis pues no podéis hazer otro. A lo que dezís que os mandan quitar vuestras haziendas, hazed vuestros hijos mercaderes, para que poco a poco les quiten las suyas. A lo que dezís que os quitan las vidas, hazed vuestros hijos médicos y apotecarios, para que les quiten las suyas. A lo que dezís que os destruyen vuestras Sinagogas, hazed vuestros hijos cléricos y theólogos, para que les destruyan sus templos. I a lo que dezís que os hazen otras vexationes, procurad que vuestros hijos sean abogados, procuradores, notarios y consejeros, y que siempre entiendan en negotios de Repúblicas, para que sujetándolos ganéis tierra y os podáis vengar d´ellos. Y no salgáis d´esta orden que os damos porque por experientia veréis que de abatidos vernéis a ser tenidos en algo.
Ussuff, Príncipe de los Judíos de Constantinopla."

Es de notar la similitud de este antiguo texto con el tono que encontramos en lo que con los años se desarrolló y convirtió en los protocolos.

La familia Rothschild

En 1773, Mayer Amschel Rothschild se reunió clandestinamente en la Judenstrasse, en Frankfurt, con doce socios capitalistas judíos, adinerados e influyentes, para estudiar un proyecto que controlaría toda la fortuna mundial. Cuenta Herbert G. Dorsey que estos socios capitalistas habrían enfatizado, entre otras cosas, el hecho de que la creación del Banco de Inglaterra fundado en 1694 por el criptojudio Charles Montagu (1661 - 1715) les permitió ejercer una influencia considerable sobre la fortuna inglesa. Declararon también que sería necesario que sus bancos ejercieran un poder absoluto, a fin de que ellos pudiesen controlar la fortuna mundial.[4]

Según lo publicado por Dorsey y William Guy Carr, en su libro Pawns in the Game, los Rothschild dejaron constancia por escrito y de manera genérica de su siniestro plan. El bosquejo de su proyecto habría sido modificado luego por Nilus para dar forma a lo que hoy conocemos como Los Protocolos de los Sabios de Sión.[5] Por lo que, si bien el espíritu de los conceptos presentados en los protocolos puede remontarse incluso hasta la formación misma del judaísmo, dichos conceptos genéricos recién habrían comenzado a ser ejecutados de manera práctica por Mayer Amschel Rothschild y sus descendientes.[6]

Jacob Venedey

En 1850 el judío alemán Jacob Venedey publica su obra titulada Macchiavel, Montesquieu, Rousseau[7] la cual fue luego utilizada por Maurice Joly para dar forma a los Diálogos en los infiernos entre Maquiavelo y Montesquieu. Pasajes completos en el texto final de los protocolos publicados por Nilus son practicamente idénticos a los publicados por Joly, los cuales a su vez se basan en la obra de Jacob Venedey.

Venedey nació en Alemania en 1805 pero perseguido por sus actividades subversivas se establece en París a partir de 1833, donde es protegido y defendido por Adolphe Crémieux. En 1834 Jacob Venedey funda la organización revolucionaria y clandestina llamada Liga de los Proscritos la cual resurgirá en 1836 como Liga de los Justos y en 1847 tomará el nombre de Liga de los Comunistas a propuesta de su amigo el también judío Karl Marx. El programa inicial de la Liga de los Proscritos fue tomado y desarrollado posteriormente por Cremieux, por lo que se puede apreciar un gran parentesco entre los objetivos de la liga, los protocolos y el comunismo.

Maurice Joly

El judío Maurice Joly nació en Francia en 1829 como Moses Joel[8] y desde muy joven se hizo funcionario del estado francés. Fue amigo personal de Adolphe Crémieux, el fundador de la Alianza Israelita Universal. Y en 1864 escribió un panfleto titulado Diálogo en los infiernos entre Maquiavelo y Montesquieu o la Política de Maquiavelo en el siglo XIX, firmado Por un Contemporáneo[9], con el supuesto fin de atacar la política de Napoleón III. Su obra sería presentada posteriormente como la fuente de donde los protocolos habrían sido copiados. Fue condenado a 15 meses de prisión el 27 de marzo de 1865 por la publicación de sus Diálogos.

En 1878 se suicidó y en su funeral el judío y masón Léon Gambetta, quien llegó a ser primer ministro de Francia, pronunció un discurso post mortem extremadamente laudatorio. Conviene recordar que Gambetta jugó un destacado papel durante la Commune, el régimen de terror institucionalizado que reinó en Francia desde el 18 de marzo hasta el 29 de mayo de 1871, durante el cual París fue saqueado y casi destruido. No obstante y por una notable "coincidencia" ni una sola de las 145 casas residenciales pertenecientes al Barón Alphonse de Rothschild sufrió el menor daño.[10]

Está comprobado que Maurice Joly plagió gran parte de sus Diálogos del Macchiavel, Montesquieu, Rousseau de Jacob Venedey. También se sabe que copió alrededor de siete páginas de su panfleto de la obra Les Mysteres de Paris publicada en 1843 por Eugène Sue, donde se relata una conspiración perpetrada por jesuitas en lugar de judíos, pero que es también muy similar a la relatada en los protocolos.[11]

Adolphe Crémieux

El recalcitrante y fundamentalista judío Isaac-Jacob Adolphe Crémieux (1796 - 1880) fue el fundador de la Alianza Israelita Universal, una organización política judía establecida en Francia en 1860 con el propósito de brindar apoyo a otros judíos ofreciendo respaldo político y judicial, ayudándoles a emigrar para evadir la justicia y finalmente creando programas de reeducación judía. Cremieux guardaba una copia de los protocolos de los llamados "sabios" de Sión para adoctrinar a los noveles judíos en sus respectivas sinagogas.

Adolphe Crémieux era también francmasón. A los 22 años se unió a la logia Bienfait Anonyme dependiente del Gran Oriente de Francia. A partir de entonces comienza una pomposa carrera política en beneficio propio. Según el periodista Victor Emile Marsden (1866 - 1920) los Protocolos de los Sabios de Sión fueron robados de la logia Mizraim en 1884. Es sabido que Adolphe Crémieux perteneció a la masónica logia Mizraim. Es de notar que Crémieux financió, apoyó, e hizo popular al judío Kissel Mordechai (1818 - 1883) mejor conocido por el pseudónimo de Karl Marx, quien escribe el Manifiesto Comunista en 1848 a sus cortos treinta años de edad.[12]

Otros antecedentes

La Isla de los Monopantos puede ser señalada como primer antecedente literario de los protocolos. Escrita por Francisco de Quevedo y publicada en 1650, el texto relata cómo judíos y "Monopantos" se unen contra el orden occidental. Por su contenido e inspiración resulta muy similar a lo descrito en los protocolos.[13] Siglo y medio después, hacia 1797 el masón John Robison denuncia, en su libro Pruebas de una conspiración contra Todas las Religiones y Gobiernos de Europa, que Masones e Illuminati habrían estado conspirando en reuniones secretas con el objetivo de conquistar el mundo y esclavizar a toda la humanidad.[14]

El mismo año de 1797 es publicada la obra Memorias Ilustrando la Hisotria del Jacobinismo, escrita por el abad Augustin Barruel, donde él advierte que la rama militante de los Masones conocida como los Illuminati efectivamente logró promover la anarquía durante la Revolución Francesa para así disolver el orden social europeo.[15] Ocho décadas después, en 1878, es publicada una carta supuestamente recibida por Barruel hacia 1806, donde un desconocido capitán napoleónico llamado Jean Baptiste Simonini le escribe desde Florencia indicando que habría descubierto a una adinerada y poderosa secta judía que confesó haber creado a los Francmasones y también a su rama militante de Illuminatis.[16]

La Conspiración Jesuita - El plan secreto de la Orden escrita por Jacopo Leone y publicada en 1848 (dos años antes que la obra de Jacob Venedey), narra una conspiración donde la palabra "jesuitas" puede fácilmente ser reemplazada por el vocablo "judíos" para que resulte sumamente similar a los protocolos de Sergei Nilus.[17]. Cabe resaltar que casi todos los fundadores y también los primeros seguidores de la Compañía de Jesús fueron judíos conversos. Por otra parte, la representación de los protocolos es vagamente similar a la novela Le Collier de la reine escrita por Alexandre Dumas, y publicada en la prensa hacia 1849. En ella el Conde de Cagliostro y sus cómplices conspiran para crear el asunto del collar de diamantes.[18]

Hermann Ottomar Friedrich Goedsche fue un periodista y novelista alemán que durante su juventud, y bajo la fachada de ser un agente postal, trabajó como espía secreto de la policía prusiana. A lo largo de sus extensas investigaciones conoció de cerca los planes judíos de dominación mundial y decidió hacerlos públicos mediante novelas aparentemente imaginarias que en realidad delataban dichos planes. Casi la totalidad de sus libros fueron comprados por judíos que luego los destruyeron para así sacarlos completamente de circulación. Hoy es prácticamente imposible conseguir una copia original de los libros de Goedsche.[19]

En 1868 Hermann Goedsche, con 53 años de edad, publica la novela Biarritz, usando el seudónimo de "Sir John Retcliffe". Asombrosamente dicha obra contiene serias y claras similitudes con el texto de los protocolos publicados por Nilus. Por ejemplo, en el capítulo titulado El cementerio judío de Praga y el consejo de representantes de las doce tribus de Israel, el autor Hermann Goedsche relata la reunión nocturna de los miembros de una misteriosa sociedad rabínica que, a la media noche, se presenta frente al "director" de la reunión, en nombre de las doce tribus de Israel, para planificar una conspiración judía con el objetivo de conquistar el mundo.[20]

Sergei Nilus

Sergei Alexándrovich Nilus (1862 - 1929) fue un escritor y religioso ruso, responsable de la primera publicación completa de Los Protocolos de los Sabios de Sión en 1905. Hijo de inmigrantes suizos, Nilus fue un terrateniente en el actual Óblast de Oriol. Estudió derecho y se graduó en la Universidad de Moscú. Fue magistrado en Transcaucasia. Y más tarde se mudó a Biarritz en Francia. Poco después se convirtió al cristianismo ortodoxo y volvió a Rusia donde publicó el libro Lo Grande en lo Pequeño cuyo anexo sobre los protocolos rápidamente fue divulgado por el resto de Europa y el mundo gracias a los expatriados rusos víctimas de la revolución bolchevique de 1917.

Según el escritor Cesare Giuseppe De Michelis, antes que Nilus el periódico ruso Znamya publicó una versión corta de los protocolos. Sin embargo, De Michelis jamás ha mostrado documentos que demuestren sus aseveraciones. Por ejemplo, Cesare De Michelis nos dice que el artículo del periódico Znamya fue publicado con el título de Los protocolos de las sesiones de la Alianza Universal de Francmasones y de los Sabios de Sión, sin embargo, en la supuesta transcripción que de De Michelis hace del artículo no se menciona la masonería y muestra muy poca semejanza con el panfleto de Joly. Además incluye citas del Antiguo Testamento que luego debieron ser omitidas por Nilus. La obra final que hoy conocemos fue recién añadida como capítulo XII en la tercera edición del libro Lo Grande en lo Pequeño y el Anticristo de 1905. La primera edición de este libro aun sin el anexo correspondiente a los Protocolos de los Sabios de Sión fue publicada entre 1901 y 1902.

Durante los primeros doce años los protocolos tuvieron escasa influencia. Pero a partir de 1917, año de la revolución bolchevique, se vendieron millones de ejemplares en varios idiomas europeos,[21] presentándose numerosos debates sobre el origen de este documento. Algunos expertos afirmaron que fue creado en 1897, en el Primer Congreso Sionista celebrado en Basilea (Suiza), otros dijeron que fue redactado en una sesión secreta de sabios judíos que se habrían reunido por aquella época. En realidad el debate sobre el origen y autenticidad de los protocolos habría sido servido como distracción para evitar que el público analice el verdadero contenido de la obra.

De acuerdo al libro Waters Flowing Eastward publicado en 1931 por Leslie Fry, quien firmó su obra como Paquita Louise de Shishmareff, se sabe que Nilus fue arrestado y torturado en 1924. Cuando Nilus reclamo por el degradante trato recibido en prisión el presidente de la corte le dijo que fue por "haberles hecho un incalulable daño al publicar los protocolos". En 1925 y 1927 Sergei Nilus fue nuevamente arrestado por el gobierno marxista ruso. Producto del maltrato y torturas recibidas murio el 14 de enero de 1929 de insuficiencia cardiaca. En la URSS la posesion de libros de Serguei Nilus estaba penada con hasta 10 años de carcel.

Análisis

The Times de Londres

La propaganda judía naturalmente se encargó de atacar y ridiculizar el texto alegando que fue elaborado por los servicios secretos zaristas (Okhrana) que buscaban culpar a los judíos de los males del mundo, y de paso desacreditar al bolchevismo, la masonería, las ideas antimonárquicas y las ideas anticlericales. Los detractores de los protocolos argumentaron que los documentos no son más que una copia del libro Diálogo en los infiernos escrito por el judío Maurice Joly en 1864, el cual fue aparentemente redescubierto por Philip Graves, un colaborador del diario The Times de Londres. Dicen ellos que Graves "por casualidad" encontró en Estambul a un misterioso ruso quien ocultando su identidad bajo el nombre de "Mr. X"[22][23] le habría entregado una copia gastada al periodista.

El 16, 17 y 18 de agosto de 1921, The Times publicó una serie de artículos firmados por Philip Graves donde se afirmaba que los protocolos son "sólo un torpe fraude producido por un plagiario sin consciencia que parafraseó un libro publicado en Bruselas en 1865". The Times publicó algunos pasajes de ambos libros en columnas paralelas, para así probar el parentesco espiritual entre ellos.[24] La hipótesis de una falsificación parecía estar bien establecida como se muestra a continuación:

Montesquieu: ¿Cómo son los préstamos? Por la emisión de obligaciones, que implica para el Gobierno la obligación de pagar intereses proporcionales al capital que ha pagado. Así, si un préstamo es del 5%, el Estado, después de 20 años, ha pagado una suma igual al capital prestado. A los 40 años ha pagado el doble, y el triple después de 60 años: sin embargo, sigue siendo deudor de todo el capital (Diálogos, de Joly, p. 250).

En realidad, ¿Qué representa un empréstito y sobre todo un empréstito exterior? El préstamo conlleva la obligación de pagar los intereses de la suma admitida en un tiempo determinado. Si el empréstito se ha hecho a un 5% de interés en 20 años, el Estado ha pagado un interés igual al empréstito. En 40 años habrá pagado el doble, en 60 años el triple, y la deuda queda siempre sin pagar. (Protocolos, de Nilus, p. 77).

Otro ejemplo es la referencia al Dios hindú Vishnú, que aparece exactamente dos veces en los Diálogos en el infierno y en los Protocolos:

Maquiavelo: Al igual que el dios Vishnú, mi prensa tendrá un centenar de brazos, y esos brazos se dan la mano con todos los diferentes matices de opinión en todo el país (Diálogos, de Joly, p. 141).

Nuestros periódicos serán de todas las tendencias: aristocráticos, republicanos, revolucionarios y hasta anarquistas; esto, por supuesto, mientras dure la constitución. Tendrán, como el Dios indio Vishnu, cien manos, cada una de las cuales acelerará la transmutación de la sociedad. (Protocolos, de Nilus, p. 43).

Montesquieu: Ahora entiendo la figura del dios Vishnú: tienes un centenar de brazos, como el ídolo de la India, y cada uno de los dedos toca un resorte (Diálogos, de Joly, p. 207).

Nuestro régimen será como el reino de Vishnu, de nuestras cien manos cada una tendrá un resorte de la máquina social. (Protocolos, de Nilus, p. 65).

Los siguientes son otros ejemplos de un supuesto plagio:

Organizaré, por ejemplo, inmensos monopolios financieros —reservas de la fortuna pública— de los que dependerá tan estrechamente la suerte de todas las fortunas privadas, que al día siguiente de cualquier catástrofe política serán absorbidas con el crédito del Estado. Usted es economista, Montesquieu: pese el valor de esta combinación.(Diálogos, de Joly, p. 75).

Crearemos en breve enormes monopolios, colosales reservas de riquezas de las cuales dependerán las fortunas de los gentiles; estos monopolios devorarán el patrimonio de los cristianos junto con el crédito de sus gobiernos cuando produzcamos la catástrofe política. (Se sobreentiende que los judíos retirarán sus capitales en el momento oportuno). Los economistas aquí reunidos deben considerar la importancia de esta combinación. (Protocolos, de Nilus, p. 42).

Es preciso llegar a que en el Estado haya solamente proletarios, algunos millonarios y soldados (Diálogos de Joly, p. 77).

Es preciso que, fuera de nuestra órbita, el país quede reducido a una gran masa proletaria de donde sacar individuos convertidos en soldados y agentes de policía sumisos a nuestra causa. (Protocolos, de Nilus, p. 45).

Sila volvió deificado, nadie tocó un cabello de su cabeza (Diálogos, de Joly, p. 159).

Recordemos el ejemplo de Italia en tiempo de Sila. El país estaba inundado de sangre derramada a causa de éste; sin embargo, nadie le tocaba un cabello al dictador porque estaba deificado por el poder que le otorgaba el mismo pueblo que martirizaba. (Protocolos, de Nilus, p. 93).

Hacia 1908 Alfred Charles William Harmsworth, más conocido como Lord Northcliffe compró el periódico The Times de Londres. A partir de 1919 el antisemita Henry Wickham Steed es designado por Harmsworth como editor del diario. El 8 de mayo de 1920 Steed publica una editorial en la que dice: "¿Qué son los 'Protocolos'? ¿Son auténticos? Y si lo son, ¿qué malévola asamblea ideó estos planes y se regodeó con su exposición? Si es así, ¿de dónde viene el misterioso tono de profecía, en parte cumplida y en parte muy lejos de ser cumplida?". Al año siguiente, cuando Philip Graves publica los ya mencionados artículos, que aparentemente demuestran que los protocolos son una falsificación, The Times, aun bajo el control de Lord Northcliffe se retractó de lo dicho en el editorial de Steed el año anterior. Recién en 1922, un año después, el norteamericano John Jacob Astor compra el periódico The Times de Londres y despide al antisemita Henry Wickham Steed.[25]

Procedimientos en Berna

El 26 de junio de 1933 La Federación de Comunidades Judías de Suiza y la Comunidad Judía de Berna interpusieron un recurso ante los tribunales con el fin de obtener una sentencia en el sentido de que los protocolos eran basura literaria por lo que se debería prohibir su publicación. A finales de octubre de 1934 se escuchó a los 16 testigos convocados por los demandantes judíos, y el 14 de mayo de 1935 se declaró que los protocolos eran una falsificación y una literatura desmoralizadora. Sin embargo esta sentencia es nula ya que durante dicho juicio no fueron respetadas las condiciones establecidas por el Código Civil suizo para la ejecución de procedimientos judiciales.[26]

El juez sólo permitió que fueran escuchados los 16 testigos presentados por los demandantes judíos, mientras que a ninguno de los 40 testigos presentados por los acusados se le permitió ni una sola audiencia, por lo que el procedimiento se llevó a cabo únicamente sobre el testimonio de los demandantes judíos. Además, a los expertos judíos se les concedió ocho meses para preparar sus expedientes, sin embargo el juez exigió que el experto Teniente Coronel Ulrich Fleischhauer entregue su respuesta a los judíos en solo seis semanas. Asimismo el derecho suizo exigía que en toda demanda la taquigrafía del procedimiento fuese tomada por un funcionario del tribunal, el juez no respetó esta condición y permitió a los demandantes judíos nombrar dos taquígrafos privados para mantener el registro. En realidad, como no se conserva ningún registro legal de los procedimientos, se deduce que todo el juicio es inválido.[27]

Durante el juicio se aceptó como correctas las declaraciones de la así llamada Princesa Radziwill, quien resultó ser una estafadora a sueldo. Dichas declaraciones fueron también confirmadas por el Conde du Chayla, cuya azaroza vida lo llevó de haber apoyado al Zar hasta la Primera Guerra Mundial a cambiar radicalmente de bando durante la Revolución Bolchevique, incitando a los cosacos contra el Ejercito Blanco. En 1919 du Chayla fue condenado en Crimea por realizar actividades sediciosas a favor de los soviéticos.[28] [29] Al Teniente Coronel Ulrich Fleischhauer se le impidió presentar sus objeciones contra estas falsas declaraciones.[30]

El 27 de octubre de 1937 Silvio Schnell, el principal demandado por promocionar los protocolos, interpuso un recurso de apelación a través de su abogado Hans Ruef. El caso fue reabierto en el Tribunal de Apelación Criminal en Berna donde los abogados de los demandados exigieron que se anulara el veredicto dictado en primera instancia y que se absolviera a sus clientes. Hans Ruef sostuvo que las pruebas presentadas durante el proceso original no tenían la firma de los testigos y señaló además que todos los documentos rusos presentados al tribunal eran copias no certificadas de los originales con una serie de errores en las diferentes traducciones.[31]

Finalmente Hans Ruef declaró que no era posible aplicar la ley suiza al documento incriminado porque su contenido era de carácter político y no moral. El fiscal auxiliar reconoció que la forma en que se había mantenido el acta oficial del procedimiento en el tribunal de primera instancia no era correcta y reconoció además que se habían producido toda una serie de errores frente al Código Penal. Es así que el 1 de noviembre de 1937 el Tribunal de Apelación pronunció sentencia a favor del acusado Sylvio Schnell quien fue absuelto aunque sin indemnización. Sin embargo, y a pesar de haber sido declarado ilegal el primer procedimiento de Berna, la prensa judía sigue afirmando que los protocolos son una falsificación basándose en lo dictaminado por ese primer juicio.[32]

Cabe destacar que durante el proceso de Berna los mismos judíos que iniciaron el juicio solicitaron a la Unión Soviética una serie de documentos que serían entregados para su uso exclusivamente personal. El encargado de enviarlos desde Moscú fue un bibliotecario llamado Tager, cuya correspondencia con los demandantes se conserva en los catálogos del Archiv für Zeitgeschichte en Zurich. En una carta del 3 de enero de 1935 Tager escribe: "Las fotocopias de un manuscrito duplicado, conservado en la Biblioteca Lenin, con el título: Antiguos y modernos Protocolos de las Reuniones de los Sabios de Sión".[33] En la actualidad el original del documento enviado, cuyo contenido era un manuscrito duplicado de los protocolos, ha desaparecido de la mencionada Biblioteca Lenin hoy conocida como Biblioteca del Estado Ruso.[34]

Otras críticas

Elaborados por el Zar

El comentario más frecuente dice que los protocolos fueron elaborados por los servicios secretos del Zar para perseguir a los judíos revolucionarios, lo que es falso ya que no existe ningún caso de detención o ejecución ordenada a causa estos documentos y de hecho Nilus, hasta su muerte en 1929, quedó sumamente frustrado al ver que las autoridades no les dieron la importancia que él y gran parte de la sociedad rusa querían que se les diera. Además, a los rusos ya les había quedado muy claro el propósito revolucionario de los judíos cuando en 1881 asesinaron al zar Alejandro II mediante un comando terrorista que hizo estallar dos bombas que afectaron también a varios civiles, esto a pesar de todas las muestras de amistad que el Zar había tenido con la comunidad judía en Rusia.

Comunismo y masonería

Se suele argumentar también que los protocolos son una falsificación porque nos dicen que el comunismo y la masonería son obra de la judería, sin embargo en todos los regímenes comunistas se ha perseguido y eliminado la masonería, por lo que la masonería y el comunismo serían incompatibles. Sin embargo de acuerdo al libro Sinfonía en rojo mayor publicado por Mauricio Karl en 1952, el agente ruso Christian Rakovski dijo en un interrogatorio secreto realizado a los opositores de Stalin que "los masones están destinados a morir a manos de las revoluciones provocadas o servidas por ellos".[35]

En los regímenes comunistas los masones no solo son asesinados porque conocen ya demasiados secretos, sino porque en los estados comunistas las logias masónicas dejan de ser necesarias ya que se ha alcanzado el objetivo de dominio judío.[36] En resumen, los masones en una sociedad comunista saben mucho y son innecesarios. Luego del triunfo de la revolución comunista y judía en Rusia todas las sociedades secretas, incluida la francmasonería, fueron abolidas y cerradas. Casi todos los masones fueron asesinados de la manera más brutal, excepto aquellos que eran también judíos. Asimismo, mediante la falsa lucha contra la masonería los bolcheviques persiguieron a cualquiera otra sociedad secreta no masónica que intentase conspirar contra el régimen impuesto.

Los más notables teóricos e ideólogos del comunismo y el anarquismo como Karl Marx, Alexandr Kerensky, Vladimir Lenin, León Trotsky, Joseph Stalin (David José Dzhughashvili), Bela Kun, Rosa Luxemburgo, Olga Benario, Karl Liebknecht, Emma Goldman, Lev Kámenev, Grigori Zinóviev, Tibor Szamuely, Kurt Eisner, Eugen Levine, Eduard Bernstein, Ilya Ehrenburg, Fidel Castro o Salvador Allende, son todos judíos o descendientes de judíos, y la mayoría de ellos son iniciados en la masonería. Casi en todos los gobiernos marxistas se ha prohibido también la divulgación de los Protocolos de Sion.

Carácter autoinculpatorio

Otro argumento con el que se ha intentado invalidar los protocolos afirma que dicho texto posee un carácter autoinculpatorio, es decir que los ancianos de Sión se declaran responsables de los males del mundo y utilizan un discurso antisemita en su propia contra. Pero el supuesto carácter autoinculpatorio y antisemita del que se habla es ilusorio puesto que el discurso está dirigido específica y únicamente a otros judíos. Es claro que ningún criminal daría a conocer sus intenciones criminales sino solamente a sus cómplices. En efecto, el texto podría convertirse en antisemita solo cuando ha caído en manos de gentiles que lo usan para atacar a los judíos por el contenido expuesto del mismo.

Raíces lingüísticas

También se dice que los Protocolos de los sabios de Sión carecen totalmente de raíces lingüísticas y culturales de orígen judío por lo que no podrían haber sido escritos por judíos. Sin embargo debemos tener en cuenta que los protocolos que conocemos corresponden a la versión en ruso publicada por Nilus, la que a su vez sería una traducción del francés, por lo que aun si los apuntes originales hubiesen sido redactados en hebreo, el texto final publicado no es una trascripción literal de lo hablado sino una versión adaptada al léxico e idiosincracia del pueblo europeo.

Un caso particular que demostraría el origen rabínico de los protocolos recae en el uso frecuente de la palabra гоевской, traducida al castellano como goyim, que aparece hasta ocho veces en el texto publicado por Nilus. Dicho vocablo es una transliteración del hebreo גוי el cual hace referencia de forma despectiva a todo aquel que no pertenece al pueblo judío. Resulta probable que la susodicha palabra, al no poseer una traducción exacta en ninguna lengua europea, debió ser copiada sin modificación del original hebreo.[37]

Propaganda antisemita

Tambien se afirma que los protocolos parecen aptos sólo como propaganda antisemita dirigida a masas apenas alfabetizadas y de pobre formación cultural. Sin embargo el texto en ruso está dividido en 24 actas que comprenden aproximadamente 112 páginas. Si el zar hubiese querido confeccionar un texto antisemita para infundir miedo a las masas apenas alfabetizadas le hubiera bastado con escribir 2 o 3 protocolos. Además, los protocolos contienen complejos conceptos políticos, económicos y sociales que ninguna persona de pobre formación cultural entendería, por lo tanto no están dirigidos a ellos.

Autenticidad

Es evidente que varios pasajes en los protocolos de Sergei Nilus son similares a extractos completos del trabajo de Maurice Joly titulado Diálogos en los infiernos entre Maquiavelo y Montesquieu. Sin embargo, la historiografía oficial oculta la importante existencia de conexiones directas entre Joly y el judío Adolphe Crémieux, líder masón del Rito Escocés y del Gran Oriente de la francmasonería y miembro del Rito Mizraím, así como fundador de la Alianza Israelita Universal dedicada a "ayudar" a los judíos franceses. Edith Starr Miller en su libro Occult Theocracy sostiene que los protocolos fueron robados en 1884 de los archivos de la logia del Rito Mizraím en París por un tal Joseph Schorst.[38]

Además, los alegatos de que agentes de la Policía Secreta Rusa, la Okhrana, habrían viajado a París alrededor del 1900, para fraguar los protocolos, no soporta el menor análisis. Dichas afirmaciones se basan únicamente en las declaraciones de la llamada Princesa Catherine Radziwill, conocida estafadora que señaló como autor de los protocolos a Pyotr Rachkovsky, jefe de la rama extranjera de la Okhrana desde 1884 hasta 1902, quien según Radziwill habría sido asistido en la supuesta "falsificación" de los protocolos por Manassiewitch Manouioff y Mathieu Golovinsky. Catherine Radziwill fue enfática al afirmar que Golovinsky le mostró los manuscritos de un trabajo aun inconcluso alrededor de 1904. Luego se comprobó que Radziwill mentía, ya que Pyotr Rachkovsky, citado jefe de toda esta operación, fue retirado de Francia en 1900; y desde 1904 hasta 1905 estuvo a cargo de las operaciones referentes a la Guerra Ruso-Japonesa.

Existe además el testimonio de Philip Stepanov, quien afirma que recibió los documentos del Mayor Alexey Nikolayevitch Sukhotin en 1895. Stepanov contó cómo el Mayor Sukhotin recibió el texto de una mujer que vivía en París y que logró copiarlos y traducirlos de los textos originales en la casa de un amigo suyo. Stepanov también afirma haber publicado los textos impresos en una edición muy limitada con ayuda de Arcady Ippolitovitch Kelepkovsky en la Imprenta de Prensa Provincial en 1897.[39] Esta es la declaración que Philip Stepanov realizó ante el Príncipe Vladimir Galitzin, líder de los refugiados rusos en Inglaterra.[40]

Veracidad

A favor de la veracidad de los protocolos se puede señalar que lo más importante del documento no es si son una falsificación o copia de textos anteriores, sino que lo es la precisión con la que los planes trazados en los protocolos se han cumplido celosa y proféticamente durante el siglo XX, y con particular crudeza luego de la Segunda Guerra Mundial. Este cumplimiento sería en sí mismo la comprobación irrefutable de la veracidad de dicho documento.

Según la historia oficial Sergei Nilus publicó en 1903 un texto copiado casi textualmente de un panfleto escrito por Maurice Joly en 1864. Pero es improbable que Nilus o Joly hayan sido capaces de vaticinar entonces la Revolución Rusa de 1917, las Guerras Mundiales de 1914 y 1939, o la tendencia actual hacia la globalización, entre otros acontecimientos de los que habla el texto. Suponiendo que la autoría de este texto es enteramente de Maurice Joly (lo cual no es cierto ya que su obra es a su vez la copia de textos anteriores escritos por Jacob Venedey y Eugène Sue), tendríamos que aceptar que Joly bien era un profeta cuyas profecías son las más precisas jamás realizadas, o el escritor fue informado por alguien sobre los planes futuros para el mundo.

Al respecto, Henry Ford dijo en una entrevista publicada en febrero de 1921 por el periódico New York World que "el único comentario que diré sobre los Protocolos es que encajan en lo que está pasando". Julius Evola dijo también que: "Si los Protocolos no son auténticos, entonces son verídicos". Es por ello que el sionismo ha limitado el debate sólo a la crítica de su autenticidad, pero no se ha centrado nunca en el cumplimiento de sus contenidos.

Por su parte, William Pierce, en el artículo "Los nuevos protocolos"[41] dijo: "Yo no llamaría a Los Protocolos "una falsificación", como los judíos lo llaman siempre que el libro se menciona. Yo me inclino a creer que el Profesor Nilus era un astuto observador de los judíos y también un patriota. Él quiso advertir al pueblo ruso lo que los judíos estaban planeando [...] y así imaginó cómo el plan de los judíos podría ser si fuera. Creo que escribió el texto que él mismo publicó, pero que creyó que era una descripción bastante exacta de lo que los judíos realmente estaban haciendo".

Conclusión

Resulta improbable que una organización secreta escriba o imprima las actas de sus reuniones. Por lo tanto los protocolos originales serían tan sólo un resumen superficial muy sencillo tomado inicialmente de las reuniones judeo-masónicas de los llamados Sabios de Sión. Por lo tanto, Sergei Nilus debió hacer legible dicho resumen sin modificar el contenido de la obra, por lo que añadió gran cantidad de texto y nuevos datos que hicieron legible el texto que hoy conocemos.

Por lo expuesto, se puede concluir que Los Protocolos de los Sabios de Sion fueron gestados en 1773 en una reunión secreta de corte masónico dirigida por Mayer Amschel Rothschild. El judío y masón Adolphe Crémieux, miembro de la logia masónica Mizraim, además de mentor y amigo de Maurice Joly y Jacob Venedey, guardaba una copia de los protocolos para adoctrinar a sus seguidores. Dichos apuntes fueron luego robados por Joseph Schorst en 1884 de la logia Mizraím en Francia, para ser entregados, entre otros, a Sergei Nilus, quien los publicó con ciertas modificaciones.

Definiciones de conceptos implicados en los protocolos

A continuación se presenta el significado de algunos términos usados en este documento:

Goim

Artículo principal: Goy

Goim o Goym: (singular: Goy) Del hebreo, go-yehudim. Palabra hebrea que usan los judíos generalmente en forma despectiva para referirse a los gentiles o no judíos. La palabra en realidad no significa ganado, como algunos piensan, sino Nación o Pueblo, en referencia a los pueblos no judíos que son considerados como descendientes de Noé.

Sionismo

Artículo principal: Sionismo

Sionismo: Movimiento político de liberación nacional judío, fundado por el judío Theodor Herzl en 1897, para el desarrollo de los intereses político-económicos del pueblo judío. Dicho movimiento fue el promotor y responsable en gran medida de la fundación del moderno Estado de Israel en 1948 por disposiciones de la ONU en respuesta al supuesto "Holocausto" judío. El precedente de esta disposición es el tratado o acta de Balfour.

Gentil

Artículo principal: Gentil

Gentil: (en plural: Gentiles), término usado por los judíos para referirse a los que no profesan su credo.

Masonería

Artículo principal: Masonería

Masonería o Francmasonería: En la actualidad es el conjunto de sociedades secretas o discretas, que se autodefinen como fraternidades filosóficas y humanistas (seculares y laicas) con el atractivo propósito de la perfección espiritual y social del ser humano, de acuerdo a sus postulados de Libertad, Igualdad y Fraternidad. Sin embargo, estas sociedades han ocultado siempre sus verdaderos objetivos a la humanidad. Su influencia ha sido evidente en la historia moderna. La mayoría de estas organizaciones están integradas por judíos, tanto en la cúpula como en sus distintas jerarquías o grados, además de que su parafernalia (rituales, símbolos y mitos) denota claramente una profunda influencia judía.

Comunismo

Artículo principal: Comunismo

Comunismo: (También llamado Marxismo o "Socialismo científico") Ideología político-económica de corriente liberalista social y económicamente controlada, cuyos máximos teóricos son los judíos Kissel Mordechai, mejor conocido como Karl Marx y Friedrich Engels y cuyas principales aspiraciones son:

  • Abolición de la monarquía y de todo gobierno organizado según el Antiguo Régimen.
  • La supresión de la propiedad privada de los medios de producción para individuos y sociedades.
  • La abolición de las clases sociales.
  • La abolición del derecho de herencia en cualquier caso.
  • La disolución de la familia tradicional y clásica.
  • La prohibición o destrucción de todas las religiones y la imposición de un ateísmo oficial.
  • Destrucción del concepto de patriotismo y nacionalismo y sustitución por un gobierno mundial
  • El control internacional.
  • Su legado: 110 millones de muertos.[42]

Contenido

El texto está dividido en 24 "protocolos" que —según el periódico Morning Post de 17 de julio de 1920—, comprenden aproximadamente 20 000 palabras y corresponden a las páginas 305 a la 417, es decir, 112 páginas.

Texto de los Protocolos de los Sabios de Sión

Temas

Temas Protocolos
Libertad ficticia en la política.[43] 1
Promoción de tendencias subversivas en la ciencia y el arte.[44] 2
Guerras económicas.[45] 2
Guerras mundiales y conflictos internos. 7
Revoluciones mundiales. 15
Derechos ficticios para las masas. 3
Establecimiento del comunismo. 3 y 9
Control de la prensa 2, 7, 9, 10, 12, 13, 17, 19
Corrupción de la política de los goim (no judíos) y de sus leyes[46] 9
El triunfo judío por medio del voto del pueblo, sufragio universal y despotismo de las masas.[47] 10
Libertad, igualdad y fraternidad. Véase también: Liberté, égalité, fraternité[48] 1, 9
Inestabilidad de las constituciones. 3
Charlatanería parlamentaria.[49] 3
Entorpecimiento de los jóvenes mediante una educación fundada en teorías y principios falsos.[50] 9
Promoción de distracciones para evitar la reflexión en los gentiles: juegos, diversiones, pasatiempos, prostitución y actividades deportivas.[51] 13
Destrucción del cristianismo y las demás religiones, decadencia de la fe religiosa en general y el culto al dinero.[52][53] 4, 17
Descrédito de los sacerdotes cristianos, disminución de su influencia.[54] 17
Importancia y acumulación del oro.[55][56][57][58] 2, 3, 4, 5, 14, 15, 20, 22
Importancia del antisemitismo para la causa.[59] 9
Educación superficial y abolición de la libertad de enseñanza, del pensamiento crítico.[60][61] 5, 15
Manipulación y falsificación de la Historia.[62] 16, 19
Anarquía entre los obreros y su habituación al alcohol y encarecimiento de productos de primera necesidad.[63] 6
Control de la economía por vía de la especulación.[64][65] 4, 6
Crisis económicas, generación de deuda por medio de empréstitos.[66][67] 20, 21
Monopolios. 5, 6
Gobierno mundial. 5, 6, 9, 10
Destrucción de nacionalidades, fronteras y de la diversidad de monedas.[68] 10
Prohibiciones de las sociedades secretas. 15
Propagación del liberalismo, socialismo, comunismo, anarquismo.[69][70] 2, 9, 10, 12, 15
Propagación del materialismo. 16
Establecimiento final del orden y del verdadero bien, los judíos son los bienhechores de la humanidad, pues están predestinados por Dios.[71] 22

Referencias

  1. Cesare G. De Michelis: The Non-Existent Manuscript. University of Nebraska Press, 2004.
  2. M. E. Jouin, Comentario a los Protocolos.
  3. Willie Martin, Compendio de los Protocolos.
  4. The Historical Influence of International Banking by Herbert Grove Dorsey III.
  5. William Guy Carr, Pawns in the Game, p.5.
  6. Los Sabios de Sion y la familia Rothschild.
  7. Texto en alemán de Macchiavel, Montesquieu, Rousseau por Jacob Venedey
  8. W. Creutz, New light on the Protocols, p.6.
  9. Dialogue aux enfers entre Machiavel et Montesquieu en Internet Archive
  10. L. Fry: Waters Flowing Eastward -Parte 2, capítulo 3- More Attempts at Refutation
  11. History of the Protocols of the Learned Elders of Zion
  12. Rite of MIZRAIM en jrbooksonline.com
  13. Texto completo de La Isla de los Monopantos
  14. Proofs Of A Conspiracy Against All The Religions And Governments Of Europe (versión completa en inglés) en Internet Archive
  15. Mémoires pour servir à L'Histoire du Jacobinisme en Internet Archive
  16. Protocols of the Learned Elders of Zion en The free dictionary
  17. The Jesuit Conspiracy - The Secret Plan of the Order en Internet Archive
  18. Le Collier de la reine en Internet Archive
  19. Luis Donoso, La Verdad Más Grande de la Historia, (Santiago de Chile: Imprenta San José Arda, 1937). Pg 123-124.
  20. La Siniestra Reunión Del Sanedrín Cabalístico
  21. London Times, 17 de agosto de 1921 - TRUTH AT LAST
  22. London Times, 17 de agosto de 1921 - A LITERARY FORGERY.
  23. Las fuentes de inspiración de los Protocolos en Conoze.com
  24. London Times, 17 de agosto de 1921 - PLAGIARISM AT WORK.
  25. Andre Liebich: The antisemitism of Henry Wickham Steed
  26. The jewish world Conspiracy por Karl Bergmeister (1938)
  27. The jewish world Conspiracy por Karl Bergmeister (1938)
  28. Los Protocolos De Los Sabios De Sión. Debate Sobre Su Autenticidad.
  29. Los Protocolos de los Sabios de Sión en Biblioteca Pleyades
  30. The jewish world Conspiracy por Karl Bergmeister (1938)
  31. The jewish world Conspiracy por Karl Bergmeister (1938)
  32. The jewish world Conspiracy por Karl Bergmeister (1938)
  33. Cesare G. De Michelis: The Non-Existent Manuscript. University of Nebraska Press, 2004. (Pag 38)
  34. Michael Hagemeister: In Search of Testimony about the Origins of the Protocols of the Elders of Zion: A Handwritten Edition that Disappeared from the Lenin Library.
  35. Texto completo de Sinfonía en rojo mayor en bibliotecapleyades.net
  36. Texto completo de Sinfonía en rojo mayor en bibliotecapleyades.net
  37. Texto completo comparado en Ruso, Español, Inglés, Francés y Alemán de Los Protocolos de los Sabios de Sión
  38. Rite of MIZRAIM en jrbooksonline.com
  39. https://fantasmavivo30.wordpress.com/2012/10/13/los-protocolos-de-los-sabios-de-sion/
  40. L. Fry: Waters Flowing Eastward (PART TWO. CHAPTER I - How the Protocols Came to Russia)
  41. Tomado de la retransmisión del programa radial American Dissident Voices del 30 de octubre de 1999
  42. Los países comunistas mataron a más de 100 millones de personas - El Mundo, 31 de octubre de 1997.
  43. Protocolo I, párrafo 6.
  44. Protocolo II, párrafos 2 y 3.
  45. Protocolo II, párrafo 1.
  46. Protocolo IX, párrafo 11.
  47. Protocolo X, párrafos 4, 5 y 6
  48. Protocolo I, párrafo 25.
  49. Protocolo III, párrafo 4.
  50. Protocolo IX, párrafos 9 y 10.
  51. Protocolo XIII, párrafo 3
  52. Protocolo IV, párrafo 3
  53. Protocolo XVII, párrafo 2.
  54. Protocolo XVII, párrafo 2.
  55. Protocolo II, párrafo 5.
  56. Protocolo III, párrafo 11.
  57. Protocolo XX, párrafo 22
  58. Protocolo XXII, párrafo 2
  59. Protocolo IX, párrafo 3.
  60. Protocolo V, párrafo 7: "El objetivo principal de nuestro gobierno consiste en debilitar el espíritu crítico del pueblo; hacerle perder la costumbre de pensar pues la reflexión da origen muchas veces a la resistencia".
  61. Protocolo XV, párrafos 1, 2, 3, 4, 7 y 8: "El sistema de represión del pensamiento ya está en vigor en el método llamado "enseñanza por medio de la imagen", que debe transformar a los goym en animales dóciles, que no piensen, que necesiten la representación por las imágenes para comprenderlas..."
  62. Protocolo XV, párrafo 4: "Borraremos de la memoria de los hombres todos los acontecimientos de los siglos pasados que no nos son gratos, no conservando sino los que dan a conocer las faltas de los gobiernos goym"
  63. Protocolo VI, párrafo 7.
  64. Protocolo IV, párrafo 4.
  65. Protocolo VI, párrafos 6 y 7.
  66. Protocolo XX, párrafos 20, 27, 29,30, 31, 32, 36, 37, 41.
  67. Protocolo XXI, párrafos 1,2, 4, 5, 8.
  68. Protocolo X, párrafo 4.
  69. Socialismo, comunismo y anarquismo,: Protocolo III, párrafos 6, 7 y 13.
  70. Liberalismo: Protocolo X, párrafo 8, 9 y 10; Protocolo XV, párrafo 9.
  71. Protocolo XXII, párrafo 3: "¿Será, pues, necesario todavía demostrar que nuestro gobierno está predestinado por Dios? Lo que no podremos probar por medio de esta enorme riqueza es que todo el mal que nos hemos visto obligados a causar durante tantos siglos ha servido finalmente al verdadero bien, a poner todo en orden... El orden se restablecerá, en parte, por medio de la violencia, pero se restablecerá al fin. Sabemos probar que somos bienhechores de la humanidad"

Artículos relacionados

Enlaces externos