Mundo Venidero

De Metapedia
(Redirigido desde «Olam Ha-Ba»)
Saltar a: navegación, buscar

El Mundo Venidero (en hebreo Olam Ha-Bá; עולם הבא), es un término escatológico de las religiones abrahámicas que se refiere a la creencia de que el mundo (o la era) actual será reemplazado en el futuro por un mundo "mejor". En el judaísmo también se identifica como la Era Mesiánica, que es vista como un período futuro en la Tierra en el que el Mesías de Israel reinará sobre todo el mundo. Otros nombres que recibe son: Séptimo Milenio, Cielo en la Tierra, Reino de Dios, Nueva Jerusalén. La evidencia muestra que el término Nuevo Orden Mundial se refiere a este concepto. Olam Ha-Bá sucede y se contrapone al Olam Ha-Ze (עולם הזה "Este Mundo").

El concepto está relacionado pero difiere de los conceptos de la vida después de la muerte en que el cielo es otro lugar o estado de existencia que generalmente se considera por encima del mundo, y la vida después de la muerte es generalmente la existencia continua de un individuo después de la muerte.

Origen

El concepto proviene originalmente del zoroastrismo, donde es conocido como frashokereti, donde el saoshyant traerá una resurrección de los muertos en los cuerpos que tenían antes de morir. Esto es seguido por un juicio final. Los yazatas Airyaman y Atar derretirán el metal en las colinas y montañas, y el metal fundido luego fluirá por la tierra como un río. Toda la humanidad, tanto los vivos como los muertos resucitados, deberán vadear ese río, pero para los justos (ashavan) "parecerá ser un río de leche tibia, mientras que los malvados serán quemados. El río luego fluirá hacia el infierno, donde aniquilará a Angra Mainyu y los últimos vestigios de maldad en el universo". El saoshyant se menciona por primera vez como un salvador en los Yashts escritos alrededor del 625 y 225 AEC.

Milenio sabático

Según el libro de Génesis, el dios abráhamico completó la creación en seis días mientras que el séptimo día (shabbat, שַׁבָּת) fue de descanso. Cada día de la creación representa un milenio en el calendario hebreo, según el cual, la creación comenzó en el año 3760 AEC. y "este mundo" (Olam Ha-Ze, עולם הזה) terminará en el año 2240 EC. (siendo un periodo de 6000 años), dando comienzo al séptimo milenio que es el periodo en que los judíos esperan haber conseguido la "restauración de la edad dorada del Jardín del Edén", la utopía universal judía en la que Israel sea dueño absoluto de la tierra con su Mesías gobernando como rey desde su trono en Jerusalén. El año gregoriano 2022, por ejemplo, es el año 5782 del calendario hebreo.

El comienzo del séptimo milenio tiene la intención de coincidir con el comienzo de la Era de Acuario, que sigue después de la de Piscis, asociada al dominio del cristianismo.

El Talmud babilonio dice que el "Mundo Venidero" (junto a la Torá y la Tierra de Israel) es un regalo del dios judío dado por medio del sufrimiento como forma de purificación. La Torá por el "Éxodo", Eretz Israel por el "Holocausto" y el Mundo Venidero por la "Guerra de Gog y Magog".:

Rabí Shimon ben Yohai dice: El Santo, Bendito Sea, le dio a Israel tres regalos preciosos, todos los cuales fueron dados solo por medio del sufrimiento, que purificó a Israel para que tuvieran el mérito de recibirlos. Estos dones son: la Torá, Eretz Israel y el Mundo Venidero.
Berakhot, 5a.20[1]

Exterminio de los europeos


Los textos rabínicos y cabalísticos enseñan que los judíos deben cumplir la "divina misión" de "reparar u ordenar el mundo" llamada como Tikkun Olam (תיקון עולם), que implica que los así llamados "descendientes de Esaú", hijos del caos primordial, sean completamente exterminados[2][3][4], es decir, todos sus enemigos gentiles.

...es la función del pueblo judío de destruir a los descendientes de Esaú.
Shenei Luchot HaBerit, Torah Shebikhtav, Vayeshev, Miketz, Vayigash, Torah Ohr.16[5]

Sólo después de que los "Hijos de la oscuridad" sean aniquilados en el llamado "Día de Yahvé" (Jeremías 49:10; Abdías 1:18), la redención (geulá גְאוּלָה) estará completada y "la luz divina llenará el mundo" y "reinará la paz para siempre" en el milenio sabático. El Sitra Ajra (סטרא אחרא), que es el "Lado de la Inmundicia" de donde provienen las almas inmundas de los gentiles[6][7][8], será abolido y sólo reinará el "Lado de la Santidad" o Sitra D'Kedushah (סטרא דקדושה).

Esclavitud de las naciones

Cuando los judíos completen su "divina misión de reparar el mundo" entonces podrán descansar y disfrutar del shabat de mil años. Así como el séptimo día (shabat) es un día de descanso, el séptimo milenio es un periodo de descanso, un milenio sabático donde los judíos esperan no tener que trabajar más puesto que todas las naciones gentiles no blancas serán sus esclavas (de forma similar que los Shabbos goym trabajan para los judíos en el shabat) como dice el Talmud:

... una vez que el Mesías venga, todas las naciones serán subsirvientes/esclavos (עֲבָדִים) del pueblo judío, y lo ayudarán a preparar lo que sea necesario para el Shabat.
Eruvin, 43b.6[9]
Dado que la Guemará discutió la importancia de la mitzvá de los flecos rituales, cita lo que dijo Reish Lakish: Cualquiera que esté atento al realizar la mitzvá de los flecos rituales merece que dos mil ochocientos sirvientes/esclavos le sirvan en el Mundo Venidero.
Shabbat, 32b.6[10]

La palabra hebrea usada es עֲבָדִים (avadím), plural de עבד (eved), que significa esclavo o sirviente.[11]

El Zohar dice:

La redención (geulá גְאוּלָה) de Israel se realizará a través de la fuerza mística de la letra “Vav” [que tiene el valor numérico de seis], es decir, en el sexto milenio…. Felices los que quedarán vivos al final del sexto milenio para entrar en el Shabat, que es el séptimo milenio; porque ese es un día apartado para el Santo en el cual efectuar la unión de las almas nuevas con las almas viejas en el mundo
Zohar, Vayera 119a.

Noajismo

Artículo principal: Noajismo


En la Olam Ha-Ba, todas las naciones que no sean exterminadas serán sometidas finalmente al noajismo, que sustituirá a todas las religiones del mundo las cuales serán abolidas y los gentiles reconocerán al dios judío como el único y verdadero dios y a la religión judía como la única religión verdadera (Isaías 2:3, 11:10, Miqueas 4:2-3; Zacarías 14:9, Salmos 22:27-29). Todas las naciones del mundo reconocerán al Mesías como el líder mundial, y aceptarán su dominio.

El castigo por violar las leyes y preceptos noájidas está descrito en el Talmud e implica la muerte por decapitación.[12] Maimónides afirma que cualquier gentil que no acepte el noajismo será ejecutado[13], ya que "Dios obligó al mundo a seguir estas leyes".

Pero todo no-judío que se someta a las leyes del noajismo se convierte en un «justo gentil», y se le asegura un lugar en el Mundo Venidero como recompensa final. En Mateo 15:21-28, se refleja la naturaleza de esta condición cuando Jesús dice a la mujer gentil cananea que "no se debe dar a los perros el pan de los hijos" ya que fue "enviado sólo a las ovejas perdidas de Israel", pero ella acepta su posición inferior de no judía conformándose con poder "comer las migajas que caen de la mesa de sus amos", por lo cual Jesús accede a recompensarla.

Cristianismo

En el cristianismo, el término se encuentra en el Credo de Nicea: "Esperamos la resurrección de los muertos, y la vida del mundo venidero (futuro)". También se encuentra en el Nuevo Testamento en Mateo 12:32, Marcos 10:30, Lucas 18:30, Hebreos 2:5, Hebreos 6:5. Otras expresiones relacionadas son "era por venir", que se encuentra típicamente en traducciones más recientes, "Reino de Dios", "Era Mesiánica", "Era Milenaria", "Era Dorada", "La Nueva Tierra", "Nueva Jerusalén", y también la "vida eterna".

Referencias

Articulos relacionados